10 Enfermedades cafeto.docx - Enfermedades del Cafeto...

Info icon This preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: Enfermedades del Cafeto Sección Fitopatología * INTRODUCCION La presente es una revisión del estado de conocimiento actual sobre las enfermedades del cafeto registradas en Colombia, con base en los trabajos de investigación efectuados por el personal de la Sección de íitopatología durante los últimos 40 años de existencia de CENICAFE. 1. VOLCAMIENTO O MAL DEL TALLITO Es una enfermedad fungosa que se presenta principalmente en los germinadores y a veces en los almácigos de café durante los primeros meses de desarrollo de la planta. Agente causal: Rhizoctenia solani Kuhn SINTOMATOLOGIA: El hongo R. solani es un habitante del suelo. con gran capacidad saprófita, para lo cual puede permanecer en restos vegetales durante períodos prolongados en forma de esclerocios. El café R. solani solamente ataca la parte aérea de la planta. no afecta las raíces. La semilla al germinar primero emite la raicilla y después se empieza a diferenciar el tejido de la planta aérea o hipocotilo. A partir de ese mo- mento la planta es susceptible a ser parasitada por este hongo lo cual ocurre aproximadamente 1 5 días des- pués de la siembra de la semilla. En ataques tempranos la semilla no alcanza a emerger por el daño causado por el hongo a nivel del cuello. En ataques en estado de fósforo o chapola inicialmente se observa en el hipocotilo una pequeña mancha húmeda, hundida de color negro que progresa hasta rodearlo completamente. La plantica se vuelca y muere. También se han observado síntomas en las hojas cotiledonares en ataques que se presentan en germinadores de más de tres meses de edad. Consisten en manchas necróticas redondeadas húmedas que llegan a unirse y a necrosar todo el tejido foliar. También el hongo avanza hacia el hipocotilo y afecta a la totalidad de la plantita causando su muerte. Generalmente los ataques de R. solani se presentan en focos localizados en el germinador. En inoculaciones artificiales de R. solania sobre colinos de café de 6 meses de edad. también se ha observado el desarrollo de síntomas en las hojas similares a los presentes en las cotiledonares. En los tallos se observan lesiones de color pardo que pueden producir un anillamiento de la planta. Las hojas afectadas se caen rápidamente. • Centro Nacional de Invesuqecrones de Café "CENICAFE Ctunctuná Caldas Colomb,a 157 Control: Con base en el conocimiento sobre la biología del hongo y el desarrollo de la semilla de café, se recomiendan las siguientes prácticas: a. Construir germinadores levantados del suelo con el fin de evitar la contaminación por el salpique de agua con suelo infestado. b. Usar como sustrato para los germinadores preferencialmente arena lavada de río, libre de residuos orgáni cos. c. Realizar un control preventivo de la enfermedad mediante la aplicación de cualquiera de los siguientes fun gicidas: Bravo 500 20cc/litro de agua por metro cuadrado de germinador. vitavax 300 1 O gr./2 litros de agua por metro cuadrado de germinador. Mertect 450 FW 1 O cc/2 litros de agua por metro cuadrado de germinador Monceren 5 gr/2 litros de agua por metro cuadrado de germinador. La aplicación del fungicida debe hacerse al momento de la siembra de la semilla o a más tardar, 1 5 días des pués de la siembra. Después de los 1 5 días el tratamiento es menos efectivo. d. En caso plantas apli car cuidado de presentarse un foco de la enfermedad en el germinador se recomienda la eliminación de las enfermas y algunas más a su alrededor para evitar la contaminación de las sanas. Se puede al germinador en el sitio de la infección (foto) el tratamiento con Brassicol, pero teniendo de no esperjar las plantas sanas ya que el producto es fitotóxico. 2. MANCHA DE HIERRO La mancha de hierro es quizá la enfermedad más prevalente del cafeto en Colombia. Afecta a la planta en todos sus estados de desarrollo: desde las hojas cotiledonares hasta los frutos. Por eso se consideró la principal enfer medad del cafeto y es también la que más se ha estudiado. Agente causal: Cercospora coffeicola Berk y Cook. SI NTOMA TO LOGIA: En las hojas inicialmente se observan pequeñas manchas circulares de color pardo claro o marrón rojizo. Poste riormente cuando las manchas son un poco más grandes, el centro se observa de color blanquecino y se rodea de un anillo rojizo. En la parte externa de la lesión el tejido forma un halo amarillento que contrasta con el co lor verde normal del tejido sano. En el centro de las lesiones, bajo condiciones de alta humedad ambiental o en cámara ob servar la presencia de los signos característicos de la enfermedad. A simple vista ramilletes o estrellitas de color grisáceo que corresponden a las fructificaciones del hongo. y las coni dias de C. coffeicola. Estas estructuras reproductivas se pueden observar tanto el envés de las hojas afectadas. húmeda, es posible se ven especies de Son de conidióforos por el haz como por Las hojas enfermas se caen prematuramente. Este es el principal daño causado por la enfermedad durante la etapa de almácigo, ya que del número de hojas sanas durante esta etapa, depende el posterior desarrollo de la planta cuando es sembrada en el campo. Cuando la planta inicia su etapa productiva, el hongo afecta la producción por el daño causado a los frutos. La enfermedad se presenta en frutos verdes, pintones y maduros. Inicialmente los síntomas corresponden a pe queñas manchas redondas de color rojizo. Posteriormente, las manchas se hunden en el tejido y su coloración se torna parda. Las lesiones continúan creciendo y como generalmente son numerosas llegan a unirse, lo cual produce el necrosamiento de los tejidos que constituyen la pulpa haciendo que ésta se pegue al pergamino. Los frutos necróticos son los denominados como cate pasilla, guayaba o mediacara. Los frutos afectados no pue 158 den ser despulpados y por lo tanto pierden su valor comercial. Mientras más joven esté el fruto cuando es atacado, mavores serán los daños en el pergamino. Sobre los frutos enfermos también se pueden observar las fructificaciones del hongo. Epidemiología: Bajo condiciones de laboratorio a 24 ° C y 1 00 % de humedad relativa, ocurre esporulación del hongo en 24 ho ras. En condiciones de campo las fructificaciones conidiales ocurren principalmente de noche y en días fríos y nu blados de alta humedad relativa. La mayor cantidad de conidias se producen en los frutos durante los meses de mayor precipitación y menor tempertura ambiental. En relación con la edad del fruto y su infección se encontró que los primeros síntomas de la enfermedad se pre sentan a partir de los 3 1 /2 a 4 meses después de la floración: los frutos más tempranamente atacados son los primeros en madurar. Los últimos en cosecharse son los más sanos. También se encontró que las infeccio nes tardías no perjudican la calidad del producto mientras que los ataques tempranos producen la pérdida total del fruto. Los frutos expuestos al sol son más afectados que los que permanecen a la sombra. Se encontró una relación directa entre el tamaño de las conidias y su volúmen de producción. Las manchas que más esporulan son aquellas completamente deprimidas y en frutos verdes o pintones. Se ha constatado que bajo las condiciones ambientales de Cenicafé, hay permanentemente producción de inóculo y que la humedad relativa es el factor determinante de la cantidad de conidias producidas. Se encontró que a mayor densidad de siembra, menor el índice de infección. El porcentaje de pérdidas debido a la enfermedad aumenta a medida que disminuye la densidad de siembra. Importancia económica: En cafetales en producción, el principal daño ocurre en frutos verdes, pintones y maduros que dan origen a gra nos vanos o de mala calidad. La afección resulta de muy aparente importancia económica en cafetales sin som bra que crecen en suelos resecos y compactos y escasos de nutrientes y puede afectar casi la totalidad de la co secha. En cafetos a plena exposición solar, la mancha de hierro produce grandes pérdidas por su ataque a los trutos y la defoliación causada en ausencia de medidas de control, especialmente de una fertilización adecúada y opor tuna. Control: Un sombrío bien regulado y el abonamiento conveniente del suelo permiten que la afección se disminuya a nive les económicamente insignificantes. La fertilización y los niveles de fertilización juegan un importante papel en la severidad de la enfermedad: las parcelas abonadas tienen manchas en número significativamente menor que las no abonadas. Entre las abona das, las de más alto nivel presentan menor índice de infección que las de nivel inmediatamente inferior. Los trabajos experimentales han permitido demostrar que una buena fertilización del cafeto conlleva una baja incidencia de la mancha de hierro. 159 En plantas de almácigo se demostró que el nitrógeno tuvo un significativo efecto sobre la disminución del índice de infección de la mancha de hierro por planta. Las manchas que se presentan en plantas con contenido normal de N son de tamaño menor que las producidas en plantas deficientes. El fósforo y el potasio no tienen efecto en la disminución de la enfermedad. La adición de materia orgánica (pulpa de café descompuesta) además de ayudar a la formación de una planta vi gorosa con un alto número de hojas reduce significativamente la incidencia y la severidad de la mancha de hie rro durante la etapa de almácigo. Para el control de la enfermedad durante la etapa de almácigo se recomiendan las siguientes prácticas: a. Utilización de suelos ricos en materia orgánica para el llenado de las bolsas de plástico a las cuales se transplantan las chapolas. b. Utilizar una mezcla de suelo + pulpa de café descompuesta en la proporción de 3 partes de suelo y una de pulpa o de 2 partes de suelo y 2 de pulpa, de acuerdo con la disponibilidad y estado de descomposición de la pulpa. c. Siembra correcta de las chapolas dentro de las bolsas evitando que la raíz principal quede doblada. d. Control preventivo de nemátodos (se sabe que en plantas afectadas por nemátodos son más severamente atacadas por la mancha de hierro). e. Aplicación oportuna de riego durante toda la etapa de alrnáciqo . f. Utilización de sombrío para el levante de las plantas. el cual debe disminuirse cuando esté próximo el transplante al campo. g. Aplicación quincenal de Difolatán P.M. en la concentración de 2.5 g/1 de agua, o de cualquier fungicida a base de carbamatos (Maneb, zineb) 4.0 g/1. O aplicaciones mensuales de Benlate (0.6 g/1 de agua). En plantaciones establecidas se recomienda aplicar una fertilización adecuada y oportuna de acuerdo con las características de fertilidad de los suelos. 3. GOTERA U OJO DE GALLO Esta enfermedad últimamente ha dejado de ser importante debido a la tecnificación de los cultivos que incluye la utilización de un sombrío regulado o el cultivo a plena exposición solar. así como también la fertilización de los suelos. Agente causal: Mycena citricolor (Berk y Curt.) Sacc. SINTOMATOLOGIA: Los síntomas de esta enfermedad se presentan en hojas, ramas, tallos y frutos. En las hojas se presenta en forma de manchas circulares o ligeramente ovaladas. Inicialmente la mancha es de color pardo pero cuando envejece va tornándose de color gris cenizo, notándose una linea divisoria bien clara entre la parte sana y la enferma de la hoja. En muchas ocasiones estas zonas manchadas se caen dejando agu jeros en las hojas. Esta característica distingue a la gotera de otras enfermedades de las hojas del cafeto. Los ataques en la nervadura central, cerca del pecíolo ocasionan la caída prematura de las hojas. En las ramas y tallos las lesiones en vez de ser circulares son alargadas. 160 En los frutos, las manchas son redondas, hundidas y de diferentes tamaños. Con el avance de la enfermedad, el fruto va tomando un color amarillento volviéndose pardo al final del ataque. Sobre las lesiones, principalmente en períodos lluviosos y en las horas de la mañana, se observan pequeñas es tructuras fungosas de color amarillo que corresponden a los coremios o sinemas del estado imperfecto del agente causal de la enfermedad, el hongo Omphalia flavida. Estas estructuras reproductivas son muy abundan tes ya que en una sola mancha se pueden producir hasta 100 coremios. La enfermedad se propaga a partir de estas estructuras reproductivas del hongo que deben ser dispersadas principalmente por el agua y el viento. Control: En Colombia no se recomienda la aplicación de productos químicos para el control de esta enfermedad. La úni ca medida recomendada consiste en la regulación del sombrío o la renovación del cafetal. 4. MUERTE DESCENDENTE Enfermedad típica de zonas altas o con regímenes de lluvia prolongados, baja luminosidad y temperatura míni ma, baja. Agente causal: Phoma sp. SINTOMATOLOGIA: Los síntomas se observan principalmente en los tejidos jóvenes: frutos. brotes, hojas, ramas y En las hojas, la enfermedad ocasiona manchas oscuras, redondeadas con bordes irregulares. Cuando las man chas se presentan en los bordes de la hoja, se produce un encrespamiento hacia el lado lesionado. En los brotes terminales y de las ramas laterales se presenta un necrosamiento descendente que avanza hasta encontrar tejido lignificado. De esta forma, las plantas afectadas presentan un desarrollo anormal debido a la muerte de las puntas de las ramas y del brote principal que trae como consecuencia la formación de nuevos bro tes y ramas laterales pequeñas que en conjunto dan la apariencia de rosetas. También afecta los entrenudos del tallo principal y de las ramas, causando lesiones en forma de anillos concén tricos de color gris o cenizo. La mancha puede abarcar parte del diámetro de ramas o tallos y rodearlo to talmen te, por lo cual se quiebran con facilidad. En las ramas productivas jóvenes la enfermedad se localiza en el cojín floral, causando su total destrucción Los frutos son atacados cuando están en cualquier estado de desarrollo. Cuando son jóvenes se momifican. Si están maduros, solo se produce una pequeña lesión necrótica hundida. Los signos de la enfermedad corresponden a pequeños cuerpos fructíferos de color negro que se observan so bre las lesiones. Estas estructuras fungosas son los picrudtos. Dentro de ellos se producen millares de picrudro s poras que son liberadas por el agua y causan las nuevas infecciones. Epidemiología: Bajo condiciones controladas se obtuvo infección con micelio del hongo a 24 o C y con y sin herida en hojas mantenidas en cámara húmeda. En cámaras de crecimiento se encontró que a menor número de horas de luz diaria se obtenía mayor míecc.ón a una temperatura entre 18 y 22 ° C. 161 A 1 9 º C, 1 00% de humedad relativa y tres horas diarias de luz, inoculando micelio y picnidiosporas de Phoma sp. se obtuvieron síntomas 6 días después de la inoculación en plantas de la variedad Caturra de seis meses de edad y a los diez días se observó la formación de picnidios. Bajo condiciones de campo se ha encontrado una correlación estrecha entre la precipitación, la temperatura mí nima y el porcentaje de infección por Phoma sp. El agua en estado líquido es indispensable para el desarrollo del proceso infectivo y la diseminación del patógeno. Se ha observado que las plantaciones con sombrío en las regiones donde prevalece la enfermedad son menos afectadas que las que se encuentran cultivadas a libre exposición solar. Control: Se aconseja podar ias ramas y brotes atacados y después realizar aspersiones de fungicidas. Para prevenir la enfermedad es importante producir plantas sanas desde el almácigo para lo cual se recomienda hacer los almácigos bajo sombra y realizar los tratamientos químicos preventivos cada 15 días con cualquiera de los siguientes fungicidas: Difolatan 4 g/litro de agua, E uparen 4 g/Litro o Daconil 2. 5 g/Litro. Los almácigos muy afectados no se deben sembrar. En regiones donde la enfermedad sea endémica, se recomienda la aplicación de aspersiones de fungicidas du rante las épocas de lluvia con una frecuencia quincenal o mensual, dependiendo de la severidad de la enferme dad. 5. MAL ROSADO O BRASA Agente causal: Corticium salmonicolor Berk. y Br. SINTOMATOLOGIA: Los síntomas y signos de la enfermedad se presentan en las ramas, hojas, frutos y tallos. Los primeros signos de la enfermedad generalmente se presentan en la parte inferior de las ramas productivas. Corresponden a un crecimiento micelial muy tenue de color blanco plateado que se extiende a manera de telara ña sobre los frutos en sus primeros estados de desarrollo, parte verde de las ramas y envés de las hojas de estas ramas. Posteriormente se observa que sobre los frutos además del micelio del hongo, se presentan pequeñas agrupaciones miceliales parecidas a pequeñas motas de algodón. La corteza de los frutos sobre el cual se pre senta el hongo en este estado empieza a necrosarse. Este estado de la enfermedad también puede observarse que se presenta a partir del pedúnculo de los frutos hacia arriba. Con el tiempo los frutos quedan totalmente necróticos y el hongo sigue avanzando hacia otros grupos de frutos y sobre las ramas también, causando su ne cr osis" Las ramas afectadas presentan frutos en distintos estados de ataque: cubiertos solo con micelio, con presencia de motas, en primeros estados de necrosis o con una coloración amarillo rojiza, debido a su madura ción prematura y frutos totalmente necrosados y vanos. La necrosis de las ramas hace más evidente la enfer medad porque las hojas se necrosan, las puntas se secan y la planta toma una apariencia de quemazón. En es te estado es posible observar el hongo en su estado más avanzado que corresponde a la formación de una cos tra rosada de crecimiento micelial principalmente localizada en la parte lignificada de las ramas laterales o en el tallo principal. En ataques muy avanzados el tallo puede ser anillado y entonces se produce un secamiento ge neral de la planta y hasta su muerte. El mal rosado no solo reduce la producción de los cafetos afectados ya que los frutos atacados en sus prime ros estados de desarrollo son vanos, sino que además causa la muerte de las ramas productivas y también pue de causar la muerte de toda la planta. 162 Es una enfermedad que se presenta en plantaciones viejas o tecnificadas, bajo sombra o a libre exposición y con buena fertilización. Las condiciones de alta humedad y la presencia de agua líquida favorecen el desarrollo de la enfermedad. Control: Un diagnóstico de la enfermedad en sus primeros estados, favorece la posibilidad de aplicar medidas pr eventi vas para evitar sus efectos detrimentales. Se recomienda la poda de las ramas afectadas. La aplicación oportuna de fungicidas a base de cobre, reduce la severidad de la enfermedad. 6. MANCHA MANTECOSA Enfermedad de reciente registro en plantaciones comerciales de café que aunque no reviste importancia econó mica por su restringida propagación, tiene características especiales que la hacen importante desde el punto de vista de la necesidad de reconocerla oportunamente para evitar su propagación masiva. Agente causal: Coletotrichum sp. SINTOMATOLOGIA: En plantas en estado cotiledonar se presentan los síntomas típicos de la mancha mantecosa en las hojas. Co rresponden a manchas redondeadas de color verde pálido, más visibles por el has y de apariencia aceitosa. Las manchas son deprimidas y pueden ser numerosas en una sola hoja. En el centro de algunas manchas más vie jas, se observa una zona de color rojizo visible por el haz y el envés. En el hipocotilo de las plantas cotiledonares espontáneas localizadas debajo de plantas productivas suscepti bles, se presentan lesiones necróticas en la parte superior cerca a las hojas. Esta lesión puede causar la muerte de las planticas. En las hojas verdaderas las manchas son iguales a las observadas en las hojas cotiledonares. Las hojas se en ferman desde sus primeros estados de desarrollo. Si el número de manchas es muy grande puede causar la ne crosis y caída de las hojas más jóvenes. Hojas más viejas pueden permanecer enfermas por mucho tiempo sin...
View Full Document

{[ snackBarMessage ]}

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern