Papado franco txt.txt - Papado franco Ir a la...

This preview shows page 1 - 2 out of 5 pages.

Papado franco Ir a la navegaciónIr a la búsqueda La "Donación de Pipino" (756): Pipino el Breve cede los territorios de Rávena al Papa Esteban II Del 756 al 857, el papado pasó de la órbita del Imperio bizantino a la de los reyes de los francos. Pipino el Breve (gobernó entre 751 y 768), Carlomagno (r. 768-814) (co-gobernante con su hermano Carlomán I hasta 771), y Luis el Piadoso (r. 814-840) tuvieron una considerable influencia en la selección y administración de los papas. La Donación de Pipino (756) ratificó un nuevo período de gobierno papal en Italia central, que pasó a conocerse como Estados Pontificios. Este cambio se inició con la conquista por parte de los lombardos del exarcado de Rávena a los bizantinos, se fortaleció con el triunfo franco sobre los lombardos y terminó con la fragmentación del reino franco en Francia Occidental, Francia Media y Francia Oriental. Lotario I continuó gobernando la Francia Media, que incluía gran parte de la península italiana, desde 843 hasta 855. Este período fue "un momento crítico en la transformación de Roma, que pasó de ser una antigua capital a un poderoso obispado y a una nueva capital de estado".1 El período se caracterizó por "las batallas entre francos, lombardos y romanos por el control de la península italiana y de la autoridad suprema dentro de la cristiandad".2 Índice 1 Historia 1.1 Pipino el Breve 1.2 Carlomagno 1.3 Luis el Piadoso 2 Consecuencias 3 Legado 4 Referencias 5 Bibliogreafía Historia Pipino el Breve Tras la muerte del papa Zacarías, el último papa culturalmente griego, el Esteban II (752-757) se convirtió en el primer papa que cruzó los Alpes, en 752,3 cuando solicitó en persona la ayuda de Pipino el Breve al ser elegido, tras la toma de Rávena por parte de los lombardos en el año 751.4 Los lombardos habían extinguido el exarcado de Rávena y dirigieron su atención al anteriormente bizantino ducado de Roma. 5 Esteban II había pedido ayuda a Constantinopla, pero los romanos orientales tenían sus propios problemas, por lo que viajó hasta el palatium de Quierzy, donde los reacios nobles francos dieron finalmente su consentimiento a una campaña en Lombardía. Por su parte, en ese mismo momento, Pipino ejecutó por escrito la promesa de ceder al papado ciertos territorios que iban a ser arrebatados a los lombardos. No se ha conservado ningún documento real, pero las fuentes posteriores del siglo VIII lo citan. Cumpliendo su parte, en París Esteban lo ungió como Rey de los Francos en una fastuosa ceremonia en la Basílica de Saint-Denis, otorgándole el título adicional de patricius Romanorum, Patricio de los Romanos.5 La Donación de Pipino reforzó la reclamación de los papas al núcleo de facto de los Estados Pontificios, y con ello los incentivos para la interferencia secular en la selección papal.4

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture