LIBRE CAMBIO.docx - LOS TIEMPOS COLUMNISTAS Desde la fundaci\u00f3n de la Rep\u00fablica hasta nuestros d\u00edas pol\u00edticos economistas soci\u00f3logos comerciantes

LIBRE CAMBIO.docx - LOS TIEMPOS COLUMNISTAS Desde la...

This preview shows page 1 - 3 out of 6 pages.

LOS TIEMPOS - COLUMNISTAS Desde la fundación de la República hasta nuestros días, políticos, economistas, sociólogos, comerciantes, industriales y organizaciones sociales se han dividido entre dos posiciones: el libre cambio y el proteccionismo. El libre cambio, en pocas palabras, refleja la política liberal de la libertad de mercado, abrir las fronteras para obtener a bajo precio las bondades de la producción industrial mundial. En cambio, el proteccionismo planteó, desde el inicio de la República, que deben cobrarse impuestos altos a los productos que no se producen en Bolivia. Los proteccionistas señalaban y señalan que el libre cambio mata a la producción nacional, que nos hace dependientes de los países industrializados y que impide que Bolivia alcance una verdadera revolución industrial. Los del libre cambio señalan que el proteccionismo protege una producción más artesanal que industrial, de precios más caros y menor calidad; que la competencia permite la mejora de los productos. En el siglo XIX se alternaron gobiernos librecambistas y proteccionistas, pero al final fueron los primeros los que ganaron y el resultado es que Bolivia, como todos los países de Latinoamérica, se incorporó a la revolución industrial, comprando ropa y otras cosas y vendiendo materias primas. ARGUMENTOS A FAVOR DEL LIBRECAMBIO Por librecambio o libre comercio se entiende el comercio exterior no intervenido. Las políticas librecambistas llevan la idea de la libre competencia entre empresas al campo internacional. Si el incremento del número de competidores fomenta la eficiencia y, por tanto, la creación de riqueza, ¿qué importa la nacionalidad de la empresa? En las economías globalizadas de hoy en día, el libre comercio se concreta en la ausencia de barreras comerciales entre los países, lo cual permite llevar a la práctica la idea sobre la que se fundamenta la teoría de la ventaja comparativa: cuando un país produce bienes y servicios en los que no tiene ventaja comparativa, está derrochando recursos porque podría obtener esos mismos bienes y servicios a un precio menor en el mercado internacional. En este caso, ahorraría recursos, que podrían destinarse a aumentar el consumo de ése u otros bienes. Partiendo de esta reflexión, los argumentos a favor del librecambio serían los siguientes: Mayor eficiencia de los factores de producción . Al especializarse en aquellos bienes que le reportan la ventaja comparativa sobre el resto de países, un país incrementa sus posibilidades de producción, lo cual redunda en los niveles de empleo y riqueza. Un ejemplo es el caso de España en lo que se refiere al turismo o al calzado. Incremento y fomento de la competencia . Como consecuencia de la entrada al mercado nacional de competidores extranjeros, las empresas del país tendrán que volverse más eficientes si no quieren perder cuota de mercado. Todo ello favorece que los precios bajen y aumentan la calidad y las prestaciones de los productos. Por ejemplo, hasta hace unos pocos años Telefónica era la única empresa facultada para operar en el sector de las
Image of page 1
telecomunicaciones en España. La apertura de este sector a otras empresas ha mejorado las
Image of page 2
Image of page 3

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 6 pages?

  • Spring '18
  • Gonzalo Manrrique
  • Factores de producción, Segunda Guerra Mundial, Comercio internacional, Proteccionismo

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture