TOMO-5.pdf - v ESTUDIOS DE HISTORIA PERUANA LAS...

Info icon This preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: v ESTUDIOS DE HISTORIA PERUANA LAS CIVILIZACIONES PRIMITIVAS y EL IMPERIO INCAICO PLAN DE LAS OBRAS COMPLETAS DE JOSE DE LA RIVA-AGUERO y OSMA I-Estudios de la J.:iteratura Peruana: Carácter de la J.:iteratura del Perú 1ndependiente. Introducción General de Víctor Andrés BeIaunde; prólogo de José Jiménez Borja; notas de César Pacheco Vélez y Enrique Carrión Ordoñez. Con un estudio crítico de don Miguel de Unamuno. II-Estudios de J.:iteratura Peruana: Del 1nca Qdrcilaso a Eguren. Recopilación y notas de César Pacheco Vélez y Al'berto Varillas. III-Estudios de J.:iteratura Uni. versal. Prólogo de Aurelio Miró· Quesada Sosa. IV-Estudios de J-listoria Peruana: La J-listoria en el Perú. Prólogo de Jorge Basadre y no· tas de César Pedro Vélez. V-Estudios de J-listoria Perua. na: Las civilizaciones primitIvas y el 1mperio 1ncaico. Introducción de Raúl Porras Ha. rrenechea. Recopilación y notas de César Pacheco Vélez. VI-Estudios de J-listoria Peruana: La Conquista y el 'Virreinato. Prólogo de Gl\illermo Lohmann Villena.. 10SE DE .cA R'J'VA-Agl1ERO v I OBRAS CO:MP.cE1AS 1912 013RAS CO:MPLE1AS DE JOSE DE LA RIVA-AGOERO v ESTUDJOS DE J-I1S:JOR1A PERUA7-JA LAS CIVILIZACIONES PRIMITIVAS y EL IMPERIO INCAICO Jntroducción de Raúl Porras 13arrenechea RecoPilación y notas de César Pacheco 1lélez LIMA{ 1%6 PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU PUBL1CAC10'NES DEL mS1iTU10 R11JA-AgT:tERO NQ 52 COMISION EDITORA DE LAS OBRAS COMPLETAS DE JOSE DE LA RIVA-AGUERO y OSMA MIEMBROS DE HONOR: Emmo. y Revmo. Sr. Cardenal Juan Landázuri R. Gran Canciller de la Universidad R. P. ':Felipe E. jHac yregor S. 1. Rector de la Universidad COMITE EJ ECUTIVO: -i- 'Víctor Andrés Belaunde (Director), Alberto '1llagner de Reyna, José A. de la Puente Candamo, Luis Jaime Cisneros, César Pacheco 'Vélez (Secretario) CONSEJO DE ASESORES: ~11ario Alzamora 'Valdez, Pedro JH. Benvenutto JHurrieta, 'Honorio '}. Delgado, Raúl 1errero Rebagliati, JHariano 1berico Rodríguez, yuillermo Lohmann 'Villena, José Jiménez Borja, José León Barandiarán, yuillermo 'Royos Osores, Aurelio JHiró Quesada Sosa, Ella Dunbar :Temple, Rubén 'Vargas Ugarte S. J. DELEGADO DE LA J UNTA ADMINISTRADORA DE LA HERENCIA RIVA-AGÜERO: yermán Ramírez yastón 1. NOTA PRELIMINAR E STE quinto tomo de las Obras COltlpletCls de don José de la Riva-Agüero, segundo de sus Estudios de '}listoria Peruana, reune sus monografías, lecciones, prólogos, recensiones bibliográficas, ensayos y conferencias sobre la época prehispánica, las civilizaciones primitivas y de un modo especial el Tiahuanaco, el Imperio Incaico y las grandes creaciones históricas del pueblo quechua, tema de su predilección desde las aulas universitarias hasta los últimos días de su vida. Se trata de una recopilación de materiales dispersos para la cual se ha mantenido el criterio de los anteriores tomos: la ordenación se ha hecho por épocas y asuntos siguiendo la clásica periodificación de la historia peruana, y por las fechas iniciales de redacción de los diversos escritos. De ese modo se presenta con toda claridad la línea de evolución del pensamiento de Riva-Agüero sobre cuestiones históricas de investigación e interpretación, que se planteó en reiteradas ocasiones y sobre las cuales se pronunció con su vehemencia y rotundidad peculiarísimas, pero también con su insobornable honestidad intelectual. La posición de Riva-Agüe- XII NOTA PRELIMINAR ro frente a la historia peruana prehispánica ha sido objeto de distorsiones mal intencionadas, por eso es indispensable hacer una precisión, con toda la amplitud que la importancia del asunto reclama, y a base de su propio e inconfutable testimonio. José de la Riva-Agüero es el gran historiador moderno del Perú integral. Todos los legados históricos que nutren y forman nuestro ser nacional y que enriquecen nuestra conciencia de esa nacionalidad merecieron su atención inteligente y constante y fueron objeto de su sentimiento patriótico, de su encendida y profunda pasión peruana. Nada más anacrónico, anticientífico e injusto que hacer bandera de Riva-Agüero para una visión fragmentaria, unilateral o excluyente del Perú. Dentro de su concepción cristiana de la vida y de su sólida jerarquía de valores, todas las épocas de la historia peruana tienen para él un sentido creador propio en el proceso formativo de lo que llamamos la peruanidad. En el célebre epílogo de La ']1istoria en el Perú (1910), que significó el arranque de una vigorosa corriente de in-. terpretación de nuestra historia y una nueva actitud ante su sentido trascendente, afirmó Riva-Agüero: " .. .la nacionalidad no estará definitivamente constituída mientras en la conciencia pública y en las costumbres no se imponga la imprescindible solidaridad y confraternidad entre los blancos y mestizos y los indios. No hay raza de las que habitan el territorio ni hay época de los sucesos realizados en él que puedan considerarse ajenas a nuestra idea de patria y cuyo olvido o menosprecio no enflaquezca y menoscabe el patriotismo, porque todas ellas com· ponen el cuerpo y el alma del Perú" 1. "El patriotismo -dijo en 1944, poco antes de su muerte- se alimenta y vive de la Historia y de la tradición. La palabra patria 1 Obras Completas, T. IV, Lima, 1965, pp. 505·506. NOTA PRELIMINAR XIII viene de padre: sobre el altar de la patria y bajo su gallarda llama hecha de ruegos y de inmolaciones, de valor y de plegarias, deben existir siempre, como en la ritualidad litúrgica católica, los huesos de los predecesores y las reliquias de los mártires" 2. Unos años antes había escrito: "El patriotismo verdadero es la aceptación y el amor de la herencia completa de nuestros antepasados ..." 3. y en otra ocasión, para anatematizar todo intento de confundir el patrimonio fundamental y común de la tradición patriótica con una determinada, parcial y contingente expresión política de él, afirmó: "La patria, por definición y por esencia, no puede ser nueva porque repre~enta el legado de los padres, la tradición, la herencia maternal y moral, ampliada y mejorada pero nunca negada y demolida" 4. En consonancia con estas ideas básicas que siempre inspiraron su obra intelectual y su actividad pública, estudió al Perú desde sus más remotas raíces porque sabía que en ellas también estaba la clave de comprensión de la singularidad y de la esencia nacionales: "El Perú, dijo, es obra de los Incas tanto o más que de los conquistadores; y así lo inculcan, de manera tácita pero irrefragable, sus tradiciones y sus gentes, sus ruinas y su territorio ... El Perú moderno ha vivido y vive de dos patrimonios: del castelláno y del incaico ... y la nobleza del segundo, [que] aun cuando subalterno en ideas, instituciones y lengua, es el primero en sangre, instintos y tiempo. En él se contienen los timbres más brillantes de 10 pasado, la clave secreta de orgullo rehabilitador para nuestra mayoría de mestizos e indios, y los precedentes más alentadores para 2 .cos estudios bistóricos y su valor formativo, conferencia pronunciada en Lima el 29 de octubre de 1943 y publicada en la Revista de la 'Universidad Católica, T. XIII, No 1, abril de 1945, pp. 17 Y 18. 3 Paisajes Peruanos, Lima, 1955. 4 Discurso pronunciado como Presidente de la agrupación política Acción Patriótica, publicado en El Comercio, Lima, 25 de agosto de 1936, p. 17. XIV NOTA PRELIMINAR el porvenir común" 5. En sus magníficos Paisajes PeruanOs hallamos a cada paso inequívocas pruebas de su hondo afecto por el caudal autóctono y del sentido realmente dramático que para él tiene su presencia en la vida nacional: "La suerte del Perú -afirma- es inseparable de la del indio: se hunde o se redime con él, pero no le es dado abandonarlo sin suicidarse" 6. Mas adelante, reitera: "La Sierra, asiento de la gran mayoría de los habitantes, cuna de la nacionalidad, necesaria columna vertebral de su vida, tronco del cual parten las dos cuencas de tierras cálidas, tiene que ser por toda especie de razones geográficas, la región principal del Perú" 7. Y en la defensa de esta tesis tendría hoy Riva-Agüero la compañía de los estudiosos de la geopolítica peruana. En el capítulo primero de ese libro, al relatar su impresión del Cuzco, que constituye una de las más bellas páginas de nuestra literatura de todos los tiempos, dice en una formulación sintética pero certera de peruanismo: "El Cuzco es el corazón y el símbolo del Perú" 8. En ese mismo libro de viajes, declara: "Nunca hemos desconocido la realidad y la hondura de los cimientos indios, de las pétreas bases que los Incas dejaron" 9. En 1942, insiste: Jamás he negado la importancia de lo indio, y en especial de lo incaico en el acervo de nuestra patria. Buena parte de mi juventud y de mi edad madura las empleé en estudiar... los problemas de nuestro pasado prehispano. Deploro que mi insignificancia y la inatención habitual de nuestro público hayan impedido a la opinión enterarse de mis modestos pero leales esfuerzos. Para concertarnos con los indigenistas razonables, no hace falta de parte de ellos sino cierto empeño de hon5 6 7 8 9 Paisajes Ibid., p. Ibid., p. Ibid., p. Ibid., p. Peruanos... 187. 186. 10. 116. pp. 116 Y 117. NOTA PRELIMINAR xv rada información, cierta indispensable, siquiera mínima dosis de sindéresis, de imparcialidad y templanza" 10. Como consecuencia lógica de este modo de ver nuestro proceso histórico Riva-Agüero tenía que afirmar la fusión de las dos grandes vertientes culturales que crean el Perú moderno. Y en efecto, fue un esforzado, docto y vibrante defensor de la vocación mestiza del Perú: "No conozco afirmación más injuriosa para el peruanismo -protesta- que aquella de ser inasimilables sus dos razas esenciales, la hispana y la india. Si tal fuera, el Perú resultaría un aborto. Y esperamos y constatamos que no lo es por los tipos humanos que ha producido, desde Garcilaso hasta nuestros días, mestizos insignes de sangre y alma" 11. En otra oportunidad vuelve sobre estos conceptos: "Dos herencias a la par sagradas integran nuestro acervo espiritual; y si presentan sendos defectos, ofrecen también correspondientes virtudes y antídotos. Renegar de cualquiera de ellas sería torpe y menguado... El solar es doble, indo-español, y en calidad de tal lo acatamos y veneramos... Predicar odios y exclusivismos de raza en el Perú es tarea extemporánea, insensata y criminal, y destinada a la postre al fracaso y al ridículo. No puede significar entre nosotros sino un frenesí de inconscientes o un señuelo de logreros. La convivencia y entrecruzamiento de diferentes razas ha constituído dondequiera, y muy especialmente en nuestro país, el proceso esencial de la civilización" 12. Para Riva-Agüero no era el mestizaje una realidad que bastaba comprobar y proclamar: su defensa 10 Discurso de introducción a las Conferencias del Marqués del SaltiHo en Lima, publicado en ?Y!ercurio Peruano, Lima, abril de 1942, No 181, p. 220. 11 1"V Centenario del Cuzco español, conferencia pronunciada en la Sociedad Entre Nous de Lima el 23 de marzo de 1934, publicado en Por la "Verdad, la 1"radición y la Patria (Opúsculos), t. 11, Lima, 1938, p. 95. 12 Prólogo al libro El 1mperio 1ncaico de Horacio H. Urteaga, publicado en Por la "Verdad... (Opúsculos), t. 1, pp. 233 Y 234. Vid. 1nfra., pp. 168 Y 169. XVI NOTA PRELIMINAR entrañaba una verdadera actitud de comprensión amorosa de nuestro ser, y una ardua empresa para formar en todos los sectores del país la conciencia más lúcida de esa realidad y para lograr su perfeccionamiento y su eHcacia plena en la vida peruana. En la extraordinaria meditación ante el campo de la batalla de Ayacucho, que forma parte de Paisajes Peruanos, dice Riva-Agüero: "Para que la definitiva nacionalidad ganada en Ayacucho se adecuara a sus destinos y obtuviera su completa verdad moral, no bastaba la mera conciliación de las personas, fácil siempre en nuestra tierra. Era y es aún necesaria una concordia de distinta y muy alta especie: la adunación y armonía de las dos herencias mentales, y la viva síntesis del sentimiento y la conciencia de las dos razas históricas, la española y la incaica", y termina, aUá en el año 1912, haciéndose una pregunta que tiene hoy una grave vigencia: "Al cabo de 90 años -de 150, podríamos añadir nosotros- ¿hemos logrado acaso, en su plenitud indispensable, esa condición esencialísima de su personalidad adulta?" 13. Cumplió su vocación magisterial sin desmayos ni renunciamientos ante la avalancha de ideas, prejuicios y corrientes contrarias de opinión, y no se conformó Riva-Agüero, sin embargo, con emplear su talento y su autoridad intelectual en la defensa principista de estas doctrinas. Sus mejores esfuerzos los puso al servicio de la Historia y al estudio de todas sus épocas con el ánimo de rescatar de ella sus valores más propios. En ese sentido el aporte de Riva-Agüero a la historiografía del Perú incaico y princaico resalta por lo sustantivo, veraz y hermoso y por la magnitud que alcanza en el conjunto de sus escritos. Uno de sus iniciales ejercicios universitarios en la Facultad de Letras de San Marcos, en 1902, que por primera vez se pu13 Paisajes Peru~nos... p. 116. NOTA PRELIMINAR XVII blica ahora, tiene por tema las instituciones incaicas y su influencia en la sociedad peruana. Al Perú de los Incas y de las civilizaciones primitivas dedicó en 1910 casi la mitad de su libro más extenso y orgánico: La 'Historia en el Perú. A esos temas se refiere ampliamente en su polémica con D. Manuel González de la Rosa sobre los Comentarios Reales y en su célebre Elogio del 1nca garcilaso, en 1916. Su libro de viaje Paisajes Peruanos escrito en 1912, revisado en 1916 y 1917, Y sólo publicado íntegramente en 1955, tiene páginas de extraordinario valor sobre el pasado prehispánico y su gravitación histórica en el Perú. En 1918 dictó en la Facultad le Letras de San Marcos cinco lecciones sobre historia incaica, que tuvieron excepcional resonancia. En 1921, viviendo a la sazón en España, publica en Santander uno de sus libros más originales, El Perú 'Histórico y Artístico, cuya parte primera, la más importante, es un encomio del alma quechua y en el cual se detiene, como él mismo lo dice, "a explicar las hermosuras de la mitología y el folklore de los aborígenes" y a señalar "el poderoso fermento indio que hay en el arreglo españolizado del drama quechua Ollantay, en las obras de Lunarejo y en casi todo nuestro churriguerismo en las Bellas Artes del Virreinato". En 1930 presentó al Congreso Histórico de Sevilla una extensa ponencia sobre Lengua y Raza probables de la Civilización del J'iahuanaco en la cual impugna las tesis de Uhle y presenta una sólida argumentación defendiendo el quechuísmo del Tiahuanaco. En el mismo año escribió un sustancioso prólogo al libro de D. Horacio H. Urteaga sobre E11mperio 1ncaico. En 1934 en su discurso en el IV Centenario del Cuzco Español, en 1935 en su discurso sobre algunos aspectos de El Derecho del Perú, y en todas las ocasiones oportunas, retornó sobre estos temas que, repetimos, fueron de su predilección. En 1937 dictó en nuestra Universidad un celebrado Curso de 14 Lecciones que tituló Civilización J'radicional Peruana. Epoca PrehisPáni- XVIII NOTA PRELIMINAR (a, síntesis de su vasta erudición, de sus certeras intuiciones no de técnico pero sí de versado en asuntos etnológicos y lingüísticos, en la cual revisa puntos de vista que la moderna investigación recomendaba superar y confronta y coordina amplia y rigurosamente las versiones de los Cronistas COn los datos arqueológicos de su tiempo. Algunas de sus tesis acaso se encuentran hoy rectificadas por la investigación posterior a su estudio; el aporte de su visión de conjunto del Incario, llena de vitalidad y colorido, tiene en cambio una vigencia general, sobre todo en la presentación de las analogías de las instituciones incaicas con las de las principales civilizaciones del Antiguo Oriente y de la América precolombina. En los primeros meses de 1938 dirigió las excavaciones en el antiguo Hospital de San Andrés, en busca de las momias de los Incas, traídas del Cuzco a Lima por Ondegardo, sin que el éxito del hallazgo rematara su fervorosa empresa. Durante su vue~ta al mundo, finalmente, los años de 1938 a 1940, en Tokio y en Kioto pronunció varias conferencias sobre arqueología, historia y literatura peruanas, y en ellas vuelve a revisar sus tesis sobre nuestras civilizaciones arcaicas. Una de esas breves confereneias o charlas, hasta ahora inédita, se publica en el presente tomo. Dedicó Riva-Agüero muchas horas al estudio del Perú Antiguo, pero, además, tuvo siempre al elemento autóctono como ingrediente fundamental de su orgullo peruanista. En su juventud realizó un largo viaje al Cuzco y a Bolivia para estudiar las civilizaciones primitivas de esa región cuyo territorio, unido, fue en el Tiahuanaco, durante el Imperio Incaico y en los siglos virreinales antes de la desmenbración borbónica, el gran Perú; y con sus relatos de ese viaje redescubrió la Sierra en momentos de extranjerismo intelectual y se convirtió en uno de los meiores cronistas de los tesoros del Cuzco incaico y español. No detuvo sus pesquizas genealógicas en las estirpes de NOTA PRELIMINAR XIX los conquistadores españoles, de cuya vinculación se jactaba sin falsos rubores, sino que avanzó hasta los primeros cruzamientos de los capitanes castellanos, extremeños y andaluces con los descendientes de la casta imperial incaica y de los caciques y señores natura!es de otras regiones americanas. Más de una vez declaró que descendía de una princesa araucana, y así lo hemos recogido nosotros, de un modo genérico, en un estudio anterior. Pero aunque algunos han considerado esa declaración como un mero alarde, hoy tenemos la prueba precisa y manuscrita del propio Riva-Agüero. En el libro sobre Los 1ncas. Sus Orígenes y sus Ayllus (Santiago de Chile. 1928, p. 32) Ricardo E. Latcham habla de Bartolomé Flores, uno de los compañeros de Pedro de Valdivia, que se casó con la hija del cacique Talagante, la cual heredó de su madre todos los terrenos entre los ríos Mapocho y Mayno, desde la Cordillera hasta el mar. Frente a este párrafo del libro de Latcham y refiriéndose a Bartolomé Flores y a la hija del cacique Talagante, Riva-Agüero escribe de su puño y letra en el ejemplar de su propiedad que se conserva en la Biblioteca de este Instituto: «ojo: mis abuelos por Carrillo de Córdova y Garcés de Mansilla" 14. Con lo cual tenemos el rastro para la reconstrucción de esta rama de m estirpe, por entre los más ilustres linajes españoles, hasta llegar al entronque con el cacique araucano. Y es este un nuevo dato que viene a comprobar que Riva-Agüero tenía sangre indígena americana; que era, aunque por remotos enlaces¡ un mestizo en el más estricto sentido de la palabra. Esta nueva noticia autobiográfica nos permite comprender su sentimiento ante los valores de las civilizaciones prehispánicas y ante el hecho indiscutible de la fusión de las savias de las dos grandes raíces que integran las nacionalidades hispanoamericanas, que él proclamó 14 Dato proporcionado por José Urrutia Ceruti. xx NOTA PRELIMINAR siempre como el más alto timbre de gloria de la colonización española, si para ello no bastaran los elocuentes testimonios que hemos aducido, y que podrían multiplicarse espigando en su obra, sobre su posición de equilibrio, de integración y de síntesis. Cuando en los últimos años de su vida un escritor extranjero mal informado escribió un artículo en una revista norteamericana, que luego se reprodujo en Buenos Aires, presentándolo como jefe de una escuela histórica europoísta, de un radical y excluyente hispanismo, Riva-Agüero reaccionó con explicable indignación y ecribió una vehemente y elocuentísima Rectificación necesaria, para informar al errado periodista de aquellos hechos que ignoraba y que lo habían llevado a juicio tan temerario...
View Full Document

{[ snackBarMessage ]}

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern