Un Señor Muy Viejo Con Las Alas Enormes

Un Señor Muy Viejo Con Las Alas...

Info iconThis preview shows pages 1–2. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
Análisis del cuento “Un Señor Muy Viejo Con Las Alas Enormes”: Este cuento, escrito por Gabriel García Márquez, narra la historia de un hombre que aparece en un pueblo de pescadores, y es considerado un ángel, debido a  sus enormes alas. La noticia de la llegada de este “ángel” (que de ángel casi nada tenía:  “Estaba vestido como un trapero. Le quedaban apenas unas hilachas  descoloridas en el cráneo pelado y muy pocos dientes en la boca, y su lastimosa condición de bisabuelo ensopado lo había desprovisto de toda grandeza.” )   se  expande rápidamente entre los vecinos, y los juicios no tardan en aparecer: mientras los habitantes del pueblo lo consideran un verdadero ángel, el párroco se  muestra escéptico:  “Les recordó que el demonio tenía la mala costumbre de recurrir a artificios de carnaval para confundir a los incautos”.  Se le consideraba  además, hacedor de milagros, y venía gente de todas partes para pedirle que remediara su mal. Pero todo esto acaba cuando llega al pueblo una feria errante,  con su espectáculo de una mujer que se había convertido en araña por desobedecer a sus padres. Este espectáculo,  “cargado de tanta verdad humana y de  tan terrible escarmiento, tenía que derrotar sin proponérselo al de un ángel despectivo que apenas si se dignaba mirar a los mortales.”  A partir de esto, el ángel  pierde totalmente su reputación, hasta que un día, sin ninguna explicación, emprende el vuelo y se va del pueblo volando. Los diferentes motivos que mueven el relato son: en primer lugar, el concepto de la apariencia: la mayoría de la gente que habita este pueblo de pescadores  cree que el hombre viejo es un ángel, pero, de acuerdo a la descripción dada anteriormente, su apariencia es totalmente la contraria a la de un ángel:  “...cuando el padre Gonzaga entró en el gallinero y le dio los buenos días en latín. El párroco tuvo la primera sospecha de impostura al comprobar que no   entendía la lengua de Dios ni sabía saludar a sus ministros. Luego observó que visto de cerca resultaba demasiado humano: tenía un insoportable olor de   intemperie, el revés de las alas sembrado de algas parasitarias y las plumas mayores maltratadas por vientos terrestres, y nada de su naturaleza miserable  estaba de acuerdo con la egregia dignidad de los ángeles”  El solo hecho de tener la apariencia que tenía provoca la desconfianza de alguna personas, y este  aspecto de superficialidad está fuertemente recalcado en la obra. Otro motivo es el concepto de fe: la gente cree que el hombre es un ángel, y llegan de todas partes pidiendo ayuda: 
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full DocumentRight Arrow Icon
Image of page 2
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Page1 / 4

Un Señor Muy Viejo Con Las Alas...

This preview shows document pages 1 - 2. Sign up to view the full document.

View Full Document Right Arrow Icon
Ask a homework question - tutors are online