codigo-procesal-civil-comentado-para-imprimir1.doc - Código...

This preview shows page 1 out of 879 pages.

Unformatted text preview: Código Procesal Civil Comentado PROYECTO FORTALECIMIENTO DEL PODER JUDICIAL DE HONDURAS COOPERACIÓN ESPAÑOLA CODIGO PROCESAL CIVIL COMENTADO HONDURAS COORDINADOR DE LA OBRA MAGISTRADO JUAN MIGUEL CARRERAS MARAÑA AUTORES: 1. ANA LIA YNESTROZA. 2. BESSY VICTORIA AGUILAR 3. DAYSI RODRIGUEZ. 4. EDITH URTECHO LOPEZ 5. ELDA GUISELA MOLINA 6. ELVIA LETICIA PEREZ CENTENO 7. JOSE ALEXIS AGÜERO 8. JOSE TOMAS GUILLEN WILLIAMS 9. JUAN MIGUEL CARRERAS MARAÑA ( Autor Español) 10. LUIS ALFREDO DE DIEGO DIEZ ( Autor Español) 11. MANUEL ENRIQUE CALIX BONILLA 12. MARCO TULIO BARAHONA VALLE 13. MARIA ANTONIETA DOMINGUEZ 14. MARIA DEL SOL MEZA 15. OSCAR FERNANDO CHINCHILLA 16. OSWALDO NAVARRO OVIEDO 17. RAFAEL BUSTILLO ROMERO 18. ROGELIO PENAGOS 19. ROGER ALBERTO MARIN VELASQUEZ 20. ROY DAVID URTECHO LOPEZ. 21. ZOE CELESTE VASQUEZ ORDOÑEZ 1 Código Procesal Civil Comentado PRESENTACIÓN A poco más de un siglo de vigencia de la normativa actual en materia civil, con la emisión legislativa del Código Civil y del Código de Procedimientos Comunes en aquel recordado 8 de febrero de 1906, no podemos evitar evocar el regocijo social advertido por la población hondureña de esa época, y en especial en la comunidad jurídica, al contar con cuerpos legales innovadores que enmarcaran las normas y procedimientos a seguir para dirimir las desavenencias que en asuntos civiles de Derecho Privado suscitaran entre personas naturales y jurídicas. De igual forma, la expectativa a la puesta en vigencia del Código Procesal Civil en Mayo de 2009, supone nuevamente un gran reto para la nación hondureña en la configuración y fortalecimiento de su Estado de Derecho. Para su elaboración se han considerado las tendencias doctrinales y jurisprudenciales modernas, así como la incorporación de nuevos modelos de gestión de despachos judiciales, más sobretodo se ha hecho especial énfasis en satisfacer las necesidades y exigencias de la realidad nacional. Es así que el Código Procesal Civil promulgado, pretende instaurar la oralidad, publicidad, transparencia, objetividad científica en el manejo de la prueba y la celeridad procesal en el trámite de los procesos, incidentes y recursos que sean sometidos a conocimiento de magistrados y jueces de la jurisdicción civil. Con esto intenta mitigar el formalismo excesivo que prolonga desmesuradamente la duración de los procesos, y desvanecer el secretismo instituido por el sistema escrito que desacredita la confianza en la imparcialidad de sus jueces y de las resoluciones que emiten. Sin lugar a dudas que el nuevo ordenamiento procesal civil, en la medida que rediseña el procedimiento judicial para la resolución de los conflictos en esta materia, el mismo debe ir acompañado además de actividades necesarias para poder implementarlo de forma adecuada dentro de las cuales destacan la creación de foros de discusión, la impartición de cursos de capacitación, la simulación de audiencias y la confección de herramientas literarias que sirvan como instrumentos de orientación o pautas que faciliten a la comunidad jurídica profundizar en su investigación y reflexión de la nueva legislación. En tal sentido, nos enorgullece presentar al foro nacional y a la sociedad hondureña en general, esta primera edición del “Código Procesal Civil Comentado”, que constituye el producto del estudio minucioso y de largas jornadas de trabajo de un grupo de destacados juristas hondureños y españoles con autoridad categórica en la materia. En su contenido el lector encontrará un análisis perspicaz, que contribuya a esclarecer la intención del legislador en lo plasmado en cada uno de los artículos del Decreto No. 211-2006, en apoyo a la labor de formar un criterio uniforme en cuanto a la aplicación de la legislación procesal civil a nivel nacional. Es oportuno aclarar que las opiniones difundidas en esta obra no responden al criterio de la Corte Suprema de Justicia, sino al pensamiento dedicado y exclusivo de sus respectivos autores. Este Tribunal Supremo dejará constancia de las suyas en la jurisprudencia que surta de la resolución de casos concretos instruidos bajo este nuevo Código. La Corte Suprema de Justicia, que me honro en presidir, desea expresar su gratitud a todas las personas involucradas directa e indirectamente en la materialización de este noble esfuerzo, agradecimiento que se hace extensivo de manera especial al Gobierno y Pueblo del Reino de España, por medio de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), cuya participación activa en la consolidación de la reforma judicial de la República de Honduras queda una vez más evidenciada, en esta oportunidad con el aporte intelectual de excepcionales jurisconsultos y su apoyo permanente en la consolidación de herramientas académicas necesarias para el proceso enseñanza-aprendizaje, como lo es la publicación de esta edición. Finalmente, confiados que este Código Procesal Civil Comentado se constituirá en un auxilio básico para los operadores de justicia, ante la responsabilidad social de ser cada día más competentes, deseamos exhortar su estudio a todos los hondureños, en especial a la población estudiantil a quien el futuro pertenece, para que entre sus páginas encuentren la orientación y el apoyo necesario para forjar con el tiempo la Gran Honduras que su ciudadanía merece, en la que prevalezca el Imperio de la Ley y una Justicia Pronta para Todos . VILMA CECILIA MORALES MONTALVÁN MAGISTRADA PRESIDENTA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 2 Código Procesal Civil Comentado PROLOGO La obra jurídica de los comentarios al nuevo código Procesal Civil de Honduras constituye la culminación de un enorme proceso de modernización y dinamización de la justicia civil en la República de Honduras. Ese proceso encabezado e impulsado por la Corte Suprema de Justicia se inicio en el año 2005 con los trabajos de preparación de un Anteproyecto y de un Proyecto de nuevo código procesal civil, que sustituyera el vetusto código de 1906. Una vez concluidos los trabajos previos y el correspondiente trámite Parlamentario, el sábado día 26-05-2007 se publico en la Gaceta-Diario Oficial de la República de Honduras el Decreto 211-2006 referente al nuevo “Código Procesal Civil”, derogándose el Código de Procedimientos civiles de 8-02-1906 y estableciéndose un periodo para la entrado en vigor del nuevo texto de veinticuatro meses. De forma paralela al proceso legislativo por la Corte Suprema de Justicia y por la Escuela Judicial “Salomón Jiménez Castro” se inició en el año 2006 un ambicioso proceso de formación de jueces y magistrados en el conocimiento del nuevo texto y se estableció un amplio programa de capacitaciones y de formación de capacitadores que se desarrollo tanto en Tegucigalpa M.D.C. como en distintas ciudades de la República. Asimismo, este proceso de implementación en la reforma Procesal contó con la colaboración de la Universidad tanto en lo relativo a la formación del profesorado, como en la modificación de los planes de estudios. Como colofón de este esfuerzo conjunto y colectivo de todos los operadores y responsables de la actividad judicial, legislativa y docente en el ámbito de la reforma civil, cuando esta muy próxima la entrada en vigor del nuevo CPCH, y después de un inmenso trabajo, ve la “luz de la imprenta”, como diría Miguel de Cervantes, esta obra de comentarios del Código Procesal Civil de Honduras. Estos comentarios al CPCH son el fruto de muchos meses de trabajo de algunos de los mas prestigiosos e insignes juristas de la República de Honduras, quienes de forma desinteresada han desarrollado una ingente labor de análisis y de estudio de las nuevas instituciones jurídicas derivadas del proceso civil y que pretende acercar el sistema procesal civil de Honduras a las mas altas cotas de modernidad. La modernización, la seguridad jurídica, el acceso a la justicia y la cohesión social fueron los ejes temáticos esenciales de la XIV Asamblea Plenaria de la Cumbre Judicial Iberoamericana celebrada los días 4-5-6 de Marzo de 2008 en Brasilia y esos mismos fueron también los objetivos del CPCH de 2007 y de los comentarios de su contenido. Hoy en día la modernidad de los sistemas judiciales exige una constante actualización de los conocimientos técnicos y la facilitación a los jueces de herramientas jurídicas adecuadas para que sus resoluciones puedan responder a las exigencias de la Justicia dentro del contexto de la convivencia pacífica de los pueblos inspirada en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos, tales como: Contribuir a la consolidación de los procesos democráticos; apoyar al fortalecimiento del Estado de Derecho; asegurar la gobernabilidad; y aplicar mecanismos de integración en el sector de la justicia para hacer frente a los nuevos fenómenos económicos y sociales que están emergiendo en el contexto de sociedades avanzadas, pues la Justicia constituye uno de los valores superiores de cualquier Ordenamiento jurídico y es, asimismo, uno de los derechos fundamentales de la persona. Para ello, se hacia preciso en Honduras un código moderno que continuara la línea de armonización de los sistemas procesales Centroamericanos y que favorezca un espacio judicial único con adecuada circulaciòn de resoluciones judiciales como medio de dinamización económica y del progreso de la Nación. En definitiva, para cualquier sociedad democrática, es primordial el adecuado funcionamiento del Poder Judicial que, en el diario ejercicio de la potestad jurisdiccional, tutela los derechos e intereses legítimos de todos los ciudadanos, garantizando el orden político y la paz 3 Código Procesal Civil Comentado social y siendo un instrumento eficaz para que la Justicia se administre conforme a aquellas certeras reflexiones de la mística Sor Mª de Agreda, cuando decía que la Justicia hay que ejecutarla “con sano corazón y firme voluntad, procurándola en ministros y jueces, de suerte que ni ruegos la ablanden, ni lágrimas les enternezcan, ni dones les corrompan, ni amenazas les espanten, ni iras les venzan, ni odios les turben, ni afecciones les engañen”. La justicia pronta y cumplida, expedita y eficiente, constituye una de las demandas más sentidas por los ciudadanos Hondureños y un elemento esencial y básico para la consolidación de un verdadero Estado de Derecho. En ese sentido, ninguna Ley más importante para este fin que un nuevo Código Procesal Civil, y ello por dos razones fundamentales. Por un lado, porque la Ley procesal vigente, tiene ya más de cien años de efectiva existencia, resultando evidente que fue diseñada para una sociedad preindustrial muy distinta a la actual, y, por otro, porque la norma vigente , aún con su valor como precedente, difícilmente responde a los retos propios de una sociedad moderna que precisa de ágiles mecanismos de resolución de los conflictos privados, y a los criterios procesales de garantía de la tutela efectiva, de la inmediación judicial y de la oralidad y concentración, como medios para la dinamización de las relaciones comerciales, la seguridad en las transacciones y el desarrollo económico. Con carácter general, podemos decir que la vocación del Código Procesal Civil de sustituir al casi centenario Código de Procedimientos Civiles, supondrá, un cambio radical en todo lo que concierne al proceso Civil, centrándose el núcleo de su reforma en dos pilares básicos, como han destacado y analizado los comentaristas de su texto. En primer lugar, en la simplificación de los procesos existentes que se pierde en una maraña de procesos ordinarios y especiales. El nuevo Código contempla dos procedimientos de naturaleza ordinaria, el ordinario y el abreviado; de tal manera que la mayoría de lo que en la actualidad son procesos especiales se reconducen a puntuales especialidades en el correspondiente proceso de naturaleza ordinaria, pues los procesos estrictamente especiales se reducen a dos: el monitorio y el de tutela sumaria. En segundo lugar, en la nueva regulación de la prueba, con especial incidencia en lo relativo a su práctica, y a su valoración y motivación en la sentencia. Estos dos aspectos esenciales de la reforma se complementan con un proceso de Ejecución único, con única oposición y una única vía de apremio. El Código Procesal Civil introduce profundas innovaciones respecto al sistema procesal civil precedente de principios del siglo pasado y responde a los genéricos objetivos indicados de consolidación del Estado de derecho y de favorecimiento del progreso económico y social. El nuevo Código, aunque aproveche instituciones y conceptos del antiguo texto, no se reduce a una reforma, sino que supondrá un nuevo modo de enjuiciar y de concebir la justicia civil y los medios de resolución de los conflictos privados derivados de las relaciones entre particulares y entre empresas, tomando como premisa la sustitución de un sistema escrito y alejado de la inmediación y efectiva presencia del juez en el proceso, por otro predominantemente oral, en el que se consagran, de manera muy radical, los principios de oralidad, de inmediación y de concentración, y al juez como el centro del proceso y el garante de los derechos de las partes litigantes. El Código Procesal Civil se apoya en varias líneas básicas que suponen un radical cambio y una novedosa concepción del proceso civil en relación con la anterior legislación. Estas pautas de reforma, que con puntualidad, dedicación y precisión se analizan en la presente obra, son las siguientes: 1º.- El nuevo diseño del proceso basado en un proceso oral, exige ante todo que el juez que haya dirigido la audiencia probatoria con criterios de contradicción e inmediación sea el que dicte la resolución que pone fin al proceso. 2º.- La regulación pretende evitar que el desarrollo de la actividad probatoria se convierta en un obstáculo o maniobra dilatoria a disposición de las partes del proceso, pugnado por la eficacia y la eficiencia de la administración de justicia. 4 Código Procesal Civil Comentado 3º.-El principio de unidad de acto cobra una especial relevancia, mediante la práctica de todas las pruebas propuestas en una audiencia con directa intervención judicial, tanto en la dirección del debate procesal, como en la resolución de las distintas peticiones que se formulen al tribunal o de las protestas que se articulen en la causa. 4º.- La estructura que sigue el Código es la que se corresponde con un proceso oral, distinguiéndose unas normas generales y los concretos medios de prueba. Sin perjuicio de su articulación en los trámites del proceso ordinario y del proceso abreviado, las normas generales fijan los criterios probatorios a los que se han de atener las partes y el Juez para acreditar los hechos objeto del litigio. También se regulan las siguientes materias: ejecución, medias cautelares, aseguramiento de la prueba, prueba anticipada, diligencias preliminares, procesos especiales sobre ruptura matrimonial, incapaces, internamiento, principios propios de familia y división de patrimonios, todos los cuales son analizados en los comentarios por destacados especialista sen al materia. 5º.- Una de las cuestiones que resalta de manera notable tras un estudio inicial del Código Procesal Civil es la potenciación de la primera instancia que refleja, porque el Código quiere facilitar extraordinariamente la ejecución provisional de la sentencia. Con ello se pretende disuadir al recurrente de que interponga la apelación con fines meramente dilatorios, por tanto, se quiere conseguir que la decisión de la primera instancia sea la realmente importante y efectiva. 6º.- Se fija un sistema de Ejecución única, por lo que se unifica el tratamiento de los títulos judiciales y extrajudiciales, se unifica también el procedimiento, tanto par la ejecución de hacer como de dar o de no hacer o de publicar una sentencia) 7º.- Se dinamizan los medios de ejecución forzosa eficaz y de adopción de medidas cautelares. Para ello se adoptan medidas como éstas: Sistematización y ordenación de la ejecución y de las medidas cautelares, modernización de la manifestación de bienes con el fin de traer a la ejecución los del ejecutado que realmente existan y sean suyos sin posibilidad de ocultamiento; facilitación de la realización forzosa de los bienes a través de personas expertas en ejecución; se garantiza la efectividad de la ejecución permitiéndose imponer en ciertos casos multas coercitivas frente a las dilaciones e incumplimientos. 8º.- Se introduce el Proceso Monitorio como, una de las piezas capitales del nuevo sistema ejecutivo que se pretende, en principio uno de los grandes logros del nuevo Código Procesal Civil según se está destacando por la doctrina, aunque con dudas lógicas sobre su incidencia práctica. 9º-. La esencia del proceso es la prueba y por ello buena parte de la actividad de los comentaristas se centra en esta esencial parte del CPCH. El juez, por definición imparcial y solo sujeto el imperio de la ley, debe de juzgar conforme a lo alegado y probado por las partes dentro del proceso; y, por ello, la prueba, como actividad dirigida a despejar la incógnita sobre los hechos controvertidos, se convierte en el núcleo del proceso y en su objeto básico. Se refuerza el sistema de valoración libre de la prueba (de apreciación según las reglas de la “sana crítica”), pues se atempera el carácter tasado de la fuerza probatoria de la confesión y de los documentos. El Código afronta el problema de la valoración de la prueba con criterios modernos y seguros. Prescindiendo de matices terminológicos que pueden generar confusión, el juez debe de estar preocupado solamente por despejar respecto a su convicción cualquier sospecha de arbitrariedad, lo que exige la expresión clara y precisa en la sentencia del fundamento del fallo con base en la sana crítica y en la valoración razonada de la prueba obrante en la causa, con criterios de motivación, congruencia y exhaustividad. Estos objetivos y consideraciones están presentes en el CPCH y han sido destacados en los comentarios que se presentan cuya finalidad es doble. Por un lado, trata de ser una obra completa y adecuada para análisis inmediato del 5 Código Procesal Civil Comentado texto y para que cada uno de los Jueces y Magistrados que lo tengan que aplicar e implementar dispongan de una herramienta ágil y eficaz para una primera valoración del Código y para un primer acercamiento a su aplicación efectiva. Por otro lado, la obra nace con la vocación de ser un instrumento de profundización en la reforma procesal civil y en ningún caso como una obra cerrada e inamovible, sino como el embrión y la semilla de futuros textos más particularizados y detallados. Quiero concluir esta breve presentación con mi mas sincero agradecimiento a todas las personas e instituciones que han colaborado y que han hecho posible la ejecución de la obra y especialmente a la Agencia Española de Cooperación Internacional- Embajada del Reino de España, a la Corte Suprema de Justicia y la Escuela Judicial de Honduras, así como a todos y cado uno de los Jueces y Magistrados integrantes del Poder Judicial de Honduras y a los Profesores Universitarios que han asistido a los cursos de capacitación y formación y que con sus aportaciones y comentarios han enriquecido la obra. De forma muy destacada y especial quiero significar a todos los autores y comentaristas que han dedicado un gran esfuerzo personal y profesional a su realización y que han configurado una obra científica que conjuga el rigor académico, con la voluntad de ser un instrumento de aplicación de una de las mas importantes reforma legales de la historia de la República de Honduras. A todos ellos mi sincero agradecimiento y mi afecto mas fraterno. J. M. CARRERAS MARAÑA. Magistrado-Presidente de la Audiencia Provincial de Burgos-España. Coordinador de la obra. Consultor Internacional. TITULO PRELIMINAR PRINCIPIOS ALEXIS AGÜERO MARIA DEL SOL MEZA1. Son las ideas y reglas que presuponen el punto de partida para la co...
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture