Es Relig cruzgloriosa - San Bernardo de Claraval, Sermones sobre el Cantar de los Cantares.pdf - Sermones sobre el Cantar de los Cantares San Bernardo

Es Relig cruzgloriosa - San Bernardo de Claraval, Sermones sobre el Cantar de los Cantares.pdf

This preview shows page 1 out of 313 pages.

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 313 pages?

Unformatted text preview: Sermones sobre el Cantar de los Cantares San Bernardo de Claraval cruzgloriosa.org Sermones sobre el Cantar de los Cantares San Bernardo de Claraval Versión electrónica creada, sin fines de lucro, para ser puesta al servicio de la Nueva Evangelización, queriendo hacer llegar este texto a quienes tengan dificultad para obtenerlo en su versión impresa. cruzgloriosa.org ÍNDICE EXPERIENCIA CRISTIANA Y EXPRESIÓN ESTÉTICA EN LOS SERMONES SOBRE EL CANTAR DE LOS CANTARES .....................................................................................................1 I. EL CANTAR DE LOS CANTARES EN LA TRADICIÓN CISTERCIENSE..................................1 Plan de la serie de sermones bernardianos sobre el Cantar ...................................................................1 Motivación .................................................................................................................................................................2 II. LA EXPERIENCIA CRISTIANA EN BERNARDO DE CLAIRVAUX ..........................................2 El conocimiento de sí mismo ...............................................................................................................................3 La belleza y su raíz .................................................................................................................................................3 [email protected] último de la experiencia: «la afección del sentido» .............................................................3 Los cinco sentidos ...................................................................................................................................................3 La afección .................................................................................................................................................................4 La sabiduría y sus efectos ....................................................................................................................................4 El claustro, circunstancia comunitaria ...........................................................................................................4 Ocupaciones del claustro .....................................................................................................................................5 Las incongruencias diarias .................................................................................................................................5 El juego de la liturgia ............................................................................................................................................6 III. LA OSTENSIBILIDAD DE LA EXPERIENCIA Y LA DINÁMICA DEL LENGUAJE BERNARDIANO ............................................................................................................................6 Las imágenes y los símbolos ...............................................................................................................................6 Los símbolos sonoros ............................................................................................................................................8 INTRODUCCIÓN. LA DOCTRINA DE LOS SERMONES SOBRE EL CANTAR ..........................9 1. Una «Summa» de teología contemplativa .................................................................................................9 2. El esposo .............................................................................................................................................................10 3. La esposa .............................................................................................................................................................12 SERMÓN 1. Sobre el título del libro “Cantar de los Cantares” ...................................................17 SERMÓN 2. Los cuatro besos o etapas de la manifestación de Cristo ......................................20 SERMÓN 3. Aplicación espiritual del beso en los pies, en las manos y en la boca ...................23 SERMÓN 4. El triple progreso, simbolizado en los tres besos ...................................................25 SERMÓN 5. Cuatro clases de espíritus y sus relaciones con el cuerpo ....................................27 I. Sobre las cuatro clases de espíritus y de qué manera necesitan un cuerpo el animal, el hombre y el ángel. ....................................................................................................................................27 SERMÓN 6. La santidad y majestad de Dios se manifiestan en la misericordia y el juicio ........30 SERMÓN 7. Amor casto y ardiente de la esposa. Devoción durante la salmodia ......................33 SERMÓN 8. El beso más íntimo es el Espíritu Santo.................................................................36 SERMÓN 9. Los dos pechos del Esposo: la paciencia y la benignidad. ....................................39 SERMÓN 10. Los pechos de la esposa: su leche y sus perfumes ............................................43 SERMÓN 11. El perfume de la gratitud que merecen el fruto y el modo de la redención ..........46 SERMÓN 12. El perfume exquisito de la compasión..................................................................49 SERMÓN 13. Motivos y cualidades de la acción de gracias a Dios ...........................................53 SERMÓN 14. Diversa actitud de la Sinagoga y de la Iglesia frente a Cristo ..............................57 SERMÓN 15. El nombre de Jesús es bálsamo y medicina ........................................................61 SERMÓN 16. La confesión debe ser humilde, sencilla y crédula ...............................................65 SERMÓN 17. Sobre la presencia y ausencia del Espíritu, y el juicio de Dios en favor de los humildes .....................................................................................................................................70 SERMÓN 18. Las dos operaciones del Espíritu Santo: la infusión y la efusión .........................73 SERMÓN 19. Cómo aman a Cristo cada uno de los órdenes angélicos ...................................76 SERMÓN 20. El amor de Jesús es tierno, prudente y fuerte; así debe ser el nuestro ...............79 SERMÓN 21. La esposa desea ser atraída en pos de Cristo.....................................................83 SERMÓN 22. Los cuatro perfumes del Esposo: sabiduría, justicia, santificación y redención ..87 SERMÓN 23. Las tres bodegas del Esposo: tres maneras de contemplar a Cristo ...................91 SERMÓN 24. Sobre la detracción; y en qué consiste la rectitud y curvatura del alma ..............97 SERMÓN 25. La esposa tiene la tez morena, pero es hermosa ..............................................100 SERMÓN 26. Llanto de Bernardo por la muerte de su hermano Gerardo ...............................103 SERMÓN 27. La esposa se convierte por su hermosura en cielo de Dios ..............................109 SERMÓN 28. Cristo es moreno y hermoso. Cómo se le toca por la fe ....................................114 SERMÓN 29. Cómo han de amar la paz y evitar el escándalo los que viven en comunidad ..119 SERMÓN 30. La viña de la esposa es el pueblo fiel confiado a la Iglesia................................123 SERMÓN 31. Tres maneras de contemplar a Dios y cuatro manifestaciones del Esposo .......127 SERMÓN 32. El Señor se presenta como esposo, médico, compañero, padre de familia o pastor ........................................................................................................................................131 SERMÓN 33. Cristo es el verdadero Mediodía donde aspira reposar el alma .........................135 SERMÓN 34. El camino de la humildad y de la paciencia .......................................................141 SERMÓN 35. El hombre que desconoce a Dios se iguala con los animales ...........................143 SERMÓN 36. Diversas clases de ignorancia y de sabiduría: cuáles son necesarias y cuáles nocivas ......................................................................................................................................146 SERMÓN 37. El conocimiento propio y el de Dios es preferible a la ciencia de este mundo ..149 SERMÓN 38. El desconocimiento de Dios y de sí mismo impiden la conversión y la contemplación ...........................................................................................................................152 SERMÓN 39. La esposa se asemeja a un gran ejército que triunfa de sus enemigos ............154 SERMÓN 40. La intención del alma es como el rostro del espíritu. Cómo fomentar la soledad157 SERMÓN 41. El gozo de la contemplación y el ministerio de la predicación ...........................159 SERMÓN 42. Sobre la humildad del conocimiento y del afecto ...............................................162 SERMÓN 43. La filosofía más sutil es meditar los sufrimientos de Cristo................................166 SERMÓN 44. El amor de Dios y el celo de la justicia inspiran los afectos para con el prójimo168 SERMÓN 45. La doble hermosura del alma y del Esposo. Diálogo entre el Verbo y el alma ..171 SERMÓN 46. Las flores de la ascesis deben preceder a la paz de la contemplación .............174 SERMÓN 47. Cristo es nuestro modelo en el combate y la corona de nuestra victoria ...........177 SERMÓN 48. Humildad de Cristo encarnado, a cuya sombra vivimos por la fe ......................180 SERMÓN 49. La discreción ordena y estimula la caridad ........................................................183 SERMÓN 50. Sobre el amor afectivo y el activo ......................................................................186 SERMÓN 51. En la ausencia del Esposo, la esposa se sustenta con la fe y las buenas obras189 SERMÓN 52. El sueño de la esposa es morir a los deleites terrenos y a sí misma, y saborear las delicias de la contemplación .....................................................................................................192 SERMÓN 53. Cristo, al hacerse hombre, se hizo inferior a los espíritus celestiales ................195 SERMÓN 54. Cristo pasa de largo con los soberbios y se recrea con los humildes. El temor evita verse privado de la gracia. ........................................................................................................198 SERMÓN 55. Cristo es misericordia y justicia. Si nos juzgamos a nosotros mismos, no seremos juzgados por él ..........................................................................................................................202 SERMÓN 56. El cuerpo y el pecado son el muro que separa al alma de Dios. La confesión nos acerca a él.................................................................................................................................204 SERMÓN 57. La mirada de Dios. Cómo experimentamos la venida del Esposo .....................207 SERMÓN 58. Del reposo de la contemplación al cultivo espiritual de las almas .....................211 SERMÓN 59. El alma suspira por el Esposo a impulsos del Espíritu, y vive en castidad y fe .215 SERMÓN 60. Israel produjo frutos silvestres; la Iglesia exhala con su vida el aroma de Cristo218 SERMÓN 61. Las llagas de Cristo manifiestan las riquezas de la misericordia divina.............221 SERMÓN 62. Dos maneras de contemplar a Dios: una peligrosa y otra loable. La Iglesia habita en la Roca por su perfección .........................................................................................................224 SERMÓN 63. El justo da frutos de sabiduría y de virtud, y sufre las asechanzas de la murmuración y detracción ...............................................................................................................................228 SERMÓN 64. Diversas tentaciones del monje adelantado en la virtud. Cómo actuar con los herejes ......................................................................................................................................231 SERMÓN 65. Los nuevos herejes de Tolosa: sus doctrinas, misterios y malas costumbres ...234 SERMÓN 66. Más sobre estos herejes: sus teorías sobre el matrimonio, bautismo, etc. .......237 SERMÓN 67. Efectos del amor en el corazón de la esposa y efusiones que dirige a su Esposo242 SERMÓN 68. Solicitud amorosa de Cristo por la Iglesia, que confía exclusivamente en él.....246 SERMÓN 69. El Padre y el Hijo vienen y habitan en el alma por el celo del amor ..................249 SERMÓN 70. Cristo se gana el amor de la Iglesia por su verdad, mansedumbre y justicia ....252 SERMÓN 71. Unidad sustancial entre el Padre y el Hijo, y la que existe entre el hombre y Dios255 SERMÓN 72. A este primer día de la vida corporal sigue otro en que respiramos la gracia y el definitivo en que aspiramos la gloria .........................................................................................260 SERMÓN 73. Por su naturaleza divina y su encarnación, Cristo ha sido sublimado sobre todas las criaturas ....................................................................................................................................264 SERMÓN 74. Idas y venidas del Verbo al alma, y cómo se comporta ésta ante la llegada del Esposo ......................................................................................................................................267 SERMÓN 75. Hemos de buscar a Dios en el tiempo, lugar y modo oportunos .......................270 SERMÓN 76. Gloria mutua que se rinden el Padre y el Hijo. Cualidades de los buenos pastores ....................................................................................................................................274 SERMÓN 77. Acusación contra los malos guardianes. Es peligroso caminar sin guía por los senderos de la vida ...................................................................................................................278 SERMÓN 78. La Iglesia ha sido predestinada por Dios y prevenida por Él para que le busque y se convierta a Él ............................................................................................................................281 SERMÓN 79. Fuerza unitiva del amor ......................................................................................284 SERMÓN 80. El Verbo es imagen de Dios, y el alma ha sido creada según esta imagen. Errores de Gilberto de la Porré ..............................................................................................................286 SERMÓN 81. Parentesco del alma con el Verbo por simplicidad, inmortalidad y libertad .......289 SERMÓN 82. La semejanza de Dios en el alma está desfigurada por el pecado ....................293 SERMÓN 83. Todos pueden volver al Verbo y ser reformados por Él. El amor del Esposo y de la esposa.......................................................................................................................................296 SERMÓN 84. El alma busca al Verbo porque antes ella ha sido buscada y encontrada por El299 SERMÓN 85. Por qué causas busca el alma al Verbo, y cómo éste la reforma en la sabiduría301 SERMÓN 86. Encomio del pudor. Lugar y momentos convenientes para orar ........................306 EXPERIENCIA CRISTIANA Y EXPRESIÓN ESTÉTICA EN LOS SERMONES SOBRE EL CANTAR DE LOS CANTARES Por JUAN MARIA DE LA TORRE I. EL CANTAR DE LOS CANTARES EN LA TRADICIÓN CISTERCIENSE El Cantar de los Cantares ha sido uno de los libros favoritos de los mís5cos medievales, tanto judíos como cris5anos, y una de las fuentes más fecundas de la inspiración esté5ca medieval. Pero, dentro del ámbito cisterciense, el Cantar de los Cantares es, entre todos los libros de la Biblia, la composición que más configura el carisma cisterciense en su misma raíz. Completa a ultranza el programa de la búsqueda radical de Dios, esbozado pura y simplemente en la Regla de San Benito, que alentó el dinamismo arriesgado y en cierto modo aventurero en los primeros momentos de la ins5tución cisterciense. Este programa de búsqueda se transforma ahora en máximo florecimiento esté5co a través de los comentarios cistercienses al Cantar de los Cantares. Hay que insis5r en que el Cantar de los Cantares era siempre leído en contexto eclesial. Los cistercienses, como todos os medievales, tenían siempre sus maestros que guiaban su inteligencia y su amor en el libro que para ellos era la expresión de la búsqueda y de la unión del hombre con Dios. El maestro más es5mado siempre ha sido Orígenes y su Comentario al Cantar de los Cantares ha sido el más leído durante toda la Edad Media monás5ca occidental. Gracias a esta obra del maestro alejandrino, los autores monás5cos medievales acostumbraban a ver en el Cantar un diálogo entre dos personajes o dos grupos de personas, transferido a las relaciones entre Cristo y la Iglesia, Cristo y cada uno de los creyentes. La voz de Cristo y la voz de la Iglesia se interceptan constantemente. A par5r de Orígenes, todos los comentarios al Cantar 5enen un sabor eclesiológico. Junto al Comentario de Orígenes, los cistercienses solían acudir a otros preclaros esclarecedores del libro epitalámico. Baste recordar el comentario de Gregorio Magno, los breves pasajes de Casiodoro, de Isidoro y el más amplio de Beda el Venerable. La forma de comentar el Cantar ha sido siempre muy libre en los medios monás5cos. Entre todos destaca la serie de los ochenta y seis sermones, comentarios al epitalamio del amor, de Bernardo de Clairvaux. Será el pionero e inaugurará un nuevo género literario. No podía ser de otro modo, pues había mucha costumbre de familiarizarse con este libro, sobre todo en los claustros cistercienses. Basta con registrar catálogos an5guos y apercibirse del número de comentarios que armarios y bibliotecas cistercienses conservaban sobre este libro. Destaca un obje5vo predominante: el dinamismo por antonomasia de la persona, que se reduce al misterio y prác5ca del amor. Por eso los comentarios cistercienses ma5zan el enfoque meramente eclesiológico y moral encarrilándolo en el surco del amor. De hecho, los versículos del Cantar vienen a ser un mero pretexto para expresar la experiencia profunda de la fe y el ideal de perfección. Y si toda la Escritura revelada es el pábulo de la oración y de la contemplación, el Cantar de los Cantares goza de una es5ma par5cular por el sen5do anagógico y mistérico que provoca su lectura Plan de la serie de sermones bernardianos sobre el Cantar Entre todos los comentarios al Cantar de los Cantares, la serie de los Sermones de Bernardo se alza indiscu5blemente con la bandera de la paternidad. Hacia 1120, Bernardo, enfermo y apartado de la comunidad por fuerza de su quebrantada salud, se entre5ene en largos coloquios con su amigo Guillermo de Saint Thierry acerca de la naturaleza espiritual del alma y del Cantar de los Cantares... Más tarde, hacia 1135, Bernardo 5ene una como especie de revelación por la que intuye toda la realidad del Cán5co del amor. Ante la mirada atenta de Bernardo, la vida monás5ca facilita al hombre una verdadera preparación para el día del juicio. Pero para eso necesita previamente juzgarse a sí mismo. El requisito fundamental es la humildad, la pobreza, como vías de acceso al amor. Esta ac5tud y la disposición en el comer, beber, digerir la palabra de Dios, facilita a la persona la aspiración hacia la eternidad. Es el nervio central de la serie de los sermones bernardianos. Y si Guillermo de Saint Thierry ha comenzado por hacer antologías sobre los comentarios de Ambrosio y Gregorio Magno antes de lanzarse a elaborar su comentario personal, Bernardo tomó esta misma inicia5va en 1134 y la prosiguió hasta su muerte, en 1153. No se trata, por lo tanto, de una obra homogénea. No hay divisiones de libros o de capítulos. Tampoco existe un plan lógico previo. Estos sermones han sido 1 compuestos a medida que el autor gozaba de la tranquilidad que le dejaban los problemas de la sociedad y de la Iglesia de su 5empo. Considerando el conjunto de la tr...
View Full Document

  • Fall '19
  • Vida, Verdad, Espiritu Santo, Edad Media, Bernardo de Claraval

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture