estudios_poblacion.pdf - CENTRO DE ESTUDIOS DEMOGR\u00c1FICOS UNIVERSIDAD DE LA HABANA ESTUDIOS DE POBLACION TEXTO BASICO BEATRIZ ERVITI DIAZ TERESA SEGURA

estudios_poblacion.pdf - CENTRO DE ESTUDIOS...

This preview shows page 1 out of 313 pages.

Unformatted text preview: CENTRO DE ESTUDIOS DEMOGRÁFICOS UNIVERSIDAD DE LA HABANA ESTUDIOS DE POBLACION TEXTO BASICO BEATRIZ ERVITI DIAZ TERESA SEGURA CISNEROS LA HABANA, ENERO DEL 2000 Presentación Un intento en la actualidad por brindar conocimientos sobre una disciplina científica resulta un ejercicio inacabado y acaso una primera edición sobre el tema. El gran cúmulo de información, la velocidad de los cambios, la interconexión de los procesos en todas las escalas del conocimiento y la creciente cultura de los receptores del producto, hacen parecer apenas guías para el estudio académico cualquier texto presentado. Si ha ello se le agregara que el tema central lo constituye la población, las pautas metodológicas e instrumentales para profundizar en su dinámica e interrelación con los procesos de desarrollo, el reto resulta aún mayor. En esta materia convergen las dimensiones humanas, económicas y naturales, lo cual es signo no solo de complejidad sino también de utilidad, resulta difícil que cualquier especialista en formación o experimentado hoy día pueda prescindir de estos conocimientos. Sin embargo, el auditorio principal al cual está dirigido son los estudiantes de pregrado y aquellos que se inician en tan apasionante especialidad. Surge este texto por la necesidad de dotar a los estudiantes de la Licenciatura en Economía de bibliografía actualizada para la asignatura Población y Desarrollo, lo cual le impuso características específicas para la redacción y síntesis, así como para la presentación de ejemplos e interpretaciones. Aún así consideramos puede ser consultado por especialistas o para estudios de postgrado. Como texto básico tiene como precedentes dos valiosas obras con fines docentes: “Introducción al Análisis Demográfico” (1979) de la Dra. Sonia Catasús Cervera, que durante 20 años ha resultado la bibliografía obligada de los estudiantes y “Población y Desarrollo. Enfoques alternativos para su estudio” (1994) del Dr. Eramis Bueno Sánchez, elaborado como libro de texto para una maestría impartida en Zacatecas, México y que constituye una fuente actualizada para estudiar los enfoques económicos de la relación Población y Desarrollo. Por tanto, el presente libro contiene elementos de sus antecesores y ha tratado de incluir los métodos y referentes teóricos de la última década en el área de esta disciplina científica. Resulta un privilegio agradecer a todos los colegas que han colaborado en la revisión del contenido del libro: Dr. Rolando García Quiñones, Lic. María Elena Benitez Pérez, Lic. Eduardo San Marful Orbis, Dra. Norma Montes Rodríguez, y muy especialmente a la Lic. Otilia Barros Díaz, de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, al Dr. Humberto González Galbán, del CEPDE, por sus comentarios y sugerencias y a la Lic. Iris Suárez del Centro de Estudios Demográficos, por la revisión final del texto. Las autoras Tabla de Contenido Presentación Capítulo I: Perspectiva histórica sobre la dinámica de la población y el desarrollo. / 1 I.1. La población ¿un problema?. Perspectiva histórica para estudiar la relación población - desarrollo. I.2. Antecedentes de los estudios de Población. I.3. Debates actuales sobre la relación Población- Desarrollo. I.4. La posición latinoamericana con relación al crecimiento de la población. / 1 / 4 / 8 / 15 Capítulo II: La Demografía como ciencia. Las fuentes principales de información Demográfica / 18 II.1. Antecedentes de los estudios demográficos. II.2. ¿Qué es la Demografía? La demografía como ciencia. II.3. Campos de estudio de la demografía. II.4. Interrelación de la demografía con otras ciencias. II.5. Evolución de los estudios sociodemográficos. II.6. Organismos e instituciones encargados en Cuba de los trabajos sociodemográficos. / 18 / 19 / 20 / 22 / 23 Capítulo III. Fuentes de información demográfica. / 26 III.1. Los Censos de Población. III.2. Las encuestas. III.3. Los registros de hechos demográficos. III.4. Las estadísticas demográficas en Cuba. / 26 / 31 / 32 / 32 Capítulo IV: Técnicas generales de análisis demográfico. / 35 IV.1. La ecuación compensadora. IV.2. El tiempo en Demografía. El Diagrama de Lexis. IV.3. Definición de Nivel, Patrón y Tendencias. IV.4. Razones, proporciones y tasas. / 36 / 37 / 41 / 43 /24 IV.5. Las tasas de crecimiento de la población. IV.6. Determinación del tiempo en que se duplica la población. IV.7. Estructura de la población por edades y sexos. Pirámides de población y Relación de Masculinidad. / 48 / 51 Capítulo V: El estudio de las variables demográficas. / 59 V.1. La Mortalidad. V.1.1. Fuentes de información sobre la mortalidad. V.1.2. Diferenciales de la mortalidad. V.1.3. Mortalidad según causas. V.1.4. Medidas de la mortalidad. V.1.5. Tipificación o estandarización de la Tasa Bruta de Mortalidad V.1.6. La mortalidad por edades. La mortalidad infantil V.1.7. La mortalidad por sexos. V.1.8. Tablas de mortalidad o de vida. V.1.9. Funciones de la tabla de mortalidad V.1.10. La esperanza de vida al nacer V.1.11. Contribución de las distintas edades y de las causas de muerte a la esperanza de vida al nacimiento. V.1.12. Tablas modelo de mortalidad V.1.13. La construcción tablas de mortalidad en Cuba. / 59 / 60 / 60 / 62 / 64 / 67 / 69 / 71 / 71 / 74 / 77 / 79 / 81 /81 V.2: La fecundidad. V.2.1. Fuentes de datos para el estudio de la fecundidad V.2.2. Medidas transversales de la fecundidad V.2.3. Medidas de corte longitudinal de la fecundidad V.2.4. Teorías y enfoques sobre la reducción de la fecundidad V.2.5. Determinantes próximos de la fecundidad V.2.6. La nupcialidad y la divorcialidad V.2.7. Algunos rasgos de la nupcialidad y la divorcialidad en Cuba V.2.8. La familia V.2.9. Principales características de la familia cubana contemporánea / 84 / 85 / 87 / 97 / 97 / 99 /101 /105 /106 /109 V.3: La migración y la distribución espacial de población. V.3.1. Fuentes de datos para el estudio de la migración V.3.2. Las migraciones internas y las migraciones internacionales V.3.3. Medidas para estudiar la migración interna V.3.4. Clasificación de la migración V.3.5. Los diferenciales o la selectividad de la migración /112 /115 /117 /119 /123 /124 / 52 V.3.6. Los factores y los motivos de la migración V.3.7. Las migraciones en Cuba V.3.8. La urbanización V.3.9. Migración, Urbanización y Distribución de la Población V.3.10. Distribución territorial de la población V.3.11. Medidas de la distribución espacial de la población /124 /125 /127 /131 /132 /134 Capítulo VI: Las proyecciones de población económicas y sociales. /138 VI.1: Clasificación de las proyecciones de población. VI.2: Métodos matemáticos para realizar proyecciones de población. VI.3: Métodos demográficos para realizar proyecciones de población VI.4. Proyecciones sectoriales. VI.5. Otros tipos de proyecciones /140 /142 /143 /153 /156 Capítulo VII: La población como fuerza de trabajo /159 VII.1. Definiciones básicas /159 VII.2. Indicadores de la participación de la población en la actividad económica VII.3. Pronósticos de los recursos laborales VII.4. Situación del empleo, desempleo y subempleo. VII.5. El Sector Informal /163 /166 /167 /169 Capítulo VIII. Las principales teorías sobre la población y el desarrollo socioeconómico. /172 VIII.1. La Teoría de la Transición Demográfica. /173 VIII.1.1. Efectos socioeconómicos y demográficos de las etapas avanzadas de la transición demográfica. VIII.1.2. Diferencias fundamentales de las transiciones demográficas de América Latina y Europa. VIII.1.3. La transición demográfica en América Latina. VIII.1.4. La transición demográfica en Cuba. /180 VIII.2. La Trampa de la población de Malthus. VIII.3. La teoría microeconómica aplicada a los estudios de la fecundidad. VIII.4. Otras teorías. /175 /175 /178 /183 /185 /187 Capítulo IX. La dinámica de la población mundial y por regiones. /190 IX.1. La dinámica de la población mundial. IX.2. Panorama demográfico de la población mundial futura IX.3. La dinámica de la población cubana y sus retos venideros. /190 /197 /195 Capítulo X: Otros temas relevantes en la relación Población y Desarrollo. /250 X.1: Sobre el objeto de investigación en población. Por Dr. Rolando García. X.2: Globalización, Población y Pobreza, Por Dr. Eramis Bueno X.3: La Demografía Histórica en Cuba. Por Lic. Eduardo San Marful X.4: Algunas reflexiones sobre las Políticas de Población. Por Lic. Beatriz Erviti X.5: Consideraciones sobre el valor de la comunidad para estudiar la población. Por Ms. Grisell Rodríguez /250 /263 /276 /283 /293 Bibliografía Consultada /299 Capítulo I: Perspectiva histórica sobre la dinámica de la población y el desarrollo. I.1. La población ¿un problema?. Perspectiva histórica para estudiar la relación población - desarrollo. En 1999 la población mundial llegó a los 6 mil millones de habitantes, casi dos veces y media más que la que existía al iniciarse la segunda mitad del presente siglo. Se espera que en los próximos 25 años, en el 2025, ésta llegue a alcanzar los 7823,7 mil millones. En la actualidad el 80% de este incremento se produce en los países denominados “en desarrollo” y se espera que para el 2025 esta proporción sea algo más del 85% (ONE-CEPDE, 1999a). Las previsiones parecen sólidas y deben alcanzarse con mayor o menor precisión, la pregunta inmediata que se relacionaría sería ¿cuáles serán las repercusiones económicas, sociales e individuales de estas cifras?, para a continuación replantearse la cuestión esencial ¿constituye el crecimiento demográfico - acelerado -, por sí mismo, un problema grave o es manifestación de otros que se traslucen a través de estos datos, como pueden ser inequidades en el desarrollo, distribución de recursos o inequidades sociales o individuales? Estos cuestionamientos han sido fuente de preocupaciones seculares, lo cual evidencia un precepto que resulta claro y sencillo: la población en sí no es nunca un problema, es definida como tal en función de un objetivo o meta que se quiera alcanzar, donde el más trascendental lo ocupa el logro del bienestar humano. A lo largo de la historia el examen de los volúmenes de población arroja un crecimiento tendencialmente positivo. Sería conveniente apuntar que un estimado de la población mundial con cierto rigor no se tiene sino hasta la década de 1950, cuando a instancias de Naciones Unidas se realizan censos en el año 1950 o cercano a éste en muchos países, fundamentalmente subdesarrollados. Para 1 entonces la población global tiene un volumen que se aproxima a los 2500 millones, lo cual es verificado por otros investigadores que realizan estimaciones para este año. A su vez, tanto Naciones Unidas como otros autores realizan estimaciones para todo el período anterior de evolución de la humanidad, llegando a resultados similares. En estas investigaciones se tuvieron en cuenta, por ejemplo, para la comunidad primitiva, la cantidad de tierra disponible, el área necesaria por cazador, etc. y posteriormente la cantidad de hombres que fue necesaria para librar las guerras que se describen, por lo que los cálculos pueden ser considerados confiables. Los resultados de algunas de las estimaciones se muestran a continuación: Cuadro 1 : Dinámica de la población mundial. Años seleccionados. Años Población Tasa de Tiempo de Esperanza mundial en crecimiento duplicación de vida al millones promedio nacer (años) 10000 ANE 7 - 10 0.0008 1500 20 1 250 - 300 0.0037 1200 22 1750 800 0.005 120 27 1950 2504 0.020 35 35 1988 5000 0.016 44 55 1999 6000 0.014 50 65 Fuente: Keyfitz, N. y Lindahl-Kiessing, K. (1994: 21-23) Urzua, R. y Villa, M. (1996) ONE-CEPDE (1999a) Como puede apreciarse el crecimiento de la población hasta la época moderna fue muy lento. Se considera que desde el año cero hasta 1650 es que se duplica la población, o sea, se necesitaron 1600 años para que la población doblara el número de efectivos. A partir de aquí comienza el aumento vertiginoso de la población, que se duplicó en los 200 años que median entre 1650 y 1850 y lo hizo nuevamente en los 2 100 años siguientes. Hoy día con una tasa de crecimiento promedio anual de la población (r) de 1.4 %, el período de duplicación de ésta es de 50 años, aunque se debe destacar que mientras que la población de los países desarrollados se duplicará en 233 años, (r = 0.3 %) la de los países subdesarrollados lo hará en 41 años (r = 1.7 %) (ONE- CEPDE, 1999a). Como dato de interés se puede decir que en la actualidad anualmente se suma al mundo una población equivalente a siete veces a la cubana, por el aporte natural, obtenido de la diferencia entre los nacimientos y defunciones. No obstante, el período de mayor volumen de crecimiento de la población ocurrió entre 1985 y 1990, con 88 millones de habitantes más cada año como promedio. A partir de entonces la población mundial aumentará como promedio anual en aproximadamente 80 millones hasta el año 2015, de forma decreciente cada año. A partir de 2020 el ritmo decreciente en los aumentos de la población se hará más fuerte: entre 2020 y 2025 aumentará en 72 millones de habitantes cada año, entre 2030 y 2035 en 62 millones y entre 2045-2050 en 43 millones de habitantes cada año (UNFPA; 1999). Obviamente, cualquier lector puede hacer coincidir los períodos de cambios demográficos con eventos socioeconómicos significativos (la Revolución Industrial, por ejemplo) y tal relación resulta pertinente. Aunque en la medida que transcurran los capítulos esta relación se hará más comprensiva, debe apuntarse inicialmente que la tasa de crecimiento de la población -ascendente o descendentees una síntesis de las fuerzas ejercidas por los nacimientos, las defunciones y la movilidad de la población, las cuales resultan una expresión histórica de las condiciones socioeconómicas y culturales concretas. Resulta comprensible, entonces, que las fluctuaciones de la población dependan, por ejemplo, de los efectos combinados del hambre, las enfermedades, 3 epidemias, guerras (cuya manifestación más evidente es una elevada mortalidad humana). En la medida que estas condiciones se modifiquen favorablemente, como ha sido el caso de la última mitad del siglo XX, debido a avances en el campo económico y tecnológico, estas tasas de mortalidad van descendiendo, lo que estrecha la brecha entre personas nacidas y personas sobrevivientes. Por otra parte la tendencia de la fecundidad ha sido también decreciente, pero de una manera más tardía, pues la influencia exógena para que estos cambios ocurran resulta menos decisiva. La fluctuación de los efectivos de la población resultará de los diferenciales que se alcancen entre las defunciones y los nacimientos. Otro aspecto a evaluar, a propósito de esta introducción, es que su comportamiento está lejos de ser homogéneo en las diferentes regiones del planeta. Las pautas de las conductas demográficas difieren por regiones, países e incluso al interior de estos, lo que gesta diferentes modelos de difusión que se distinguen por su heterogeneidad. De lo que hasta aquí se ha expuesto se puede deducir, que el estudio de la población se hace necesario porque existen problemas reales que se presentan y cuyas dificultades resultantes constituyen obstáculos para alcanzar fines o metas importantes y deseables. Pero ese tratamiento, útil y prioritario, debe encuadrarse en un marco histórico, con postulados teóricos, metodológicos e instrumentales que reflejen su carácter dinámico, y en consecuencia, revelen una interrelación disciplinaria, debido a la multidimensionalidad de los fenómenos que involucran. De tal modo se ha planteado, con certeza, que la ciencia de la población no debe, en modo alguno, inducir o deducir a partir de observaciones factuales, independientes y descontextualizadas. “Entraña, eso si, un proceso de selección de los eventos demográficos y los sustratos contextuales e interrelaciones que los 4 vinculan y que como exigencia rigurosa, debería responder al requisito de ser aislables, inteligibles y reconstruibles (García, R.; 1999). Es por ello que se habla de los estudios de población como los que “se dirigen a identificar, plantear, investigar y solucionar problemas de población desde tres perspectivas o enfoques –separables solamente en un ejercicio de abstracción -: perspectiva demográfica, perspectiva económica y a falta de otra denominación y difusión del término, perspectiva desde la relación población – desarrollo” (Bueno, E; 1994). 1.2. Antecedentes de los estudios de Población Como ya se ha expuesto siempre ha existido una preocupación por la dinámica demográfica en función de una meta social considerada importante. Los principales planteamientos y teorías han respondido a la relación con los restantes sistemas económicos, naturales y sociales, de tal forma estos han transitado desde el estímulo al poblamiento y crecimiento de la población hasta las restricciones y frenos para la multiplicación de los hombres. Ya en el Antiguo Testamento es posible encontrar referencias a la población, a través de un llamado a poblar el mundo, el cual se caracteriza por estar despoblado, se ve como algo vacío. Confucio (China, 551- 479 A.C) plantea esa misma preocupación, en el contexto de abundantes extensiones de tierra. Sus análisis revelan una intención de ligar fenómenos demográficos con factores externos a la población, por ejemplo, ilustrar que la celebración de matrimonios caros disminuye la nupcialidad y con ello el número de nacimientos que garantiza el crecimiento de la población (relaciona factores económicos y demográficos); al mismo tiempo conecta 5 fenómenos demográficos: los nacimientos prematuros llevan a una mayor mortalidad, a modo de ilustración. Platón (Grecia, 428-347 a.C) sugiere incrementar la población mediante la inmigración y llega a establecer por primera vez el principio del óptimo de población (relación entre el crecimiento de la población y la cantidad de tierras). El número ideal de habitantes para una ciudad –estado era de 5040 personas. En la Edad Media, los italianos Maquiavelo y Botelo hicieron referencia a ellas en sus obras. Los pensadores del siglo XVIII prestaron considerable atención a las teorías de población (el ruso Lomonosov, los franceses Mirabeau, Montesquieu, Voltaire, los ingleses Stuart y Townsend, los italianos Genovesi y Ortes y el norteamericano Benjamin Franklin) (Urlanis, 1987:7). Otros enfoques relevantes corresponden al Período de la Ilustración, etapa donde el crecimiento de la población coincide con momentos de grandes cambios económicos, políticos y sociales y con ello una nueva forma de concebir el mundo: se cree en el hombre y su capacidad para dominar la naturaleza, existe la convicción de que se puede llegar a una sociedad perfecta. Surge, entonces, la preocupación por los que se quedan detrás (Teoría Paternalista) y se establecen leyes (Leyes de los Pobres), acciones puntuales para impedir que los pobres mueran. Relevantes resultan en este período los planteamientos de Godwin (Inglaterra) y Comdorset (Francia), ambos plantean que los problemas de la sociedad no provienen de los hombres sino de la forma en que se estructura la sociedad (organizaciones e instituciones) de ahí que mientras menos se intervenga en los problemas de la sociedad esta será más perfecta. Daniel Malthus (padre de Robert Malthus) se dedicó a demostrar los errores en la Teoría de Godwing a partir de las ideas de Rousseau. Este parte de la tesis de que los males de la población no provienen de las estructuras sociales ni de la 6 forma de conducir a la sociedad, sino de la naturaleza humana misma. Estas ideas las retoma posteriormente Robert Malthus. Malthus es uno de los primeros en preocuparse por la relación “población recursos” y plantearse una explicación, que es la más conocida. En 1798 publica de forma anónima “An essay on the principle of population, as it affects the future improvement of society”, en el que plantea que la población crece con progresión geométrica, mientras que la producción crece con progresión aritmética, por lo que los recursos llegarán a ser insuficientes para ...
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture