Casalino_sc.pdf - UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS...

Info icon This preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES UNIDAD DE POSTGRADO Los héroes patrios y la construcción del Estado-nación en el Perú (siglos XIX y XX) TESIS para optar el grado académico de Doctor AUTOR Carlota Alicia Casalino Sen ASESOR Manuel Burga Díaz Lima – Perú 2008 Introducción 2 A Carla Lucía A Eudocia, Virginia y Rosa Introducción 3 «El más alto sentido de lo heroico en el mundo actual, es el del heroísmo sereno. No hay que buscar hoy al héroe más notable, como en épocas lejanas, en el aventurero que se lanza a los mares lejanos o a las tierras ignotas, sino en el hombre a solas frente a las sectas, frente a los dogmas y frente a los despotismos.» Jorge Basadre, Historia de la República, tomo I, p. 44 4 Introducción Índice INTRODUCCIÓN 1.1 1.2 2.1 2.2 2.3 6 PRIMERA PARTE: LA CONSTRUCCIÓN DE HÉROES 27 Capítulo I: Las raíces culturales La importancia de la imagen de la heroicidad en la historia de las sociedades La tradición heroica pre-republicana en el Perú 28 30 40 Capítulo II: Las raíces políticas El Estado-nación como modelo político La ruptura política con España y el nacimiento de las Repúblicas de América Latina La construcción de los héroes patrios 50 52 59 SEGUNDA PARTE: LA INVENCIÓN COLECTIVA Y EL PRIMER ENTIERRO 86 Capítulo III: Los funerales apoteósicos y la construcción del héroe 87 74 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 Vicealmirante Martín Jorge Guise General Mariano Necochea Gran Mariscal D. Guillermo Miller General de División Francisco Vidal Gran Mariscal Ramón Castilla 96 107 115 121 125 134 4.1 4.2 4.3 4.4 4.5 4.6 Capítulo IV: La construcción del héroe a través del discurso. Necrologías, coronas y oraciones fúnebres La necrología de José Faustino Sánchez Carrión La necrología del Vicealmirante Martín Jorge Guise La necrología y oración fúnebre del Gran Mariscal D. Domingo Nieto La necrología del General Mariano Necochea La necrología del General Guillermo Miller La oración fúnebre del Mariscal Ramón Castilla 140 149 156 166 182 193 5.1 Capítulo V: La comunidad de culto y la construcción del héroe Las primeras comunidades de culto 202 208 5 Introducción 5.2 La comunidad de culto se institucionaliza. La creación de la Sociedad de Fundadores de la Independencia 213 TERCERA PARTE: OFICIALIZACIÓN DE LOS HÉROES Y EL SEGUNDO ENTIERRO. EL PANTEÓN DE LOS PRÓCERES DE LA NACIÓN Y LOS HÉROES DE LA INDEPENDENCIA. EL PERÚ DEL SIGLO XX 220 221 223 225 6.3 Capítulo VI: La Patria Nueva y el Panteón de los Próceres El oncenio de Leguía y la «Patria Nueva» El espacio de la muerte como un lugar de distinción: el significado de la Cripta de los Héroes y del Panteón de los Próceres de la Nación La «Patria Nueva» y la búsqueda de héroes fundadores 242 7.1 7.2 7.3 Capítulo VII: Los ciclos de construcción de los Próceres de la Nación y los héroes de la Independencia El primer ciclo de construcción de héroes (década de 1920) El segundo ciclo de construcción de héroes (1949-1968) El tercer ciclo de construcción de héroes (década de 1980) 6.1 6.2 231 250 253 259 8.2 8.3 8.4 Capítulo VIII: Primera oficialización y segundo entierro. Los civiles en el primer ciclo de construcción de héroes Simón Rodríguez y la importancia de la educación cuando se funda un nuevo proyecto Francisco Javier Mariátegui, el «padre de la jurisprudencia nacional» Hipólito Unanue, los médicos y el discurso moderno Bernardo Alcedo - José de la Torre Ugarte y el Himno Nacional 9.1 9.2 9.3 Capítulo IX: Primera oficialización y segundo entierro. Los héroes militares en el primer ciclo de construcción Martín Jorge Guise, Guillermo Miller y las relaciones internacionales Francisco Vidal, «el primer soldado del Perú» Pascual Saco y Oliveros el «ciudadano armado» 348 386 391 CONCLUSIONES FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA 409 422 8.1 263 268 286 302 330 342 6 Introducción Introducción E l origen y el horizonte de la vida colectiva son fundamentales para garantizar la permanencia de una comunidad a lo largo del tiempo. Estos referentes constituyen bases sobre las cuales cada generación transfiere a la siguiente, elementos de cohesión e identidad respecto a ellos mismos. Asimismo, permite proyectar una imagen coherente de dicha comunidad hacia aquellos que no pertenecen a ella —a los otros— con quienes se relacionan. En el caso de la vida colectiva organizada en torno al Estado-nación, los parámetros señalados constituyen una valoración que adquiere connotaciones gloriosas. Así, el horizonte viene a ser el destino de la nación, y el origen el pasado mítico e incluso el período dorado.1 Se trata de tomar en consideración dos aspectos. El primero, que destaca la trascendencia de estos dos ejes (pasado y futuro) porque constituyen normas básicas, en el sentido que articulan, ordenan e identifican al conjunto de la sociedad. El segundo, que destaca la conformación de la comunidad en relación con los otros. En nuestro caso, la promesa y la posibilidad de la vida peruana, señalada como tarea pendiente por Jorge Basadre, depende en gran parte de cómo percibimos nuestros orígenes y cómo asumimos nuestra responsabilidad frente a las generaciones venideras. Asimismo, está Anthony D. Smith, Nacionalismo. Teoría, ideología e historia, Alianza Universidad, Madrid, 2004, p. 47. Sobre este asunto, vale la pena recordar algunas propuestas y proyectos que se fueron delineando a lo largo de los procesos de conformación de las repúblicas latinoamericanas. Tal como señala Shumway, algunos países —como el caso argentino— buscaron elementos de cohesión sobre proyectos de lo que querían hacer, pusieron su mirada en el futuro y no en el pasado, como sí lo hicieron otros países. En ese sentido menciona dos formas de ficciones orientadoras de la nación, la primera basada en una nacionalidad preexistente, la segunda, basada en el destino nacional. Nicolás Shumway, La invención de la Argentina. Historia de una idea, Emecé editores, Argentina, 2002, pp. 30-37. Introducción 7 en función a cómo nos vinculamos entre nosotros y con los otros. Finalmente, cómo nos proyectamos y desenvolvemos en el concierto internacional. Esta tesis busca conocer las características propias que en el Perú se producen y dan contenidos a la historia republicana en sus aspectos políticos culturales. Así, su origen histórico surge después de la ruptura política con la metrópolis española a partir de las experiencias vividas en torno al vacío de poder dejado por las invasiones napoleónicas a la Península Ibérica y el efecto que este fenómeno genera en las tierras de ultramar. Este hito dará lugar a que posteriormente se inventen tradiciones rescatando a los protagonistas que lograron alcanzar la independencia respecto a España y sentaron las bases de nuestra vida autónoma. Es decir, la búsqueda de construir una memoria en torno a un acto fundacional como es la conformación de repúblicas, servirá para que en determinado momento se transfiera a un grupo de personas la encarnación de los valores y principios que hicieron posible el inicio de esa historia. Si bien el tema de las características iniciales de la formación de las repúblicas de América Latina es estudiado frecuentemente por la historiografía, el enfoque de esta tesis es incipiente en el Perú. Hasta el momento, la manera como ha sido abordado el análisis de este proceso —la construcción de los héroes patrios— ha puesto énfasis en las virtudes individuales de cada personaje pero desligado de la sociedad. Ello ha dado como consecuencia que no se ha logrado satisfacer el conocimiento en torno a las características del proceso de transformación de los habitantes del territorio de lo que se constituirá en República del Perú a inicios del siglo XIX de pasar de «súbditos de un rey a hermanos de una nación».2 En efecto, en esta tesis se argumenta que la construcción de los héroes patrios está estrechamente vinculada a la configuración de una comunidad fraterna que se reconoce por sus padres fundadores. Ello producto por un lado de la pedagogía cívica espontánea; y por otro, a la utilización de la historia y de determinados personajes históricos para que algunos grupos y gobiernos encuentren legitimidad. En ese sentido, propongo que una manera de conocer el proceso de formación del Estado-nación moderno en el Perú es a través del análisis de sus elementos simbólicos, por Introducción 8 ejemplo, la comprensión de sus héroes. Para ello, sostengo que la relación entre los héroes y el Estado-nación puede ser analizada si la entendemos como construcciones que ayudan a configurar una comunidad que comparte un pasado, símbolos, territorio, identidad y sentimientos de pertenencia tan fuertes que sus generaciones están dispuestos a dar la vida por dicha comunidad si así fuera necesario. En esa línea de argumentación, el conocimiento acerca de la construcción de los héroes patrios puede iluminar la comprensión de cómo se quiso formar el Estado-nación en el Perú. Se trata de una construcción compleja y de varios niveles: cotidiana, simbólica y de larga duración. De ahí que esta tesis estudie los siglos XIX y XX, a través del análisis de edificios, funerales, des entierros, ceremoniales, rituales, discursos, comunidades de culto, peregrinaciones cívicosagradas por espacios urbanos, entre otros indicios de este fenómeno cultural y político. El eje entre el pasado y el futuro está articulado a través del diálogo y las transmisiones recíprocas entre las generaciones que van construyendo sus respectivas sociedades. Así, cada generación necesariamente responde a su manera a las interrogantes sobre sus orígenes. En el caso de los peruanos, las interrogantes de las generaciones de fines del siglo XX y de principios del siglo XXI podrían asemejarse a las siguientes: ¿Cómo percibimos nuestra Independencia? ¿Cómo hemos construido nuestro imaginario en torno a dicho proceso? ¿Qué papel cumplen los héroes patrios? ¿Los héroes de la Independencia pueden ser percibidos como los padres fundadores e incluso constituirse en ancestros republicanos? ¿Cómo recordamos periódicamente la memoria de dichos personajes? ¿Los valores que representaron los héroes patrios en el momento en el cual fueron incorporados al Panteón de los Próceres de la Nación continúan siendo los mismos valores que tenemos en la actualidad?. La tesis busca responder a esas interrogantes a partir de un enfoque interdisciplinario. En efecto, si bien al interior de la historia política se ha desarrollado una corriente relacionada a la importancia del papel de los héroes en la formación del Estado-nación, considero que los conceptos utilizados por esta escuela no logran abarcar la complejidad que significa la construcción social y simbólica de los héroes. En ese sentido, es menester recurrir también a 2 Tomás Pérez Vejo, «La construcción de las naciones como problema historiográfico, el caso del mundo Introducción 9 otras herramientas teóricas y metodológicas, especialmente las que brindan la historia cultural y los estudios culturales,3 así como algunos conceptos desarrollados por otras disciplinas tales como la Antropología, Lingüística, Filosofía, Psicoanálisis y la Sociología. Del diálogo interdisciplinario surge la posibilidad de contar con mayores perspectivas para el estudio de la dimensión simbólica que subyace en los elementos culturales de la política, aspecto que contribuye a entender el proceso de configuración de las repúblicas latinoamericanas, donde se combina la influencia de ideas europeas con tradiciones y prácticas previas surgidas en el ámbito andino.4 En ese sentido y sobre las pautas señaladas, a lo largo de este trabajo —con el apoyo del Psicoanálisis— interpretaré los funerales, como una manera colectiva del trabajo de duelo y la construcción de la imagen de los héroes como padres fundadores de la República. Es decir, buscaré explicar cómo se transforman algunas prácticas funerarias en prácticas políticas. Conceptos provenientes de la Sociología como configuración y cuerpos sociales, me ayudarán a comprender los procesos de rearticulación de nuevas lealtades, explicar la pervivencia de prácticas tradicionales y su resignificación, así como la conformación de comunidades de culto. En el caso de la Antropología, se analizarán los rituales y ceremonias organizados en los entierros y los re-entierros en función al proceso de transfiguración de personajes públicos en ancestros a través de la communitas, de la apoteosis, de la apoteosis invertida y de la adaptación de prácticas religiosas a prácticas políticas. De la Lingüística se recurrirá al análisis de los discursos, especialmente aquellos que buscan la construcción del héroe a partir de la rememoración. Con la Filosofía abordaremos el fenómeno de la nación y del Estado-nación hispanoamericano», En: Historia mexicana, Vol. LIII, N.° 2, El Colegio de México, México, 2003. Gellner sostiene que la cultura garantiza, saca a la luz y afianza las posiciones sociales, legitima dicha situación al hacerlos internalizados y elimina fricciones al hacerlos altamente sobresalientes. Ernest Gellner.- Encuentros con el nacionalismo, p. 9. Véase también, de la obra de Ranahit Guha.- «Las voces de la historia» y «La prosa de la contrainsurgencia». Donde se señala la perspectiva post colonial así como algunas pautas metodológicas de la manera como se puede rescatar de las diversas fuentes oficiales una lectura de aquellos que sin tener el poder político, han logrado desarrollar resistencias y oponerse a lo oficial. Ranahit Guha.- Las voces de la historia y otros estudios subalternos. Editorial Crítica, Barcelona, 2002. 4 Para el caso de las representaciones y las prácticas puede verse: Hilda Sábato y Alberto Lettieri (compiladores).La vida política en la Argentina del siglo XIX. Armas, votos y voces. FCE, Argentina, 2003. La manera como se construye el sistema político mexicano, en esta perspectiva de mezcla entre lo europeo y lo preexistente, véase: Luis Medina Peña, Invención del sistema político mexicano. Forma de gobierno y gobernabilidad en México en el siglo XIX, FCE, México, 2004.1 3 Introducción 10 como medios y valores relativos vinculados a un tiempo, lugar y contexto particulares propios de la época moderna.5 Asimismo, propongo demostrar que la historia de los héroes patrios oficializados en el Perú es un producto histórico reciente. Formalmente se inicia con la creación —en la tercera década del siglo XX— del Panteón de los Próceres de la Nación y es a ese espacio donde cada cierto tiempo se trasladarán los héroes «oficiales» que hicieron posible la ruptura con España y la fundación de la República del Perú. Ellos serán los receptores de los rituales y ceremoniales establecidos de acuerdo a un calendario cívico. Sin embargo, esta tradición es aparentemente reciente, pues si bien fue inventada durante el siglo XX, está sustentada en prácticas funerarias que son transformadas en prácticas políticas que conducen a la oficialización de héroes. Asimismo, descansa sobre tendencias, otras tradiciones inventadas y costumbres que se van generando a lo largo del siglo XIX. En ese sentido, el origen directo de estos personajes —transformados en símbolos nacionales— se irá configurando desde los primeros años republicanos cuando participaron en el proceso de la Independencia y desarrollaron una activa vida política y militar. Algunos de estos personajes — durante el primer entierro— son objeto de fastuosos funerales apoteósicos que en algunos casos constituyen el primer peldaño y dan origen a una larga historia de construcción de una imagen de la heroicidad. Entonces, demostraré que es en el siglo XIX donde se forja la primera imagen de heroicidad. Este sería, por lo tanto, el origen directo. Sin embargo, no se trata de una invención de tradición ex nihilo. Esta tesis desarrollará un primer argumento por el cual, las raíces históricas de la construcción de los héroes patrios durante el proceso republicano descansan en Tomaremos en consideración la propuesta de Arendt en el sentido que a partir de las Revoluciones del siglo XVIII se produce el tránsito de la majestas a la soberanía que pasa al pueblo, así como el proceso de secularización en el que están inmersas, la presencia de “hombre nuevos” y las condiciones de libertad e igualdad, así como el papel de la violencia en la esfera política, así como la tarea de fundación y la búsqueda de un absoluto que reemplace el absoluto del poder divino. Finalmente, la sensación de los revolucionarios de entrar en un período en el cual se produce la sensación de irresistibilidad, en el sentido que las fuerzas que actúan no dependen de las fuerzas de los protagonistas. Hannah Arendt.- Sobre la revolución. Alianza Editorial, Madrid, 2004, capítulo 1. En el caso de López Soria tomaremos en consideración las características del discurso de las libertades para los ilustrados del siglo XIX como Hipólito Unanue, y el discurso del Bienestar que permitirá analizar el contexto en el cual se inicia otro 5 Introducción 11 dos grandes tradiciones. La primera tiene su vertiente en la cultura occidental y la segunda en la etapa pre republicana, es decir en la cultura andina que incluye el pasado prehispánico y el colonial. Dependerá de múltiples causas para que sólo algunos de los protagonistas de la instauración del Perú republicano de principios del siglo XIX accedan al Panteón un siglo después.6 En efecto, diversos factores externos a los hechos heroicos en sí mismos confluirán en momentos determinados y se materializarán en leyes y ceremonias oficiales cuyo objetivo fue desenterrar a los «escogidos» y re-enterrarlos a través de una «apoteosis invertida» en un lugar distinguido de la ciudad a partir de un desplazamiento ritual desde el Cementerio General al Panteón de los Próceres de la Nación. Así, este proceso estaría íntimamente ligado a los diversos grupos sociales y políticos que van accediendo —o pretendiendo llegar— al poder y/o consiguen exitosamente el reconocimiento de la sociedad. También estaría ligado a los intereses y valores de las distintas generaciones del siglo XX. Para comprender este proceso de construcción heroica recurriré a la exposición y transcripción parcial de las fuentes que abordan estos acontecimientos y las analizaré a la luz de diversos conceptos tales como: legitimidad, 7 communitas, 8 reconocimiento, 9 construcción discurso moderno. José Ignacio López Soria.- “Adiós al discurso moderno”, en: Hueso Húmero N.° 39, Lima, 2001, pp. 47-57. 6 Sin embargo, las sociedades a lo largo del tiempo siempre han requerido la presencia de héroes, de padres fundadores, de santos, mártires y todos aquellos personajes que representan a la sociedad, permiten buscar puntos de identificación y cohesión, y sirven de paradigmas, pues concentran en dichas personas los valores y virtudes que cada sociedad tiene. 7 Para efectos de esta tesis, prefiero utilizar el concepto de legitimidad política propuesto por Jean Marc Coicaud porque abarca una definición polisémica. Este autor entiende por legitimidad política un conjunto diverso de acciones cuyo objetivo fundamental es buscar el consentimiento de la sociedad y de esa manera obtener el derecho de gobernar. Entre las acciones que implican este concepto tenemos por ejemplo: evaluar las decisiones y acciones de los dirigentes a cargo de la sociedad, el carácter de las relaciones políticas, la facultad de juicio, red de normas y leyes percibidas para dar protección y sanción a pactos aceptados. Sin embargo, para que ello funcione debe descansar sobre una base de reciprocidad. Jean Marc Coicaud.- Legitimidad y política. Contribución al estudio del derecho y la responsabilidad política. Homo Sapiens editores, Argentina, 2000, p. 21. 8 Nos basaremos en la propuesta de Víctor Turner en torno al concepto de communitas. Este autor sostiene que en las fases liminales del ritual se diluye la estructura de la sociedad y todos los participantes comparten una misma experiencia emotiva de carácter sagrado. Se produce de manera espontánea y en un período de tiempo relativamente corto. Lo paradójico sal...
View Full Document

{[ snackBarMessage ]}

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern