Mono huma - Fabiola N Rosario Ñeco Prof Aurelio García...

Info icon This preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: Fabiola N. Rosario Ñeco 801-15-7956 Prof. Aurelio García Huma 3136 13 de noviembre de 2015 El Antiguo Testamento comienza con el principio, no de Israel si no, de los cosmos. Los que vivieron en los siglos ocho y siete a.c vieron la destrucción del reino del norte y la subyugación del sur del reino por el impero Neo-Asirio. Estos dos siglo fueron testigos de un gran cambio de la antigua estructura de poder de Oriente Próximo, la derrota de los Asirios por los Babilonios. El Antiguo Testamento incluye estos eventos en dos tipos de literatura y ambas están llenas de teología. En esta parte de la biblia se encuentran libros atribuidos a los distintos profetas que ofrecen una mirada centrada a uno que otro momento, durante el cual el profeta estaba activo. Esto nos dice que el testimonio bíblico da diferentes puntos de vista de estos sucesos. Unos de dos diferentes historiadores y otros de varios profetas. ¿Qué es un profeta? Los profetas eran hombres que hacían predicciones por inspiración divina. Eran hombres de Dios que criticaban a la sociedad, a la iglesia y al estado. Amós era uno de estos profetas, su nombre significa “Carga”. Nuestro conocimiento sobre Amós está restringido a la información que provee el libro que conlleva su nombre. Era un profeta de Tecoa, a diez millas del sur de Jerusalén, pertenecía al el reino sur de Judá pero su ministerio era dirigido por el reino del Norte de Israel. Era un hombre de la población campesina, lo describían como pastor y ganadero. “El mismo Amós era, presumiblemente un hombre que tenía una profesión respetable y vivía con holgura. Que un hombre de la población campesina sometida llegara a ser profeta, ha de atribuirse solamente a una llamada muy especial por parte de Yahvéh. La expresión tan discutida de que él no es (¿o no 1 habría que decir: era?) profeta y que no pertenecía a la posición de los nebiim , sino solamente explicar ese punto extraño de que él, un campesino al que Nebiim significa los profeta 1 propiamente no corresponde, haya comenzado a hablar de modo inspirado.”(Rad, 1973) Como otros profetas Amós sintió satisfacción al escuchar la palabra de Dios. “En una serie de visiones autobiográficas, Amós vio el cambio temporal y psicológico que tomaba el convertirse en un profeta.” (Henry Jackson Flanders Jr., Robert Wilson Craps, David Anthony Smith, 1996, p. 342) Al finalizar todas estas visiones es que Amós se convence en tomar la palabra y profetizar, pues escuchó el llamado de Dios. En los versículos uno al seis del libro de Amós encontramos las dos primeras visiones, que poseen, por lo menos, dos cosas en común 1 Esto me mostró el Seño: He aquí, El formaba enjambre de langostas cuando comenzaba a brotar la cosecha de primavera. Y he aquí, la cosecha de primavera era después de la siega del rey. 2 Y sucedió que cuando habían terminado de devorar la hierba de la tierra, yo dije: Señor, perdona, te ruego. ¿Cómo podrá resistir Jacob si es tan pequeño? 3 Se apiadó el SEÑOR de esto: No sucederádijo el Señor. 4 Esto me mostró el Señor DIOS: he aquí, el Señor DIOS llamaba para juzgarlos con fuego, y consumió el gran abismo y empezó a consumir el campo . 5 Entonces dije: Señor, cesa, te ruego. ¿Cómo podrá resistir Jacob si es tan pequeño? 6 Se apiadó el Señor de esto: Esto tampoco sucederádijo el Señor (Am 7:1-­6) Se trata del plan del Señor para exterminar a su pueblo valiéndose de dos catástrofes naturales, la plaga de las y una sequía . Del modo más natural, Amós ejercita el ministerio de la intercesión por el pueblo, ante lo cual el Señor se arrepiente y se abstiene de destruirlo. La intercesión,era otro de los elementos que formaban parte del ministerio profético El motivo de la intercesión de Amós coincide con el motivo del arrepentimiento del Señor, que era la pequeñez del pueblo. En los versículos siete al nueve encontramos la tercera visión, 7 Esto El me mostró: He aquí, el Señor estaba junto a un muro hecho a plomo, y tenía en su mano una plomada. 8 Y el SEÑOR me dijo: ¿Qué ves, Amós? Y respondí: Una plomada. Entonces el Señor dijo: He aquí, pondré una plomada en medio de mi pueblo Israel. Ya no volveré a dejarlos sin castigo. 9 Los lugares altos de Isaac serán asolados y los santuarios de Israel destruidos;; y yo me levantaré con espada contra la casa de Jeroboam.(Am 7:7-­9) vemos que esta visión que relacionada con algo que se había convertido en escena común en Israel, la fabricación de lanzas y espadas para la guerra. Es una visión de un muro construido utilizando una plomada . La plomada sirve para trazar una línea imaginaria. Israel ha sido edificado de acuerdo con las normas de Dios; ahora será medido o probado con el mismo rasero. En esta visión , Amós sabe que no tiene caso en interceder. Israel mismo ha elegido su destino en cabeza de sus dirigentes, ni Dios mismo puede echar para atrás esa decisión. Israel va a la autodestrucción por su propia voluntad, como de hecho sucede con todos los se creen como el Israel de este período. La cuarta visión que se encuentra en el capítulo ocho, versículo uno al tres, 1 Esto me mostró el Señor DIOS: He aquí, había una canasta de fruta de verano, 2 y El dijo: ¿Qué ves, Amós? Y respondí: Una canasta de fruta de verano. Entonces el SEÑOR me dijo: Ha llegado el fin para mi pueblo Israel. Ya no volveré a dejarlos sin castigo. 3 Los cantos del palacio se convertirán en gemido en aquel día declara el Señor . Muchos serán los cadáveres;; en todo lugar los echarán fuera en silencio,(Am 8:1-­3) Esta visión menciona el punto al que ha llegado la corrupción de Israel. Como los frutos maduros que al pasar del punto máximo de maduración se convierten en desechos, Israel será desechado, no se le va a perdonar más. Las dos primeras visiones nos dejan a los lectores bastante tranquilos, ha pesar de todos los pecados que son mencionados anteriormente en el libro, la misericordia de Dios siempre termina triunfando. Sin embargo, la tercera y cuarta visión cambian de estructura y también de mensaje. La quinta y última visión la podemos encontrar en el capítulo nueve, versículo uno. 1 Vi al Señor de pie junto al altar, y me dijo: Golpea los capiteles y que se estremezcan los umbrales, y rómpelos sobre la cabeza de todos. Entonces mataré a espada al resto de ellos;; no habrá entre ellos fugitivo que huya, ni refugiado de ellos que escape.(Am 9:1) Este versículo describe la última de las visiones de Amós, donde se da cumplimiento de la amenaza de destrucción. Las visiones, que son de la manera en que Dios se comunica con sus profetas, convencieron a Amós para que tomara su palabra profética. Dios llamó a Amós desde el reino del sur para que se dirigiera al reino del norte, y al Amós escuchar el llamado de Dios, comenzó a profetizar. Según el libro de (Henry Jackson Flanders Jr., Robert Wilson Craps, David Anthony Smith, 1996) el libro de Amós sigue la siguiente estructura: “A. Introducción Editorial 1:1-­2 B. Profecías en contra de naciones y de Israel 1:3-­2:16 C. Profecías de la perdición 3:1-­6:14 D. Visiones de el fin 7:1-­9, 8:1, 9:1-­4 E. Amós y Amasías 7:10-­17 F. Mas profecías de la perdición 8:4-­14, 9:5-­10 G. Epílogo-­fe por la restauración 9:11-­15” “Más que ningún otro libro, el de Amós está repleto de imperativos. Amós no se contenta con describir la situación lamentable del pueblo o con indicar suavemente vías de solución, sino que sus propuestas son categóricas” (Ausín) Profetizando luego del 760 a.c en el reino del norte de Israel, Amós es uno de los primeros profetas al escribir. El libro conlleva su nombre y contiene profecías por el, además de su información biográfica. Es el sexto libro de los profetas en la sección de la biblia hebrea y el tercer libro de los “profetas menores”. “Para ubicar mejor al profeta y entender un poco más claramente su mensaje, es importante tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, recordar que el profeta en Israel adquiere un perfil muy especial: es ante todo un hombre independiente de poder;; es decir, no tiene ninguna intención de defender los intereses del rey;; en segundo lugar, y como consecuencia de lo anterior, es alguien que se identifica totalmente con la realidad y los intereses de los pobres y oprimidos por el rey o la monarquía y, en tercer lugar, es un hombre de Yahweh;; esto significa que conoce el proyecto de justicia propio de Dios y no tiene miedo en defender ese proyecto aunque su ministerio roce frontalmente con el proyecto del sistema vigente. Podemos decir, entonces, que Amós se enmarca perfectamente en este perfil;; y podemos agregar algo más: el profeta es la conciencia crítica del sistema monárquico por ser la monarquía una realidad que no encaja en el plan de Dios.” (Rendón) Amós perteneció a los profetas del siglo ocho, “En este mismo tiempo, sin embargo, el siglo octavo fue testigo del surgimiento de una de las fuerzas morales más potentes que el mundo haya conocido, los profetas escritores. Estos hombres, de trasfondo muy diferente, compartieron la profunda convicción que Dios los había llamado. Tenían diferentes estilos de escrituras, pero todos escribieron con la autoridad del Todopoderoso. Denunciaron los pecados de sus contemporáneos y también miraron en la profundidad del future al hablar de la liberación tanto para Judíos y gentil” (Yates) este siglo se dividió en dos mitades, la primera mitad era sobre Israel y Judá, como una Era Victoriana, un medio siglo con gran estabilidad, prosperidad nacional y cubierta por el reinado de un solo monarca que era Uzías en el sur y Jeroboán II en el norte. En la otra mitad del siglo se vieron cambios violentos. En el norte el largo reinado de Jeroboán llegó a su fin, este murió alrededor del 742 a.c fue seguido por muchos reyes peleándose por el trono, lo que resultó en violencia. En 722 a.c Samaria, la capital, cayó en manos de los asirios. Los sucesores de Uzías cayeron bajo la presión de los asirios. En Judá las cosas estaban mejores. La relación entre Israel y Judá en esos tiempos era buena, aunque no siempre fue así. Israel era la mas fuerte, sofisticada y culturalmente era mas desarrollada que Judá. Amós profetizó a mediados de este siglo. En el libro de Amós no se menciona otro rey que no sea Jeroboán, así que lo situamos en o cerca de su reinado. Esta profeta se fue de su lugar de nacimiento para profetizar en otro sin embargo se dice lo siguiente, “Después de algún tiempo se cree que Amós regresó a su rancho en Judá. Hay una leyenda que dice que Amós fue torturado por Amasías y luego asesinado por el hijo de Amasías y otra que fue asesinado por el rey Uzías. No tenemos evidencia de que hay alguna verdad en cada una de las leyendas” (Freedman, 1992) En la biblia hay una profecía sobre Israel, son varios profetas los que hablan sobre el renacimiento de Israel. Lo podemos ver por ejemplo en el libro de Amós. “He aquí vienen días, dice Jehová, cuando el segador será superado por el labrador y el plantador por el que pisa las uvas Vino nuevo goteará de las montañas y el flujo de todos los cerros traerá cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán: plantarán viñas y beberán el vino de.. harán huertos, y comerán el fruto de. Pues los plantaré sobre Israel en su propia tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, dice el Señor tu Dios”. (Am 9:13-­15) El renacimiento del estado judío en 1948 fue un cumplimiento bien impresionante de la profecía. Los judíos regresaron a Israel después de haber sido esparcidos por todo el mundo y esta fue restaurada como nación. En conclusión podemos decir que Amós era un hombre de Dios que se había dado cuenta sobre la injusticia social. En su libro vemos que porque seamos cristianos no quiere decir que vamos a escapar de la condenación al juicio de la Palabra de Dios. Porque Amós tenía el don de ver pero ver en donde nadie veía, tenía el don de comprender, iluminado por Dios, que las situaciones que aparentan ser favorables son falsas ya que están guiada de la pobreza de muchos y el sufrimiento de los desamparados. Que no puede haber religiosidad sin ética y que no hay ética sin justicia social. “El libro de Amós no se queda en un pasado lejano y su denuncia profética tiene una resonancia que nos llega hasta nosotros. En cuanto a la denuncia contra las naciones, se constata que, antes como hoy, las naciones pode-­ rosas imponen su voluntad a las más débiles por la ley de la fuerza. En cuanto a la denuncia de Amós en lo que se refiere al irrespeto de la vida, parece que la realidad no ha cambiado mucho y simplemente se ha disfrazado con el nuevo ropaje de nuestro tiempo en que se rinde culto a la cultura occidental, la tecnología y hasta la misma democracia. Nos gloriamos de las de las “libertades” conquistadas por la democracia y juzgamos fácil-­ mente a épocas pasadas como incultas, atrasadas y bárbaras. Sin embargo, no caemos en la cuenta de las barbaridades de nuestra “civilización” en la que encontramos todos los elementos de muerte denunciados por Amós están claramente en contra de los Derechos Humanos: irrespeto a la vida, injusticia, violencia económica, desigualdad social, guerras, desplazados por la violencia y nuevas formas de esclavitud. En otras palabras, luego de haber pasado más de 2500 años de la denuncia profética de Amós, su mensaje permanece vigente en el siglo XXI.” (Burbano) Fuentes citadas Ausín, S. Los Profetas y la Revelación. Burbano, M. (n.d.). La utopía de Amós, La defensa del ser humano. Freedman, D. N. (Ed.). (1992). The Anchor Bible Dictonary (Vol. 1). New York: Doubleday. Henry Jackson Flanders Jr., Robert Wilson Craps, David Anthony Smith. (1996). People Of Covenant. (Fourth, Ed.) Oxford University Press. Rad, G. V. (1973). Teología del Antiguo Testamento II (Segunda ed.). (L. A. Schökel, Ed.) Salamanca. Rendón, G. Colombia. Yates. K.M. (n.d.). Estudios en Amós. Fuentes consultadas Burch, B. C. (2005). A Theological Introduction to the Old Testament (Second ed.). Nashville: Abiganon Press. Freedman, D. N. (Ed.). (1992). The Anchor Bible Dictonary (Vol. 1). New York: Doubleday. Henry Jackson Flanders Jr., Robert Wilson Craps, David Anthony Smith. (1996). People Of The Covenant. (Fourth, Ed.) Oxford University Press. McKeating, H. (1971). The books of Amos, Hosea and Micah. ((. Achroyd), Ed.) Quiroga. (2004). Imagina un diálogo después de la tragedia: Un estudio energético de Amós 6:8-­‐14. ...
View Full Document

{[ snackBarMessage ]}

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern