Cap-1
65 Pages

Cap-1

Course Number: EC EC001, Spring 2009

College/University: Instituto Superior de...

Word Count: 27993

Rating:

Document Preview

6 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL La contraposición entre lo privado y lo público El mundo grecolatino nunca conoció ese estadio. En esas sociedades la separación entre lo público y lo privado no es conocida, más aún, es irrealizable. En el universo de ambas civilizaciones todas las esferas de la vida social se entrelazan y se identi can, l o social equivale a l o político, lo político a lo religioso, y éste a lo...

Unformatted Document Excerpt
Coursehero >> Argentina >> Instituto Superior de Economia y Administracion de >> EC EC001

Course Hero has millions of student submitted documents similar to the one
below including study guides, practice problems, reference materials, practice exams, textbook help and tutor support.

Course Hero has millions of student submitted documents similar to the one below including study guides, practice problems, reference materials, practice exams, textbook help and tutor support.

DE 6 APUNTES DERECHO ELECTORAL La contraposición entre lo privado y lo público El mundo grecolatino nunca conoció ese estadio. En esas sociedades la separación entre lo público y lo privado no es conocida, más aún, es irrealizable. En el universo de ambas civilizaciones todas las esferas de la vida social se entrelazan y se identi can, l o social equivale a l o político, lo político a lo religioso, y éste a lo moral, etc. “Estado” y sociedad son, luego entonces, la misma cosa. La sociedad antigua jamás conoció la contraposición entre lo privado y lo público, no supo de la bifurcación de lo político-público, y general, respecto de lo privado, particular. Y no lo conoció porque no lo necesitó, además las sociedades greco-latinas ni siquiera se propusieron hacer distingos entre lo político, lo ético, lo económico, lo religioso, lo jurídico, de ahí que todo ello pudo ser condensado en un solo concepto, el ethos2, esto quiere decir que las relaciones inter omnes se consumaban en la vida comunitaria, donde todas las actividades, aun las económicas, tenían una función social3, he ahí el porqué, entre lo público y lo privado los términos eran equivalentes. Esa simbiosis que caracteriza a los elementos integrantes de estas sociedades obedecía a un proceso histórico donde la unión de los individuos se daba de manera natural, en suma, eran una “socialidad política vinculatoria” de individuos en una comuna naturalis. 1.1. La polis griega En el pensamiento griego se usaron varios vocablos para referirse a los fenómenos del poder político y sus detentadores, términos que fueron empleados para designar la realidad política de cada tiempo y que, conforme Estadios de la sociedad ateniense evolucionaba la sociedad ateniense, también cambiaban éstos; estadios que abarcan desde la época arcaica, pasando por la clásica y concluyendo con la época helenística. En la etapa primitiva había ciudades de cierta importancia (Creta, Micenas) donde las relaciones básicas (políticas y sociales) se daban en torno a clanes de carácter familiar, los cuales al agruparse constituían 2 Ethos: Carácter homogéneo y generalizado de formas de conducta social; es decir, las maneras socialmente ejercitadas en que se reconoce una sociedad, cuya conducta re eja su idea de principios axiológicos. 3 Aristóteles. En la Ética Nicomaquea I, II “... La Política determina cuáles son las ciencias necesarias en las ciudades y cuáles las que cada ciudadano debe aprender y hasta donde...el nque l es es propio a braza l o de todas las otras ciencias, al punto de ser por excelencia el bien humano”. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 7 fratrias, que fueron cambiando conforme evolucionaban las condiciones socio-económicas. La innovación social trajo como consecuencia otras estructuras políticas, a cuya evolución y complejidad, les era estrecha y rudimentaria la anterior organización, dando lugar a lo que se ha llamado la Grecia clásica (Esparta, Atenas, Tebas, Mileto, Corinto). La polis constituyó la fórmula política por antonomasia, su desarrollo es contrastante: en su interior se desenvolvió la vida político-social, así como la conformación de una sociedad democrática4 y esclavista. La sociedad griega, para referir, a la política construyó la terminología: basileía (reino), Koinonía (comunidad) y Xora (región). Durante el período helenístico, la constante rivalidad, trajo la hostilidad entre las comunidades, sin embargo, hacia el siglo V antes de Cristo, tuvo origen una especie de liga de los estados en una confederación de “estados-ciudad”, mejor dicho, de “ciudad-comunidad”, donde la paz y la defensa se hicieron recíprocas. Esos cambios trajeron nuevos términos para designar la realidad; así, se habla de synédrion (Consejo de estados) y de Ekklesía (asamblea) para designar a los órganos de decisión (Liga del Peloponeso) así como de simmaquía (alianza en el orden militar). De esta manera surgen, entre las más célebres, la Liga Jónica, la Confederación del Peloponeso, la Confederación Ateniense, las ligas helenísticas. Con las ligas de Etolía y Aquea se inicia el ocaso de la vida política más signi cativa de la cultura griega. Cabe advertir que los griegos, en su ethos, no conocieron la vinculación con el territorio, esto es, el territorio no determinó su sentido de pertenencia al estado-ciudad, de ahí, por ejemplo, que el imperio Alejandrino (Alejandro Magno), fuera una realidad ajena a la idea que tenían de la política. El pensamiento griego, estaba, ante todo, identi cado con m aneras p olíticas, económicas, religiosas, culturales (no necesariamente en ese orden) que 4 Consecuencias de la innovación Órganos de decisión en la polis Entendiéndola no en el sentido moderno del término, sino como un principio histórico-categórico, de la participación de los muchos. 8 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL convertidas en leyes y costumbres vinculaban a unos con otros mediante la práctica de la política5 como lo describen la República y las Leyes de Platón, la Política de Aristóteles y los Discursos de Demóstenes. 1.2. La civitas romana La civilización romana, tiene, proporción guardada, una evolución semejante con la civilización griega; sin embargo, en Roma se conoció tardíamente la especulación política6. La cultura romana, desde la época a rcaica muestra una marcada tendencia en la praxis política, en la metodología de la cosa pública y en la sistematización de los asuntos jurídicos. Esta inveterada tendencia tiene, su cenit en la República; sin embargo, las ideas políticas romanas se gestan paulatinamente, en el espíritu de su universalismo y en el alcance de un nuevo estadio de conciencia que conforma la parte de lo que hoy llamamos cultura occidental. Las expresiones romanas sobre las formas de organización política, van desde la monarquía o regnum, sigue con la res publica y concluye en el imperium. En esta larguísima historia, al igual que en Grecia, tuvo mayor importancia la pertenencia a la comunidad que la pertenencia al territorio; en otras palabras, lo que identi ca o c aracteriza el entorno de l o político, no es el solo hecho de vivir en un lugar especí co, s ino el de pertenecer a un conglomerado de individuos, a un grupo de personas determinadas mediante adhesión y suma y conforme a derecho. A los vocablos, antes expuestos, se agregaron entre otros, el de populus, que designaba la reunión de individuos ligados en acuerdo, para la consecución de n comunes. es En la península itálica, las provincias son, al mismo tiempo, aliadas y dependientes de la metrópoli. En ese orden jurídico-político, la calidad Gestación paulatina de las ideas políticas en la Dependencia directa de las provincias con la 5 Platón. La República o el Estado. Libro Cuarto. “...cuando cada una de las órdenes del Estado, el de los mercenarios, el de los guerreros y el de los magistrados, se mantenía en los límites de su o cio y no l os traspasa, esto debe ser lo contrario de la injusticia, es decir, la justicia, y lo que hace justo, en tanto que es justo, no se diferencia en nada de un Estado justo, sino que será perfectamente semejante a él”. 6 C icerón, Salustio y Tito Livio especularon sobre la realidad romana mediante una visión griega. El mejor romanista de entonces fue el griego Polibio, aunque ya su terminología política conlleva la idea de la res publica romana. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 9 ciudadana, únicamente le es concedida a aquellos que han sido admitidos a formar parte de la comunidad de la ciudad7. El civis romanus es, formal y especí camente el “ciudadano” de l a ciudad de Roma. E stas c ategorías jurídico-políticas son por de n ci ó c om l ej as ya que t ienen u na s uer te in p de equivalentes, por lo que se da una cierta identidad entre el poder de mando de los gobernantes con el propio estado romano, lo que trae como consecuencia que, en un momento, se equipare la res publica con el imperium, que la rex populis se convierta en res imperantis8 (en el bajo latín se usaba la expresión status reipublicae en lugar de res publica). En la cultura romana, el Estado es la civitas, es decir, la comunidad de los ciudadanos, dicho de otra manera, la civitas es una comunidad jurídicamente organizada cuyo centro es la ciudad (pero la ciudad como condensación de individuos no como espacio territorial) y el régimen de esa ciudad lo constituyen la asamblea, el senado y el pueblo. La civitas, como cosa común al pueblo, corresponde al concepto griego de to coinon que traducido al latín signi ca, no e l Es t ado e n g ener al , sino precisamente res publica, o dicho de otra manera, lo que le era común a un pueblo9. El vocablo latino civitas llega hasta la Edad Media, como un concepto local y lejano de la concepción antigua, sus declinaciones son elocuentes: de ese vocablo se deriva civis y en ese orden consecuente citoyen, citadin, citadino, scitizen. A esos modos de organización comunal se yuxtaponen los conceptos territoriales de burg, wik y ciudad. Complejidad de las categorías jurídico-políticas en Roma Estado como sinónimo de civi- 7 Poseen el derecho de ciudadanía: - Antes de Servio Tulio, sólo los patricios. - A partir de éste, los patricios y los plebeyos de Roma. - Posteriormente, los de las ciudades vecinas inmediatas de Roma. Concediéndose individualmente a los principales ciudadanos de las ciudades de Italia y del imperio. En el año 89 a. C., se concede al sur del Po; en el año 49 a. C., se extiende a toda Italia al norte del Po; y, n almente, e n el año 212 d. C., e l emperador Caracalla lo extiende a todo el imperio. 8 En Grecia, se usaba la denominación pueblo para decir Estado. Las ideas simples populus y gens, signi can también Estado. 9 Podría equipararse ese concepto, en gran similitud, con lo que hoy se entiende en el pensamiento inglés como Commonwealth. 10 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL 2. EL NOMBRE DEL ESTADO El Estado es la conjunción de una sociedad políticamente organizada en un lugar y tiempo determinados, mediante un orden de convivencia, con un poder soberano, único y exclusivo, el Estado es un ente histórico, que ha evolucionado, en el pensamiento occidental, hasta llegar a formar una realidad político-jurídica. Estado como realidad político-jurídica El Estado actual, como institución de la sociedad, es la resultante de un largo e ininterrumpido proceso. De ahí que, el nombre de Estado de n o e conceptualiza una situación concreta de la organización política10, mediante una categorización jurídica. El Estado, como advierte Georg Jellinek, “...forma parte del mundo de los hechos y por consiguiente está encajado dentro del mundo de lo real en el sentido objetivo, esto es, que tiene existencia fuera de nosotros...”; es un ente que se desenvuelve en el tiempo y en el espacio, y su unicidad y mismidad son advertidas incluso por quienes no conocen nada acerca de los fines políticos de una sociedad humana, en un lugar y tiempo determinados11. Para Jellinek, la consideración subjetiva del Estado, no se opone en modo alguno a la objetiva, sino que sirve para completarla o aclararla, es decir, determina la realidad del Estado no sólo como una realidad física, sino predominantemente psíquica, pues como asevera, la conceptualización que Misión del Estado como función el individuo tiene del Estado descansa en el universo de relaciones que se entretejen en el acontecer de lo social. En este orden de ideas, el Estado, dice Hermann Heller, es una función social, cuya misión es “...cumplir como ‘factor’, como unidad de acción en la conexión de la actividad social”12. De ahí que su concepción requiera devenir en una interpretación concreta para el hombre, pues solamente 10 Según Aristóteles el hombre por naturaleza es un zoón politikón y, por lo tanto un ente gregario incapaz de vivir aislado de la comunidad. 11 JELLINEK, Georg. Teoría General del Estado. Ed. Albatros. Buenos Aires, Argentina, 1970, p. 102. 12 HELLER, Hermann. Teoría del Estado. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1970, p. 61. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 11 para éste tiene signi cado, es decir, una i nterpretación de l a realidad que se inscribe en su propia cultura que lo determina13. Sólo mediante un concepto dialéctico es posible explicar el nacimiento y permanencia de esa ordenación social llamada Estado; concepto que se re ej a y c oncr et a e n mu chas acci o que, no o bs t ant e s u c om l ej id nes p ad y variabilidad integran el todo estatal; el que, sin embargo, a su vez, no es más que una particularidad del todo social, es decir, que la actividad o función de lo estatal, únicamente cumple la parte que le corresponde dentro del universo del todo social. Puede colegirse que el Estado no es, sino que está dialécticamente siendo en el acontecer de la sociedad humana; y por tanto a los distintos momentos de su ser, no puede atribuírsele una presencia única o absoluta, aunque sí una presencia preponderante, aunque relativa, respecto al todo social. El homo politicus es esencial al Estado y éste a aquél únicamente un factor, en sus respectivas existencias14. El Estado que, según el concepto “marxiano”, es “la fuerza concentrada y o rganizada de la sociedad” 15, sólo puede ser aprehendido si se le conceptualiza como una supraorganización que, al mismo tiempo que regula todos los factores de la acción pública estatal es el objeto de dicha organización, siendo, por tanto, causa y efecto, condición y acción, dicho de otra manera, mientras las otras organizaciones de la sociedad civil (como lo es el propio Estado)16 son un medio que uni ca y acumula l as acciones de los individuos con un npredeterminado, e l Estado s e i nstituye, como un ne n s í m sm , el n de nes, com g ar antí a al cum i m to d io o pl ien e los otros n y a l m es, ismo t iempo, en el perfeccionamiento de s u propia ordenación para la consecución de todos los posibles n or denaci ó es; n que alcanza su más alto desideratum en la expresión y conformación de El Estado y su presencia relativa en el todo social Institución del Estado como un nen sí mismo 13 HELLER, Hermann. Ibid., p. 64. “...la Teoría del Estado es, en todos sus aspectos, una ciencia sociológica de la realidad que considerando al Estado como una formación real, histórica, se propone comprenderlo y explicarlo causalmente mediante la interpretación de la ‘conexión de actividad’ histórico-social”. 14 Cfr. HELLER, Hermann. Ibid. Supra, nota 12. 15 MARX, Karl. El Capital, t. I. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1973, p. 841. 16 El concepto de sociedad civil en cuanto alteridad concomitante al Estado, es un fenómeno relativamente reciente en el pensamiento occidental. Su uso se deriva del capitalismo como ideología y, por consiguiente, de la desaparición de la sociedad estamental. 12 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL lo jurídico, esto es, el estado de derecho y más aún en el derecho del Estado (en razón de Estado)17. La determinación de la función social del Estado se expresa en toda su potencialidad en los fenómenos estatales de poder político, es decir, en la e caci a de s u c om et enci a, en l a uni v sal id d e s u d eci si ó así p er ad n, como en el carácter soberano de su acción efectiva, de cuya vinculación necesaria con el derecho deviene la legitimidad que le otorga la sociedad políticamente organizada, sociedad a quien el Estado se debe y a quien destina su función18. Jellinek advierte que es necesario hacer un estudio de los hechos convergentes y concluye, que el Estado en su sentido más concreto, no es una entidad sustantiva material o una formación natural que existe junto al hombre o por encima de éste, sino una relación de voluntades de un complejo de individuos; relación que se establece especí cam nt e e entre individuos donde unos mandan y otros obedecen19. Advierte que las relaciones humanas que dan consistencia al Estado son de una gran complejidad, nivel, intensidad y duración, de ahí la necesidad de ordenar esa urdimbre social hasta tener unidades de acción social que permitan el acontecer estatal. Lo que Jellinek llama “unidades”20 son la síntesis de los elementos de la dinámica social que informan la imaginaria y la voluntad colectivas. Las denomina “unidades espacio-temporales”, cuyos contornos de n d y i os Fenómenos estatales del poder político como expresión de la función El Estado como relación de voluntades de n ibles hacen posible su historización. Las unidades de causalidad, ubican los procesos sociales de identidad 17 REYES HEROLES, Jesús. En busca de la Razón de Estado. Discurso pronunciado en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, España. 18 HELLER, Hermann. Op. Cit., p. 219. “La función del Estado es algo que se da y plantea a la voluntad humana. La función del Estado... no es nunca una mera situación natural... Hácese ésta una necesidad que domina nuestro obrar en el momento en que se produce una determinada situación cultural a saber, cuando los pueblos se hacen sedentarios”. 19 León Duguit, jurista de principios de este siglo, decía que, en todo grupo humano, desde el más pequeño hasta el más grande, existen los que mandan y los que obedecen, los que dan órdenes y los que las acatan, los que toman las decisiones y los que a ellas se someten, las cumplen; los primeros son los gobernantes, los segundos los gobernados. (Ésta es una relación de poder político y en consecuencia una cuestión de Estado). 20 JELLINEK, Georg. Op. Cit., p.104. “Lo que en el espacio y el tiempo se nos presenta como limitado respecto de algo, lo concebimos como unidad” DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 13 y dirección de la voluntad general, ésta a su vez, que se traduce en procedencia y n alidad de l a p oblación ( como unidad de acción): de dónde viene, hacia dónde va, en otras palabras, todo aquello que se aprehende o se da como causa común de una sociedad tiene el valor de “unidad política de acción”. Las unidades de formalidad, son elementos político-jurídicos que conforman una constante en la evolución histórica de las naciones que, a pesar de los cambios políticos internos, aun los más radicales, se conservan como elementos formales de cohesión que le da un carácter de unicidad, de mismidad. Las unidades teleológicas, son aquellos signos exteriorizados de la voluntad social (idiosincrasia) en los que, no obstante la diversidad de relaciones, hay una uni cación basada en n comunes. Este pr incipio se da en to dos es los órdenes del acontecer: económico, político, social, cultural etc.; esta cuasiconciencia social se intensi ca o p er fecci o c uant o ma yor es el na interés social respecto de dichos n de a hí que l a escuela alemana que es; inicia Jellinek, denomine a la unidad teleológica del Estado como “unidad de asociación” verbandseinheit. En este orden de ideas, el Estado resulta ser una unidad de asociación, que sin ser la única, es la más completa, de mayor y compleja organización; unidad omnicomprensiva cuyo poder desde la, y para la sociedad (y a cuya acción nadie puede substraerse) es un super poder sobre los poderes inferiores, que a su vez, derivan de él. Para el profesor de la Universidad de Heidelberg, el concepto de Estado tiene una doble traducción: la primera, de carácter sociológico: “El Estado es la unidad de asociación dotada originalmente de poder de dominación y formada por individuos asentados en un territorio”; la segunda, de conceptualización jurídica: el Estado es una “Corporación territorial dotada de un poder de mando originario”21. Signos de la voluntad social Estado como unidad de asocia- 21 Ibid. 14 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL 3. SEMÁNTICA DEL CONCEPTO DE ESTADO El vocablo estado proviene del latín status, que deviene, a su vez, de stare, es decir, la conditio de existentia en que se da o es una cosa. El concepto Estado, en su signi cado e t im l ó co, fue e m l eado p ar a o gi p de n una s ituación concreta que s ucedía en un determinado m ir omento y en relación con un dato preciso y comparable; así la acepción más común de la palabra estado22 fue para designar a la autoridad ejercida en un determinado territorio y sobre una cierta población. El término Estado es inevitablemente ambiguo y por consiguiente complejo23. Se le llama estado al Reino Unido de la Gran Bretaña, al Estado de Nevada en los Estados Unidos de América, al Estado mexicano que es una República y al Estado de México que es una provincia, a la República de Francia, al Principado de Mónaco; el mismo término, es usado para designar el cantón de Basilea en Suiza. En ese amplísimo sentido que tiene el concepto todos son estados y se hace aún más equívoca su expresión cuando los tratadistas se re er en a l as for m s de l as or gani zaci o pol íticas a nes del pasado, de ahí que el concepto sea aplicado lo mismo a las grandes organizaciones estatales que a pequeñas organizaciones, también estatales, pasando el concepto de una libérrima interpretación a una monolítica concepción y viceversa. Desde esta perspectiva, y con este sentido, el término estado, lo mismo Ambigüedad y complejidad del término Estado Antecedente etimológico del vocablo estado refiere a la Europa feudal, y al pasado mediterráneo que aun a las formaciones políticas autóctonas de Asia, África y América. La etimología del vocablo estado, más que un elemento dilucidador que permita construir un concepto,24 es un quid que obliga a buscar los datos necesarios para la explicación del término; datos que no pueden ser otros que los históricos, sociológicos y jurídicos. 22 Los romanos usaron el término status rei romanae, como una expresión general, apegada más a una idea de “constitución”; pero fueron ajenos al signi cado que lo categoriza históricamente en la modernidad. 23 ASKIN, Benjamín. Estado y Nación. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1973. Colección Breviarios. No. 200, pp. 7 y 55. 24 Concepto: se entiende como la propiedad de n de un objeto de conocimiento que m ida uestra e n su conjunto cualidades, ciertas y generales cuyos elementos tienen concordancia entre el discurso que lo condensa y la realidad que representa. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 15 4. EL MEDIOEVO Y EL RENACIMIENTO La sociedad medioeval tiene lugar en un conglomerado de estados. En la civilización europea, el Estado es un ordenamiento católico romano, ordenamiento en el cual, cada reino o poder terrenal ocupa el lugar que la ley natural y la ley divina providencialmente les asignan, rango y conditio. La vida pública del medioevo es un ámbito común a todos los pueblos c ristianos; es la cristianización del antiguo imperio romano, es una renovatio, es decir, una continuación ecuménica del universalismo romano; hegemonía de la iglesia católica, bajo cuyo in u oe l m ndo me di o j u eval es histórico y ecuménico25. El clero y la nobleza, son estratos dominantes, es decir, son las fuerzas monolíticas que cuidan que todo se mantenga dentro de sus cauces. Por su parte, el rey está limitado en su ejercicio por la sumisión a leyes más poderosas que su reinado; leyes que devienen del derecho natural y divino, de ahí que transgredir el orden equivale a rebelarse contra los designios de Dios (léase el papado). El rey tiene, algunos deberes recíprocos con sus vasallos y un deber de justicia frente a la iglesia, si no los observa, el vasallo tiene, por ese solo hecho, frente al rey, el “derecho de resistencia”, ya que la conducta del monarca desobedece a su “Estado”, es decir, a lo que iglesia y vasallos esperan y exigen de él. Los burgueses (habitantes de los Burgos) se encuentran plenamente ligados a su estamento, sin embargo al desarrollarse la economía de mercado, lo burgués inicia un recio e imprevisible desplazamiento social hacia su autonomía; fenómeno que a su vez se desplaza hacia la cultura y la política. Esta burguesía “liberal” se apoyará en la fuerza del dinero y la inteligencia; rompiendo con su origen, enfrenta a los otros estamentos, el clero y los feudos, hasta entonces privilegiados. 25 Carácter católico-romano del Estado La sociedad medieval y el Cfr. WECKMANN, Luis. El Pensamiento Político Medieval y los Orígenes del Derecho Internacional. Ed. Fondo de Cultura Económica, 2ª ed. México, 1993. 16 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL La rebelión contra las formas medioevales de poder, destruye los vínculos de lo que fuera la comunidad-cristiana. Un espíritu “liberal-individual” viene a carcomer las viejas estructuras del orden social y con ello, el orden divino natural e inamovible. Justi cación del predominio del poder económico La antigua forma “Comuna-Estado”, tenía como correlativo el conservadurismo y lo religioso, por lo contrario, el mundo burgués es de suyo revolucionario, por lo que paulatinamente se desvincula del pasado y concomitantemente toma conciencia de su individualidad; el resultado es la decadencia y desaparición de ese “Estado-Comunal” que da paso al “Estado-Sociedad” y, por lo tanto, a una nueva oligarquía constituida por la gran burguesía del capital de los primeros momentos. “Si en la edad media el poder político consagrado por la religión gozaba de primacía, ahora, el predominio del poder económico, es justi cado m ediante a rgumentos 26 intelectuales” . El colapso medioeval dio origen al Renacimiento, paso obligado a la “Edad Moderna”, donde Florencia es el arquetipo. En ésta se acrisola el esprit des temps (espíritu de los tiempos) así, Florencia se convierte en el primer Estado moderno del mundo (en sentido occidental) en donde se percibe, como en ningún, otro la incesante transformación política y social de lo que posteriormente se conocerá como el Estado moderno. El Renacimiento, cronológicamente comprende desde los comienzos del siglo XIV, hasta n ales del s iglo X E l Renacimiento e s una c ategoría VI. histórica por lo que debe entenderse más allá de una mera resurrección de la antigüedad. El Renacimiento es pensamiento y es acción: moral, intelectual, social, que se constituye en una nueva ideología alejada de toda retórica y concepción escolástica, que con fuerza dialéctica devienen en otredad, en una nova vita que desarticula y desmembra el milenario período del medioevo. En este espíritu renacentista se darán humanismo, resurgimiento, reforma 26 Florencia como modelo de continua transformación política y VON MARTIN, Alfred. Sociología del Renacimiento. Ed. Fondo de Cultura Económica, novena reimpresión. México, 1981, p. 15. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 17 y contrarreforma, y todo ello como reacción-contradicción a la erudición teológica, y contra del poder y el dominio de la Iglesia Católica Romana, su hegemonía jerárquico-político-social, y sus “dogmas infalibles”27, ratio versus autoritas. El Humanismo y el Renacimiento, como expresión losó ca-política en el contexto europeo, tiene en Italia su centro desde donde irradian hacia la periferia los acontecimientos históricos a los cuales los demás países europeos no pueden sustraerse. Este hecho no es fortuito, sino que obedece a todo un proceso histórico. Dos son los fenómenos que determinan el sino de esa sociedad, y ambos tienen como escenario la península itálica: por un lado, el papado con todas sus consecuencias político-ideológicas, y por el otro, el comercio y la transformación de las economías de la sociedad occidental. Así, a principios del siglo XV el término estado es usado como forma que de n una c i er ta c onvi v e enci a de un g r upo s oci al det er m n i ado; es deci r, dicho término designa expresamente al gobierno y la corte; en el sentido que re ere, no a l a e xistencia de un Estado m oderno, s ino al status respecto d l a e constitución del poder organizado y el orden de él emanado28. En esa efervescencia del cambio (renovatio, nova vita, renasci) las ideas medioevales retrocedían lenta pero inexorablemente no sin luchas, rupturas, cismas y aun retornos. Las ideas ecuménicas del pensamiento medioeval cedían paso a paso a las ideas universalistas del pensamiento renacentista. Es una nueva época de la civilización europea, es la modernidad, el principio del individualismo frente al vetusto “yo colectivo”; cambio de los vínculos sociales, aparentemente inamovibles de esa sociedad29. En ese nuevo punto de partida de la cultura occidental, de heterodoxias en todos los campos del acontecer humano, es donde se asumen, con sus El término Estado utilizado a principios del siglo XV Retroceso de las ideas medioevales 27 MAYER, J.P. Trayectoria del Pensamiento Político. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1985, pp. 77 a 102. 28 El pasado y ya lejano Imperio Romano limitado en la cristiandad, deviene en el Imperio Carolingio y posteriormente, en el Sacro Imperio Romano Germánico, a su desintegración le sigue el Feudalismo. 29 Cfr. GRAMSCI, Antonio. El Risorgimento, en: Cuadernos de la Cárcel. Ed. Juan Pablos, 1980. 18 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL consecuencias de abjuración y herejía las nuevas formas que habría de tomar la civilización hemisférica: el naturalismo y el materialismo como contrapartida a lo trascendente e inmanente del catolicismo, milenarista y escatológico. Sin embargo, cabe advertir que esas rupturas, heterodoxias y luchas no se dieron de una manera inmediata y tajante; lo paganizante, crítico y anticlerical fue surgiendo gradualmente, pari passu que declinaban las viejas ideas y tomaban vigencia los nuevos conceptos30. El Renacimiento no es una ruptura radical, es, sí, una ruptura, pero ésta, se va dando en una lenta evolución, marcada por acontecimientos, esos sí, radicales que conforme se dan, ahondan la sima de su separación con el medioevo. No debe olvidarse que el Renacimiento se dio no sólo en Italia, sino en la mayor parte de la Europa occidental, sin embargo, es en Italia donde se gestan y maduran con mayor hondura y velocidad los cambios trascendentes, aunque no los únicos, recuérdese el cisma de la reforma luterana, en Alemania, Holanda, Bélgica, etcétera. El humanismo renacentista y el progreso de la imprenta traen aparejados la revolución de la enseñanza en las universidades31. El conocimiento se vuelve enciclopédico, literario, cientí co; y por l o tanto surge una nueva concepción del mundo. En el siglo XVI, se hablará de “República de las Letras” para designar al conjunto de esos entes cultos. Humanismo que se extendía por, París, Lyon, Basilea, Florencia, Padua, Roma; ciudades que se hacen célebres como centros del saber, como el de los Médicis y su “academia”. Surgen por doquier, mecenas: banqueros, gobiernos de la ciudad, señorías; la iglesia y aun los conventos se consagran, mediante hombres ilustres32, a la búsqueda del saber: Teología, Derecho, Medicina, Artes, etcétera. El Estado moderno tiene en todo ello su génesis; las publicaciones del 30 Italia como centro de gestación de cambios trascendentes La revolución en la enseñanza universitaria en el Renacimiento Los primeros humanistas, Petrarca, Boccacio, Salutati, no tomaron distancia de los pensadores medioevales; aun los humanistas del siglo XV, Poggio, Boccadelli, que tienen un marcado avance respecto a sus antecesores, ante la “verdad revelada”, callan y admiten su valor. 31 Alcalá de Henares fundada en 1508, Lovaina fundada en 1517. En 1530, Francisco I crea el Colegio de los Siete Lectores Regios, futuro Colegio de Francia. 32 Miguel Ángel, Erasmo, da Vinci, Bramante, Botticelli, Marcilio Ficino, Lorenzo Vella, Tomás Moro, DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 19 saber laico y aún religioso en las lenguas regionales (Casiodoro de Reina traduce al español la Biblia en 1569) trae como consecuencia el sentido de pertenencia y por ende el espíritu de nación, la Nación-Estado es el nuevo ideal que en lo político subyuga a la sociedad. La naturaleza humana es exaltada y las grandes obras intelectuales contribuyen a la renovación de las lenguas nacionales; nace el culto a los héroes nacionales33. El Renacimiento es considerado, por la mayoría de los tratadistas, como la expresión cultural de un largo y complejo proceso histórico, resultando una nueva forma de interpretar la realidad. La nueva clase de pensadores europeos, tuvo, por una parte, una visión cosmopolita, que en momentos osciló entre la reacción y el progresismo, y por la otra, una participación en la organización de un Estado moderno con novísimos elementos técnicos tanto en la milicia, como en la política y la ingeniería, etcétera. Para mediados del siglo XV, la hegemonía del Papa retorna con fuerza arrolladora, a pesar de que durante el siglo anterior, proporcionalmente a la disminución de la preponderancia papal, había venido creciendo el poder del monarca en casi toda la Europa continental. Para entonces, el poder del rey se impone inexorable sobre nobleza, parlamentos, ciudades libres e iglesia, ello signi ca l a caída i rreversible del s istema político m edieval. Los poderes de los señores feudales y corporaciones estamentarias se centralizan en el monarca, quien encarna, por principio, la idea relativa de la unidad nacional. Surge así la concepción de un soberano fuente de todo poder y de todo sentimiento nacionalista. Esa radical transformación del pensamiento y la práctica política será el re ejo de l os cambios producidos en las instituciones económicas medievales, convertidas en revolución silenciosa pero efectiva. No obstante que aún perduraban las ideas de una iglesia universal y un imperio universal, la economía era un asunto local, es decir, un ejercicio que monopolizaban las ciudades como tales, sin importar bajo qué poder estuvieran sometidas, de ahí que las ciudades portuarias y las que eran de 33 34 34 La Nación-Estado nuevo ideal de la sociedad Retorno de la hegemonía del Los alemanes exaltan a Arminio, los franceses descubren a Franción. Los hombres del s. XVI adoptan con bastante retraso el término “renacimiento”, ya empleado por los teólogos del s. XV, aunque con un sentido de “renacimiento del alma”. Según André Curvosier (Historia Moderna, 1986), el primero que utiliza ese término con sentido secular es el italiano Vasarien en 1550. 20 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Transformación de Florencia en centro de organización comercial paso obligado hacia el interior de Europa se convirtieron en verdaderos baluartes de las hegemonías económicas, Florencia es la más célebre de éstas, su privilegiada ubicación para el comercio la hizo ejercitar de facto una amplísima independencia, la ciudad monopolizaba las rutas del comercio y mercados y los que ejercían esa libérrima profesión eran los burgueses. El comercio era controlado por los gremios de productores que habían convertido a ésta como a otras ciudades (Génova) en centros de organización comercial. Es preciso recordar que para el siglo XIV y principios del XV la libertad de tránsito era restringida, por una parte, y por la otra, el uso de la moneda, como unidad de cambio, apenas empezaba a generalizarse. 5. EL ESTADO MODERNO Florencia, al igual que otras ciudades de Italia, pasó por el impulso mismo de la dinámica del mercado, de un comercio controlado y monopolizado localmente al libre mercado. Surgen así los llamados “mercados aventureros” que dominan la producción dejando fuera a los gremios y ciudades. Esos mercaderes trajeron como consecuencia, que por primera vez, en la sociedad europea, hubiera una clase social que poseía no sólo riqueza, sino además un sentido empresarial. En ese mundo de transición se funden y confunden la historia de Florencia y la vida pública de Maquiavelo. Dice Jacobo Burckhardt, en su historia de Florencia que, en sentido estricto, ésta merece el nombre de: ...‘primer Estado moderno del mundo’, se encuentran unidos el pensamiento político más elevado y las formas de desarrollo humano más variadas. En ellas, la gente se ocupa de lo que en las ciudades despóticas es asunto de una sola familia. Ese admirable espíritu o rentino...estaba t ransformando incesantemente la c ondición social y política del estado. Florencia llegó a ser la patria de las teorías y doctrinas políticas, de los experimentos y los cambios repentinos, pero también, como Venecia, el hogar de la ciencia estadística y... de la representación histórica en el sentido moderno de la frase.35 Surgimiento de los “mercados aventureros” 35 The Civilization of the Reinaissanse in Italy. Cit. por J.P. MAYER, en: Trayectoria del Pensamiento Político. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1985, p. 86. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 21 Nicolás Maquiavelo fue espectador y artí ce de e sa é poca de c r isi s y cambio. Vale recordar que la Constitución de Florencia se transformó seis veces en cuarenta años. Cuán cierto resulta lo dicho por Maquiavelo, quien sin falsa modestia a rmaba: “no entiendo nada de l os tejidos d l ana oseda, e de las pérdidas y ganancias; sólo algo sé acerca del Estado”. Nicolás Maquiavelo nació en Florencia en 1469, aprendió griego y latín; a los veinticinco años inició su carrera pública, en 1498 le otorgan el cargo de canciller y el de canciller adjunto a “los diez de la libertad”, que entre otras cosas se ocupaba de los asuntos exteriores y militares. Florencia se encontraba en ese momento en guerra; nombrado sólo para un par de meses los desempeñó durante quince años. Exponiendo la vida, fue comisario de las tropas que sitiaban Pisa. A la muerte del Papa Alejandro VI, fue enviado por César Borgia, a concertar con el Cardenal Francisco Soderini la elección del nuevo Papa. Tiempo después Maquiavelo, prepara a la opinión pública o rentina para a rmarse en s u propia defensa, t erminando de e sta manera con el concepto y práctica del soldado mercenario; convirtiendo la milicia en institución nacional, sentando así las bases de los ejércitos modernos. Los italianos, con Florencia a la cabeza, eran un ejemplo de la decadencia de las instituciones; sociedad intelectualmente brillante y de una riqueza artística incomparable, más libre que cualquier otro pueblo europeo, de espíritu creativo y práctico, vivía en medio de la corrupción política. Ese escenario impele a Maquiavelo a componer dos de las obras más singulares del pensamiento político occidental. El florentino escribió muchos y aun variados documentos, su epistolario, constituye uno de los acervos, en cuanto a la política, más ricos e importantes por su contenido y perspicacia con que analiza los hechos de su época. No obstante la importancia de esos escritos, palidecen ante sus obras políticas más célebres: El Príncipe y los Discursos Sobre la Primera Década de Tito Livio (comenzados ambos en 1513). Dichas obras, proporción guardada, estudian aspectos de un mismo fenómeno: las causas del auge y decadencia del Estado y el cómo de los medios para la obtención y conservación el poder Maquiavelo creador de tiempos de crisis y cambio en Estudio de Maquiavelo sobre la decadencia del Estado 22 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL político. En “El Príncipe” hace el análisis de los gobiernos, mientras que en los “Discursos” estudia por excelencia a la República Romana, su expansión y sus consecuencias históricas. “El Príncipe”, es un acucioso tratado acerca de la praxis del poder-gobierno, las maneras en que éste se puede fortalecer con y desde la política, así como de los errores que llevan a su decadencia y desaparición. El njusti ca los medios Las medidas pragmáticas de Maquiavelo, (políticas y militares) son el eje de sus acciones desprovistas de valores morales, religiosos y sociales, que coadyuvan a los intereses del Estado. El nde l a p olítica es l a c onservación y/o el incremento del poder; los logros respecto de los n dan r espuesta es a lo adecuado o inadecuado de los medios. Dice George H. Sabine, al abordar el pensamiento del florentino: ...que la medida sea cruel o desleal o injusta es para Maquiavelo cosa indiferente, aunque se da perfecta cuenta de que tales cualidades pueden in u r en s u é xi to T at a c on f recuenci a de l as i .r ventajas que la inmoralidad hábilmente utilizada puede proporcionar a los n de un gobernante y e s esto l o que ha c ausado principales mente la mala reputación del o rentino. Pero l a m ayor p arte de s u obra no es tanto inmoral como amoral. Se limita a abstraer la política de toda otra consideración y escribe acerca de ella como si fuera un nen sí. 36 Según Maquiavelo, no existe otro cartabón para juzgar la conducta de un gobernante que el éxito o fracaso en su gestión, en la ampliación o Cartabón para juzgar la conducta de un gobernante según Maquiavelo conservación del poder del Estado. La crudeza con que el o rentino destaca estas ideas y el cinismo con que aconseja a los gobernantes es, sin duda, la causa del “Maquiavelismo” de “El Príncipe”, aunque los “Discursos” no están exentos de dicha crítica. El o rentino s anciona abiertamente el uso de la violencia, la per d l a insidia, la m ia, aledicencia, e n n cualesquier , medio ilícito con tal de que fuese utilizado con la e caci a y e cien a ci necesarios y adecuados que lleven a la consecución del np r et endi d o. “Que, cuando el hecho lo acuse, el resultado lo excuse y si éste es bueno,.. siempre se le absolverá...Digna de censura es la violencia que destruye, no la violencia que reconstruye”37. 36 SABINE, George H. Historia de la Teoría Política. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1994, p. 271. 37 Cfr. MAQUIAVELO, Nicolás. Dictámen Sobre la Reforma de la Constitución de Florencia, párrafos 21 a DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 23 Respecto al republicanismo nacionalista, el autor o rentino hace una cierta apología por la libertad y el gobierno popular de la República Romana y a rm que l a c ons er vaci ó d el Es t ado, al cont rar io d e s u f undaci ó a n n, depende de la excelencia de sus leyes, aduciendo que éstas son la fuente de todas las virtudes cívicas de sus ciudadanos38. Maquiavelo es producto de su tiempo pero él no es de su tiempo, su idea de la política es una traducción que hace conforme a sus intereses y deseos, no obstante su genio poderoso cuya impronta está en sus obras, trasciende a su tiempo y a él mismo. Pues como dice Sabine: Más que ningún otro pensador político fue Maquiavelo el creador del signi cado que s e ha atribuido al estado en el pensamiento político moderno. Aún la propia palabra “estado” empleada para designar al cuerpo político soberano, parece haberse difundido en los idiomas modernos en gran parte debido a sus escritos. El estado como fuerza organizada, suprema en su propio territorio y que persigue una política consciente de engrandecimiento en sus relaciones con otros estados, se convirtió no sólo en la típica institución política moderna, sino en la institución cada vez más poderosa de la sociedad moderna. Sobre el estado recayeron en grado cada vez mayor el derecho y la obligación de regular y controlar a todas las demás instituciones sociales y de dirigirlas siguiendo líneas trazadas francamente en interés del propio estado. El papel que el estado así concebido ha desempeñado en la política moderna es un índice de la claridad con que percibió Maquiavelo la tendencia de la evolución política.39 Signi cado del Estado atribuido por Maquiavelo Esta es la ideología del poder y del Estado moderno y nacional. 6. EL PENSAMIENTO MODERNO Y EL ESTADO ABSOLUTO Antes de entrar al estudio de los fenómenos políticos que dan nombre a este período, es menester hacer un somero repaso de la situación económica que privara en el siglo XVII. En la Europa occidental habían surgido estados uni cados y p oder os os entre los que destacaban Inglaterra, Holanda, Francia, España y Portugal. Concomitante a ellos irrumpe también una burguesía en el sentido moderno del término. 38 39 Surgimiento de estados uni cados y poderosos en la Europa occidental Cfr. Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio. I. 9. SABINE, George H. Op. Cit., p. 279. 24 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL La nueva forma de producción como aportación principal de la Holanda que consigue independizarse de España detenta el comercio hanseático, Amsterdam se convierte así en el centro de las transacciones monetarias europeas (en 1606 se fundó el Banco de Amsterdam); nacen las compañías de las Indias Orientales y de las Indias Occidentales, grandes monopolios administrativos y comerciales. En la industria se da una nueva organización del trabajo, es decir, una nueva forma de producción, se establecen factorías donde laboran muchos trabajadores bajo un mismo mando y esquema determinado. Holanda, llamada “las Provincias Unidas”, es construida, en lo económico, por una burguesía poderosa e informada, en ella conviven una estructura social democrática y al mismo tiempo tradicionalista. Una marcada idea humanitaria, de que el instinto social es altruista y espléndido, era la idea que pululaba en torno a que era posible la época de un estado de paz y bienestar. Corresponde a dos pensadores, Grocio y Spinoza, el darle a esta corriente de pensamiento los fundamentos losó co s-políticos. En la Gran Bretaña, con la subida al trono de Guillermo de Orange concluyó la “gloriosa revolución” de 1688-1689 y al mismo tiempo llegaba a su nl a guerra e ntre aquélla y Holanda. E s e n I nglaterra donde, l as fuerzas sociales tienen su expresión más acabada. Los poderes absolutos del rey, conseguidos en alianza con la gran burguesía de la época del primer capitalismo, entran en coalición con la misma. La revolución únicamente era tan sólo el n de l o obj et iv pl ant eados por l a i n p ent e c l ase al s os ci i In u encia de la Revolución Inglesa en los pensadores media con Cromwell al frente. La burguesía inglesa había obtenido para sí: el Habeas Corpus, el parlamento (que dominan los partidos). La libertad religiosa, libertad de prensa, judicatura independiente y el control de las n anzas y e l ej ér ci to s on c ont rol ados por un p ar lam nt o a ut ó o . L e nom a revolución inglesa, en cierta manera vino a in u enciar e l pensamiento de los precursores de la revolución francesa. Por su parte Francia, dirigida por Colbert, se había convertido rápidamente en el país europeo más industrializado (al sistema económico de este período se conoce como colbertismo o mercantilismo). Colbert proveyó a Luis XIV de los medios n ancieros para s u engrandecimiento político, estimuló el agro, aligeró los impuestos y suprimió los privilegios feudales; DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 25 su más grande obra fue el constituir un sistema de comercio e industria modernos, así como un sistema de comunicaciones por todo el territorio. El comercio francés fue estimulado con primas directas mediante un sistema impositivo moderno; sin embargo, los esfuerzos del “Tercer Estado” para abolir los monopolios como privilegios y la obligatoria pertenencia a los gremios (que Inglaterra había conseguido desde 1649) no se hicieron realidad. Con la huida de los hugonotes hacia Holanda, Inglaterra y Brandenburgo, a c onsecuencia de la revocación del edicto de tolerancia de Nantes 40 (1685), Francia vino a menos y con ello las pretensiones de expansión dinástica del Rey Sol, éste, dejó a su muerte una Francia llena de deudas y colapsada económicamente; lo que trajo como consecuencia la pérdida de su hegemonía europea y el principio del ndel absolutismo, que m t arde ás devendría con la caída de Luis XVI. Ese absolutismo que tuvo su máximo desarrollo con las monarquías francesas de los siglos XVII Y XVIII, cuyo pensamiento y realidad sintetiza el propio Luis XIV en la célebre frase L‘etat c’ est moi, el Estado soy yo. Laski lo describe así: Nada muestra de modo tan completo el grado de progreso conseguido por el capitalismo en Francia, en líneas similares -a pesar de las diferencias super ci al es- a l as de I ngl at er ra y Ho l anda, com e l o carácter de la crítica que enfrentó Luis XIV en los veinte últimos años de su reinado...Un gran ingeniero militar como Vauban, un gran eclesiástico como Fénelon, se combinan con administradores como Boisguillebert y Boulainvilliers para subrayar su opinión de que el gobierno despótico y las aventuras imperialistas están arruinando los recursos del reino...Quieren una especie de gobierno constitucional y que acabe la persecución religiosa. Reconocen que el bienestar material es incompatible con la autoridad arbitraria... Sus peticiones son éstas: un sistema scal raci o , la segur id de l a pr opi edad, q nal ad ue quienes contribuyen al aumento de la riqueza nacional tengan medios de expresar sus quejas y, al menos, un esbozo de libertad comercial. Lo notable es que todas estas demandas las había conseguido ya el pueblo inglés en el mismo período... Se critican “la raison d’ Etat” (razón de Estado) de Richelieu y la defensa que hace Bossuet del derecho divino de los reyes. Hacia 1700 los cimientos del estado omnicompetente, han sido decididamente socavados.41 Principio del n del absolutismo 40 Edicto de Nantes: fue promulgado por Enrique IV (1589), después de las guerras de religión en Francia. Establecía la libertad de cultos para todos y la donación a los hugonotes de varias plazas de seguridad. 41 Cit. por MAYER, J. P. Op. Cit. Supra, nota 27, p. 107. 26 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Actualización en lo político y económico experimentada por La Alemania del siglo XVII, contrastando con los grandes poderes absolutos de la Europa occidental42, se encontraba dividida en un gran número de territorios dinásticos, arruinados en su riqueza material y políticamente desfasados como consecuencia de la Guerra de los 30 años. Alemania tarda en recobrarse de los efectos de esta guerra y sólo los estados orientales más grandes, como Prusia y Austria pueden actualizarse en lo político y lo económico, participando en el ejercicio mercantilista del comercio exterior mediante la estimulación de una industria de exportación (llamada entonces “manufacturas”) y la restricción de importaciones, además del fomento a la actividad industrial doméstica y una política comercial encaminada a eliminar o reducir las barreras creadas por la añeja economía y las restricciones gremiales43. Este es el panorama de una Europa encaminada hacia la aspiración suprema del mercantilismo, es decir, la creación de una economía de comercio favorable en la que se exporte más y se importe menos. Sin embargo, en el sistema económico del absolutismo los europeos encontraron sus primeras crisis, pues la ley de la oferta y la demanda de la economía clásica del siglo XVIII, en la que se advertía que sólo la libertad de comercio puede asegurar la máxima productividad de la tierra y del trabajo humano y como consecuencia el progreso y la armonía, comenzó a cuestionarse políticamente. Surge de ello una nueva época, cuyo pensamiento teórico es representado por John Locke en Inglaterra; ésta es la de los derechos individuales, que se colocarán por encima del Estado, dando origen a la sociedad burguesa moderna. El Estado absoluto francés, modelado como un todo (teórica y prácticamente) por las manos del Cardenal Richelieu, es un ente político frente a la alta nobleza del reino y el surgimiento del protestantismo como fuerza política. Richelieu gobierna con rigor, pues creía que el poder real no era un régimen El Estado absoluto francés en el período de Riche- 42 Fueron también reyes absolutos: Federico el Grande de Prusia; Catalina Segunda de Rusia y el Emperador José II de Austria. 43 La Guerra de los 30 años: fue librada a causa de la oposición existente entre católicos y protestantes y la lucha de Bohemia contra la autoridad de los Austria. Los príncipes alemanes protestantes se coaligaron en la unión evangélica (1608) y los católicos hicieron liga entre ellos (1609). Tiene su inicio con la llamada defenestración de Praga (1618) y concluye con la rma de l a llamada P de W stfalia ( 1648). Por e lla, A az e lemania p erdió t oda su in u encia en Europa, quedando dividida en estados independientes. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 27 personal, sino que el poder del monarca era el Estado mismo, por lo que nadie, ni aun la iglesia, ni el parlamento, ni el poder judicial, podían estar por encima de ese poder y mucho menos limitarlo. Durante este período absolutista, la lo of ía pol ítica t u u n p r oceso s vo evolutivo. La liberación producida en esta época fue posible mediante una disolución gradual de las controversias religiosas, al grado de que éstas pasaron a ocupar un segundo plano de los problemas políticos y sociales, dándose, en consecuencia, una secularización de ellos. Por otra parte, empezaron a concebirse los fenómenos sociales y las situaciones de carácter político como hechos naturales, susceptibles de ser estudiados mediante la observación y aun por el análisis lógico y la deducción, desechándose de plano la vieja teología interpretativa de la historia. “Esta tendencia a liberar de la teología a la teoría política y social era ya perceptible en los escritores jesuitas...aunque su n alidad f uera en parte l a defensa d el poder indirecto del papado sobre los gobiernos seculares. Sus argumentos subrayaban el origen secular...del gobierno con objeto de que el derecho divino del Papa pudiera ocupar una categoría única en el sistema de autoridades...”44. 7. EL RACIONALISMO Y LA ILUSTRACIÓN La revolución del pensamiento político que tiene como escenario el siglo XVII europeo, es u o y r e u no sol am t e en lo concer nien e a la j jo, en t economía, sino en la ciencia y en la Filosofía; correspondiéndole a ésta última diseñar y darle basamento racional a la moderna concepción del mundo (“mundo natural”). Es precisamente en el siglo XVII donde se desarrollan los grandes sistemas racionalistas que van a dejar su impronta en el pensamiento y la losofía políticas. Ese racionalismo es la culminación de siglos de luchas, revueltas y revoluciones, que se dan en el seno de las sociedades europeas; es una Los fenómenos sociales y políticos considerados como hechos natu- El siglo XVII y los grandes sistemas racionalistas 44 MAYER. J.P. Op. Cit. Supra, nota 27, p.110 y sgts. 28 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL prolongada ruptura y a la vez gestación; ruptura respecto del pensamiento y la sociedad medioevales, gestación en cuanto a las crisis morales, ideológicas y políticas del Renacimiento y la generación del mundo moderno. 8. LAS IDEAS POLÍTICAS DE LA MODERNIDAD El Estado según Jean Bodin La historia de las ideas políticas de occidente bien podrían dividirse señalando a Maquiavelo como referente, es decir, antes y después de Maquiavelo. La trayectoria del pensamiento político se circunscribe a los pensadores cuya construcción teórica acerca del Estado, el poder y la política in u on yer en el pensamiento y la cultura occidentales. Corresponde a Jean Bodin proponer la idea de lo que él entiende por Estado, así, en su obra “Los Seis Libros de la República”45 dice que es “el recto gobierno de varias familias, y de lo que les es común, con potestad soberana” (Respublica est familiarum rerumque inter ipsas communium, summa potestas ac ratione moderata multitudo). Como puede observarse, el concepto de Estado en el pensamiento bodiniano empieza a conformarse el Estado como una categoría histórica. Para el jurista alemán Johannes Althusius (1557-1638), el Estado es creado mediante una convención expresa o tácita de sus miembros por lo tanto tiene origen en el pueblo en cuanto tal y pertenece al conjunto de los miembros de esa convención. Tomás Hobbes (1588-1679), el célebre epígono del absolutismo monárquico, en su lógica rigurosa, sugiere que, en medio de la anarquía y destrucción, solamente una mano fuerte podría i ntroducir la ley y el orden restaurando la paz, de lo que se deduce la necesidad de un Estado fuerte y soberano destinado a proteger y a defender a los individuos de ellos mismos. Hobbes pretende en su losofía fundamentar el poder del Estado en la naturaleza misma del individuo, al a rmar que el hombre en estado de naturaleza vive en perpetua guerra con sus semejantes, el hombre es el lobo del hombre, homo hominis lupus y para salir de tal situación solamente puede hacerlo mediante un pacto a 45 Hobbes y el poder del Estado BODIN, Jean. Les Six Livres de la République. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 29 través del cual sea creado un poder capaz de hacer y de imponer la ley; lógicamente ese poder sólo puede constituirse mediante la renuncia de cada hombre al derecho de hacer su voluntad, la multitud así unida se denomina Estado, el Leviatán46, dios mortal al cual se debe bajo el Dios inmortal “la paz y la defensa”. El Leviatán es la negación de la lucha civil y al mismo tiempo la garantía de un orden social, que asegura la paz y la defensa comunes. P or la misma época en que Hobbes escribe el Leviatán, el filósofo racionalista judío Baruch Spinoza (1632-1677), en sus tratados políticos Tractatus Theologico Politicus y Tractatus Politicus expone su concepción de Estado, en la que a rm que é st e e s cons ecuenci a de l a nat u al eza a r racional del hombre; a rm que e l Es t ado s ur ge me di ant e un p act o y a subsiste como unidad de poder dotada de soberanía. Para Spinoza el Estado es una unidad persistente y orgánica, re ejo político d e l a unidad r eal y racional de las voluntades de quienes lo integran. En esta línea de pensamiento se inscribe el realismo lo ó co de John s Locke (1632-1704), en su célebre Essay Concerning Human Understanding, (Ensayo sobre el entendimiento humano), publicado en 1690. Como se advirtió líneas atrás, el proceso de secularización del mundo medioeval, no se dio en forma abrupta, dicha manera de ser y de pensar tiene su culminación precisamente en el empirismo lockeiano, es en este lósofo político donde, por primera vez, -aunque ya lo esboza Hobbes- los motivos de lo burgués y su espíritu marcadamente mundano, se conjugan en el hombre universal y su conciencia de ser tal. John Locke coincide con Hobbes en las ideas individualistas y contractualistas, pero di er e e n cuanto al fundamento losó coy la explicación que da or igen y nalidad al contrato que presupone a la sociedad política. Para este lósofo ym édico los hombres en estado de naturaleza tienen ciertos derechos que le son fundamentales: la vida, la libertad y la propiedad. Dado que esos derechos individuales están en constante riesgo y sin ninguna seguridad se requiere un poder capaz de definir los derechos de cada quien y sancionarlos mediante la autoridad. Esa autoridad surge del contrato mediante el cual el hombre natural trans ere a l a comunidad s us derechos c omo presupuesto indispensable para el bien común. El Bill of Rights, 1651. Elsu legitimación tuvo título de la obra hace Leviathan o la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil. 46 La concepción del Estado según Spinoza Culminación de la secularización del mundo medioeval referencia a un monstruo bíblico del antiguo testamento. 30 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL y su conformación teórica en los escritos de Locke, publicados bajo el título de “Of Civil Government” (Two Treatises, Del gobierno civil. Dos tratados). Para Locke el trabajo del hombre y sus resultados son su propiedad, asimismo el hombre tiene el derecho de autoconservación, por lo tanto nadie puede quitarle al hombre el fruto de su trabajo, de ahí que el objetivo principal del establecimiento de una sociedad política sea el mantenimiento de esos derechos, pues a rm que: l a gr an y p r in p n i d de los a ci al al ad individuos que se unen en una república y se someten a un gobierno es el mantenimiento de esos n En c onsecuencia, t iene l ugar el derecho es. positivo y por consiguiente los jueces independientes y órganos ejecutivos. Sólo de esta manera el hombre puede proteger la vida, la libertad y la propiedad. Sin embargo, la asociación política no recibe más poder que aquél del que renuncian a su libertad natural, los individuos que la integran y el poder de esa asociación política no va más allá ni dura más de lo necesario para servir a los n del hombre. Empero, e l Estado p uede s er es disuelto en cualquier momento. En principio, se da una separación entre Estado y sociedad. Toca a los pensadores que le siguieron y principalmente a los utilitaristas ingleses, convertir la relación Estado-Sociedad en piedra angular de los sistemas de lo of ía pol ítica. A í , el pr in p o d e l a s epar aci ó d e poder es, es s s ci i n r eelaborado por Montesquieu (1689-1755), con base en el principio lockeiano, anticipando con ello, el pensamiento político que sustentará la Revolución Francesa. Objetivo principal de la sociedad política según Distinción entre el mundo natural y el orden divino Corresponde a Descartes y a Leibniz, como exponentes de las ciencias duras, la conformación de una losofía de c orte universalista; La c iencia (Física, Matemáticas, Astronomía etc.), es determinante en la concepción de un mundo natural ajeno al orden divino. No quiere esto decir que la especulación físico-matemática no se hubiese dado siglos atrás, el estudio de estas cuestiones se investigaban en la Sorbona mucho antes que Descartes las abordara, lo que sucede es que, ese saber se entendía como meras especulaciones de carácter imaginativo, que nada tenían que ver con la realidad. Hasta Descartes, Leibniz y Locke el orden universal DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 31 era uno, único e inamovible. La nueva ciencia natural, viene a desmiti car l a lo sofí a renacent i sta de la naturaleza donde hasta los fenómenos morales y las relaciones sociales tenían un more geometrico, es decir, el “gran orden” creado por el Omnipotente hacedor de toda criatura y cosa. La nueva actitud, trae aparejada diversa ciencia, alteridad que se desarrolla sobre bases materiales y prácticas que desatan el ingenio creativo y revolucionario así como las relaciones de producción, dando origen a la ciencia moderna. Dilthey a rm que: “Sól o d espués del año c uar ent a de e se s i g o XVI I, a l se produjo ese desarrollo de conocimiento de la naturaleza, en el curso del cual el sistema natural del mundo moral se incorporó a un sistema c omprensivo de conocimientos...” 47 . E sa es la piedra de toque del pensamiento descarteano (Discours de la Méthode -1637) y su duda metódica: cogito, ergo sum; el individuo burgués “dice y se dice”, consciente de sí mismo y con un pensamiento totalmente moderno en donde su ego es, mediante la palabra, el creador racional del mundo. En el pensamiento del hombre del siglo XVII, el individuo antecede a la sociedad. Este siglo tiene ya una orientación sistemática y constructiva de la sociedad donde se busca diseñar y crear leyes eternas, pero ahora, de naturaleza humana; en donde sólo las decisiones basadas en la razón sean garantes del orden social. Son los pensadores franceses como Pascal, La Rochefoucauld, Montaigne, quienes inician la construcción de las doctrinas morales y losó cas de la época, logrando, sin proponérselo, la moderna separación de los campos de la ciencia y las “doctrinas edi cantes de l a vida”, p ensadores q ue d e una u otra forma in u enci an l as gr andes i d r aci o ist as. H a quí l a eas nal e ideología de lo político burgués. El surgimiento, evolución y culminación de la modernidad del pensamiento 47 La nueva ciencia natural en el siglo XVII Causas que dieron origen a la ciencia moderna C fr. DILTHEY, W. Hombre y Mundo en los siglos XVI y XVII. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1947. 32 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL político francés tiene en el siglo XVIII dos grandes vertientes, por un lado, el descontento con el sistema social y político representado en el absolutismo, y por el otro, el conocimiento de la realidad política inglesa. El gran agitador de esa corriente va a ser Jean Jacques Rousseau (1712-1778). Este pensador fue quien, en sus escritos políticos, construirá de manera racional, la idea de una sociedad democrática que tiene su mayor expresión en el Contrat Social ou Principes du Droit Politique, (Contrato Social o Principios de Derecho Político) que se convirtió, muy a su pesar, en el símbolo de su tiempo y en un paradigma de los venideros. Rousseau propone la dialéctica entre un estado de naturaleza del hombre prehistórico y una sociedad racional futura. Va más allá de los fríos hechos y principios apriorísticos que suponen una validez indubitable, incontrovertible y apodíctica, lo mismo para el estado de naturaleza que para las futuras sociedades civilizadas; su pensamiento es un juego de ideas que se entremezclan (naturaleza y sensibilidad, sentimiento y razón). Así, en su paradójico y asistemático lenguaje contribuye a la concreción del Estado moderno y a la elaboración de una teoría política. Para Jean Jacques Rousseau lo que distingue esencialmente al hombre es el haber nacido libre, por lo tanto, renunciar a ello es atentar a su condición de hombre y por tanto a sus derechos y aun a sus deberes: quien se despoja de la libertad se despoja de la moralidad. Es pertinente recordar que durante todo el siglo XVIII se a rma una y otra vez, por los intelectuales franceses la ideología de “la libertad genérica del hombre”: el hombre es libertad; únicamente mediante la libertad se puede ser hombre; la libertad no sólo es derecho sino deber; sin libertad no hay moralidad y sin moral no hay humanidad. En este punto de convergencias históricas, políticas y de derecho, es donde Rousseau propone legitimar libertad, igualdad y soberanía. Es en ese contexto en el que surge el contrato social. Las ideas que parecían yacer en el sepulcro de la historia, reaparecen con gran fuerza ante las pretensiones absolutistas del “derecho divino de los reyes”; toca a Rousseau sintetizar toda la conceptualización contractualista dándole su propio sello. Contribución de Rousseau a la creación del Estado moderno La renuncia a la libertad es atentatoria a la condición de hombre DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 33 Es Jean Jacques quien pone en la palestra política el concepto de “consentimiento” como origen y base del Estado: el consentimiento como problema moral de la libertad humana y su incidencia en el Derecho; tan es así que en el contrato social plantea esa intención: “Pretendo investigar si dentro del orden civil, y considerando a los hombres tal y como son y a las leyes tal y como pueden ser, existe alguna fórmula de administración tan legítima como segura. Trataré para ello de mantener en armonía constante entre lo que el derecho permite con lo que el interés prescribe, a nde que la justicia y la libertad no resulten divorciadas”48. El pensamiento roussoniano se inserta en la línea del derecho natural; sin embargo, el autor critica algunos presupuestos básicos de dicha escuela e introduce otros elementos heterónomos para la tradición de ese pensamiento (el elemento más conspicuo es la defensa a ultranza de la libertad). Para Jean Jacques la idea del derecho natural solamente se da en estado de naturaleza49, por lo que establece una gradación entre derecho natural stricto sensu y derecho natural razonado; el primero es instintivo y, obviamente, pertenece al estado de naturaleza; el segundo, pertenece ya a una sociedad constituida; en otras palabras, entre el derecho primitivo y el derecho político no hay semejanza en cuanto a su origen, ya que este último deriva de un acto volitivo. Como base de su tesis, Rousseau, propone que el orden social constituya un derecho sagrado que sirva de piedra de toque a todos los demás. Sin embargo, este derecho no es un derecho natural sino que está fundado sobre convenciones. De acuerdo parcialmente con las tesis de Hobbes, advierte el académico de Dijon, que tampoco el poder social puede n carse e n l a fuerza; decía, que el más fuerte no es para siempre el que domine, si esa fuerza no se transforma en derecho y la obediencia en deber. Reitera que la fuerza por sí misma no puede legitimar al derecho, ya que si la fuerza fuese derecho una fuerza mayor sería a su vez un mejor derecho; además, si desapareciera 48 49 El consentimiento como origen y base del Estado El pensamiento de Rousseau y el derecho natural ROUSSEAU, Jean Jacques. El Contrato Social. Libro Primero. Esta concepción la adquiere de los pensadores del siglo XVII. 34 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Las convenciones, base de la autoridad legítima entre los individuos como fuerza obviamente desaparecería como derecho. De lo que concluye que la fuerza no hace al derecho y que no se está obligado a obedecer sino a los poderes legítimos. En esas condiciones plantea el problema de la legitimación del poder bajo la siguiente tesis: “...si ningún hombre tiene por naturaleza autoridad sobre sus semejantes, y ya que la fuerza no constituye derecho alguno, quedan únicamente las convenciones como base de una legítima autoridad entre los individuos”50. He aquí la necesidad lógica y moral del pacto social y para estudiar esas convenciones es menester retroceder al convenio primitivo, convención que como dice Rousseau, “no puede ser para la esclavitud ya que ello no signi caría s ino i nsensatez y absurdo comportamiento, pues el hombre no puede enajenar ni libertad ni vida, la primera porque constituye la esencia de su moralidad y la segunda porque no es suya”51. La tesis anterior lleva a buscar el acto mediante el cual se fundamenta la sociedad; tal pacto, dice Rousseau, no puede ser, como pretendía Grocio, el acto por el cual el pueblo eligió un rey, antes sería necesario el acto por el cuál un pueblo se constituye como tal, ya que siendo este acto necesariamente primero, es el real fundamento de la sociedad. La necesidad de un pacto, le parece a Rousseau indispensable, incluso para fundar la ley de las mayorías, ya que tal ley es, en sí misma, fruto de una convención que supone por lo menos, por única vez, la unanimidad. El pacto es pues en la dialéctica de la libertad y la fuerza, una solución necesaria a la que llega proponiendo su celebérrima fórmula: “...encontrar una forma de asociación que de enda y p roteja c on l a fuerza común, l a persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca tan libre como antes”52. Tal es el problema fundamental cuya solución da el contrato social. De ahí que las cláusulas de ese contrato son determinadas por su propia naturaleza; cualquier modi caci ó l as i n iliza. Pueden t al es cl áus ul as no h aber se n ut enunciado ni formalizado nunca, no obstante, siempre y en cualquier tiempo y lugar constituyen el contenido sine qua non de todo pacto social. 50 51 La ley de las mayorías como supuesto de unanimidad Idem. Idem. 52 Ibid. Libro Primero. Cap.VI. 53 Idem. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 35 La esencia en suma del pacto social es: “...cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general y así cada miembro se considera como parte indivisible del todo”53 . Este acto de asociación tanto en su intención como su extensión hace una unidad dialéctica de la diversidad dando como resultado la reproducción objetiva del pensamiento en la dialexis de lo concreto; en otras palabras convierte históricamente a la persona individual de cada contratante, en parte de un cuerpo moral y colectivo, formado por tantos integrantes como votos tiene la asamblea; la cual recibe de manera concreta y de manera universal su unidad, su yo común y su voluntad. Es así como la persona pública se constituye por la unión de todas las demás, y ésta toma colectivamente el nombre de pueblo y particularmente de ciudadanos como partícipes de la autoridad soberana y el de súbditos, por estar sometidos a la voluntad general. De la idea de “voluntad general” como modalidad del querer, como transformación de lo particular a lo general, deduce Jean Jacques a la institución de la soberanía. La soberanía, es para Rousseau, el ejercicio de la voluntad general: “La soberanía es necesariamente inalienable”, pues el soberano, no puede ser representado sino por él mismo, por lo que es el poder lo que se transmite “mas no la voluntad”. La soberanía es necesariamente indivisible, porque “la voluntad o es general o no lo es”. En virtud del pacto social es que existe la persona pública, pero concomitantemente y en primera instancia están las personas privadas de las que deriva aquélla, “...cuya vida y libertad son naturalmente independientes de la persona pública”54. Según Jean Jacques: El pacto social establece entre los ciudadanos una igualdad tal, que todos se obligan bajo las mismas condiciones y todos gozan de idénticos derechos. Así por la naturaleza del pacto, todo acto de soberanía, es decir, todo acto auténtico de la voluntad general, obliga a favorecer igualmente a todos los ciudadanos [...] He aquí lo que debe entenderse por un acto de soberanía, que no es otra cosa que el acto de cada uno de sus miembros, entendido en una misma voluntad y en una misma dirección: convención legítima, porque tiene como base el contrato social; equitativa, porque les es común a todos; La designación de pueblo en el contrato social La soberanía en el pensamiento de Rousseau 54 55 Idem. Idem. 36 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL útil, porque no puede tener otro objeto que el bien general y sólida, porque tiene como garantía el poder supremo. Mientras que los súbditos estén sujetos a tales convenciones, no hacen sino obedecer su propia voluntad...55 Límites del poder soberano De lo anterior se colige que el poder soberano no puede traspasar los límites propios de las convenciones generales, de tal suerte que el soberano no está jamás en el derecho de darle más cargas a un súbdito que a otro, porque siendo así esa situación se convierte en particular, y como consecuencia cesa de hecho la competencia del poder. En otras palabras, el acto soberano no debe ser particular y en ello están precisamente sus límites56. Para Rousseau la voluntad general es una simbiosis entre la esencia natural del querer humano y un pacto como consecuencia del mismo. Jean Jacques admite un orden natural distinto e independiente de la convención, sin embargo encuentra que sin coacción, (nótese el elemento jurídico-positivo que agrega a su discurso), tal orden es vacuo. Es pues, indispensable la determinación de la justicia por una ley general, la generalidad es conditio sine qua non para la ley. En consecuencia, sólo la voluntad general puede hacer las leyes y nadie escapa a su cumplimiento. Por su parte las leyes son justas dado que devienen de la voluntad general, y nadie es injusto consigo mismo, pero además las leyes no coartan la libertad ya que están admitidas motu proprio. La exaltación del estado de derecho en el discurso roussoniano viene a ser una característica fundamental del Estado moderno. “Las leyes no son, sino las condiciones generales de la asociación civil. El pueblo sumiso a las leyes debe ser su autor”57. El concepto pueblo tiene en Rousseau una categoría histórica ya que es el continente y la voluntad general el contenido, pues expresa el fundamento histórico de la constitución civil; en otras palabras, y parafraseando a Kant: el pueblo en ejercicio de la voluntad general, y mediante el poder que es inherente a su soberanía, se constituye a sí mismo en un Estado, en virtud 56 57 El realce del estado de derecho, característica del Estado moderno Idem. ROUSSEAU, Jean Jacques. Op.Cit. Libro Segundo. Cap. VI. La voluntad general es siempre recta; pero el juicio que la dirige no es siempre esclarecido. Así nace la necesidad del legislador. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 37 de su propia voluntad legisladora. Siendo el producto inmediato de ese acto de poder su constitución en una sociedad civil, una voluntad que de general se transforma en universal, y que hace posible que la sociedad humana se transforme en la categoría política de pueblo, en un organismo ligado por el derecho en una sociedad que exterioriza una libertad e igualdad legales, en suma, una sociedad con n en sí misma 58. es La constitución de un Estado civil es la constitución de un Estado jurídico en el que se sancionan los inalienables derechos del pueblo soberano. Por consecuencia esos derechos son o están antes de la constitución civil, que no hace sino garantizar lo que ya eran principios de la coexistencia social59. 9. ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL ESTADO El Estado en la teoría clásica, se compone de tres elementos: el territorio del Estado; la población del Estado; y el Poder del Estado, según el pensamiento de Georg Jellinek60. Marcel de la Bigne de Villeneuves dice: para que el Estado surja requiere que se den dos hechos indispensables: la existencia de una comunidad humana y la absoluta necesidad de un territorio, en el que se mani este su dominio e independencia. A éstos se les denomina elementos de orden extrínsecos, o condicionantes de la existencia material del Estado. Para Supremacía de los derechos del pueblo soberano Elementos del Estado en la teoría clásica 58 KANT, Immanuel. “El hombre debe salir del estado de naturaleza, en el cual cada uno obedece a los caprichos de su propia fantasía, y unirse a los demás (con los cuales no puede evitar el encontrarse en relaciones recíprocas), sometiéndose a una constricción exterior públicamente legal; es necesario, por tanto, entrar en un estado (Zustand), en el que se determine legalmente lo que debe ser reconocido a cada quien como suyo y se le asigne como parte por una potencia su ci ent e ( que no e s l a pot enci a de un i n v d di i uo, si n u na pot enci a e xt er io ); o r vale decir, que que antes nada cada uno debe entrar en un estado civil”. Cit. por A. Córdova en: Sociedad y Estado en el Mundo Moderno. 59 Kant, considera a las ideas estado natural y contrato social, como simples conceptos racionales. No les da validez histórica alguna, tal vez in u enciado por Rousseau, c uando éste, en l a introducción al D iscurso s obre el orígen y fundamento de la desigualdad entre los hombres, sostiene la obviedad de que ni el estado natural ni el contrato social fueron “hechos” que ocurrieron en la realidad. No obstante, en su pensamiento propone un supuesto paralelo: concibe a la multitud amorfa de individuos transformándose en pueblo, como un conjunto de seres racionales para los que se impone la exigencia de vivir en el Estado; sin embargo, esa multitud, antes de transformarse en pueblo gobernante y gobernado, es una “voluntad general” y en cuanto tal, se somete a un legislador supremo, que mediante una cción j urídica sustituye a esa voluntad general, t eniendo como s u consecuencia inmediata una “voluntad jurídico” (este “supuesto paralelo kantiano” no muestra la sucesión de momentos de cómo la razón se da en la voluntad general y ésta pasa a la voluntad del supremo legislador, sino que la plantea como una simple yuxtaposición). 60 JELLINEK, Georg. Teoría General del Estado. Ed. Albatros. Buenos Aires, Argentina, 1970, p. 321. 38 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL In u encia de los factores geográ cos en la sociedad determinar los elementos esenciales estatales es menester que entre la población y el espacio se mantenga una relación fija y constante, como principio de condicionalidad. El Estado es esencialmente una cosa inmaterial, una entidad percibida por la inteligencia. Lo que mani est a la existencia de este ser inmaterial, político-jurídico llamado Estado es el establecimiento, en la comunidad social, de una cierta organización unificante y general, que requiere de un fin común, así como de un orden jerárquico único y estable; un orden jerárquico con un poder de mando sumado a ciertos n que i m l iq es, p uen, uni d y p er m nenci a. ad a Éstos son los elementos de orden interno necesarios para la formación del Estado61. 9.1. El territorio del Estado Los factores geográ cos como el suelo, el clima, l a topografía d t erreno, el las regiones, etc., ejercen una in u enci a det er m n e s obr e l a vi d de i ant a una sociedad, sobre todo, cuando el grupo se hace sedentario, permanece estable y se ja en un l ugar determinado. Ad ecir de Burdeau: “ ...el s uelo es para el hombre un verdadero maestro de la vida: le impone leyes y orienta sus deseos”62. 9.1.1. La medida y la ubicación del territorio del Estado El tránsito del nomadismo a la sedentariedad, señala el inicio del desarrollo de la idea de territorio que por razones económicas, militares, sentimentales, Unicidad del entre otras, se van apropiando los pueblos. El territorio es, entonces, “la tierra de los padres”, terra patrum: lugar que proporciona el sustento y encierra los intereses individuales y colectivos. Hasta el siglo XVI, en que se constituyeron las grandes nacionalidades europeas, el territorio se precisa y deslinda; concomitantemente van desapareciendo aquellas zonas que podían llamarse “tierra de nadie”. Las cartas geográ cas i nician el parcelamiento de l os territorios y l os pueblos hacen entrar a su vida afectiva y no sólo económica, aquel pedazo del planeta que reclaman como suyo. El Estado es único, cualesquiera que 61 62 Cfr. BURDEAU, Georges. Traité Général de L’Etat. Ed. Sirey. París, 1936. BURDEAU, Georges. Método de la Ciencia Política. Ed. Depalma. Buenos Aires, Argentina, 1964, p. 281. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 39 sean los aumentos o disminuciones de su territorio. 9.1.2. El concepto de territorio Todo Estado, para ser tal, requiere de un territorio como presupuesto imprescindible de su organización, de las funciones que le corresponden y de su competencia para regularizar, coordinar y controlar su acción político-jurídica-administrativa. No hay Estado moderno sin territorio. Cabe advertir que el territorio no es inmutable pues puede variar y aun pasar al dominio de otro Estado, ya sea todo o en partes. El ámbito o marco territorial es el área geográ ca que l e sirve de asiento al Estado, esto es, como a rma H Kelsen, “ ...el ámbito espacial de validez ans del orden jurídico del Estado”63. Desde la perspectiva de Hermann Heller64, “...el territorio es la condición geográ ca del obr ar est at al , es deci r, el territorio establece la comunidad de destino en la Tierra”. 9.1.3. El dominio del Estado El orden jurídico general señala los diferentes dominios que comprende el Estado moderno: Ø El dominio terrestre; Ø El dominio marítimo; Ø El dominio del subsuelo; Ø Ø Ø Ø Ø Ø El dominio aéreo; El dominio de las aguas; La plataforma continental y el zócalo submarino; Las playas; La zona marítima; y La zona económica exclusiva Presupuesto imprescindible de la organización del Estado Distinción de los diversos dominios del Estado 9.2. La Población del Estado El hombre primitivo se caracterizaba por ser un agregado homogéneo, 63 64 KELSEN, Hans. Op. Cit., pp. 218 y sgts. HELLER, Hermann. Op. Cit., p. 295. 40 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL indiferenciado, unido por el instinto gregario. Los factores espirituales, estimulados en un ininterrumpido proceso, de cambio y desarrollo, provocan el tránsito hacia una sociedad compleja y estamentaria. Dice Martin Buber: ...el punto de arranque de la vida social es la actuación consciente de los seres humanos para contrarrestar los excesos de la animalidad y crear los vínculos de solidaridad necesarios para la supervivencia, la autodefensa y la realización de propósitos sociales comunes. Puede decirse que la sociedad nace cuando aparece rudimentariamente la conciencia social, hasta sus formas más desarrolladas, estimuladas por factores materiales y espirituales. El grupo se hace sedentario y el hombre comienza a escribir su historia.65 Aparición de la conciencia social De ahí que la sociedad determine el ser y el acontecer del individuo, así como su proceso constante e ininterrumpido hacia estadios cada vez más complejos de relación donde la interdependencia de individuos y pueblos se vuelve de n itiva e irreversible. 9.2.1. El concepto de población El concepto población del Estado hace referencia a un aspecto cuantitativo, es decir al número de individuos que habitan en su territorio, sin importar cuál es su condición, el concepto población es esencialmente un término demográ co. 9.2.2. El concepto de pueblo Regulación jurídica-nacional del Estado El concepto de pueblo aparece en la doctrina del Estado como un elemento del mismo; con esto se hace referencia al conjunto de personas que forman un agregado social único. Siguiendo a Kelsen podría decirse que el pueblo del estado son aquellos individuos cuya conducta está regulada por un orden jurídico nacional. Formado el grupo, éste asume como propias las finalidades sociales: 65 BUBER, Martin. ¿Qué es el hombre? Ed. Fondo de Cultura Económica. México, Breviarios, No. 10. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 41 satisfacción de las necesidades colectivas, la autodefensa, la supervivencia del grupo y la adaptación constante al medio. Una vez integrado el pueblo como categoría histórico-política, se suceden grandes relaciones, cuyo destino será determinado por la cultura, la religión, las tradiciones y las instituciones sociales (productos complejos de esa sociedad). Así la cohesión o solidaridad social es el resultado del carácter esencial del grupo que se representa en su mismidad. El hombre como ser social es un ente integrador de los grupos o comunidades gobernados por factores espirituales, cuyos autores (imaginaria política colectiva) son ellos mismos. El concepto de pueblo según Sartori, tiene cinco diferentes interpretaciones: Ø Pueblo signi cando una pluralidad aproximada, como muchísimos; Ø Pueblo signi cando una pluralidad integral, todos; Ø Pueblo como entidad o como un todo orgánico; Ø Pueblo como una pluralidad expresada por un principio de mayoría absoluta; y Ø Pueblo como una pluralidad expresada por un principio de mayoría limitada66. En una acepción política podría decirse que el término “pueblo”, se presenta como un aspecto referido a una parte de la población; a la que ejercita los derechos civiles y políticos, por lo cual constituye el “cuerpo electoral”. Por su parte al pueblo le corresponde la sustentación de las situaciones populares. En ese mismo orden de ideas, el concepto de pueblo, (con frecuencia se emplea como sinónimo de “población”), es una categoría jurídica que determina la relación entre individuo y Estado; el pueblo, luego entonces, sólo comprende a aquellos individuos sujetos a la potestad del Estado 66 El ente integrador de la comunidad es el hombre El pueblo, formador del “cuerpo electoral ” SARTORI, Giovanni. Aspectos de la Democracia. Ed. Limusa-Wiley, S.A. México, 1965, p. 32. 42 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL ligados a éste por el vínculo de la ciudadanía; por lo tanto, no forman p arte del pueblo los extranjeros así como aquellos que no tienen la relación jurídica de ciudadanía. El pueblo es el principio y el nd e l as instituciones nacionales. 9.2.3. La idea de Nación El concepto nación, se vincula, según su significado, a un origen determinado esencialmente por el nacimiento, ya que es cierto que la mayoría de los individuos que pertenecen a una Nación -nacionales- han nacido en el “territorio nacional” por lo que esto determina, por lo general, su permanencia sobre ese mismo territorio. Esta es la razón por la cual el jus soli es considerado como fuente de nacionalidad, es decir, al jus soli se le asocia, al jus sanguinis, lo que a su vez da origen a la categoría nacional. En consecuencia, la Nación es la patria. En esta simbiosis de sangre y de tierra, tiene origen la relación nacional, que no sólo deja su impronta en los connacionales, sino que mezclando esos ingredientes de origen, nacimiento y permanencia, propone una especie de parentesco sociológico que resalta diferencias frente a los “otros”, los extraños, los extranjeros. La Nación es un grupo social, conjuntado no sólo por la pertenencia o vecindad territorial, sino aglutinado por diversos elementos étnicos, lingüísticos, religiosos. A veces, la fuerza de cohesión consiste en la mezcla de algunos de ellos; otras, es el predominio de un elemento determinado el que posee, como núcleo, gran fuerza de homogeneización. Es imposible precisar, y aun generalizar en qué consiste esa fuerza sumatoria. Suiza, verbigracia, no posee aparentemente ninguno de los atributos elementales y su existencia nacional ha prevalecido a través de las dos grandes guerras de este siglo. No obstante la Nación es un proceso de integración, incluyente, que conlleva a la formación de grupos territoriales estables e identi cados entre sí. En este sentido, la categoría de nación no es un proceso político ni aun jurídico, sino sociológico. Fuente de la categoría nacional La “categoría de Nación”, proceso sociológico DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 43 Ernesto Renan concibió a la Nación como “un alma, un principio espiritual”, el cual está entrañado en la voluntad de los nacionales que renuevan cotidianamente los motivos en que se funda su convivencia, constituyendo, a e sta “voluntad de vivir juntos” en un plebiscite de tous les jours, (plebiscito de todos los días), que hace explícito el hecho de la nación en la conciencia de todos y cada uno de sus miembros67. De ahí que cada nación, como grupo único, sea una categoría histórica. Dice Renan: Una nación es un alma, un principio espiritual. Dos cosas que, en verdad, tan sólo hacen una, constituyendo esta alma, este principio espiritual. La una está en el pasado, la otra en el presente. La una es la posesión en común de un rico legado de recuerdos; la otra es el consentimiento actual, el deseo de vivir juntos, la voluntad de seguir haciendo valer la herencia que se ha recibido indivisa. La nación, ...es la desembocadura de un largo pasado...El culto de los antepasados es el más legítimo de todos; los antepasados nos han hecho lo que somos...he aquí el capital social sobre el que se asienta una idea nacional. Tener glorias comunes en el pasado, una voluntad común en el pasado, una voluntad común en el presente; haber hecho grandes cosas juntos, querer aún hacerlas...Una nación es, pues, una gran solidaridad constituida por el sentimiento de los sacri ci o s que se han hecho y de los que aún se está dispuesto a hacer. Supone un pasado, pero se resume, sin embargo, en el presente por un hecho tangible: el consentimiento, el deseo claramente expresado de continuar la vida común...Como la existencia del individuo es una a rmación perpetua de vida. 68 Nación como alma y principio espiri- Europa, que acuñó el concepto de Nación y lo desplegó en la serie de las naciones que la constituyen, necesitó la acción del tiempo para perfeccionar las entidades nacionales: en una primera etapa, esas naciones fueron mera expresión de un origen y de una convivencia desprovista de alcance político. La idea política vinculante rebasaba los cuadros nacionales: se asociaba a la cristiandad, cuyo foco radicaba en Occidente, el Ponti cado o el Imperio. En una segunda etapa la escisión de la cristiandad desde la reforma religiosa del siglo XVI produjo una serie de naciones vinculadas -ahora políticamente- a centros de poder representados por los príncipes. La Paz de Westfalia (1648) consagró esta situación. El desarrollo nacional, 67 Etapas del perfeccionamiento del concepto “Nación” RENAN, Ernesto. ¿Qué es una Nación? Centro de Estudios Constitucionales. Madrid, España, 1983, pp. 35 y 55. 68 Idem. 44 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL arraigado en propósitos políticos. Con la Revolución Francesa viene la tercera etapa: la democratización nacional, asiento de una nueva concepción política: la de la soberanía de la Nación, erigida como colectividad frente a la soberanía del rey. En este sentido, y re riéndose a l a jornada d catorce de j ulio d 1790, día en que el e se reúnen en el Campo de Marte, bajo la presidencia del rey, la Asamblea Nacional y los representantes de los Departamentos, pudo decir Lavisse: “Provinciales de todas las Provincias, olvidando las diferencias geográ cas, etnográ cas, históricas, han creado, por un acto deliberado de s u voluntad, la nación moderna” (Histoire de la France contemporaine). La colectividad nacional soberana es desde entonces identi cada c on la universalidad de los ciudadanos. Con esto, la Nación se a rm haci a a adentro, sometiendo a su voluntad a todos los órganos de autoridad, y hacia afuera, como frente y en oposición a las demás naciones. Este carácter, a la vez voluntarista y soberano de la Nación, puede ser comprobado al advenir, casi simultáneamente, el gran número de naciones: en el continente americano, no han sido éstas, como las naciones europeas, productos o categorías históricas, sino determinaciones de la acción de los caudillos sobre diversos territorios, y han nacido de este modo asociadas al Estado y en virtud de la acción de éste. En Europa, por el contrario, el Estado (formación jurídica) se acopló, como superestructura, a la Nación (formación espontánea). Dato identi cador de la colectividad nacional II. PODER Y SOBERANÍA EN LOS ESTADOS LIBERALES Preeminencia del poder en la polí- 1. LA DINÁMICA DEL PODER Los fenómenos en torno al poder político contienen aspectos fundamentales de la política. No hay duda de la preeminencia del poder en la política. En cualquier sistema político surge como forma de autoridad el poder político DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 45 llamado también poder del Estado. Por otra parte, el concepto contiene varias acepciones, lo que hace difícil la constitución de una construcción unívoca en esta materia. Toda unidad de n e n l os hombres, necesita l a es dirección de una voluntad; esta voluntad que ha de ordenar y ha de dirigir la ejecución de sus ordenaciones, es lo que llamamos poder de asociación; de ahí que toda asociación, por mínima fuerza que posea, tenga un poder de unidad distinto al de sus miembros69. Autoridad, poder originario, o delegado, potestad, poder político y poder del Estado, etc., son conceptos que, tanto en lo político como en la realidad de las instituciones, guardan una estrecha vinculación. En una acepción político-jurídica, se puede decir que el poder se re ere al dominio, imperio, facultad y jurisdicción, que se tiene para mandar o para ejecutar una acción que afecta a los demás, aun contra su voluntad y mediante la fuerza, si fuese necesario. En la acepción especí ca de l a teoría estatal, el poder puede de nirse como la capacidad política para obligar a otro u otros a realizar o dejar de realizar un acto determinado; se diferencia de la in u enci a por ser obl ig o io at r , por el posible recurso de coacción, y se diferencia de la autoridad porque no es necesariamente legítimo. Para Max Weber el “Poder es la probabilidad de que un actor dentro de una relación social esté en posición de realizar su propia voluntad, a pesar de las resistencias, independientemente de las bases en que resida tal probabilidad”. De esta manera se llega a la de n ición de poder del Estado: “Una asociación política coactiva con una organización permanente será llamada Estado si, y en tanto que, su aparato administrativo logra mantener con éxito su pretensión al monopolio del uso legítimo de la fuerza física para el cumplimiento de su orden”70. En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Diferencia entre poder, in u encia y autoridad De n ición de poder del Estado según Max Weber 69 70 JELLINEK, Georg. Op. Cit., p. 349. SERRA ROJAS, Andrés. Op.Cit., p. 379. 46 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL artículo 39, se sanciona el principio fundamental del poder de la manera siguiente: “...todo poder dimana del pueblo, y se instituye para bene cio de éste”. Según el Derecho Público moderno, el concepto del poder se re ere a l a autoridad que detentan los órganos del Estado, depositarios del ejercicio de la soberanía popular; por su parte, la autoridad debe entenderse como el poder, reconocido y legítimo, esto es, un poder institucionalizado. In u encia del Estado El poder de dominación: poder creado o tolerado por una sociedad, es un poder irresistible. El dominar consiste en mandar sin condición alguna, pudiendo ejercitar la fuerza para obligar a que se cumpla lo ordenado. Por su parte el poder de dominación está ligado al principio de autoridad. El poder estatal es conjuntamente fuerza moral, jurídica y material. La primera lo justi ca, l a segunda l o organiza y l a tercera le permite cumplir y realizar los n L f uer za ma t er ial de n iv per m e ma t en la es. a it a it n er supremacía del poder del Estado sobre los demás poderes. En otro orden de ideas, es menester recuperar el fundamento histórico del poder político. La presencia del Estado la encontramos en todas partes, diría Heller, su autoridad se hace sentir bajo diversas formas. De ahí que el orden jurídico que integra el Estado es inconcebible sin el poder del que se le provee para su efectividad; Estado y poder político tienen una estrecha relación, haciéndose muy complejo e inextricable desde la teoría del Estado, señalar cuál es la parte del Estado que no se mani esta como poder político, o cuál es el aspecto del poder político que no se mani esta como Estado. 2. LA CONCEPTUALIZACIÓN HISTÓRICA DEL PODER El poder nace como una necesidad apremiante de seguridad frente a la amenaza de violencia que en todos sus aspectos se cernía sobre la convivencia humana. El poder político siempre ha luchado en contra de los otros poderes para mantener la cohesión e inclusividad del grupo Justi cación histórica del poder político DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 47 vencedor. En ese orden, los que asumen el poder político se han esforzado por encontrar una justi cación histórica del mismo. Así, para algunos el poder tiene su origen en la divinidad. “Los reyes de Francia debían su poder a Dios y a su espada”. (El antiguo concepto de la Divina Providencia)71. Para los marxianos el poder político se da como la superestructura creada por los vencedores para dominar a los vencidos. Los individuos que parecen mandar y que en todo caso están en aptitud de obligar a los demás a someterse a su voluntad, son los gobernantes, los individuos a quienes aquéllos mandan y a los cuales les imponen su situación de obligados, son los gobernados. Se puede por tanto, decir que en todas las sociedades humanas, grandes o pequeñas, primitivas o civilizadas, existe una diferenciación entre gobernantes y gobernados, a la que exclusivamente se reduce lo que en el fondo se llama el poder político. En la acepción más general de la palabra, se puede decir que hay un estado de poder político allí donde exista, una determinada diferenciación política.72 Surgimiento del estado de derecho El poder se da, en su primigenia situación como una hecho ineludible. La defensa del grupo y la necesidad de una dirigencia e ciente y e caz, dieron origen a las primeras concentraciones del poder, ya fuese en una persona o en un grupo. En el absolutismo europeo, el cristianismo es el justificante de las monarquías ya que éstas derivan su poder de lo divino. No hay potestad sino de Dios, omnis potestas a Deo; con ello los reyes vincularon su poder a “la voluntad divina”. Siglos más tarde el poder se subordinará al derecho, surgiendo así el estado de derecho. 3. PODER Y FUNCIONES DEL ESTADO El poder del Estado es creado por la sociedad, como una necesidad imprescindible en su vida de relación. Sin él no habría convivencia social, de ahí que en las formas políticas y sociales, cualesquiera que éstas sean, se advierten diferencias entre gobernantes y gobernados. Sería una 71 Necesidad de la existencia del poder del Estado para la conviven- MONTESQUIEU, Charles Marie Louis de Secondat, Barón de La Brède. El espíritu de las leyes. Ed. Tecnos. Madrid, España, 1987, p. 152. “Cada monarca mantiene en pie todos los ejércitos que podría tener si su pueblo estuviese en peligro de ser exterminado y llama paz a este estado de esfuerzo de todos contra todos”. 72 DUGUIT, León. Traitè de Droit Constitutionnel., t. I. Ancienne Librairie Fontemoing. París, 1921, p. 394. 73 LASSALLE, Ferdinand. ¿Qué es una Constitución? Ed. Ariel. Barcelona, España, 1976, p. 70. 48 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL equivocación, atribuir a una sola causa los principios de esas relaciones de mando, obediencia y jerarquía del grupo que detenta el poder público, el poder en términos generales resulta de una compleja combinación de poderes; de “la suma de los factores reales de poder” diría Lassalle73. En la medida que el poder se subordina al derecho, tiene vigencia la idea de poder en su sentido jurídico (competencia) el cual abarca la totalidad de las acciones del Estado, esto es, el sometimiento y a su vez, la elaboración de la ley, y la ejecución de la misma, o bien, la resolución d e las controversias que surgen entre los individuos o entre éstos y el Estado. El poder público condensa la unidad de la competencia general, la función por su parte implica el medio para realizar esa competencia y las funciones del Estado son, a su vez, sólo un medio técnico para realizar sus n es. 4. ASPECTOS SOCIOLÓGICOS DEL PODER La sociedad crea al Estado como un orden socio-jurídico, otorgándole la fuerza material su ciente para l a consecución de s us n hi stóricos, para es ello construye un orden jurídico total con su sistema coactivo, que hace posibles los n del Estado 74 . es Todo grupo humano que busca la realización de determinados fines, r equiere entregar su dirección a una persona o grupo, a los cuales reviste de la su ci ent e “ aut o id o “ poder ” par a hacer pos i b e r eal y r ad” l teleológicamente dichos n . es Históricamente el poder público se ha manifestado de dos maneras: como un poder de hecho y como un poder de derecho. El primero siempre proviene de una situación de fuerzas convergentes y beligerantes como es el producto de una revolución, o un cambio en la correlación de fuerzas político-sociales. El segundo, tiene sus principios y basamento en la concurrencia teleológica del grupo cuyo axioma es el orden jurídico. 74 El Estado, creación de la socie- Manifestaciones del poder público HAURIOU, Maurice. Principios de derecho público y constitucional. 1927, p. 162. “El poder es una libre energía que, gracias a su superioridad asume la empresa del gobierno de un grupo humano por la creación continua del orden y del derecho”. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 49 5. LEGITIMACIÓN Y PODER El término legitimidad como concepto de Derecho guarda una estrecha relación con el derivado orden jurídico. La calidad de lo que es legítimo, es todo aquéllo que se da en el sentido de algo conforme a la ley, con la justicia, con la razón, en suma, conforme a derecho. Luego entonces, la legitimidad del poder conlleva la relación del proceso de mando con los principios jurídicos que dominan en un lugar y tiempo determinados. Los tratadistas que se han ocupado del estudio del poder político o del poder del Estado, lo hacen en dos grandes corrientes: los que sostienen la legitimidad del poder y los que niegan la legitimidad del poder. Dentro de los primeros, cabe señalar la importancia de la doctrina clásica española sobre la legitimidad del poder público. En su exposición aparecen notables lósofos c omo Suárez, V toria, S M i oto, olina, C ovarrubias y otros. Todos en general parten de la misma a rmación: Todo poder d imana d e Dios. Las normas de convivencia social se apoyan en el derecho natural, en los vínculos para la realización del bien moral. Sin embargo, esos valores no serían factibles de realizar sin alguien que coordine y armonice voluntades y esfuerzos en un proceso de mutua colaboración y participación. Dice Vitoria a propósito de la concurrencia en la formación del poder político: La República no puede ser privada, de ningún modo, de esa potestad de defenderse a sí misma y de administrarse contra las injurias de los propios y extraños, lo cual no podría hacer sin los poderes públicos. Por lo tanto, si todos los ciudadanos conviniesen en prescindir de las autoridades, para no estar obligados a ninguna ley y no tener que obedecer a nadie, el pacto sería nulo e inválido como antinatural.75 La doctrina clásica española y el poder público Negación de la legitimación del poder según Rousseau Por su parte, otros autores sostienen la ilegitimidad del poder público: 75 76 Cfr. VITORIA, Francisco. De Reelecciones (Relectiones de potestate civile). No. 10. KROPOTKIN es uno de los autores que han sostenido la ilegitimidad absoluta de toda clase de gobierno. Este autor ha sido considerado como el precursor del anarquismo (del griego carencia de gobernantes). Esta doctrina sostiene la abolición del Estado y la formación de una sociedad libre. 50 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL El Estado forma superior de organización político-administra- Jean Jacques Rousseau niega la legitimación del poder, y a rma que es un orden político alejado del estado de naturaleza. Rousseau, partidario de la idea de la soberanía popular expresa que el gobierno no tiene ningún derecho en sí, por lo que niega la tesis de la representación, porque la única democracia es la ejercida por el pueblo directamente76. 6. PODER POLÍTICO El poder del Estado es una fuerza material y jurídica que una sociedad concentra en órganos políticos determinados; esa fuerza corresponde al órgano de que se trate; pero, no obstante que fuese una persona física la que lo ejerza, no es a ella en su calidad particular a la que se le asigna el ejercicio del poder. De ahí que el poder aparezca como la capacidad o autoridad que se tiene para dominar y controlar, la conducta externa de los individuos, obtener su obediencia y encauzar su actividad en una dirección determinada de una manera institucional. Una sociedad que ha llegado a la forma política superior que es el Estado, crea un sistema complejo de relaciones de poder cuya expresión es la organización político administrativa del mismo. Cabe señalar que ningún p oder es superior al poder del Estado. Hasta hoy el Estado tiene el monopolio del poder legal; pero aun así necesita apoyarse en la opinión pública, en los principios político-sociales de la comunidad nacional y en el derecho. Sin este último, el poder del Estado sería una fuerza sin autoridad incontenible e indominable. El poder político en la democracia occidental Pero también, sin el poder material, el Estado no tendría la fuerza su ciente para contener a los transgresores del derecho. De ahí que el poder del Estado se vierta en la ley, de manera tal, que constituye una forma de una coacción material, o un sistema de sanciones proporcional a la magnitud del orden establecido -razón de Estado-. La violencia institucionalizada es un elemento indispensable. En la democracia de corte occidental, el poder político se inscribe en la lucha de los partidos políticos y de las organizaciones políticas. En los DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 51 hechos, el poder es ejercido, principalmente, por una minoría de líderes que escalan los órganos del Estado, y cuya consecuencia es dirigir las acciones políticas del gobierno. 7. EL PODER PÚBLICO Y LAS INSTITUCIONES JURÍDICAS La necesidad de un orden político aparece como un suceso consecuente en el desarrollo social; desde las primeras formas políticas hasta el estado de derecho como forma superior, la única justi cación del poder e s s ervir a los n para los que la sociedad lo creó. es Es en el constitucionalismo norteamericano y en los derechos del hombre en Francia en donde la regulación del poder político por el derecho, el poder del Estado viene a re ej ar se e n e l m ndo d el deber ser , en u donde la política deja las contingencias y coyunturas para encuadrarse en el derecho de lo político, cuya manifestación más representativa es la Constitución Política. El decir el poder público ya no es una fuerza material es un poder social, i nstitucional y constitucional. El poder radica en el derecho, en los principios políticos ( lo of ía- pol ítica) que dom n e n e l Es t ado y s e s i an concretan en su orden jurídico -estado de derecho-. 8. EL DESARROLLO HISTÓRICO DE LA IDEA DE SOBERANÍA El concepto de soberanía, se mani esta como una evolución histórica desde la disolución del feudalismo y los imperios medievales y la formación de los estados nacionales, hasta la aparición del Estado moderno; por lo tanto, surge como un término polémico cuya connotación compleja alude a la autoridad suprema del poder público o a la cualidad intrínseca del Estado. Este poder soberano, es en sí y de por sí, un poder político independiente, superior, monopólico, unitario, indivisible, inalienable e imprescriptible. El poder público como poder social El concepto de soberanía explica y fundamenta al Estado 52 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL El concepto de soberanía surge con la modernidad y la creación del Estado nacional, al que explica y fundamenta. La soberanía, desde la perspectiva de la teoría del Estado, es una atribución o facultad esencial del poder del Estado que consiste en hacerse obedecer en el orden interno y en a rm r su i n a dependenci a e n r el aci ó n con los demás estados que forman la comunidad internacional. El poder soberano es factor determinante que caracteriza al Estado. 9. CONCEPTO DE SOBERANÍA DEL ESTADO Desde que se forma un grupo político con actuación independiente, no subordinado a ninguna otra forma política y además provisto de un poder público excluyente, aparece la idea de soberanía. Históricamente, todo poder enfrenta otros poderes que le disputan la hegemonía de decisión y de mando. Siempre se da un proceso político que conduce a una lucha y a un resultado que es la eliminación o subordinación de los poderes oponentes. En el ámbito jurídico-político, la soberanía se mani est a e n e l der echo de darse leyes, emitir decisiones administrativas y sentencias jurisdiccionales. La soberanía es la cualidad específica del poder del estado y consiste en el derecho de mandar en última instancia en forma i napelable -autodeterminación-, o de hacerse obedecer en el territorio estatal, jando l as nor m s a l as cual es ci rcuns cr ib s u a e actuación -autolimitación-, a rm ndo s u i n a dependenci a r espect o de los demás Estados, sin más límites que los que crea el derecho internacional... La soberanía nacional en el Estado democrático corresponde originalmente al pueblo que debe ser la única fuente de la cual emanan todos los poderes del Estado, ya sea en las democracias directas, ya sea por medio de la representación política manifestada en el cuerpo electoral o apoyando la acción gubernamental por medio del referendum o del plebiscito.77 Manifestación de la soberanía en el ámbito jurídico-político Característica esencial del poder público 10. CARACTERÍSTICAS DE LA SOBERANÍA El poder del Estado no es el único que se mani est a e n l a c om ni d u ad 77 SERRA ROJAS. Andrés. Ciencia Política. Ed. Porrúa, 12ª ed. México, 1994, p. 401. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 53 nacional, pero sí es el único poder preponderante sobre las demás fuerzas sociales, las que se consideran limitadas y subordinadas a dicho poder supremo. Consecuentemente, la existencia de estos entes es determinada por el Estado. Cuando se dice que un Estado es soberano se alude a que el poder público tiene como característica esencial el de ser un poder soberano permanente e independiente, que no supone otro poder por encima de él. Se está frente a un poder que se mani est a por sobr e l o dem s poder es que e xi st an s á al interior del mismo. La soberanía estatal es la facultad de imponer determinaciones, es decir, que un Estado, para reconocérsele como tal, ha de ser una institución total y superior, esto es, aquella a la que corresponde la última acción y decisión en las determinaciones políticas. La unidad del poder público no tolera entidades que le disputen su acción; por lo tanto dentro de una determinada organización política no puede existir mas que una sola soberanía que ejerza el poder. Por otra parte, la soberanía debe ser sancionada por la legitimación jurídica y apoyada por la fuerza material de que dispone el poder del Estado para ejercitar sus decisiones. 11. SOBERANÍA INTERNA Y SOBERANÍA EXTERNA En el constitucionalismo, el concepto moderno de soberanía tiene dos a spectos fuertemente relacionados entre sí: el aspecto interno de la soberanía y el aspecto externo de la soberanía. 11.1. Aspecto interno de la soberanía La soberanía es una propiedad única y exclusiva del Estado consistente en que este máximo poder es la fuerza interna organizada jurídicamente, que se impone a cualquiera otra. El Estado, en su soberanía interna, ejerce un poder directo y completo sobre Intolerancia del poder público a entidades que disputen su acción La soberanía en el constitucionalismo moderno 54 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL sus súbditos, tomando legalmente las providencias que juzgue pertinentes para el mejor desarrollo de la sociedad nacional. No obstante, en los estados democráticos el Estado se autodetermina y se autolimita mediante el derecho, respetando la esfera de acción de los particulares. 11.2. Aspecto externo de la soberanía En un Estado no puede haber más que un poder sobe- La soberanía externa, es el ejercicio del Estado para mantener y sostener su independencia de todos los demás estados. Sin embargo, la soberanía no es un poder ilimitado, que pueda traspasar principios, garantías y formas de convivencia internacional. En el concierto de las naciones se le reconoce su plena capacidad, subordinada al orden internacional, aceptada ante la ineludible necesidad de coexistencia con la comunidad de estados. La teoría del Estado y derivada de ella, la teoría constitucional, reconocen como carácter de la soberanía su unicidad, es decir, en un Estado no puede ni debe haber más que un poder soberano. Reconocer otra fuerza es imposible, ya que rompería con el principio sobre el cual se funda el concepto de Estado. Hermann Heller dice que la soberanía es la cualidad de la independencia absoluta de una unidad de voluntad frente a cualquiera otra voluntad decisoria universal efectiva, esto quiere decir que, en su aspecto positivo, la unidad de voluntad a la que corresponde la soberanía es la unidad decisoria universal, suprema, dentro del orden de poder de que se trate78. Según Jean Dabin: Carácter esencialmente interno de la soberanía ... la soberanía del Estado es esencialmente interna. De ordinario, empero, pretende hacerse la distinción entre la soberanía interna en el interior del Estado, con respecto a los individuos y a los grupos, es el propio Estado quien tiene la supremacía y la soberanía externa, que sería el mismo atributo considerado en el orden externo, en el plano de las relaciones entre el Estado y los demás estados o personas de derecho internacional. A decir verdad esta proposición no es clara. Podría preguntarse, en efecto, qué es justamente lo que quiere decirse con la idea de soberanía: si se trata del derecho que pertenece al Estado de oponer a los demás estados su soberanía 78 HELLER, Hermann. Op.Cit., pp. 217 y sgts. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 55 interna, sin que éstos tengan el derecho de intervenir o bien del derecho que pertenecería al Estado de regular soberanamente sus relaciones con el exterior. En todo caso, no podría haber, propiamente hablado, soberanía externa; la idea de soberanía implica de suyo un poder superior y un poder inferior. En el plano internacional no hay, en cambio, entre los estados, más relaciones que las de igualdad. No basta decir, con Carré de Malberg, que la soberanía externa no es más que una “consecuencia” o un “aspecto” de la soberanía interna, que es la verdadera soberanía. Entre estados iguales, el concepto de soberanía no está en su sitio. Lo que designa por soberanía externa, es, a decir verdad, la autonomía de los estados en el orden externo: en sus relaciones con el exterior, el Estado no obedece a nadie; allí se trata de independencia, no de soberanía. La soberanía es mando, poder de ordenar. Ahora bien, el Estado no manda, no ordena de manera soberana más que en el interior de sus fronteras, en las relaciones entre la sociedad política y los individuos y grupos subordinados. No obstante, como la distinción ha entrado en el uso corriente y la expresión es bastante cómoda, nada impide emplearla, siempre que se comprenda su exacto alcance. En todo caso, lo único que interesa por el momento es la soberanía interna: El Estado es soberano en el sentido de que constituye el grupo y consecuentemente, el poder supremo en el interior.79 III. LA DEMOCRACIA 1. EL CONCEPTO DE DEMOCRACIA EN EL PENSAMIENTO OCCIDENTAL El concepto de democracia es un término plurivalente y en consecuencia equívoco, por lo que cuando se hace mención a esta categoría, casi siempre se entiende como contraposición a toda forma de gobierno autocrático. Dicho concepto lleva necesariamente a las siguientes preguntas: ¿Quién está autorizado para tomar las decisiones colectivas y mediante qué procedimientos? Para estudiar este fenómeno es necesario recurrir a las circunstancias históricas de una sociedad concreta en un lugar y tiempo determinados; así pues, todo grupo social tiene la necesidad histórica de tomar decisiones que resulten obligatorias para todos los miembros del grupo; esas decisiones c olectivas, ya sean puestas por escrito o consuetudinarias, tienen la característica del ejercicio del poder, el cual, en un régimen democrático 79 Reglas básicas de la democracia DABIN, Jean. Doctrina General del Estado. Ed. Jus. México, 1948, pp. 124 y sgts. 56 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL está fundamentado en el derecho de la voluntad general. Como es sabido, la primera regla básica de la democracia es la regla de la mayoría es decir, el fundamento sobre el cual descansan las decisiones colectivas y por consiguiente obligatorias para el grupo en su conjunto; la segunda regla fundamental, es la atribución o derecho de participar directa o indirectamente en la toma de decisiones colectivas; lo que lleva a reglas procesales de Derecho que determinan las modalidades de dicha atribución; una tercera regla, es aquella condición indispensable sin la cual no es posible el ejercicio democrático y ésta es, la garantía de los llamados derechos políticos: libertad de expresión, libertad de reunión, libertad de asociación, libertad de sufragio, libertad de voto pasivo y activo, libertad de oposición y libertad de disenso; la cuarta, es la garantía de alternancia en el poder; la quinta, la garantía de las minorías; y la sexta, el respeto a las normas jurídicas y a las reglas no escritas de la costumbre política80. Los anteriores son los supuestos necesarios, es decir, el máximo de lo mínimo de las reglas democráticas que hacen posible el desarrollo del juego político, esto es, son lo que pudiera llamarse los contenidos de la libertad política. No obstante, cabe advertir, como lo señala Giovanni Sartori, que: “La libertad política no es en modo alguno la única, ni tampoco la más importante; sí es, sin embargo, la libertad esencial desde la óptica del procedimiento porque constituye la conditio sine qua non de las otras libertades”81 . Según Bobbio: Formas de interdependencia de los estados liberal y democrá- La democracia permite participar al pueblo en el ...el Estado liberal no solamente es el supuesto histórico sino también jurídico del Estado democrático. El Estado liberal y el Estado democrático son interdependientes en dos formas: 1) en la línea que va del liberalismo a la democracia, en el sentido de que son necesarias ciertas libertades para el correcto ejercicio del poder democrático; 2) en la línea opuesta, la que va de la democracia a l liberalismo, en el sentido de que es indispensable el poder democrático para garantizar la existencia y la persistencia de las libertades fundamentales. En otras palabras: es improbable que un 80 81 SARTORI, Giovanni. Teoría de la Democracia, t. II. Ed. Alianza Editorial. México, 1994, p. 374. Idem. 82 B OBBIO, Norberto. El Futuro de la Democracia. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1989, pp.15 y 16. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 57 Estado no liberal pueda asegurar un correcto funcionamiento de la democracia, y por otra parte es poco probable que un Estado no democrático sea capaz de garantizar las libertades fundamentales. L a prueba histórica de esta interdependencia está en el hecho de que el Estado liberal y el Estado democrático cuando caen, caen juntos.82 De lo antes expuesto, podemos colegir que la democracia es un sistema social de valores donde el individuo, por su sola calidad de persona humana, sin importar su rango, status, cualidades, patrimonio, sexo, raza, etc., puede y debe participar en los asuntos de su comunidad y ejercitar en ellos el poder político que de manera alícuota le corresponde. De ahí que se a rme en l as doctrinas de l a lo sofía política, que en la democracia se da la participación del pueblo en el gobierno. El término democracia, en una interpretación abierta, proviene de dos palabras griegas: demos, que se entiende como pueblo y Kratos que se entiende como autoridad o poder: expresa la idea de un poder perteneciente al pueblo, o en otro plano el ejercicio del poder por éste. 2. DEMOCRACIA FORMAL Históricamente el concepto de democracia ha evolucionado y por consiguiente ha cambiado de lugar a lugar y de tiempo en tiempo; más aún, éste responde a realidades históricas y por lo tanto a la experiencia social, que establece y rige los principios democráticos, sus limitaciones y contenidos; pues es en la realidad política donde tiene lugar la idea de democracia; de ahí que en su desarrollo como categoría política la democracia ha estado supeditada a consideraciones de raza, edad, sexo, creencia religiosa, ocupación, riqueza, inteligencia, abolengo, etcétera. No obstante, se entiende como democracia formal al sistema político que señala la formación del gobierno, a través de la participación libre e igual de todos los ciudadanos con derecho de sufragio; donde a través de designaciones mayoritarias se elige a aquellos que deberán (podrán) ocupar los cargos públicos. Para ello, es menester que los ciudadanos tengan derecho a votar y ser votados; libertad para designar a sus candidatos, posibilidad de formar partidos políticos y presentar candidatos, libertad para El término democracia expresa la idea de “poder del Democracia, concepto histórico que responde a una realidad social 58 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL organizar y participar en campañas electorales y el derecho de las minorías a continuar en la política para lograr ser mayoría. 3. DEMOCRACIA DIRECTA Y DEMOCRACIA REPRESENTATIVA Dice Norberto Bobbio: “...la petición de mayor democracia, tan insistente en estos últimos años, se mani esta en l a demanda de que l a democracia representativa sea acompañada e incluso sustituida por la democracia directa. La exigencia no es nueva; como se sabe, ya la había planteado el padre de la democracia moderna Jean-Jacques Rousseau...”83 . Efectivamente, como Bobbio a rma, R ousseau e staba convencido de que la soberanía no podía ser representada sino ejercida por el soberano mismo, ya que la soberanía es inalienable, pues ésta no es otra cosa que el ejercicio de la voluntad general; y esa voluntad general proviene del soberano que no es más que un ser colectivo que no puede ser representado sino por él mismo...84. 3.1. Democracia Directa Por democracia directa, en un primer acercamiento, se puede entender al régimen político en el que los ciudadanos ejercen por sí mismos los poderes del Estado, sin intermediarios o representantes. Se supone que tal función estatal, se re er e a l o aspect o l egi sl at iv , ya que e s m t er ial s s os a y lógicamente imposible que tanto las funciones ejecutivas como las judiciales fuesen desempeñadas por todos y cada uno de los ciudadanos. Esta posibilidad de democracia directa sólo es posible aplicarse en comunidades pequeñas. (Las formas democráticas de gobierno son incompatibles con los regímenes aristocráticos y autocráticos)85 . Es la forma en la que el pueblo, reunido en asamblea, toma personalmente todas y cada una las Autogobierno de ciudadanos mediante asam- Gobierno electo por ciudadanos 83 84 Ibid., p.32. Cfr. ROUSSEAU, Jean Jacques. Op. Cit. Supra, nota 48. Libro Segundo. Cap. I. 85 Aristocracia. Gobierno en que solamente ejercen el poder “La clase de notables” del Estado, aristocracia del saber, del dinero, etcétera. Presume un gobierno ejercido por los mejores; sin embargo, la determinación de quiénes son los mejores, necesariamente lleva a la parcialidad. Las constituciones republicanas rechazan los privilegios personales pues son contrarios a la igualdad de todos los individuos; lo que equivale a la supresión de la aristocracia como estructura social y por ende como forma de gobierno. Autocracia. Es el sistema de gobierno en el cual la voluntad de un solo individuo es la ley suprema, como la dictadura, tiranía, absolutismo y totalitarismo. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 59 decisiones estatales. En la actualidad, solamente se efectúa en algunos cantones suizos, en ciertos condados norteamericanos poco poblados y en la asamblea anual de Swazilandia, pequeño Estado enclavado en el sector nororiental de la República Sudafricana. 3.2. Democracia representativa Las instituciones políticas de las democracias liberales tienen como basamento la idea de la representación nacional, por lo tanto sus sistemas políticos, disponen de los llamados elementos básicos fundamentales de la representación: elecciones libres, separación de poderes, que garantizan el control del ejecutivo por el parlamento, jerarquía de normas jurídicas basadas en el principio de legalidad. La representación, mediante elecciones, permite a los ciudadanos designar a sus gobernantes para un período determinado y posteriormente reelegirlos o cambiarlos por otros. El principio de legalidad y jerarquía normativa en materia electoral se aplica, tanto a electores como a elegidos 86. 4. DEMOCRACIA SEMIDIRECTA Se dice que hay una democracia semidirecta, cuando se da la combinación de la llamada democracia directa con la democracia representativa; toda vez que el poder político es ejercido de manera normal por los representantes del pueblo; sin embargo, bajo ciertas circunstancias y en ciertos momentos, los ciudadanos pueden intervenir en las decisiones de manera directa; generalmente se hace a través de la iniciativa popular, la revocación popular, el veto popular, el referéndum y el plebiscito, siendo estos dos últimos los más comunes87. 5. DEMOCRACIA POLÍTICA 86 Referéndum y plebiscito formas directas de intervención de los Derecho del ciudadano al voto DUVERGER, Maurice. Instituciones políticas y derecho constitucional. Ed. Ariel. Barcelona, España, 1970. 87 Referéndum. En lo político, se entiende como tal, aquella función del sufragio que permite intervenir en la adopción de n tiv de nuevas l eyes. E ref er éndumc ons t itu una e speci e de pr er rogat iv de vet o ia l ye a y de sanción análoga en sus alcances a las que tienen, por ministerio de ley, atribuidas los jefes de estado en los sistemas constitucionales. Plebiscito. Se entiende por tal la resolución tomada en pluralidad de votos (todo el pueblo), pues representa los actos de voluntad popular mediante la cual el pueblo mani esta públicamente s u opinión s obre un hecho determinado de su vida política. 60 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Tocqueville acuña el concepto de democracia social La democracia política es aquella, en que se presupone la libertad como una condición connatural al individuo, por lo que el Estado no puede crearla, sino exclusivamente, debe garantizar que dicho ejercicio pueda llevarse a cabo sin limitación. La democracia política basa su construcción ideológica en el liberalismo económico y sus instituciones formales. En ella, todos los ciudadanos tienen derecho al voto; sin embargo, no todos pueden in u enci ar de i g ual m ner a e n l as deci si o a nes pol íticas; de a hí q ue, según los críticos de esta tesis, una minoría favorecida por su posición económica o su condición social es la que realmente impone sus decisiones. 6. DEMOCRACIA SOCIAL Y DEMOCRACIA ECONÓMICA El concepto de democracia social tiene su origen en las ideas de Alexis de Tocqueville, en su obra “La Democracia en América”; dicho estudio fue resultado de su visita a los Estados Unidos de América en 1831. Tocqueville quedó impresionado de su sistema político, sobre todo cuando hacía comparación entre la situación europea y los propios Estados Unidos88. Compenetrado de la vida política de esa nueva Nación (que se declaraba a sí misma república y no democracia) este abogado, miembro de la Academia Francesa, desentraña el espíritu democrático que reinaba en esa época e ntre los norteamericanos 89 . D ice de él Sartori: “... Tocqueville con criterio sociológico percibió la democracia estadounidense como una s ociedad caracterizada por una igualdad de condiciones y guiada, preponderantemente, por un ‘espíritu igualitario’. Aquél espíritu igualitario, en parte re ejaba l a a usencia de un pasado f eudal; p expresaba, t ambién, ero una profunda característica del espíritu estadounidense”90. Igualdad de condiciones, característica de la democracia social 88 TOCQUEVILLE, Alexis de. La Democracia en América. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 1996, Segunda Parte. Cap. III. “En los Estados Unidos la Democracia lleva incesantemente hombres nuevos a la dirección de los asuntos públicos; el Gobierno; pues, goza de poca continuidad y orden en sus medidas. Pero los principios generales de gobierno son allí más estables que en otros países y las opiniones principales que regulan a la sociedad, son más duraderas”. 89 Ibid. América es el país del mundo que más partido ha sacado de la asociación y donde se ha aplicado este poderoso medio de acción a una mayor diversidad de objetos. Aparte de las asociaciones permanentes creadas por la ley bajo el nombre de municipios, ciudades y condados, hay otras muchas que únicamente deben su nacimiento y desarrollo al capricho individual. 90 SARTORI, Giovanni. ¿Qué es la Democracia? Tribunal Federal Electoral e Instituto Federal Electoral. México, 1993, p. 5. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 61 La democracia social plantea un concepto de igualdad y de libertad, es decir, una socialización respecto a las libertades y la participación de los ciudadanos en la dirección de la sociedad en una igualdad de condiciones sociales; por lo que siguiendo el pensamiento sartoriano, la democracia no es aquí lo contrario de un régimen opresor, sino a la “aristocracia”. Entendida la democracia como una estructura social horizontal, en lugar de una estructura social vertical. A rma Sartori que: Después de Tocqueville, es Bryce quien mejor representa a la democracia como ethos, como un modo de vivir y convivir y, en consecuencia, como una condición general de la sociedad. Para Bryce (1888) democracia es, prioritariamente, un concepto político; pero también para él la democracia estadounidense se caracterizaba por una ‘igualdad de estima’, por un ethos igualitario que se resuelve en el valor igual con el que las personas se reconocen las unas a las otras. Entonces, en la acepción original del término, ‘democracia social’ revela una sociedad cuyo ethos exige a sus propios miembros, verse y tratarse socialmente como iguales.91 La idea de democracia económica es correlativa a la social Por lo que respecta a la idea de democracia económica, este principio está fuertemente entrelazado con el anterior pues se condicionan mutuamente. La idea de democracia económica tiene su correlativo en la idea de democracia social. Esta igualdad se da en lo jurídico-político, mientras que en aquélla, la igualdad tiene su basamento sobre una igualdad de status. En ese sentido, democracia económica es consubstancial a situación económica, en otras palabras, es la eliminación de los extremos, tanto de pobreza como de riqueza, y consecuentemente una distribución equitativa del bienestar económico y social. 7. EL CONCEPTO CONSTITUCIONAL DE LA DEMOCRACIA Según el artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la soberanía nacional reside esencial y originalmente en el pueblo, por lo que, el pueblo tiene siempre el derecho inalienable de alterar o modi car l a f or m e n q ue s e gobi er na, ya que e l poder públ ico, sól o a puede ser entendido, histórica y políticamente, para bene cio del p ropio 91 92 Es la voluntad del pueblo mexicano constituir un gobierno democrá- Idem. El concepto de democracia al igual que el de la soberanía, como ya lo hemos estudiado con anterioridad, es un término equívoco y polémico, que es utilizado en todos los regímenes contemporáneos occidentales, que se autocali can de democráticos. 62 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Implicación de una marcada carga ideológica en el concepto democra- pueblo; ello quiere decir que, en la Constitución, es la soberanía del pueblo la que con g y c onforma l a m ura anera d e organizarse políticamente; por lo que mediante el ejercicio de dicha soberanía, el pueblo dice el cómo y el para qué de su organización política. Si ello es así, consecuencia lógica es lo señalado en el artículo 40 de la propia Ley Fundamental, que indica la voluntad del pueblo mexicano, de constituirse en una República, representantiva y democrática. La idea de democracia plasmada en la Constitución Mexicana, es un concepto básico de su estructura gubernamental92: La democracia es una categoría política, que se ha generalizado en las sociedades contemporáneas, definiéndosele, como democracia de corte liberal 93 . C onsiste en un régimen político en el que el pueblo tiene la doble faceta de gobernante y gobernado; donde se dan elecciones populares de los gobernantes, donde hay garantías individuales; donde se da el principio de división de poderes, donde hay un régimen de partidos y en donde existe pluralismo ideológico y la alternancia en el poder. Como puede observarse el concepto de democracia, contiene una marcada carga ideológica, en este caso, la del Constituyente de Querétaro. El c ontenido ideológico como presupuesto democrático, se encuentra consagrado en el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el que se señala que la democracia, no solamente 93 DUVERGER, Maurice. Instituciones Políticas y Derecho Constitucional. Ed. Ariel. Barcelona, España, 1970, p.70. “Los sistemas políticos liberales funcionan en unas sociedades con rasgos claramente marcados: sociedades capitalistas fundadas en la libre empresa, el “laisser-faire, laisser-passer”, y la propiedad privada de los medios de producción; sociedades industriales, fundadas en un desarrollo técnico muy avanzado; sociedades individualistas, fundadas en la ideología liberal. Por otra parte, los sistemas políticos liberales se desarrollaron primero, generalmente, en el interior de sistemas monárquicos y aristocráticos, de los que han conservado ciertos rasgos, reemplazándolos. Y, por último, han sufrido la in u enci a del desar rol lo c oncom tant e de i otros sistemas y de otras ideologías”. 94 Aprobada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948. 95 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Artículo 35. Son prerrogativas del ciudadano: I. Votar en las elecciones populares; II. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular y nombrado para cualquier otro empleo o comisión, teniendo las calidades que establezca la ley; III. Asociarse individual y libremente para tomar parte en forma pací ca en los asuntos políticos del país; ... 96 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Artículo 36. Son obligaciones del ciudadano de la República: ... III. Votar en las elecciones populares en los terminos que señale la ley; IV. Desempeñar los cargos de elección popular de la Federación o de los Estados, que en ningún caso serán gratuitos, y V. Desempeñar los cargos concejiles del municipio donde resida, las funciones electorales... DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 63 debe entenderse como una mera estructura jurídica y un régimen político, “sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento, económico y social del pueblo”. Lo anterior se encuentra enmarcado en la ideología liberal, burguesa, occidental inscrita en la llamada Declaración Universal de Derechos Humanos94, que en su artículo 21 establece: “1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos”95; 2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país96; 3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”.97 México, signatario de la declaración universal México es signatario de esta declaración, por lo que en los términos del artículo 133 de la Ley Fundamental, el cual señala: “Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República con aprobación del Senado, seán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada Estado se arreglarán a dicha Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las Constituciones o leyes de los Estados”. IV. LA REPRESENTACIÓN 1. EL CONCEPTO DE REPRESENTACIÓN Etimológicamente este vocablo proviene del latín representatio y éste de repraesento (hacer presente, poner ante los ojos, representar, reproducir); Diversas connotaciones del concepto representación 97 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Artículo 41, base III. La organización de las elecciones federales es una función estatal que se realiza a través de un organismo público autónomo denominado Instituto Federal Electoral, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, en cuya integración participan el Poder Legislativo de la Unión, los partidos políticos nacionales y los ciudadanos, en los terminos que ordene la ley. En el ejercicio de esa función estatal, la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad serán principios rectores. 98 International Encyclopedia of the Social Sciences. Representational Systems., vol.13.The Free Press. Nueva York, 1968, p.465. 64 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL a su vez repraesento, en clásica concepción, deriva de repraesum (estar delante, estar al frente de), que se divide en prae, con origen en la raíz sánscrita pra, que refuerza la signi cación del verbo s um, l o m ismo q ue la expresión colectividad. C omo casi todos los términos políticos o sociológicos tienen una connotación equívoca, entre las acepciones ya decantadas se encuentran las que contienen los siguientes signi cados: como i dea d m e andato; c omo idea de representatividad propiamente dicha (parecido o similitud) y como idea de responsabilidad98. 2. EVOLUCIÓN DE LA IDEA DE REPRESENTACIÓN La idea de representación lleva implícita una concepción política con relación a la democracia directa o indirecta (representativa). En ella se encuentra la ya antigua polémica de la legitimidad, es decir, la conveniencia o calidad de la representación política. Efectivamente, esta controversia p odría resumirse en los dos grandes planteamientos respecto de la representación como categoría histórico-política. Frente a frente, los poderosos pensamientos de Jean Jacques Rousseau (El Contrato Social) y Emmanuel J. Sieyès (¿Qué es el Tercer Estado?). Para el primero, la democracia directa es el desideratum de toda sociedad organizada políticamente. que propone a los griegos como modelo a igualar, pues a rmaba: “...entre l os griegos e l pueblo h acía p or s í m ismo t odo cuanto tenía que hacer: estaba incesantemente reunido en la plaza pública. Habitaba Naturaleza histórico-política de la representa- La soberanía no puede ser representada, sólo el gobierno un clima suave, no era codicioso... su principal ocupación, su permanente meta era su libertad”; agregaba que de los trabajos se encargaban los esclavos y criticaba a la sociedad de su tiempo, cuando les reprochaba “...concedéis más al lucro que a la libertad teméis menos la esclavitud que la miseria”99. En su obra dice Rousseau que: “La Soberanía no puede ser representada por 99 ROUSSEAU, Jean Jacques. Op. Cit. Supra, nota 48. Libro Tercero. Cap. XV, p. 99. Ibid., p. 98. “El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña; lo es sólo mediante la elección de los miembros del Parlamento; tan pronto como éstos son elegidos, cae en su condición de esclavo, no es nada. El uso que hace de su libertad en los cortos momentos que la disfruta es tal, que bien merece perderla.” 101 Idem. 100 DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 65 la misma razón de ser inalienable”; y a rma que l a esencia de l a soberanía es la voluntad general y que a ésta no se le puede representar; por lo tanto, al decir del ginebrino, “Los diputados del pueblo no son ni pueden ser representantes; son únicamente sus comisarios y no pueden resolver nada en de n itiva” y a grega: “Toda l ey que e l pueblo e n persona no r ati ca es 100 nula” . El ginebrino a rma que: “ No s iendo l a L s ino l a encarnación ey de la voluntad general, es evidente que en el poder legislativo el pueblo no puede ser representado; pero puede y debe serlo en el poder ejecutivo, que no es sino la fuerza aplicada a la ley”101. Advierte que los pueblos m odernos que se creen libres tienen representantes, a diferencia de l os antiguos que no los tenían y sentencia: “...tan pronto como un pueblo se da representantes, deja de ser libre y, además, deja de ser pueblo” 102 ( Sin embargo Jean Jacques Rousseau acepta el gobierno representativo como un mal necesario). Por su parte, Emmanuel Sieyès considera que la representación es la base misma de la organización estatal. Lo que para Rousseau es un mal inevitable para Emmanuel Sieyès es el mejor sistema de gobierno. Dice Sieyès que los ciudadanos le pueden dar su con anza a una parte de entre ellos, y que la representación deviene de la necesidad y utilidad comunes, pues a esa minoría se le ha dado tal status, por considerarla más capaz para conocer e interpretar el interés general; de ahí que los ciudadanos que nombran a sus representantes renuncien a hacer por sí mismos la ley, sin que por ello pierdan la in u enci a y p oder que t ienen s obr e s us mandatarios. Sieyès argumenta el porqué de la necesidad de la representación, pues a rm que l a e nor m pl u al id d e c i u a e r ad dadanos , no t iene ni su cien e t instrucción, ni su ciente ocio que l e haga posible ocuparse directamente de las leyes. Para él no es necesario que el pueblo se gobierne a sí mismo, ya que una gran Nación no puede reunirse completa toda las veces que lo exijan las circunstancias, por lo tanto, se hace menester que ella confíe a sus representantes los poderes necesarios para la ocasión. Un cuerpo de representantes extraordinarios suple a la asamblea de toda la nación. No hay necesidad, sin duda, de que éstos hayan sido encargados de la plenitud de la voluntad nacional; basta con 102 Idem. 103 un poder especial cuando se trate de casos 1989, pp.113 y 114. SIEYÈS, Emmanuel. ¿Qué es el Tercer Estado? Ed.UNAM. México, no frecuentes. Este La representación como base de la organización esta- Argumentación de la necesidad de la representación 66 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL La razón pública como principio de asociación cuerpo de representantes extraordinarios reemplaza a la nación en su independencia de todas las formas constitucionales. No es necesario, aquí tomar tantas precauciones para impedir los abusos de poder, puesto que estos representantes no son diputados más que para un solo asunto y únicamente por un tiempo determinado. Y yo digo que ellos no tienen que someterse a las normas constitucionales, sobre las cuales han de decidir, por las siguientes razones: 1a. Sería contradictorio porque, siendo esas formas indecisas, a ellos les toca regularlas. 2a. Ellos no tienen nada que decir sobre aquellos asuntos para los cuales se habían jado las formas positivas. 3 a. Ellos ocupan el lugar de la nación cuando se trata de regular la Constitución y son, por lo tanto, independientes como la nación misma. Les basta querer como quieren los individuos en estado de naturaleza. De cualquier manera que hayan sido diputados, de cualquier forma que se reúnan y de cualquier forma que deliberen, siempre que no se ignore (y la nación no puede ignorarlo) que obran en virtud de un mandato extraordinario de los pueblos, su voluntad común valdrá tanto como la de la nación misma.103 3. NATURALEZA POLÍTICO-JURÍDICA DE LA REPRESENTACIÓN Las instituciones políticas de las democracias liberales, tienen su origen en el seno de las monarquías europeas, donde tendieron a establecer frente al rey una representación104. Esa idea de representación va a tener una evolución, hasta llegar a lo que hoy entendemos como régimen político occidental, es decir a un sistema de representación, basado en elecciones libres, separación de poderes que garantiza el control del gobierno por el parlamento o congreso, así como cierta jerarquía de normas jurídicas basadas en el principio de la ratio publica, razón pública, que puede describirse diciendo que: La razón pública es principio de asociación bajo un régimen jurídico en el que la sociedad política, de hombres libres e iguales, actúa en función de intereses de orden superior y primarios para construir una justicia política, que se reconoce erga omnes como necesaria en la conformación y la acción de gobierno...La razón pública es la función política, que el cuerpo colectivo ejerce al imponer normas de orden jurídico. Dicha normatividad, por obvias razones, contiene el derecho político y en consecuencia la justicia electoral; así, la idea de la razón pública, no sólo rige el discurso político, sino también la forma en que los ciudadanos construyen las instituciones políticas para la integración de la representación popular y con ello el acceso de los propios ciudadanos al ejercicio del poder público.105 104 105 Procedimiento para la designación de los gober- Asambleas de Estado. Siglo XIV. Se conservan en Gran Bretaña, bajo la forma de Parlamento. PÉREZ GÁNDARA, Raymundo. Los Partidos Políticos como Entidades de Interés Público. Revista Ágora. Órgano de Difusión del Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado de Hidalgo. México: TEPJEH. Año II. No. 4, mayo-agosto, 1998; y en: Boletín del Centro de Capacitación Judicial Electoral. Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Año 5. No. 5. Septiembre-octubre 1999, pp.1 y 3 a 6. DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 67 4. REPRESENTACIÓN POPULAR Y ELECCIONES Las elecciones constituyen el procedimiento para la designación de los gobernantes; sin embargo, los liberales han descon ado d ur ant e m cho u tiempo de la elección, porque concedía un medio de acción considerable a las masas populares. La burguesía, que utilizó las elecciones para quitar el poder a la aristocracia, no quería que aquél le fuese arrebatado de idéntica manera. La teoría liberal de la representación y de la elección tiene muchos matices y a veces conduce a restringir el sufragio. En la práctica, el desarrollo de la elección se ha realizado de una manera continua, por la lógica misma de la razón pública. Este desarrollo de las elecciones ha creado instituciones que desempeñan un papel de mediadores entre los elegidos y los electores (los sistemas políticos). Por otra parte, las diferentes modalidades de los sistemas electorales conducen a dar signi cado a l as opciones de los electores mediante los sistemas de partidos106. 5 . ANTECEDENTES INMEDIATOS DE LA REPRESENTACIÓN POPULAR La corriente de pensamiento político de la representación popular, tuvo su origen a partir de los siglos XVII y XVIII. En la elección de los gobernantes por los gobernados, se consideró que el elegido representaba al elector; es decir, en una especie de noción jurídica de la representación que se da en el derecho privado (teoría del mandato civil), según la cual una persona, mandante, da a otra, mandatario, el derecho de actuar en su nombre y representación, soportando la primera las consecuencias de los actos efectuados por la segunda. Esta idea del derecho privado, va a tener su adecuación propia en la teoría de la representación del derecho público. 6. LA REPRESENTACIÓN FRACCIONADA E sta doctrina recibe el nombre clásico de teoría de la “soberanía fraccionada”. Consecuentemente, re ere a una r epresentación i gualmente fraccionada, es decir, cada ciudadano tiene una parte alícuota del mandato 106 El pensamiento político de la representación popular Soberanía fraccionada Cfr. DUVERGER, Maurice. Op. Cit. Cap. II. Primera Parte. 68 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL que cada elector otorga al elegido. La doctrina de la representación fraccionada conduce, en primer lugar al sufragio universal, ya que cada ciudadano participa en la elección de los gobernantes como expresión de su propia soberanía; en segundo lugar conduce a la teoría del llamado electorado-derecho, según la cual el voto es para cada ciudadano un derecho que le pertenece en virtud de su parte proporcional de soberanía (soberanía a la cual no puede renunciar ni nadie puede privarle). E n otro orden de ideas, la doctrina de la soberanía fraccionada o representación fraccionada, conduce a la tesis del mandato imperativo. En él, el elegido depende irremediablemente de la voluntad del elector. Dice Duverger que por esta razón la teoría de Rousseau, ha sido descartada durante mucho tiempo en bene cio de l a teoría de l a soberanía nacional; sin embargo, la lógica misma de los principios democráticos lleva de nuevo a ella107. Después de la segunda guerra mundial, en las democracias occidentales se ha desarrollado ampliamente la Teoría de la Soberanía Fraccionada, que se define como one man, one vote, que aparentemente traduciría la doctrina rousseauniana; no obstante, con la variable del sistema de p artidos se transforma la representación hacia un sentido colectivo, desvirtuándose así dicha tesis. 7. LA REPRESENTACIÓN NACIONAL Durante la Revolución Francesa, la asamblea constituyente, se vio en la necesidad de crear una nueva idea de la representación, en la que se pretendió demostrar que la soberanía no pertenecía de manera indivisible a los ciudadanos, sino a la Nación. Ello era necesario toda vez que, como ya se apunta en rubros anteriores, la burguesía, que había utilizado las 107 One man, one vote Soberanía como parte perteneciente DUVERGER, Maurice. Op. Cit. Supra, nota 93, p. 116. El concepto de nación utilizado por los ideólogos de la burguesía francesa del siglo XVIII a la caída del Directorio, fue necesariamente contra-revolucionario, con una sólida carga ideológica, que no era otra, sino la reacción de la burguesía para impedir cualquier movimiento o rebelión por parte del populacho; justificando con dicha conceptualización su permanencia en el poder, dejando de esta manera fuera al pueblo en el ejercicio del mismo. 108 DEMOCRACIA Y REPRESENTACIÓN COMO PRESUPUESTOS DEL DERECHO ELECTORAL 69 elecciones, basadas en el concepto de soberanía individual para quitar el poder a la aristocracia, observó que con la misma ideología le podría ser arrebatada a ella misma, ahora el poder político. Corresponde a Emmanuel Sieyès, elaborar todo el andamiaje teórico en su famosa obra ¿Qué es el Tercer Estado?. Para el antiguo miembro del triunvirato de cónsules burgueses, la soberanía reside en el pueblo, más no como esencia, naturalmente considerada, sino como ente estable que se identi ca c on l a Na ci ó 108 donde pretende conjugar lo que llama los n valores históricos, como constantes de un pueblo. Si la titularidad de la soberanía corresponde a la Nación y no a los ciudadanos, el poder electoral se atribuye a estos últimos únicamente como órgano encargado de designar a los representantes de la Nación. Si esto es así, al ejercitar el voto están cumpliendo una función pública, más no ejercitando un derecho. En ese orden de ideas, ningún ciudadano puede pretender un derecho de voto que le pertenezca sino es la Nación quien tiene la facultad de atribuir el poder electoral únicamente a aquellos que considere dignos o aptos, por lo tanto, el sufragio no tiene por qué ser universal, pues como se decía en líneas anteriores, la cualidad de elector única y exclusivamente re ere a una función pública que la Nación concede de acuerdo a su conveniencia. Esto es lo que la teoría ha llamado el “electorado-función”. Lo que permite justi car todo tipo de restricciones al derecho de voto. La noción de ‘electorado-función’ sólo es la primera consecuencia de la teoría de la soberanía nacional. El carácter colectivo del mandante -la nación- tiene también como corolario el carácter colectivo del mandatario: un diputado no representa a sus electores y a su circunscripción, sino que el conjunto de los diputados representa a toda la nación. Por otra parte, si el mandato de representación lo concede la nación, colectividad que no puede expresarse por sí misma, los diputados son la única expresión posible de la voluntad nacional: ejercen un ‘mandato representativo’ que, en la práctica, conduce a la soberanía parlamentaria. La nación se encuentra así despojada de hecho de la soberanía que se le reconoce de 109 110 El electorado-función El mandato imperativo en la tesis de Rousseau DUVERGER, Maurice. Op. Cit. Supra, nota 93, pp. 117 y 118. Los Cuadernos de Agravios, redactados en el momento de elecciones para los Estados Generales, 1789, constituían instrucciones de este tipo. Toda proporción guardada, los programas y plataformas políticas de los candidatos actuales, tienen la misma idea. 70 APUNTES DE DERECHO ELECTORAL derecho.109 Libertad de los representantes en cuanto a sus actos y decisiones 8. EL MANDATO IMPERATIVO El mandato imperativo corresponde a la corriente de la soberanía y la representación fraccionadas. Esta idea política traslada al Derecho Público el concepto de mandato del Derecho Privado; de ahí que la designación de un diputado es un mandato que le dan sus electores para actuar en su lugar; por lo tanto, el mandatario debe ceñirse estrictamente a las instrucciones de sus mandantes, es decir, recibe de éstos un “mandato imperativo”, lo que signi ca, que l os electores dan a l e legido l as i nstrucciones que e ste debe seguir y ejecutar al pie de la letra110. En la tesis rousseauniana, el mandato imperativo no sólo implica, que el elegido deba ajustarse a las instrucciones de su elector, sino que éste además

Textbooks related to the document above:

Find millions of documents on Course Hero - Study Guides, Lecture Notes, Reference Materials, Practice Exams and more. Course Hero has millions of course specific materials providing students with the best way to expand their education.

Below is a small sample set of documents:

Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
74APUNTES DE DERECHO ELECTORALNocin de con-Empezar re rindom al e concept o que es la noci bsi ca por excel enci a. n Concepto es la .idea que concibe o forma el pensamiento1. A travs de los conceptos cada uno de nosotros captura en el intelecto la rea
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
170APUNTES DE DERECHO ELECTORALEncargo constitucional de organizar las eleccionesA continuacin, se precisa cmo la Constitucin General encarga al Instituto Federal Electoral la funcin estatal de organizar las elecciones, tarea que comprende un ncleo de
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
224APUNTES DE DERECHO ELECTORALEn efecto, en primer lugar, se requiere contar con un registro general que contenga los datos de todos los ciudadanos de un determinado pas, as como de otro que espec cam nt e c ont enga l o de l o ci u e s s dadanos empad
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
292APUNTES DE DERECHO ELECTORALVisin de la organizacin electoralPara ejercer su derecho al voto, el ciudadano necesita registrarse en el padrn electoral y obtener su credencial de elector. El da sealado para la celebracin de los comicios, acude a la me
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
350APUNTES DE DERECHO ELECTORAL1. CONCEPTO De las anteriores consideraciones, tenemos que sealar que candidato y frmula son diferentes, el primero atiende a requisitos de elegibilidad, en tanto que la segunda atiende a las caractersticas de los sistemas
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
400APUNTES DE DERECHO ELECTORALAtributos del hombreEn efecto, la inteligencia y la razn como atributos exclusivos del hombre, lo hacen que sea diferente al mundo de los animales y de las cosas, sin olvidar que los animales tambin tienen vida, pero que
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
478APUNTES DE DERECHO ELECTORALMxico mediante las distintas leyes electorales durante el perodo de 1911 a 1993, y su reconocimiento e incorporacin al texto constitucional. La segunda fase aborda el funcionamiento de los partidos polticos que tiene como
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
524APUNTES DE DERECHO ELECTORALn anciamiento a l os p artidos polticos en varios pases, por ejemplo, C osta Rica en 1957, Alemania en 1959, Suecia en 1965, etc. En nuestro pas, es en 1963 cuando aparecen los primeros intentos legislativos para otorgar p
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
574APUNTES DE DERECHO ELECTORALNo podemos dejar de comentar que la bibliografa referente al tema es exigua, la hemerografa vasta pero con relacin a esas particularidades que comentbamos que lo circundan. En el programa en particular que nos sujeta, las
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
602APUNTES DE DERECHO ELECTORAL La trascendencia de los medios masivos de comunicacin en el desarrollo del proceso electoral. Al elaborar un cuadro representativo de esta temtica quedara el siguiente:OTROS ACTORES ELECTORALES603En resumen, son cuatro
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
694APUNTES DE DERECHO ELECTORAL1. La justicia El concepto justicia se ha utilizado en dos sentidos de diferente contenido y alcance: por una parte, se ha usado para designar el criterio ideal del Derecho, en un sentido racional y de valor; y, por otra p
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
790APUNTES DE DERECHO ELECTORALSin pretender de manera alguna agotar el tema espinoso de si la sancin es parte esencial de la norma, debe quedar sentado desde ahora, que en trminos generales sta establece un deber jurdico y correlativamente tambin prev
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
844APUNTES DE DERECHO ELECTORALDerecho Electoral y la democraciade origen del segundo de los autores (Espaa), se puede en la actualidad articular en concordancia con este autor, la idea de que la legitimidad de las instituciones pblicas depender de la
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
904APUNTES DE DERECHO ELECTORALCompetencia de rganos jurisdiccionales en materia electoralEs hasta el ao de 1996 cuando, con las reformas efectuadas a la Constitucin Poltica de los Estados Unidos Mexicanos, se le con ri a la Suprema Corte de Justicia d
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
966APUNTES DE DERECHO ELECTORAL Desde un punto de vista terico, a travs del cual procuraremos, acorde con lo establecido por diversos tratadistas, precisar qu es la funcin y el acto jurisdiccional electoral y cales son sus principales caractersticas;Pe
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
1048APUNTES DE DERECHO ELECTORALsu realizacin en resoluciones jurisdiccionales se requiere de una evolucin1 , la equidad en materia procesal es un valor subjetivo, huidizo, difuso y por lo tanto complicado de objetivizar. Otro tanto sucede con otros pri
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
1098APUNTES DE DERECHO ELECTORALhumanos, es imprescindible que el rgimen legal contenga los correctivos necesarios y suficientes para evitar actos irregulares derivados de la administracin de justicia. De igual manera, el sistema judicial debe contempla
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
1138APUNTES DE DERECHO ELECTORALsecuela de un procedimiento del orden jurisdiccional, sepa pedir el reconocimiento de su derecho si es el actor, o bien, sepa defenderlo si se trata del demandado; o en su defecto, tenga la capacidad de otorgarlo a quien
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Index of /libros Parent Directory Cap-1.PDF Cap-10.PDF Cap-11.PDF Crditos.cdr Directorio.cdr Logo.cdr Portada.cdr Separador x Autor.cdr bibliografia.PDF button1.swf button2.swf cap-12.PDF cap-13.PDF cap-14.PDF cap-15.PDF cap-16.PDF cap-17.PDF cap-18.PDF
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
NDICE Libro IPresentacin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IX Prlogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XI ndice de abreviaturas y siglas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Beatriz MagaloniVoting for Autocracy: Hegemonic Party Survival and its Demise in Mexico(forthcoming, Cambridge University Press)Stanford University magaloni@stanford.eduChapter 1: Equilibrium party hegemonyAll autocratic regimes face two dilemmas: fi
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
A Formal Analysis of Legislative Turnover: Women Candidates and Legislative Representation R. Darcy; James R. Choike American Journal of Political Science, Vol. 30, No. 1. (Feb., 1986), pp. 237-255.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0092-5853%28
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
"Adis" to the PRI? Changing Voter Turnout in Mexico's Political Transition Joseph L. Klesner; Chappell Lawson Mexican Studies / Estudios Mexicanos, Vol. 17, No. 1. (Winter, 2001), pp. 17-39.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0742-9797%28200124%2
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
An Electorate Adrift? Public Opinion and the Quality of Democracy in Mexico James A. McCann; Chappell Lawson Latin American Research Review, Vol. 38, No. 3. (2003), pp. 60-81.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0023-8791%282003%2938%3A3%3C60%3AAE
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Diferenciacin social en Mxico y cambio en el patrn de legitimidad (Social Differentiation in Mexico and Changes in Legitimacy Patterns) Ren Milln Revista Mexicana de Sociologa, Vol. 64, No. 1. (Jan. - Mar., 2002), pp. 189-206.Stable URL: http:/links.jsto
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Explaining Increasing Turnover Rates among Presidential Advisers, 1929-1997 Matthew J. Dickinson; Kathryn Dunn Tenpas The Journal of Politics, Vol. 64, No. 2. (May, 2002), pp. 434-448.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0022-3816%28200205%2964%3A
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Federalismo y democracia: las dos dinmicas de la transicin mexicana (Fedaralism and Democracy: Two Dynamics of the Mexican Transition Process) Diego Reynoso Revista Mexicana de Sociologa, Vol. 64, No. 1. (Jan. - Mar., 2002), pp. 3-30.Stable URL: http:/li
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Gobernabilidad y consolidacin democrtica: sugerencias para la discusin ngel Flisfisch Revista Mexicana de Sociologa, Vol. 51, No. 3. (Jul. - Sep., 1989), pp. 113-133.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0188-2503%28198907%2F09%2951%3A3%3C113%3AGYC
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
House Turnover and the Principle of Rotation Robert Struble, Jr. Political Science Quarterly, Vol. 94, No. 4. (Winter, 1979-1980), pp. 649-667.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0032-3195%28197924%2F198024%2994%3A4%3C649%3AHTATPO%3E2.0.CO%3B2-A
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
How Important is Elite Turnover to Policy Change? Gregory G. Brunk; Thomas G. Minehart American Journal of Political Science, Vol. 28, No. 3. (Aug., 1984), pp. 559-569.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0092-5853%28198408%2928%3A3%3C559%3AHIIETT
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Incumbency and Electoral Turnover in Latin America Robert H. Dix Journal of Interamerican Studies and World Affairs, Vol. 26, No. 4. (Nov., 1984), pp. 435-448.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0022-1937%28198411%2926%3A4%3C435%3AIAETIL%3E2.0.CO
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
La dificultad de perder: el partido oficial en la coyuntura de 1988 Silvia Gmez Tagle Revista Mexicana de Sociologa, Vol. 51, No. 4. (Oct. - Dec., 1989), pp. 239-260.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0188-2503%28198910%2F12%2951%3A4%3C239%3ALDD
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
New Federalism, Intra-Governmental Relations and Co-Governance in Mexico Peter M. Ward; Victoria E. Rodriguez Journal of Latin American Studies, Vol. 31, No. 3. (Oct., 1999), pp. 673-710.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0022-216X%28199910%2931
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Preference Voting and Turnover in Italian Parliamentary Elections Richard S. Katz; Luciano Bardi American Journal of Political Science, Vol. 24, No. 1. (Feb., 1980), pp. 97-114.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0092-5853%28198002%2924%3A1%3C97%
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Tenure and Turnover of Legislative Personnel Charles S. Hyneman Annals of the American Academy of Political and Social Science, Vol. 195, Our State Legislators. (Jan., 1938), pp. 21-31.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0002-7162%28193801%29195%
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
The Family Factor in State Legislative Turnover Diane Kincaid Blair; Ann R. Henry Legislative Studies Quarterly, Vol. 6, No. 1. (Feb., 1981), pp. 55-68.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0362-9805%28198102%296%3A1%3C55%3ATFFISL%3E2.0.CO%3B2-E Le
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Democratizacin, pluralizacin y cambios en el sistema de partidos en Mxico, 1991-2000 (Democratization, Pluralization and Changes in the Party System in Mexico, 1991-2000) Guadalupe Pacheco Mndez Revista Mexicana de Sociologa, Vol. 65, No. 3. (Jul. - Sep.,
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Turnover in State Legislatures Alan Rosenthal American Journal of Political Science, Vol. 18, No. 3. (Aug., 1974), pp. 609-616.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=0092-5853%28197408%2918%3A3%3C609%3ATISL%3E2.0.CO%3B2-W American Journal of Politic
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Voter Behavior in Democratizing Nations: Reconsidering the Two-Step Model Philip Paolino Political Research Quarterly, Vol. 58, No. 1. (Mar., 2005), pp. 107-117.Stable URL: http:/links.jstor.org/sici?sici=1065-9129%28200503%2958%3A1%3C107%3AVBIDNR%3E2.0.
Instituto Superior de Economia y Administracion de - EC - EC001
Cambridge University Press 978-0-521-86247-9 - Voting for Autocracy: Hegemonic Party Survival and its Demise in Mexico Beatriz Magaloni Excerpt More informationIntroductionIn this book I provide a theory of how hegemonic-party autocracies sustain their
Drexel - ACCOUNTING - 318
CHAPTER 3THE ACCOUNTING INFORMATION SYSTEMTRUE/FALSEAnswerF T F F T T F T F TNo.1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10.DescriptionRecording transactions. Nominal accounts. Liability and stockholders equity accounts. Steps in accounting cycle. General journ
Cornell - CHEM - 1570-001
Page 2 of 7 1 (10 points) (a) Provide the proper IUPAC name for the following compound: OH(b) In the box below each one, convert the two IUPAC chemical names to clear skeletal structures: (Z)-2-bromo-2-chloro-4-ethyl-3-heptene 5-(methylthio)-5-(1-methylp
Cornell - CHEM - 1570-001
Page 2 of 7 1. (20 points) (a) Draw the structure of 6,6-dimethyl-1-octen-4-yne in the box below.(b) In the box below, draw the (R)-enantiomer of the compound listed, clearly showing the configuration using wedges and dashed lines. O CH2 CH P D C N(c) H
Cornell - CHEM - 1570-001
Page 2 of 7 1. (21 points) Select from the following list of eight solvents (or solvent mixtures) in answering parts (a) through (g) below. Using the name or formula for a solvent, write your answers in the appropriate box below each question. Note that a
Cornell - CHEM - 1570-001
P ti) te*, 5 sr $ \P 6 ;.r ? 5\ -_(l ' \\_, \ J -1 .,\\-- T\, . /lI-.-\(")A )1-g,J l( c ) Nttr -'fft ')\ A ] tl 1, g - C-r9,\, ,\(r) L6etFt-?r5)(ft,-l* --).'\n(qi (aA),N*il "&I L4-+N I|(.(1r)\ -(/ . , \:\ 3 -b:(')"cfw_-Jy
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #1 FALL, 2009 Please answer problems 76, 78, 83, 92, and 93 in Chapter 1 of Bruice. Also answer the following questions: (1) (2) One Kekul structure for diazomethane is CH2=N=N. Draw the corresponding
Cornell - CHEM - 1570-001
' q$fQWt"^ t " $ r.(l t. vI,\'-' t 't" cfw_/ 4 ) \/ r\$)rruec) $,-,JF;. "q.*')H.#*&.\t)r)q.;' \.,.^*.V^lr"rt*") | *JiA^") Q\ bJ\LAt"*I'.;U"- u'l 'tc)\ -(x'-J ( t.,-f : l )r l fn)1 - 'r'"Jrr-tJ:'Y'()tr) ! r'y*.f9'* ,* AI[l#^f*' .), ,;1 -i"*y-+
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #2 FALL, 2009 Please answer problems 48, 51, 57 and 58 in Chapter 2 of Bruice. Also answer the following questions: (1) Draw the preferred conformation of trans-3-methylcyclohexanol in realistic perspe
Cornell - CHEM - 1570-001
i5P)?w^ 5 <t s 3Al1t"re5b ( 'D(^) u*rz'lgt,f=,0 u/:t- c.'o7 + [ \'". f l Ci!t.,i.\) O /"b ( - l".,t' 't (,) U, h,-t \(6[l , ,\- ( cfw_U\\tP('V-'\,^"t)r.-_-_rO"g'-rlo;,r^d* *fH[ r.-.9zlrAlt(,\), / - (, \A[t.al'\" ' ila\ t'A
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Organic Chemistry I PROBLEM SET #3 FALL, 2009 Please answer problems 18, 36, 38 and 39 in Chapter 3 of Bruice. Also answer the following questions: (1) Calculate the degree of unsaturation in Plavix, whose formula is C16H16ClNO2S. Then, ind
Cornell - CHEM - 1570-001
$trk*cfw_V,W^ 5o. s tI xfwea5(,u L\ ('t*)LL\\kf\)-*n>'-!5 C) t^(,Ccrl!t^.,L -ioz-t^-r^' |,i' cfw_-nl\,L - l -\ j l.,1 14,)i-.u ^Y-*-J^ 5 r^ :/L,ll+^'J r \I J'l)Y.t $ r!+*f\ \ h0 ,!\o/-."l . "1 tt1 L'"'l* t/'\ou'u-" cfw_trA\,
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #4 FALL, 2009 Please answer problems 42, 43, 45, 59 and 60 in Chapter 4 of Bruice, and the following questions: (1) Reaction of either 1-butene or 2-butene with HCl gives the same product, by way of th
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Organic Chemistry I PROBLEM SET #5 FALL, 2008 Please answer problems 61, 63, 66, 74, 84 and 92 in Chapter 5 of Bruice, and the following questions: (1) Two stereoisomers of the compound (NH3)2PtCl2 are known, and they have different physica
Cornell - CHEM - 1570-001
[]t'b* S ., t :["lbwere';h *:i'tI (t) t g) - r -L*^'- -AL.^ - a -[l* ' r -r'sA']J'o*'-rC ( rl-,lQ- l ',1^L*^-+-p^f;t(A) ( Zr - ) -lr."o * r - l J* - '- [l'"to t w.t-[t -[*-+- 4 l1t - r-#*^\1-) (fi ( O- i ,)- I \^* - *, l - J ^\f,)t - ) - > (L'
Cornell - CHEM - 1570-001
a, P'2,n,.^ A'[s tr*<rz:( 6 *&(,1^'=ilu'I1(* pl *ft)rL l r]cr (,n,LJIr q oo);^/r'9r. k utA ( p-ltff"1.,1,[ " r.fRi-4bt tr , I -"'t.r+lu.tlrt \llq-\ ft &cz< ? .) /1i(. r i I \ll/P'r \' ) \ t i l x -W r (LL IrlL _0' ' -L-l\| 1,.l \ r ,i
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #6 FALL, 2009 Please answer problems 28, 31, 32, 38 and 44 in Chapter 6 of Bruice, and the following questions:(1) Outline a step-by-step synthesis of disparlure (shown below) which is the attractant
Cornell - CHEM - 1570-001
5 ,-, [ 1 P,u*.*l\ ^:|t'-tec1f o ^ri l +,J-2It-\ftz'"-z'*\@,a-\t->Z.-rrV-\f*) \-,/"Stv@r/V\lu)1-:1 .-. )/ \Yr(r-\tr.,ll\E/)-<->*0')=/ /N\ / .-\ vr-"tO(a 1rv(a)\ S-_oOr'(o6\-11r-\F \:z1\?:.\_1. \ tY \tF)/_.\,.(!./ l
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #7 FALL, 2009 Please answer problems 43, 45, 71 and 80 in Chapter 7 of Bruice (note: the answers to problems 61 and 68 in the Study Guide contain errors!) and the following questions: (1) How could the
Cornell - CHEM - 1570-001
K'IJ6cfw_8 l w*^ 5 .,.NXg2 -Wl 0 ;), ( ") t ,9 \^) ilre6 i^cfw_\1) A ftF^J .(,VI\.[)(')[.lr)I)((F)e)(0 tl,ol^-* ( r.:*/.,pr"l,f,1 \^,:4 b^,^IA l*^,> c \t/ -o").,^L;tJ. ^.^,r["w . ,tr-,' *^,n. t".'J'o t\-\*l' I lol*'cfw_-' Y f-"r\r p7vv
Cornell - CHEM - 1570-001
Chemistry 3590 Honors Organic Chemistry I PROBLEM SET #8 FALL, 2009 Please answer problems 35, 39, 48, 54 and 61 in Chapter 8 of Bruice and the following questions: (1) Indicate how would you carry out the following chemical transformations by listing spe
Cornell - CHEM - 1570-001
t (n,n.* Snr 1Ispwcfw_-a)T.t]1)(a)' n (c)/ \(A1 -.ctb 'ql (jo'u\(')4 \fl l.-._-Jl(t ej,r(y) r o)*\-l4blu\),ae,rr \I r y'r-r.,r n/ rzt 1 tt/,,tr*tttb./v tt1l/,\(D1t1"t//l_-/.-A\ l\/|.Iu\"o !."^,^*Lt"o(A ,\\t-,/ItLt \