Desarrollo_sustentable.pdf - Juan Manuel Corona COORDINADOR Desarrollo Sustentable Enfoques pol\u00edticas gesti\u00f3n y desaf\u00edos Departamento de Producci\u00f3n

Desarrollo_sustentable.pdf - Juan Manuel Corona COORDINADOR...

This preview shows page 1 out of 638 pages.

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 638 pages?

Unformatted text preview: Juan Manuel Corona COORDINADOR Desarrollo Sustentable Enfoques, políticas, gestión y desafíos Departamento de Producción Económica Desarrollo Sustentable Enfoques, políticas, gestión y desafíos Primera edición: 2015 D.R. © Universidad Autónoma Metropolitana UAM-Xochimilco Calzada del Hueso 1100 Col. Villa Quietud, Coyoacán C.P. 04960, México, DF. Diseño de portada y formación: José Antonio Díaz Producción editorial: Servicios de publicidad ISBN: 978-607-28-0377-0 Impreso y hecho en México / Printed and made in México Desarrollo Sustentable Enfoques, políticas, gestión y desafíos UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Salvador Vega y León Rector general Norberto Manjarrez Álvarez Secretario general UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA UNIDAD XOXHIMILCO Patricia Emilia Alfaro Moctezuma Rectora Guillermo Joaquín Jiménez Mercado Secretario DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES Jorge Alsina Valdés y Capote Director Carlos Alfonso Hernández Gómez Secretario académico Juan Manuel Corona Alcántar Jefe del Departamento de Producción Económica COMITÉ EDITORIAL Luciano Concheiro Bórquez Juan Manuel Corona Alcántar Felipe de Jesús Martínez Álvarez Salvador Ferrer Ramírez Aída Lerman Alperstein Germán de la Reza Guardia René Rivera Huerta María Magdalena Saleme Aguilar ÍNDICE Introducción Crecimiento, desarrollo y sustentabilidad Juan Manuel Corona Alcántar 13 ENFOQUES, CONCEPTOS Y METODOLOGÍAS Mercantilismo, algunas teorías heterodoxas y el desarrollo Federico Novelo Urdanivia 23 Los estudios sobre la transición hacia las sustentabilidad: rasgos generales y relevancia de su utilización en el contexto mexicano Carlos Muñoz Villarreal 63 Crecimiento verde vs. metabolismo social Graciela Carrillo González 83 Revisión de metodologías para implementar proyectos de desarrollo sustentable Laura P. Peñalva Rosales Magdalena Saleme Aguilar Aneline López González 105 7 DESARROLLO REGIONAL Desigualdad, pobreza y crecimiento: el mundo rural en la política pública 131 Héctor Manuel Robles Berlanga Luciano Concheiro Bórquez La construcción de sociedades sustentables en territorios rurales 153 Carlos A. Rodríguez Wallenius La Zona Metropolitana de Monterrey: crecimiento y desarrollo económico ¿sustentable? Diana R. Villarreal González Johny J. Morales Basilio 173 Ciudad, economía y empresas: pilares de la pobreza Enrique Contreras Montiel 199 POLÍTICA ECONÓMICA Las recientes reformas financiera y hacendaria en México Abigail Rodríguez Nava Patricia Margarita Dorantes Hernández 229 México: auge comercial, inversión extranjera, estancamiento y deuda pública Armando Pineda Osnaya 247 El impacto de la inversión extranjera directa en el empleo: el caso de México Aura Adriana López Velarde 271 8 CONDICIONES DE TRABAJO Y DESARROLLO Precariedad del trabajo y subsistencia en México. Un esbozo sobre la sustentabilidad 293 Alejandro Espinoza Yáñez Género y desarrollo sustentable: una propuesta de medición de 321 condiciones de desigualdad José de Jesús Gutiérrez Ramírez Gloria Idalia Baca Lobera SALUD Y DESARROLLO Marketing sostenible en la industria farmacéutica. Estudio de caso: “la pastilla del día siguiente” Hilda Teresa Ramírez Alcántara Isaac Monzalvo Recillas 347 Investigación científica y actividad inventiva en el sector salud en México: el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social Arturo Torres Vargas Javier Jasso Villazul Guadalupe Calderón Martínez 373 Grado de conocimiento y aplicación de los lineamientos para la venta de alimentos y bebidas en las escuelas primarias a tres años de su implementación Ana María Paredes Arriaga M. Cristina Alicia Velázquez Palmer 397 9 MEDIO AMBIENTE, ENERGÍA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL Energía “limpia” o energía perversa: actores sociales y parques 421 eólicos en Dinamarca y en el Istmo de Tehuantepec Roberto S. Diego Quintana Las baterías como medio de almacenamiento de energía sustentable 443 Héctor A. Guerrero Martínez Gilberto Parra Huerta Elsy L. Gómez Ramos Responsabilidad Social Organizacional en la reforestación de los bosques en México Roxana Muñoz Hernández 467 EDUCACIÓN Y DESARROLLO El papel de la educación en la distribución del ingreso: 1992-2012 Hilda Rosario Dávila Ibáñez Leticia Palma Cárdenas 489 Neoliberalismo y educación superior en México D. Patricia Couturier Bañuelos Iván Jiménez Maya 513 Liderazgo de los rectores frente a la “tercera misión de la universidad”: visiones globales, miradas locales Angélica Buendía Espinosa Rosalba Badillo George Krüken 533 10 La responsabilidad social de la universidad en el fomento del desarrollo sustentable 553 Elda Aurora Morales Espinosa Salvador García de León Campero Aketzalli Álvarez Morales CONOCIMIENTO Y PROPIEDAD INTELECTUAL Gestión del conocimiento en la producción de patentes académicas: beneficios sociales y concentración de capacidades en la UAM-Xochimilco Claudia Díaz Jaime Aboites Aguilar 583 Método para identificar biopiratería de plantas endémicas de México Manuel Soria López Israel Fuentes Páramo 611 11 Introducción Crecimiento, desarrollo y sustentabilidad Los nuevos enfoques, conceptos o ideas que emergen en las ciencias sociales y que impactan en millones de personas sirviendo de guía para la formulación de políticas públicas, son generalmente ideas simples, ideas accesibles y comprensibles para todos. Sólo cuando los nuevos paradigmas penetran en las instituciones y en sus diferentes niveles de agregación (individual, grupal, organizacional, público, privado) y desde lo local hasta lo global, pueden éstas convertirse en parte del tejido social dentro del cual se desenvuelve la vida humana (Harris, 2001). El Desarrollo Sustentable es un concepto, una idea, un enfoque que se ha vuelto vital para la sobrevivencia y prosperidad de los seres humanos. Constituye no sólo un cuerpo de conocimientos (Sachs, 2015) sino una heurística para entender el mundo, así como un método para la solución de problemas locales y globales. El concepto de Desarrollo, primero, y, más tarde, el de Desarrollo Sustentable son conceptos dinámicos que se han venido discutiendo y transformando en los últimos 50 años. La estructura y el poder de los imperios coloniales que dominaron el mundo durante el siglo XIX y hasta muy avanzado el siglo XX, no sólo no promovieron el avance económico y social de lo que hoy denominamos el mundo en desarrollo, sino que en muchos aspectos contribuyeron a su atraso. Las colonias de estos poderosos imperios sirvieron fundamentalmente como proveedores de materias primas y fuerza de trabajo barata y esclava lo mismo que como consumidores cautivos de sus materias primas ya transformadas. Los países más ricos y poderosos asociados a estos imperios no solamente ejercieron un control político y económico; también crearon e impusieron al resto del mundo una noción 13 Introducción peculiar sobre el desarrollo. El concepto de desarrollo que ha dominado el campo académico pero también, paralelamente, el trabajo de formulación de políticas públicas, ha estado asociado fundamentalmente al crecimiento económico de las naciones. En esta visión una sociedad “progresa” y se “moderniza” si crece, si es capaz de industrializarse, si se urbaniza y si genera una capacidad y una cultura extendida a la mayoría de su población para el consumo de masas. Esta visión pone poca o ninguna atención en asuntos sociales de gran relevancia como la calidad de vida, la equidad, la justicia y el medio ambiente. Después de la Segunda Guerra Mundial y quizá como consecuencia del éxito alcanzado por el Plan Marshall en la reconstrucción de las economías europeas devastadas por la guerra, varios economistas que había participado directamente en ese Plan o dentro de algunas instituciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas o el Banco Mundial, centraron su atención en los problemas de los países menos desarrollados o subdesarrollados, como se les clasificó en aquellos años. Los estudios y reflexiones de estos pioneros dieron lugar a lo que se ha dado en llamar la “Teoría de la Economía del Desarrollo”. No hay duda de que de estos pioneros realizaron contribuciones importantes el finlandés Ragnar Nurkese (Teoría del Crecimiento Equilibrado y “Trampa de la pobreza”), el australiano Paul Rosentein-Rodan (Teoría del “Big Push”), Albert Hirschman (Teoría del Crecimiento Desequilibrado y enfoque de los eslabonamientos productivos industriales), el sueco Karl Gunnar Myrdal, que postuló la Teoría de la Acusación Acumulativa (Premio Nobel 1974), Arthur Lewis, que contribuyó con la Teoría de la Oferta Ilimitada de Mano de Obra (Premio Nobel 1979), y el economista e historiador estadunidense Walt Whitman Rostow, quien publicó su libro Las etapas del crecimiento económico: un manifiesto no comunista, una revisión ambiciosa de la economía del desarrollo que polemizaba con los postulados marxistas sobre el devenir histórico de las sociedades. La identificación del concepto de desarrollo económico y social como crecimiento se debe en parte a esta escuela, pero principalmente a la teoría económica ortodoxa cuya atención se centró en una perspectiva positivista más que normativa, enfatizando el papel de la acumulación de capital per cápita como determinante fundamental del crecimiento económico. Un ingrediente adicional de este enfoque es la idea de que el desarrollo de las sociedades es fundamentalmente un fenómeno lineal. Si bien el enfoque lineal del desarrollo tiene su origen en las ideas de Colin Clark e Irvin Fisher sobre las etapas del cambio estructural, fue en la obra fundamental de Rostow (1960) mencionada arriba donde se trató de establecer sus fundamentos históricos y teóricos. De acuerdo con Clark y Fisher (Thirlwall, 2003), las sociedades deberían transitar ineludiblemente por tres etapas de desarrollo: la primera etapa estaría caracterizada por el predominio del sector primario, orientado fundamentalmente a la producción de bienes para satisfacer las necesidades 14 Introducción básicas; los países en esta fase serían clasificados como países subdesarrollados. La segunda etapa corresponde al predominio del sector secundario, en particular de la manufactura; los países en esta etapa podrían considerarse países en desarrollo. En la fase tercera y final el sector terciario sería el motor fundamental del crecimiento; en la visión de Clark y Fisher las naciones en esta fase serían economías desarrolladas en estado de madurez. Rostow, por su parte, intentó construir una megateoría de la historia del desarrollo económico. En ella postuló la inevitabilidad y previsibilidad del desarrollo económico (Thirlwall, 2003). Según Rostow todos los países en desarrollo que buscaran ser exitosos deberían transitar por cinco etapas: 1. Las sociedades tradicionales, un mundo prenewtoniano, predominantemente agrícola, con muy poca movilidad de fuerza de trabajo y en el que los límites de la productividad están impuestos por las limitaciones de la ciencia. 2. Sociedades en transición, ubicadas entre el predominio del sistema feudal y el despegue de las sociedades industriales. 3. Sociedades en etapa de despegue, en las que el crecimiento económico es un proceso autosostenido, sobre la base de una acumulación de capital superior al 10 % del producto interno y donde la industria en el sector fundamental que empuja el crecimiento. 4. La etapa de madurez y 5. Sociedades caracterizadas por masas de alto consumo. Aunque este cuerpo de teorías y conceptos presentan algunas diferencias importantes, en sentido amplio compartieron una misma visión, por lo que puede tratárseles como una escuela de pensamiento sobre el desarrollo económico. Como en toda escuela de análisis, se observan en ellas diferencias de énfasis e interpretación sobre varias problemáticas; sin embargo, existen proposiciones fundamentales que todas ellas comparten. En principio la mayoría de estos “desarrollistas” comparten la idea de que las naciones en desarrollo podrían alcanzar sin gran dificultad el estado de desarrollo, compartiendo con diferente grado varios de los conceptos fundamentales y recomendaciones de la escuela macroeconómica keynesiana, tales como el rol de la demanda agregada en el crecimiento, la tasa de ahorro (S/Y) y la tasa de inversión (I/Y) (Cypher, 2008). Aunque la mayoría de ellos tenía un profundo respeto por las fuerzas del mercado, no dudaron nunca en recomendar una intervención a gran escala del gobierno en la economía, sobre todo en aquellas esferas en que consideraban que los mercados no funcionaban bien. A principios de los años 70 era ya evidente que varios de los postulados de la escuela del desarrollo no se estaban alcanzando. La economía mundial estaba enfrentando una profunda crisis con altas tasas de inflación, bajas tasas de crecimiento y un incremento en el número de desempleados. Las condiciones de vida en todo el mundo estaban empeorando y signos alarmantes sobre el deterioro ambiental a nivel global hicieron sonar las alarmas. En América Latina varios países como México, Argentina y Brasil enfrentaban problemas importantes en su crecimiento y era claro que no estaban transitando hacia economías desarrolladas; lejos de 15 Introducción eso, varios de sus problemas económicos y sociales se habían exacerbado y más bien se estaba ampliando la brecha respecto de los países más ricos. En 1971, Denis Goulet propuso una modificación al concepto de desarrollo. Criticó la idea de que el crecimiento económico y la industrialización se traducirían con el tiempo en sociedades más justas. La idea de la identificación del crecimiento con la industrialización fue evaluada por Goulet como inadecuada o en el mejor de los casos insuficiente. Para él la noción de desarrollo debería incorporar tres componentes básicos asociados al cuidado de los valores humanos más elementales (Thirlwall, 2003): 1. La autosubsistencia. Según Goulet ningún país podía ser considerado como plenamente desarrollado si no era capaz de proveer a todos sus habitantes de sus necesidades básicas: alimentación, vestido, vivienda y educación elemental. 2. La autoestima o el sentimiento de independencia y autorrespeto. Ningún país –observó Goulet– podría ser considerado como desarrollado si continuaba como una nación colonizada o sometida por otras naciones, y si no tenía el poder para establecer relaciones en términos de igualdad. 3. La libertad, entendida como el liberarse de lo que Goulet llamó las tres principales maldiciones de la humanidad; el deseo imperioso por la posesión de bienes materiales, la ignorancia y la miseria. Ninguna persona puede considerarse plenamente en libertad, escribía, si no es libre de elegir, si sigue aprisionada en los márgenes de la subsistencia y encadenada a la ignorancia. En su visión, los tres componentes básicos del desarrollo no podían ser vistos aisladamente, estaban íntimamente interrelacionados. Las ideas de Goulet constituyen el antecedente inmediato del pensamiento de Amartya Sen sobre el Desarrollo. Sen definió el desarrollo en términos de “titularidades” y ”capacidades”. Las titularidades entendidas como el conjunto de canastas alternativas de bienes que las personas podían ordenar en una sociedad, haciendo uso pleno de sus derechos y obligaciones (Sen, 1970), y las “capacidades” como la habilidad y capacidad para decidir sobre opciones alternativas. Las capacidades implican la libertad individual apunto Sen. En el pensamiento de Amartya Sen, como en el de Denis Goulet, la libertad de los individuos y las sociedades fue identificada como un elemento clave para alcanzar el desarrollo. Para Sen (Thirlwall, 2003, Sen, 1985) el desarrollo consiste fundamentalmente en la abolición de varios tipos de carencias que mantienen a las sociedades en situación de falta de libertades plenas: a) Satisfacer el deseo de las necesidades básicas materiales, b) Eliminación de la hambruna y la desnutrición, c) Pobres servicios de salud, d) Superación de ausencia de derechos civiles y libertades políticas. Las contribuciones de Sen, Goulet y otros (Streeten et al., 1981) hicieron posible una nueva conceptualización del desarrollo que puso el acento no únicamente en el crecimiento económico per se, sino también en los beneficios sociales que podrían derivarse de él, así como en una 16 Introducción serie de valores humanos, como la libertad, la justicia y el derecho a la educación, la salud y la alimentación. La rama de la economía dedica al estudio del desarrollo también fue redefinida. La economía del desarrollo está preocupada por la promoción del crecimiento económico, pero también estudia los mecanismos sociales, políticos e institucionales, públicos y privados que es necesario considerar para brindar a la población una mejor vida (Thirlwal, 2003). El desarrollo tiene que ver con la realización de los valores humanos fundamentales y con la búsqueda de los mecanismos que permitan extender los frutos de estos valores a la gran mayoría de la población mundial (Cypher, 2008). La nueva corriente de pensamiento puso el acento en el desarrollo de la sociedad y no nada más en el desarrollo económico. De esta manera, según Cypher, una sociedad desarrollada debería ser aquella en que las personas estuvieran bien alimentadas y vestidas, con acceso a una gran variedad de bienes; sería una sociedad sana viviendo en un ambiente saludable. Una sociedad desarrollada debería poder disfrutar de tiempo libre y acceso a servicios de entretenimiento, una sociedad desarrollada debería estar libre de violencia y discriminación, con altos niveles de tolerancia y equidad. En síntesis, una nación desarrollada es una en la cual la gran mayoría de su población ha alcanzado altos niveles en su calidad de vida. La pobreza, la desnutrición, la falta de acceso a servicios sanitarios y de salud, la inequidad, la falta de derechos civiles no son problemas menores a los que se enfrentan las sociedades, más aún: parece ser que se han vuelto un problema endémico del desarrollo. Duras críticas fueron dirigidas al viejo paradigma desarrollista y a los organismos internacionales que implementaron políticas de desarrollo sobre la base de sus postulados, Norgaard (1994) fue contundente en ese sentido. El modernismo, y su más reciente manifestación como desarrollo, han traicionado el progreso… mientras unos pocos han alcanzado la abundancia material, el agotamiento de los recursos y la degradación ambiental han puesto en riesgo y amenazan las esperanzas de todos… La Modernización traicionó el progreso al alejarnos y prevenirnos de la búsqueda y el cuidado del entretejido de problemas sociales, ambientales, organizacionales y culturales (Norgaard, p. 2). En 1999, el presidente del Banco Mundial James Wolfensohn y el jefe de asesores económicos Joseph Stieglitz reconocieron que la solución a estos problemas era crucial para alcanzar un desarrollo global exitoso. La creciente conciencia de estos desafíos llevó a una 17 Introducción creciente aceptación de los nuevos conceptos sobre el desarrollo que incorporaban, además de los factores sociales y los valores humanos, el cuidado y la interacción con el medio ambiente. El desarrollo debería implicar la protección del ambiente y al mismo tiempo lograr la justicia social. Éstas eran las bases fundamentales del nuevo paradigma en la teoría del desarrollo, el “desarrollo sustentable”, pero… ¿qué significa realmente? Cuando en 1987 la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo presentó su reporte “Our Common Future” (Nuestro Futuro Común), buscaba una solución conceptual que resolviera el conflicto entre metas medioambientales y metas del desarrollo formulando una definición de desarrollo sostenible. “Desarrollo Sustentable es un tipo de desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. La definición ha sido ampliamente criticada desde entonces, pero hay tres aspectos de ésta que han sido generalmente aceptados (Harris, 2000). El factor económico. Un sistema económico sustentable debe ser...
View Full Document

  • Spring '19
  • Vida, Estados Unidos, Reino Unido, Segunda Guerra Mundial, Organización de las Naciones Unidas, Mercantilismo

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture