Historia_del_derecho_chileno.pdf - HISTORIA DEL DERECHO...

  • No School
  • AA 1
  • 409

This preview shows page 1 out of 409 pages.

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 409 pages?

Unformatted text preview: HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808-1924) HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 2 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) Eric Eduardo Palma González Registro de Propiedad Intelectual número: 134.271 Edición: Facultad de Derecho de la Universidad de Chile Diseño de Portada: Estela Elgueta Rosas Diagramación: Arnés y Durán Ltda. / Fotografías: La portada está basada en un conjunto de fotografías al parecer de principios de siglo. Lamentablemente no se logró establecer a sus autores. Imprime: LOM Prohibida la reproducción total o parcial de este libro, su tratamiento informático y su trasmisión por cualquier forma o medio, ya sea electrónico, por fotocopia, registro u otros métodos, sin autorización por escrito del titular del Derecho de Propiedad Intelectual. El autor comunica que ejercerá las acciones criminales en contra de las empresas de fotocopiado, así como particulares dedicados al negocio de la fotocopia, que sean sorprendidos fotocopiando el texto sin dicha autorización. 3 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) Eric Eduardo Palma González Abogado. Doctor en Derecho. Magíster en Historia. Doctor © en Historia. Profesor de Historia del Derecho. Profesor de Historia Constitucional de Chile 4 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) HISTORIA DEL DERECHO CHILENO 1808 - 1924 (Manual Básico) 5 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 6 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) ÍNDICE Presentación 11 CAPITULO I Metodología de la investigación histórica. 1. Metodología de la investigación histórica 18 CAPITULO II La Ilustración. 1. El escolasticismo 22 2. La epistemología ilustrada 29 3. Aspectos políticos del pensamiento ilustrado 32 3.1. Ideas políticas escolásticas 32 00 3.2 Ideas políticas ilustradas 35 00 3.3 Características generales del liberalismo político 40 4. Aspectos jurídicos del pensamiento ilustrado 4.1 El Iusracionalismo 43 4.1.1 Los Derechos Individuales 7 46 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 4.2 El Estado de Derecho 49 4.3 La Codificación 51 4.4 El Estado Constitucional 56 5. La Actitud Crítica en España e Indias 60 CAPITULO II La concreción del programa liberal ilustrado: manifestaciones históricas del programa político y socio-económico estadounidense, francés y español 1. El caso inglés y estadounidense 66 2. El caso francés 69 3. El caso español: La Carta Otorgada de Bayona y la Constitución de la Monarquía Española de 1812. 72 3.1. El Gobierno de José Napoleón I y la autodenominada Constitución de Bayona 74 3.2. Las Cortes de Cádiz y la Constitución Española de 1812 83 3.2.1. Liberalismo gaditano y liberalismo doctrinario 95 3.3. Estado constitucional estamental católico y Estado Constitucional liberal católico 97 CAPITULO IV La crisis de la Monarquía Española y sus efectos en América del Sur y Chile. 1. La crisis de la Monarquía Española y sus efectos en América del Sur 102 2. La crisis de la Monarquía Española y sus efectos en Chile. 2. 1. La sociedad chilena de fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX 104 2. 2. La reacción de la elite chilena ante la Guerra de Independencia española: 1808-1810. 108 CAPITULO V 8 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) Balances de la sociedad chilena del período 1808-1830. 1. Balance político del período 1808 - 1830 1.1. De las causas de la independencia 121 2. Balance social y económico 150 3. Balance cultural 158 4. Balance jurídico 159 4.1. Balance constitucional 159 4.2. Balance del Derecho Civil 183 4.3. Balance del Derecho Comercial 184 4.4. Balance del Derecho Penal 184 4.5. Balance del Derecho Procesal Penal: de la constitucionalización del proceso penal 188 4.6. Balance del Derecho Procesal Civil 190 4.7. Balance de la fijación del Derecho 192 4.8. Balance de las fuentes formales del Derecho 193 4.8.1. El proceso de creación de la ley 193 CAPITULO VI Del Orden Constitucional conservador autoritario (1833-1865). 1. Balance Político 200 1.1. La conquista del poder por el movimiento conservador 200 1.2. Instrumentos de Gobierno consagrados en la Constitución de 1833 204 1.2.1. Inexistencia del régimen portaliano e instauración del modelo constitucional conservador 211 1.3. Características generales de la acción política 216 2. Balance de la política internacional 225 3. Balance social y económico 226 4. Balance cultural 232 5. Balance jurídico 233 9 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 5.1. La elaboración de la Carta de 1833 233 5.2. Características de la Carta de 1833 (comparación con la Constitución de 1828) 5.3. De la fijación del Derecho 236 279 5.4. De las fuentes formales del Derecho 280 CAPITULO VII Del orden constitucional conservador al Orden Constitucional Liberal (1865-1890). 1. Balance de la política nacional en la etapa 1865-1890 283 2. Balance de la política internacional en la etapa 1865-1890 289 3. Balance social, económico y cultural del período 1865-1890 291 4. Balance jurídico 4.1. Las reformas legales 295 295 4.2. Las reformas constitucionales simples y constituyentes 295 CAPITULO VIII El Orden Constitucional Liberal y el Gobierno de Asamblea 1891-1924. 1. La guerra civil de 1891 1.1. La dimensión constitucional del conflicto 309 322 2. Balance político del período 1891-1924 325 3. Balance social, económico y cultural del período 1891-1924 3.1. Un intento de caracterización de la clase alta 329 329 3.2. La explotación del salitre 331 3.3. Las demás actividades productivas 333 3.4. Un intento de caracterización de la vida de los sectores populares 334 3.5. La cuestión social 337 4. Balance jurídico del período 1891-1924 4.1. Las reformas constitucionales 4.2. Las reformas legales 344 344 346 10 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 4.2.1. Análisis de la legislación obrera 347 4.3. La transformación del sistema civilista o de Derecho Privado 384 4.4. Formación del Derecho del Trabajo 389 Bibliografía 393 Sitios Web 407 11 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) PRESENTACIÓN La Historia del Derecho en Chile ha sido tradicionalmente un campo ocupado por abogados más que por historiadores profesionales. O mejor dicho, de preferencia se han abocado a su estudio juristas con vocación de historiadores que han puesto un sello inconfundible en sus trabajos historiográficos. De esa manera, en la mayor parte de los textos producidos por estos profesionales, la norma jurídica se explica sólo o casi exclusivamente como el fruto de ideas, descuidando el trasfondo social, político, económico y cultural en el cual se produjo el surgimiento y ocaso de esas reglas. Tanto por razones “técnicas” (desconocimiento de los avances de la historiografía) como ideológicas (influencia de ciertas corrientes como el hispanismo), el resultado ha sido una Historia del Derecho de carácter marcadamente conservador que ha hecho frecuentemente su camino a espaldas de la disciplina de la Historia en general y de la Historia Económica y Social en particular. Por nuestra parte, los historiadores que nos centramos en estos “nichos” de la disciplina historiográfica, ante el panorama poco atractivo de una Historia del Derecho árida y autosuficiente, limitada al estudio de la norma y de las ideas que la inspiraron, casi siempre prescindimos de las contribuciones de dichos juristas-historiadores. La colaboración sinérgica no ha caracterizado hasta ahora el trabajo de unos y otros en nuestro país. Eric Eduardo Palma quiere romper con la incomunicación entre los historiadores a secas e historiadores del Derecho. Abogado y Magíster en Historia y, próximamente Doctor en Historia, este académico se propone analizar el Derecho como expresión de poder e instrumento de intereses, como un producto social y, en determinadas circunstancias, como un instrumento de organización social, afirmando que “el historiador del Derecho no puede entender agotada su tarea por la circunstancia de alcanzar claridad sobre cómo fue el Derecho del pasado, debe además intentar comprender cómo sirvió los intereses de los grupos sociales que lo gestaron, lo usaron y cómo se experimentó por los grupos que lo resistieron, lo sufrieron”. Su proyecto facilita el acercamiento entre los historiadores de diversas especializaciones y los historiadores del Derecho, siendo muy atractivo para quienes hemos puesto nuestro énfasis en la llamada Historia Económica y Social, entendiendo que la disciplina de la Historia es una sola, variando solamente las “entradas” o aproximaciones que desde distintos ángulos 12 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) pueden hacerse para la comprensión de la evolución de las sociedades humanas a través del tiempo. La presente Historia del Derecho chileno 1808-1924 (Manual Básico) se inscribe en el propósito que de manera ambiciosa y perseverante el profesor Eduardo Palma González viene tratando de concretar a través de diversas iniciativas como ciclos de conferencias, charlas, textos de estudio para alumnos de Derecho en los que se hace uso de una actualizada bibliografía histórica, artículos especializados, amén de la realización de otros gestos para tender puentes entre historiadores del Derecho y los historiadores en general. Se trata de una empresa loable que merecería ser emulada por otros historiadores y juristas, a la vez que aprovechada, como en el caso de este libro, por alumnos de Derecho, Historia y otras disciplinas cuyo objeto de estudio es el hombre en sociedad. Varios son, a mi juicio, los principales aportes innovadores o polémicos del texto que presentamos. En primer lugar, la comparación entre la Constitución liberal de 1828 y aquella promulgada en 1833 como consecuencia de la victoria militar conservadora en Lircay (1831), lo que sirve al autor para demostrar las diferencias que oponían a liberales y conservadores, bandos que, contrariamente a algunos planteamientos que circulan en los medios historiográficos, no constituían un grupo homogéneo al interior de la elite nacional. Luego resalta su negación acerca del llamado gobierno o “régimen portaliano”, por cuanto Eduardo Palma afirma que la participación del ministro Diego Portales en el establecimiento de las instituciones constitucionales que fundaron la “República Conservadora” fue insignificante, correspondiendo ese mérito a personajes como Mariano Egaña y otros miembros de la Gran Convención constituyente que apoyaron las fórmulas constitucionales de Egaña, lo que permitió el éxito del gobierno conservador aún después de la muerte de Portales. Es sabido, como sostiene acertadamente Palma, que Portales tenía muy poco aprecio por los textos legales y constitucionales, viendo en ellos meros instrumentos que no vacilaba en violar cuando no respondían a los intereses del proyecto social y político del cual fue portavoz. Por ello, asevera el autor, el régimen que surgió de estos debates a comienzos de la década de 1830 no debería ser llamado portaliano, y Egaña y los demás miembros de la Gran Convención deberían ser elevados al sitial que les corresponde como verdaderos fundadores del régimen conservador, nombre más adecuado que el de 13 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) portaliano con el que la historiografía casi sin excepciones ha bautizado a dicho sistema de gobierno. El mérito de Portales no sería otro que el de haber sabido sortear la coyuntura política del período 1829-1837 y haber tenido la sangre fría para impedir la reorganización de los liberales. En cambio, el mérito de Egaña y de los abogados que colaboraron con él sería aún mayor puesto que ellos crearon los instrumentos que permitieron a los juristas la elaboración de la legislación llamada a asegurar la eficiencia en el ejercicio del poder. Los juristas –afirma Palma- construyeron un orden institucional que fue respaldado por la fuerza de la política ministerial, pero esa fuerza personal sucumbió tempranamente –al ser asesinado Portales en 1837-, no así el régimen que ayudó a levantar. Estos razonamientos suscitarán polémica no sólo porque contravienen conceptos generalmente aceptados –como los de gobierno o régimen portaliano- sino también porque implican distintos matices en la valoración de la génesis de un régimen político. ¿Qué es más importante? ¿Las ideas fuerza centrales de un proyecto, sus intereses sociales y económicos y la fuerza política que le abre paso o las fórmulas jurídicas que crean Derecho y generan legitimidad social y política? ¿Es justo contraponer ambos aspectos para efectos del análisis histórico? El sólo hecho de provocar un debate de este tipo ya constituye un mérito del libro del profesor Palma. Pero hay más. El autor de esta Historia del Derecho chileno plantea que la Constitución de 1833 sólo rigió hasta 1874 cuando las reformas constitucionales de la época la vaciaron de su contenido original, dando paso a un sistema de tipo “liberal democrático”. El profesor Palma denomina estas reformas como “constituyentes” (a diferencia de otras de carácter “simple”) por cuanto introdujeron modificaciones sustanciales que alteraron el carácter de la Carta Magna nacional. La lógica interna de la Constitución de 1833 –la preeminencia de la razón de Estado y la defensa del orden público por sobre los derechos individuales- fue sustituida en 1874 por una mayor relevancia de los derechos individuales en el sistema constitucional. Esto implicó un equilibrio entre la razón de Estado y los derechos individuales, lo que se tradujo en un debilitamiento del Ejecutivo. Por ello estas reformas constituyentes sumadas a las de 1871 y 1865 habrían provocado el término del orden establecido en 1833 por los vencedores de Lircay, surgiendo un orden de sesgo “liberal democrático” que sería reforzado por las reformas constitucionales de 1882 y 1888. Esta interpretación de Eduardo Palma está íntimamente relacionada con su visión de la crisis de 1891 y del período 1891-1924, generalmente bautizado como “parlamentario” y que él prefiere denominar como régimen 14 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) de Gobierno de Asamblea. Este se hacía efectivo a través de la interpelación vinculante de los parlamentarios a los ministros, lo que implicaba que en caso de terminar con un voto de censura el ministro o el gabinete en su conjunto debía ser reemplazado por otro del agrado del Parlamento. Pienso que en este punto la innovación del profesor Palma es menor y concuerda en lo fundamental con lo generalmente aceptado por nuestra historiografía, debiendo destacarse solamente que luego de la guerra civil de 1891 estaríamos ante una suerte de profundización de nuevas prácticas políticas que venían aflorando desde el ciclo de gobiernos liberales de las décadas anteriores. En todo caso, su tesis sobre el término de la vigencia efectiva de la Constitución de 1833 mucho antes de su data de muerte “oficial” (1925) se ve reforzada al observar en una perspectiva de continuidad lo acaecido entre 1865 y 1925. Finalmente, en perfecta coincidencia con las contribuciones historiográficas más recientes que han cuestionado una visión tradicional acerca de la actitud del Estado y de la clase dirigente respecto de la “cuestión social” durante el primer cuarto del siglo XX, Eduardo Palma nos entrega un detallado análisis de la legislación social que se implementó paulatinamente a partir de 1906, esto es, con mucha anterioridad al conjunto de leyes que en 1924 conformaron un todo coherente y le cambiaron el rostro al orden socio-político del país. El historiador del Derecho a través del análisis de textos tan variados como las leyes sobre Habitaciones Obreras (1906), Descanso Dominical (1907), de Sillas para empleados y obreros (1915), Feriados (1915), Accidentes del Trabajo (1916), Descanso Dominical (1917), Educación Primaria Obligatoria (1920), y los decretos que establecieron la Oficina de Estadísticas del Trabajo (1907) y los mecanismos de Conciliación y Arbitraje a fin de evitar las huelgas y sus efectos negativos (1917), por citar algunos de los más relevantes, va demostrando como la burguesía chilena (o al menos algunos de sus elementos más lúcidos) al tomar conciencia de los peligros que para sus propios intereses de clase revestía la “cuestión social” y la creciente rebeldía del movimiento obrero y popular, optó por una estrategia de limitar la propiedad y amparar ciertos intereses populares a fin de asegurar la paz social y la gobernabilidad del país y con ello, del orden social que la beneficiaba en tanto clase propietaria y dirigente. Evidentemente, advierte el profesor Palma, las consecuencias que de esta limitación podían desprenderse podían ser más o menos riesgosas para la alta burguesía según el alcance que se diera a las mismas, y para que estos cambios se verificaran se necesitaban operadores del Derecho que estuviesen dispuestos a interpretar el derecho de propiedad y la libertad contractual de manera diferente a la tradicional. Esto implicaba vencer las 15 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) resistencias que surgían desde distintos segmentos de la propia clase dirigente –como los propietarios de habitaciones puestas en arriendo- que veían en estas leyes una amenaza para sus particulares intereses. Pero la necesidad es la madre de todas las leyes y la burguesía chilena requería avanzar hacia un nuevo sistema de relaciones sociales entre el capital y el trabajo, entre ricos y pobres, un sistema en el cual las estrategias de cooptación, reforma, compromisos, seducción, diálogo, negociación y concesiones fueran elementos más significativos que la simple represión. Por ello estas leyes fueron allanando el camino hacia la reforma global que se inauguró en 1924 y que buscó institucionalizar y reglamentar los conflictos, evitando las explosiones sociales que pusieran en jaque al sistema. La contribución que en este punto hace Eduardo Palma es –ya lo anunciábamos- perfectamente coincidente con la que distintos historiadores sociales hemos realizado en los últimos años sobre la “cuestión social”, el movimiento obrero y el cambio de estrategia de la clase dirigente nacional. No obstante, cabe destacar que en este caso el profesor Palma ha complementado nuestro análisis desde el ámbito específico de la Historia del Derecho, lo que constituye –al igual que en muchos pasajes de su libroun aporte concreto para su propuesta de cooperación entre las distintas áreas de nuestra disciplina común. Estoy seguro que para los estudiantes de Derecho, Historia y otras disciplinas de las Ciencias Sociales este manual será un muy buen apoyo para su formación intelectual. Espero que los historiadores y juristas de diversas especialidades sean capaces de recoger el guante de este desafío positivo para la colaboración interdisciplinaria. Sergio Grez Toso Doctor en Historia Santiago, verano de 2004. 16 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 17 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) CAPITULO I METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA 18 HISTORIA DEL DERECHO CHILENO (1808 - 1924) 1. METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA Desde el punto de vista del conocimiento histórico en la década de 1990 la concepción historiografía desarrollada por la escuela de los Annales inspiró vivamente mi trabajo. En la década actual el movimiento historiográfico Historia a Debate, del que formo parte desde el año 2001, amplía mi horizonte. Carlos Barros, español, medievalista, y curiosamente el coordinador del movimiento, comentando los distintos puntos que comprenden el Manifiesto Historia a Debate señala que nos caracteriza: un renovado y diverso compromiso académico con la sociedad y la política (punto XVI); un nuevo interés por relacionar pasado, presente y futuro, sin temor a la prospectiva, es decir, haciendo hincapié en la doble relación pasado / futuro y presente/futuro (punto XVII); una unión de la historia con la teoría... que los historiadores profesionales debiéramos frecuentar más (punto XIII); una visión desde la historia de los acontecimientos y de los procesos actuales, lo que en HaD llamamos Historia Inmediata (punto VIII); un ámbito global/mundial para los análisis y las predicciones históricas (punto VII). Historia a D...
View Full Document

  • Fall '19
  • René Descartes, Verdad, Edad Media, Método científico, Iglesia católica, Aristoteles

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern

Stuck? We have tutors online 24/7 who can help you get unstuck.
A+ icon
Ask Expert Tutors You can ask You can ask You can ask (will expire )
Answers in as fast as 15 minutes