enfermedades prevenibles (1).pptx - UNIDAD No 3 Enfermedades prevenibles por vacunaci\u00f3n Las vacunas previenen la enfermedad Ayudan al sistema

enfermedades prevenibles (1).pptx - UNIDAD No 3...

This preview shows page 1 out of 18 pages.

Unformatted text preview: UNIDAD No. 3 Enfermedades prevenibles por vacunación Las vacunas previenen la enfermedad. Ayudan al sistema inmunológico de nuestro organismo a construir memoria y a defenderse de los microorganismos con los que entra en contacto creando defensas (anticuerpos). El sistema inmunológico de un niño vacunado reconoce a una bacteria o virus cuando entra en el cuerpo humano y la combate antes de que origine la enfermedad. (NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-036SSA2-2012, PREVENCIÓN Y CONTROL DE ENFERMEDADES, APLICACION DE VACUNAS, TOXOIDES, FABOTERÁPICOS (SUEROS) E INMUNOGLOBULINAS EN EL HUMANO). Las vacunas se fabrican con los mismos Agentes Patógenos que causan la enfermedad. Pero los Agentes Patógenos son inactivados o atenuados de tal manera que no ocasionan formas graves de la enfermedad, inoculados generalmente mediante una inyección pero que provocan una respuesta inmunitaria por parte del organismo, generando anticuerpos, que permanecen en el organismo durante gran parte de la vida y que impiden que se presente la enfermedad. DIFTERIA: . Es una toxi-infección bacteriana, provocada por la bacteria Corynebacterium diphtheriae, que constituía una de las principales causas de mortalidad infantil antes de la introducción de la vacuna en el Esquema de Vacunación Nacional. Luego de un período de incubación de 1 a 5 días, la difteria se manifiesta, en su forma típica, mediante una faringitis con formación de pseudomembranas que puede extenderse, obstruir las vías aéreas superiores y causar una asfixia mortal. El ser humano es el único huésped natural de la Corynebacterium diphtheriae. La enfermedad se transmite por medio de gotas de respiración y contacto físico cercano. Las complicaciones de la difteria pueden ser trastornos cardíacos y neurológicos. Debe ser tratada inmediatamente para reducir el riesgo de complicaciones y de mortalidad. El principal elemento del tratamiento consiste en la administración por vía intramuscular o intravenosa de una antitoxina contra la difteria. Antes de los años 80, la vacunación antidiftérica no era accesible a todos y se estimaban cerca de un millón de casos de difteria por año en los países en vías de desarrollo de Europa del Este. La difteria aún persiste en numerosos países y varias epidemias han tenido lugar en los últimos 10 años. La vacuna antidiftérica se fabrica a partir de un toxoide diftérico, una forma no patógena de la toxina. TOSFERINA: Es una enfermedad bacteriana de las vías respiratorias inferiores, muy contagiosa, provocada por la bacteria Bordetella pertussis. Se caracteriza por una prolongada evolución (varias semanas). Es particularmente grave en los lactantes. Es una enfermedad considerada reemergente. La tos ferina, en su forma más común, se manifiesta mediante una tos persistente (más de tres semanas), en la mayoría de los casos sin fiebre, con accesos de tos y sonido inspiratorio, apneas, cianosis o, incluso, vómitos después de los accesos de tos. La tos ferina del lactante puede ser muy grave y hasta mortal. Los adolescentes y adultos presentan, a menudo, formas atípicas con tos persistente. Es una enfermedad estrictamente humana. Se transmite fácilmente por contacto cercano principalmente a través de la tos. Sigue siendo una amenaza, debido al aumento de casos de lactantes no vacunados por ser aún muy pequeños y casos de adolescentes y adultos jóvenes que ya habían perdido la protección conferida por la vacunación. La vacuna contra la tos ferina integra el calendario de vacunación de rutina de lactantes y niños de los dos meses de vida hasta los seis años. La disponibilidad de vacunas antipertúsicas acelulares permite, en la actualidad, efectuar vacunación de refuerzo tardío. TETANOS: Es una enfermedad infecciosa, a menudo mortal, provocada por las cepas toxigénicas del bacilo tetánico. Causa estragos en los países en vías de desarrollo y aún no ha sido erradicado en los países industrializados. La bacteria penetra en el organismo a través de lesiones (heridas sucias, fracturas abiertas, úlceras crónicas) o por acciones médicas que no se realizaron con la asepsia adecuada.. La enfermedad se presenta por lo general de forma espástica generalizada. Los espasmos precoces de los músculos faciales (trismo o risa sardónica) son característicos, y están seguidos por espasmos de los músculos de la espalda (opistótonos) y convulsiones tónicas repentinas generalizadas. Si no se trata, el tétanos casi siempre es mortal, en particular en bebés y en personas mayores. Incluso en caso de tratamiento óptimo, la mortalidad del tétanos permanece elevada. En 2002, se estimó que el tétanos causó más de 200.000 decesos en todo el mundo, de los cuales 180.000 correspondían al tétanos neonatal. Las vacunas antitetánicas se elaboran con toxoide tetánico y se asocian a otras valencias (diftérica, pertúsica, poliomielítica, Hib. etc.). TUBERCULOSIS: Es una enfermedad bacteriana contagiosa, causada por el bacilo Mycobacterium tuberculosis. Es la segunda causa de mortalidad por enfermedad infecciosa en el mundo, luego de la infección por el VIH: con ocho millones de casos por año. El tratamiento consiste en la administración de medicamentos antituberculosos durante varios meses. La forma clínica más común de tuberculosis activa es la afección pulmonar. Los síntomas más frecuentes son: tos crónica, fiebre moderada, sudores nocturnos, cansancio, disminución del apetito y pérdida de peso. La tuberculosis miliar (afección difusa de los pulmones, del bazo, del hígado y de la médula ósea) y la meningitis tuberculosa representan las formas más graves de la enfermedad. La vacuna se administra por vía intradérmica, en el momento del nacimiento, en la primera infancia o antes del ingreso escolar. La vacuna BCG no impide la reactivación de las formas latentes y no detiene la transmisión de la tuberculosis. POLIOMIELITIS: Es una enfermedad epidémica y contagiosa causada por tres serotipos diferentes de virus (poliomielitis 1, 2 y 3), que puede producir parálisis y deceso. El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tubo digestivo para luego ser absorbido y diseminarse a través de la sangre y el sistema linfático. La aparición de los síntomas de la enfermedad (incubación) oscila entre 5 y 35 días (un promedio de 7 a 14 días). La mayoría de las personas no presenta síntomas, o puede presentar un síndrome pseudogripal similar al de numerosas infecciones virales .benignas. La transmisión sucede estrictamente entre seres humanos. Las vías de contagio son: contacto directo de persona a persona, contacto con moco o flema infectado de la nariz o de la boca y/o por contacto con heces infectadas. El paciente infectado, sintomático o no, puede transmitir el virus a su entorno. La poliomielitis aún origina brotes epidémicos en algunos países de África subsahariana, la India y Oriente Medio. La poliomielitis debería ser la segunda infección erradicada del mundo, luego de la viruela. Se utilizan dos tipos de vacuna en la lucha contra la poliomielitis: - La vacuna contra la poliomielitis inactivada inyectable (IPV); - La vacuna oral contra la poliomielitis a virus vivos atenuados (OPV). SARAMPIÓN: Es una enfermedad viral aguda eruptiva, extremadamente contagiosa, que, antes de la introducción de las vacunas, afectaba prácticamente a todos los niños. El sarampión puede generar graves complicaciones: otitis media, neumonía, encefalitis postinfecciosa y panencefalitis esclerosante subaguda. En la actualidad está bajo control, incluso ha sido erradicado, en muchos países industrializados, pero aún es endémico (ciertas regiones) en numerosos países. La posibilidad de contagio persiste durante cuatro o cinco días a partir del comienzo de la erupción. Se caracteriza por fiebre prodrómica, conjuntivitis, tos y manchas en la mucosa bucal. Entre el tercer y el séptimo día, aparece una erupción eritematosa en la cara, que luego se generaliza, y dura de cuatro a siete días. Es una enfermedad estrictamente humana, responsable, La vacuna contra el sarampión se administra, por lo general, combinada con otras como las vacunas contra la rubéola y la parotiditis (triple viral). La erradicación es, en teoría, posible, dado que el hospedador del virus es estrictamente humano. RUBEOLA: Es una enfermedad viral aguda eruptiva que no siempre es sintomática y que puede, por lo tanto, pasar inadvertida (en uno de cada dos casos). La rubéola puede ser grave si se manifiesta al comienzo del embarazo, pues el virus transmite al feto el síndrome de rubéola congénita (SRC). Existe una vacuna antirrubéolica. A menudo se asocia con la vacuna contra el Sarampión y la Parotiditis (triple viral). El virus de la rubéola se transmite de individuo a individuo, mediante gotas de la respiración de los pacientes infectados. El reservorio del virus rubéolico es estrictamente humano y la erradicación por medio de la vacunación, en teoría, es posible. Se presenta en forma de erupción transitoria eritematosa, con fiebre leve, acompañada de conjuntivitis, coriza y adenopatías suboccipitales (aumento de volumen de ganglios linfáticos del cuello). En México esta enfermedad ha ido disminuyendo desde el año 2006 hasta no haberse registrado un solo caso en 2012 y lo que se lleva de 2013, de acuerdo a cifras oficiales de la Secretaría de Salud Federal. PAROTIDITIS: Es causada por un virus de tropismo glandular y neurológico. Aunque se considera benigna, puede producir complicaciones. Es una enfermedad estrictamente humana, muy contagiosa. La transmisión se produce por contacto directo o por gotas de respiración de los sujetos infectados. Luego de un período de incubación de 15 días, en promedio, la parotiditis comienza con un malestar general con fiebre, seguido por hinchazón de las parótidas (glándulas salivales). El paciente se recupera en una semana aproximadamente. El paciente, en particular el adulto, puede sufrir algunas complicaciones: meningitis aséptica, sordera, orquitis, pancreatitis. No existe ningún tratamiento especifico. Actualmente, cerca de 120 países han introducido la vacuna antiparotidítica en sus programas de vacunación. La vacuna contra la parotiditis se administra por lo general combinada con otras, como las vacunas contra el sarampión y la rubéola (triple viral). HEPATITIS “B”: Es una inflamación del hígado, de origen viral (virus de la hepatitis B, VHB), cuya gravedad depende de la infección aguda, pero sobre todo de las complicaciones de la infección crónica (cirrosis y cáncer de hígado). El VHB se transmite por la sangre y, en menor grado, por los demás líquidos biológicos. En la actualidad, más de 250.000 personas mueren por año a causa de una enfermedad aguda o crónica asociada al VHB. Luego de un período de incubación de tres a cuatro meses, la hepatitis B aguda presenta, durante varias semanas, pérdida del apetito, debilidad, náuseas, dolor abdominal, ictericia, erupciones cutáneas y dolores articulares. El riesgo de pasar a un estado crónico es particularmente frecuente en los inmunodeprimidos y en los recién nacidos. Existen vacunas contra el VHB desde comienzos de los años 80, y muchos países ya han introducido la vacuna anti hepatitis B en sus programas de vacunación. En México ha disminuido de 1993 a 2012 el 99% de los casos en menores de 5 años de edad. INFLUENZAE TIPO B : Son infecciones provocadas por la bacteria Haemophilus inuenzae tipo b (Hib) son conocidas en todo el mundo. De todas las diferentes formas en las que puede presentarse, las más conocidas son los diferentes tipos de meningitis. Luego de colonizar la faringe, la bacteria puede expandirse a través del torrente sanguíneo, acceder a los diferentes órganos y provocar diversas formas clínicas: meningitis, neumonía, epiglotitis, artritis, celulitis, osteomielitis. Tienen lugar antes de la mayor parte de los año de vida. La meningitis es mortal con frecuencia (del 5 al 40% de los casos, según el país) y también puede provocar secuelas (sordera, déficit motor, retraso mental, etc.). El tratamiento consiste en medidas de reanimación y antibioterapia adecuada. los 5 años de edad y, en casos, durante el primer Enfermedad estrictamente humana. Los niños se contagian entre sí por medio de gotitas de saliva o juguetes contaminados. En México no se han registrado casos desde el 2008. Existe una vacuna que se administra, por lo general, junto con las otras vacunas del calendario pediátrico de vacunación. NEUMOCOCO: Son infecciones por neumococo incluyen todas las infecciones invasivas (meningitis, neumonía y bacteriemia) y no invasivas (neumonía, otitis, sinusitis y bronquitis) vinculadas con los diversos serotipos de la bacteria Estreptococos pneumoniae. El neumococo se transmite por contacto directo con las secreciones respiratorias de los enfermos y de los portadores sanos. Las infecciones por neumococo afectan a individuos de todas las edades, pero la gravedad es mayor en lactantes y en personas mayores. La neumonía por neumococos es la neumonía bacteriana más frecuente. Se manifiesta con fiebre elevada, escalofríos y una tos que produce dolores pulmonares y dificulta la respiración. También se registra frecuentemente bacteriemia (presencia de bacterias en la sangre). La meningitis neumocócica presenta los mismos signos que la meningitis bacteriana (fiebre, dolor de cabeza, vómitos, rigidez de la nuca) y está asociada a una mortalidad elevada, en particular en los lactantes y en personas mayores. La importancia de las infecciones por neumococo es considerable, tanto en los países en vías de desarrollo como en los industrializados. Existen varios tipos de vacunas. VPH: Se recomienda Gardasil o Gardasil-9 tanto para niños como para niñas de 11 o 12 años de edad, o a partir de los 9 años. Esta vacuna se puede administrar a personas de hasta 26 años. La vacuna contra el (VPH) protege contra la infección por ciertas cepas del VPH. El virus del papiloma humano puede causar cáncer de cuello uterino y verrugas genitales. También ha sido asociado con otros tipos de cánceres, incluso de vagina, de vulva, de pene, de ano, de boca, y de garganta. El VPH es un virus común que se propaga a través del contacto sexual. Hay muchos tipos diferentes de VPH. Muchos tipos no causan problemas. Hay dos vacunas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos: VPH4 (Gardasil). VPH9 (Gardasil-9). Las niñas y las mujeres no obstante deben hacerse exámenes (Papanicolaou) regulares para buscar cambios precancerosos y cualquier signo temprano de cáncer de cuello uterino. La vacuna contra el VPH tampoco protege contra otras infecciones que se pueden propagar durante el contacto sexual. INFLUENZA: La influenza (también conocida como la gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. La influenza es diferente al resfrío. Las personas con influenza, a veces sienten algunos o todos estos síntomas: Fiebre con escalofríos, Tos, Dolor de garganta, Mucosidad nasal o nariz tapada, Dolores musculares y corporales, Dolores de cabeza, Fatiga (cansancio). Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea. Los niños pequeños, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas y personas con ciertas enfermedades crónicas se encuentran entre los grupos de personas con alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza, posiblemente necesiten ser hospitalizadas e incluso pueden morir. Las vacunas contra la influenza hacen que los anticuerpos se desarrollen en el cuerpo aproximadamente dos semanas después de la vacunación. Estos anticuerpos brindan protección contra la infección con los virus incluidos en la vacuna. ROTAVIRUS: El rotavirus es la causa más común de la diarrea grave en neonatos y niños pequeños. Es uno de los varios virus que a menudo causan las infecciones denominadas gastroenteritis. A la edad de 5 años, la gran mayoría de los niños de todo el mundo han sido infectados por el rotavirus al menos una vez. El rotavirus es un virus de fácil cura, pero en todo el mundo aún mueren cada año cerca de 450.000 niños menores de cinco años por su infección, la mayoría de ellos en países en vías de desarrollo, y casi dos millones más caen gravemente enfermos. El virus se transmite por vía fecal-oral. Infecta y daña las células que recubren el intestino delgado y causa gastroenteritis. Se debe recibir la primera dosis antes de las 15 semanas de edad y la última a los 8 meses de edad. Si reciben la vacuna, estarán protegidos contra la diarrea severa por rotavirus, la mayoría no tendrán diarrea por rotavirus en absoluto. La vacuna no prevendrá la diarrea ni los vómitos provocados por otros gérmenes. IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS Antes del descubrimiento de las vacunas, enfermedades como la difteria, el sarampión, la viruela y la polio causaron millones de muertes en todo el mundo. Gracias a las actuales medidas y planes de vacunación, es raro que en la actualidad se presente alguna de estas enfermedades, y más aún que llegue a ser mortal como ocurría en el pasado. ...
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture