TITULOS Y OPERACIONES DE CR\u00c9DITO - RAUL CERVANTES AHUMADA.pdf - A mis Alumnos de la Facultad de Derecho PREFACIO A LA PRIMERA EDICION Este pretende ser

TITULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO - RAUL CERVANTES AHUMADA.pdf

This preview shows page 1 out of 493 pages.

Unformatted text preview: A mis Alumnos de la Facultad de Derecho PREFACIO A LA PRIMERA EDICION Este, pretende ser un libro de texto. Se ha estructurado para servir de guía a los estudiantes de la licenciatura en derecho, en su curso sobre Títulos y Operaciones de Crédito (Segundo Curso de Derecho Mercantil). Por tanto, pretende ser un libro sencillo, de apariencia dogmática y de contenido institucional, El estudiante de la licenciatura debe conocer, ante todo, su institución. y su institución está en la ley. Por tanto, he considerado indispensable que, en apéndice general, se contenga en la obra el texto de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, y el texto que probablemente la sustituya, o sea el proyecto para el Nuevo Código de Ccnnercio, elaborado por la Comisión de Legislación y Revisión de Leyes, de la Secretaría: de Economía. La Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito es una ley buena, pese a las críticas que se le han hecho,' y fue muy ~lantada para su época. Sus defectos son explicables y, si se les compara ctJC'jf sus grandes aciertos, de poca trascendencia. Las instituciones por ellii..~ladas y algunas introducidas por ,,11a en el Derecho Positivo Me'ii.c~"1reporto, crédito documentario, fideicomiso, etc.] han proporciona.!lK> ~iosos instrumentos a la vida jurtdico-mercantil mexicana. C)0 •~ El texto fundamental para el estu&o{J.~ tmte todo, la ley. Ella debe ser conocida y manejada por el estudidnf!!:~ teorias servirán como guiones explicativos de lo que la ley estable~"1as instituciones, en lo posible, deberán ser conocidas tal como en la 'Sfáctica mexicana se desenvuelven, aún con sus naturales vicios. Por elloJ!f.~ayorÍ4l de los capítulos ha sido adicionada oon un apéndice particutoqtñ que se contiene la forma práctica de la . institución. Cuando se haga en el texto referencia a "la Itry", deberá entenderse que ésta es la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, y cuando se cite un artículo sin expresar su procedencia, se entenderá que corresponde a dicha ley. No he creído oportuno, por inútil, adicionar la obra con una bibliografía general. Se contiene en las notas una bibliografía particular, referida a cada afirmación o a cada caso, y será tarea del profesor el ampliar, en [orma oportuna, la indicación bibliográfica 1 V~se EDUARDO PALLItUS. Los Tltul"s de Crjdito QI GeneTIJ'~ México. 1955. ) \ Es una obra fruto de casi quince años de docencia en la Facultad de Derecho. Se le ha formado para los estudiantes, y a ellos 'se les entrega, con la esperanza de que en ella enC1lellt,-ell un auxiliar en sus tareas, a pesar de los defectos de que el libro adolece. Debo agradecer públicamente a mis maestros, a mis compañeros y a mis alumnos, sus valiosas indicaciones y el amistoso calor con que han estimulado mi labor humilde. (1954) PREFACIO A LA SEGUNDA EDICrON El favor de los lectores, p,-incipalmente profesores y alumnos de Derecho Mercantil, agotó rápidamente la primera edición de esta obra. En la segunda edición se han hecho breves adiciones o modificaciones, derivadas, en su mayor parte, de cambios en la legislación, en la jurispHIdencia, o en las prácticas comerciales. Considero el favor dispensado por los estudiosos del Derecho a esta humilde obra, como el premio más alto que hubiera podido soñar mi devota dedicación a la Ciencia [uridica. (1957) PREFACIO A LA TERCERA EDICrON Una vez más, el favor dispensado por los estudiosos de la Ciencia [uridica Mercantilista, hace posible la aparición de una nueva edición de esta humilde obra. Los libros son hijos espirituales. Y satisface ver cómo alguno nuestro cumple S1l misión de servicio, principalmente frente a aquellos a quienes está primordialmente dedicado: los estudiantes de la Facultad. Va,-ias generaciones lo han utilizado, y como han sufrido sus defectos y sus imperfecciones, en cada edición se ha hecho un nuevo esfuerzo para corregir, según las enseñanzas de la práctica, algunos errores y defectos, y para tratar de adicionarlo con aquel/os da-tos que en los años han aportado la doctrina científica, la jurisprudencia o la _práctica comercial. El favor recibido de los lectores, principalmente de los profesores y los alumnos, además de un motivo de agradecimiento proiundo, es un estímulo que significa el compromiso de seguir en la tarea de la investigación; de continuar en nuestro tesonero esfuerzo por penetrar al luminoso campo de la Ciencia del Derecho. (1960) PREFACIO A LA CUARTA EDICION En diez años de servir, principalmente a los estudiantes, este libro alcanza su cuarta edición. ' En el lapso que media entre la tercera edición y esta cuarta, se han hecho importantes reformas y adiciones a las leyes; ha aparecido alguna legislación nueva, y se han modificado algunos puntos de jurisprudencia. Por ejemplo: se adicionó la LGTOC con una reglamentación sobre obligaciones conver· tibies en acciones y sobre el "Certificado de Vivienda"; apareció la moderna Ley de Navegación y Comercio Marítimos, que establece una nueva regulación para el conocimiento de embarque, y fueron revisadas las Reglas de Viena sobre Créditos Documentarios, de la Cámara Internacional de Comerc1.O. Por ello, ha sido necesario reoisar cuidadosamente esta edición, a fin de ponerla al dia en relación con las leyes, las prácticas y usos comerciales y la [urisprudencia. De nuevo deseo expresar mi público agradecimiento a profesores y alum· nos por el favor dispensado, que sigue significando para mí un aliciente en las arduas tareas de la docencia y la investigación jurídicas. (1964) PREFACIO A LA SEXTA EDICION Otra vez el favor de los estudiosos, principalmente de profesores y alumnos de Derecho Mercantil, hace posible una edición más de este libro. Las breves adiciones que se han hecho a la quinta edición, son debidas, principalmente, a cambios en la jurisprudencia y en las prácticas comer· ciales. Pero contemplamos ahora, en Derecho de Títulos, como en el derecho mercantil en general, el novedoso fenómeno de la armonización o de la unificación de las instituciones jurídicas mercantiles, como resultado de los grandes procesos de creación de las zonas de integración económica. La integración jurídica es presupuesto de la integración económica. Y en sus aspectos fundamentales, consiste en la armonización o unificación de las Instituciones. En las dos zonas de integración más importantes de América Latina (Mer. cado Común Centroamericano y Zona Latinoamericana de Libre Comercio) se ha intentado lograr la unificación del derecho de títulos por medio de un proyecto de Ley Uniforme Centroamericana de 'Titulos-Valcres, que se convirtió, posteriormente, en el Proyecto de Ley Uniforme de Títulos Valores para América Latina, elaborado bajo el patrocinio del Instituto para la Integración de América Latina (IN TAL). El proyecto ha recibido amplia difusión, tanto en el Continente como fuera de él, y marca un jalón en la historia de los títulos de crédito. Como los juristas especialistas en la materia lo han considerado de singular importancia, agregamos a esta obra un capítulo con un breve comentario . introductivo, y el texto mismo del proyecto. Una vez más, debemos manifestar a los estudiosos del Derecho Mercantil nuestro agradecimiento por el estimulante favor que han dispensado a nU"-5tra obra. (1969) PREFACIO A LA DECIMO CUARTA EDICION. Tras largay alentadora trayectoria de esta obra entregada a los estudiantes de derecho en 1954, sigue cumpliendo sufunción de utilidad docente, por lo que se produce esta décimo cuarta edición. En el lapso transcurrido entre la edición anterior a la que hoy se presenta, han ocurrido diversos acontecimientos legislativos que han ameritado que la obra sea puesta al día. La nacionalización de la banca produjo como consecuencia una nueva Legislación Bancaria yen el Mercado Bursátil aparecieron nuevos títulos de crédito bancarios. Asimismo, las tarjetas de crédito bancariasse han sometido a nuevas normas y la Ley General de Títulos de Operaciones de Crédíto ha sufrido importantes reformas. Atendiendo a tales circunstanciaspresentamos ahora a la consideración de los estudiosos una nueva edición que esperamos continúe mereciendo su favor. (1988) PRIMERA PARTE LOS TITULOS DE CREDITO SECCION PRIMERA TEORIA GENERAL CAPITULO I 1. Nociones preliminares. 2. La denominación. 3. Definición y característieas principales de los títulos de crédito; a) La incorporación; b) La legitima. ción; e) La literalidad; d) La autonomía. 4. Excepciones que pueden oponerse contra la acción derivada de un titulo de crédito. SUMARIO: 1. NOCIONES PRELIMINAREs.-En la historia moderna de la vida jurídicocomercial, uno de los fenómenos de mayor importancia es el nacimiento y desarrollo de esa gran categoría de cosas mercantiles que son los títulos de crédito, "masa que circula con leyes 'propias sobre el inmenso cúmulo de cosas, muebles e inmuebles, que forman la riqueza social." 1 La época mercantilista y materialista que estamos viviendo, ha realizado la paradoja de convertir la riqueza material en un fenómeno ideal: en conceptos jurídicos incorporados en títulos de crédito. Puede decirse que en la actualidad un gran porcentaje de la riqueza comercial se representa y maneja por medio de tales títulos. Pero ellos no han surgido en los ordenamientos positivos en forma intempestiva o como meditada creación de los juristas, sino que su desarrollo se ha venido desenvolviendo en la práctica comercial, que ha producido las diversas especies de títulos (letra de cambio, pagaré, cheque, certificado de depósito, etc.}, para llenar una necesidad comercial típica. Después de aparecidos y desarroliados en la práctica, los títulos de crédito han sido recogidos y regulados por las diversas leyes escritas y como su aplicación se ha extendido a todos 1 VIVANTE, Tratado de Derecho Comercial. Tomo 11, pág. U5. 8 TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO los países, han ameritado una regulación internacional, como se verá al estudiar el movimiento de uniíicación del derecho sobre la letra de cambio yel cheque. Como no todos los títulos han surgido en el mismo momento de la historia del comercio, su estudio y regulación se ha producido en tiempos diversos; pero desde principios de este siglo los juristas han desarrollado eminentes esfuerzos para elaborar una teoría unitaria o general. dentro de la cual se comprenda toda esa categoría de documentos llamados títulos de crédito. Ejemplos de esta meritoria tarea, los encontramos en la obra básica del gran maestro italiano César Vivante y en todos los mercantilistas italianos que en este aspecto lo han seguido, y entre los que destacan por sus obras monumentales, Francesco Messineo 2 y Tulio Ascarelli." Los juristas extranjeros han tropezado con el obstáculo de la ausencia de una legislación unitaria sobre títulos de crédito,' por lo que se han visto obligados a realizar un estudio particular de cada título, para destacar las características fundamentales de la respectiva"categoría. En cambio, en el ordenamiento positivo mexicano nos encontramos con la ventaja de que, siguiendo las doctrinas más modernas sobre la materia, la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, de 1932, reduce a una categoría unitaria los títulos de crédito, establece normas generales para regular sus características fundamentales y normas especiales para la regulación de cada especie de título. En estos aspectos, la ley mexicana es, técnicamente, una de las más adelantadas sobre la materia, ya que aun en aquellos países en que se ha seguido el movimiento de unificación del Derecho Cambiario sobre la base de la Convención de Ginebra de que se hablará más adelante, las distintas leyes han sido elaboradas para regular títulos particularmente considerados, como la letra de cambio y el cheque; petó no ha llegado a establecerse legislativamente un tratamiento general para todos los títulos. Con posterioridad a la Ley Mexicana han establecido este tratamiento general o unitario, el Código Suizo de las Obligaciones, en vigor desde 1937, Y el Código Civil Italiano, vigente desde diciembre de 1942. (Aunque Italia mantiene separada su ley cambiaria.) 2. LA DENOMINACIÓN.-El tecnicismo "títulos de crédito" originado en la doctrina italiana, ha sido criticado, principalmente por autores influenciados por doctrinas germánicas, aduciéndose que la connotación gramatical no concuerda con la connotación jurídica, ya que no en todos los títulos predomina como elemento fundamental el derecho de crédito. 2 1 Títoli di Credito. Padova, 19M. 3 Teoría General de 10$ Títulos de Crédito. Traducción de René Cachaux Sanabria. .. Conforme. La Lumia, Trattato di Diritto Commerciale, pág. 184. TEORíA GENERAL 9 Para sustituir el término se ha propuesto y ha sido adoptado en algunas leyes mexicanas, como la Ley de Quiebras y de Suspensión de Pagos, el término "títulos-valores", traducido del lenguaje técnico alemán. Debemos indicar, respecto a la crítica hecha al tecnicismo latino, que los tecnicismos jurídicos pueden tener acepciones no precisamente etimológicas y gramaticales, sino jurídicas, y que el término propuesto para sustituirlo, nos parece más desafortunado aún, por pretender castellanizar una no mlO' acertada traducción.' Por otra parte, podría alegarse que tampoco dicho tecnicismo es exacto en cuanto a su significación meramente gramatical, porque hay muchos títulos que indudablemente tienen o representan valor y no están comprendidos dentro de la categoría de los títulos de crédito; así como hay muchos títulos de crédito que en realidad no puede decirse que incorporen un valor. Además, nuestras leyes tradicionalmente han hablado de documentos de crédito, de efectos de crédito, etc., y es más acorde con nuestra latinidad, hablar de títulos de crédito. Por tanto, preferimos esta denominación a la innovación germana que consideramos impropia. En el texto del proyecto para el nuevo Código de Comercio, se ha vuelto al tecnicismo tradicional. 6 3. DEFINICIÓN y CARACTERlsTlCAS.-La Ley Mexicana dice en su artículo lo. que los títulos de crédito son cosas mercantiles, y en su artículo 50. los define, siguiendo a Vivante, como '~!!cumentos necesarios para ejercitar el derecho literal que en ellos se consigna". De la definición de Vivan te, nuestra ley omitió la palabra "autónomo", con que el maestro italiano califica el derecho literal incorporado en el título; palabra o concepto que, según se verá más adelante, se encuentra implícito en la construcción que la misma ley establece para regular los títulos de crédijo, 7 Cabe advertir que los títulos de crédito son cosas absolutamente mercantiles, por lo que su mercantilidad no se altera porque no sean comerciantes quienes los suscriban o los posean. 5 El propio BRUNNER., autor del tecnicismo germánico, excluye del concepto que el tecnicismo connota, algunos títulos (como los a cargo del Estado) que entre nosotros se consideran en la categoría de títulos de crédito. Conforme FLATl'ET. Essai sur la nature juo'dique des títres nominatits. París, 1945, pág. 23. El término "wen-papíere" equivale más bien a "valores mobiliarios". 6 En el "Proyecto de Ley Uniforme Latinoamericana de Tttulos-valores" se adopta el tecnicismo germánico. 7 VIVANTE define: "El título de crédito es un documento necesario para ejercitar el derecho literal y autónomo expresado en el mismo", Tratado de Derecho Mercantil, Versión española de la Quinta Edic. Italiana. Madrid, 1933. Tomo 111, pág. 1M. El proyecto del Nuevo Código de Comercio ha vuelto a la definición de VIVANTE. 10 TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO -» Derivamos de la definición las principales características de los títulos de crédito, que son: la incorporación, la legitimación, la literalidad y la autonomia. Dice la definición legal que el título de crédito es un documento "necesario". De esta palabra deducimos: -> a) La incorporación. El título de crédito es un documento que lleva ipcorporado un derecho, en tal forma, que e! derecho va íntimamente unido al título y su ejercicio está condicionado por la exhibición del documento; sin exhibir el título, no se puede ejercitar el derecho en él incorporador Quien posee legalmente e! título, posee el derecho en él incorporado, y su razón de poseer el derecho es el hecho de poseer e! título; de allí la feliz expresión de Mossa: "poseo porque poseo", esto es, se posee el derecho porque se posee e! título. "Esta objetivación de la realidad jurídica en e! pape! -dice Tena-, constituye lo que la doctrina ha llamado incorporación". El tecnicismo, de origen alemán, 8 ha sido criticado por Vivante como una expresión fácil; pero creemos que la expresión es útil, porque denota, aunque sea metafóricamente, esa íntima relación entre el derecho y e! título, a tal grado, que quien posee el título posee el derecho, y para ejercitar éste, es necesario exhibir aquél. Para explicar este fenómeno jurídico necesitaríamos dar largo rodeo, que se evita usando el término "incorporación". • La incorporación de! derecho al documento es tan íntima, que el derecho -'" se convierte en algo accesorio del documente, '0 Generalmente, los derechos tienen existencia independientemente de! documento que sirve para comprobarlos, y pueden ejercitarse sin necesidad estricta del documento; pero tratándose de títulos de crédito el documento es lo principal y el derecho lo accesorio; e! derecho ni existe ni puede ejercitarse, si no es en función del documento y condicionado por él. b) La legitimación. La legitimación es una consecuencia de la incorporación. Para ejercitar el derecho es necesario "legitimarse" exhibiendo el título de crédito. La legitimación tiene dos aspectos:' activo y pasivo: La legitimación ~a consiste en la propiedad o calidad que tiene el título de crédito de atribuir a su titular, es decir, a quien lo posee legalmente] la facultad de exigir de! obligado en el título el pago de la prestación que en él se consigna. Sólo el titular del documento puede "legitimarse" como titular del derecho incorporado y exigir el cumplimiento de la obligación relati~ 8 El primero que lo usó fue Savigny. Conf. FLATTET, Essai sur la Noture luridique des Titres Nomínatits. París, 1945. pág. 19. e TENA, Derecho Mercantil Mexicano. Tomo 11. pág. 16. 10 Conforme. ME551NEO. Op. cit., pág. 8. TEORíA GENERAL 11 En Su aspecto pasivo, la legitimación consiste en que e! deudor obligado en el título de crédito cumple su obligación y por tanto se libera de ella, pagando a quien aparezca como titular del documento! El deudor no puede saber, si el título anda circulando, quién sea su acreedor, hasta el momento en que éste se presente a cobrar, legitimándose activamente con la posesión del documento. . El deudor se legitima a su vez, en el aspecto pasivo, al pagar a quien aparece activamente legitimado. e) La literalidad. La definición legal dice que el derecho incorporado en el título es "literal". Quiere esto decir que tal derecho se medirá en su extensión y demás circunstancias, por la letra del documento, por lo que literalmente se encuentre en él consignaQQ1 Si la letra de cambio, por ejemplo, dice que el aceptante se ha obligado a pagar mil pesos, en determinado lugar y fecha, estará obligado en esa medida, aunque haya querido obligarse por menor cantidad y en otras circunstancias. Dice Tena que la literalidad es una nota esencial y privativa de los títulos de crédito, como lo es la incorporación. 11 No creemos que se trate de una nota esencial y privativa, ya que la literalidad, como anota Vicente y Gella,12 es característica también de otros documentos y funciona en el título de crédito solamente con el alcance de una presunción, en el sentido de que la ley presume que la existencia del derecho se condiciona y mide por el texto que consta en el documento mismo; pero la literalidad puede estar contradicha o nulificada por elementos extraños al título mismo o por la ley. Por ejemplo: la acción de una sociedad anónima tiene eficacia literal por la presunción de que lo que en ella se asienta es lo exacto y legal; pero esta eficacia está siempre condi...
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture