1_Instalación_en_modo_gráfico_CentOS_5

1_Instalación_en_modo_gráfico_CentOS_5

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: Instalación en modo gráfico CentOS 5 Instructor: Ing. Marco Trujillo Silva [email protected] Objetivos: • • • • • Instalar el Sistema Operativo Linux en su distribución Centos 5.0 de manera Personalizada Configurar las particiones, gestor de arranque, parámetros de red y autenticación. Seleccionar los paquetes y los servicios de comunicaciones a instalar Realización de tareas Post Instalación Equipos, materiales y accesorios • • • • Una PC con unidad lectora de DVD Un DVD con instaladores de CEntos 5.0 Un cable de red de área de trabajo Punto de red con acceso a Internet Requisitos de Hardware: Si bien los sistemas GNU/Linux pueden instalarse en equipo con capacidades muy reducidas (o limitadas), para tener un entorno con un buen desempeño y que soporte las nuevas características de los sistemas incluidos en esta distribución, se recomienda un equipo con las siguientes características mínimas: • • • • Procesador Intel Pentium III / AMD Athlon, 550MHz 512 MB RAM 10 GB en disco duro Interfaz de red. Procedimiento: Para esta versión, el USP (Upstream Provider, Red Hat Inc.) ha dividido el proceso de instalación en 2 etapas: instalación del sistema operativo, y configuración general del sistema. Iniciamos nuestra computadora, asegurándonos que en el BIOS de la misma tengamos habilitada la opción de arranque mediante CDROM o DVDROM. La primera pantalla que obtendremos será la del inicio del sistema Isolinux, donde podemos observar una serie de instrucciones que nos podrán ayudar en el proceso de instalación de nuestro sistema. En esta pantalla podemos observar una línea de comandos (boot:) que está a la espera de que ingresemos opciones para el inicio del proceso de instalación. Algunas de dichas opciones están descritas en el capítulo de “Parámetros del kernel”, así como en las distintas pantallas de Isolinux, solo bastará presionar las teclas de función de F1 (pantalla inicial) a F5. Para iniciar el módo gráfico, en español, procedemos a invocar el instalador Anaconda con los siguientes parámetros: boot: Linux lang=es Si no deseamos introducir ningún parámetro, y queremos iniciar el proceso de instalación en modo gráfico, solamente deberemos teclear «Intro» o «Enter». La siguiente pantalla nos indica si deseamos verificar la integridad de los datos contenidos en el disco. Es recomendable realizar este procedimiento, cuando menos, la primera ocasión que utilizamos dicha media de instalación, con la finalidad de comprobar que descargamos y grabamos correctamente la información en el disco. Posteriormente es bueno verificar ocasionalmente para detectar algún daño que vaya teniendo debido a las rayaduras o algún otro desperfecto. Debemos tomar en cuenta que este proceso puede llevar bastante tiempo en completarse. Seleccione «Aceptar» para comenzar la revisión, u «Omitir» para saltarse este paso. NOTA: En las pantallas de texto, en donde contamos con múltiples opciones, nos desplazaremos entre ellas con las teclas de «TAB», «Alt-TAB» y las de dirección. Para activar la opción seleccionada, utilizaremos las teclas «Barra Espaciadora» o «Intro/Enter» Una vez finalizado este paso, el sistema de instalación de Red Hat, Anaconda, efectuará análisis de hardware para determinar la información de nuestro sistema necesaria para continuar el proceso. Llevado a cabo dicho análisis, obtendremos la pantalla de bienvenida de Anaconda a CentOS 5 Al seleccionar la opción de “Notas de lanzamiento” obtendremos información sobre el sistema que estamos instalando como algunas notas legales, descripción de cambios, compatibilidad con el USP y cambios entre versiones: A continuación tenemos la pantalla de selección del idioma predeterminado de instalación del sistema (solamente si no se envió como parámetro al inicio del arranque). Seleccionamos «Spanish (Español)», o el de preferencia del usuario. Pulsar en «Next» En esta pantalla seleccionamos la distribución de teclas en nuestro teclado. Nuestro teclado puede tener una distribución «Español» o una distribución «Latinoamericano». Después de seleccionar la distribución de nuestro teclado el sistema verificará e iniciará los procesos de administración de los discos duros. Si el sistema detecta que nuestro disco duro es nuevo y no ha sido inicializado, nos presentará un aviso. Elegimos «Si» para poder inicializar nuestro dispositivo de almacenamiento. Después de seleccionar la distribución de nuestro teclado el sistema verificará e iniciará los procesos de administración de los discos duros. Si el sistema detecta que nuestro disco duro es nuevo y no ha sido inicializado, nos presentará un aviso. Elegimos «Si» para poder inicializar nuestro dispositivo de almacenamiento: • • • • Remover particiones en dispositivos seleccionados y crear disposición: Esta opción eliminará cualquier partición encontrada en los dispositivos (discos) seleccionados, y creará automáticamente una disposición de particiones por defecto. Remover particiones de linux en dispositivos seleccionados y crear disposición: Al igual que la anterior, pero solamente eliminará las particiones linux que se encuentren en dicho dispositivo. Así mismo, creará automáticamente una disposición de particiones por defecto. Usar espacio disponible en dispositivos seleccionados y crear disposición: Si en nuestro disco disponemos de espacio libre NO PARTICIONADO, y con capacidad de particionar , el sistema tomará este espacio y creará en él una disposición de particiones por defecto. Crear disposición personalizada: Para usuarios con un poco mas de experiencia en el manejo de sistemas. Esta opción nos permitirá tener control casi total sobre el esquema de particionamiento de nuestro disco. Además, Red Hat (USP de CentOS) nos proporciona una herramienta para añadir fuentes de almacenamiento en red desde el proceso de instalación, con la finalidad de hacer uso de estos recursos desde esta etapa: Una vez que seleccionemos el método de particionamiento, podremos revisar y modificar la tabla de particiones de nuestro sistema. A continuación presentamos el procedimiento a efectuar con una disposición personalizada: Para crear una nueva partición, pulsamos el botón «Nuevo», que nos desplegará la siguiente pantalla: • • • • • Punto de montaje: El punto de montaje será la ruta en la cual “montaremos” nuestra partición Tipo de sistema de archivos: Según lo descrito en el Anexo de Sistemas de ficheros, el tipo de sistema gestor de ficheros que utilizaremos en nuestro sistema (regularmente ext3: el sistema por defecto para Linux). Si se elige «swap», entonces no se requiere especificar un punto de montaje Unidades admisibles: Si se cuenta con más de un disco duro, o diversas unidades remotas para almacenamiento, deberá especificarse en cuales de ellas se reservará el espacio para la partición. Asegúrese de elegir la apropiada Opciones de tamaño adicionales: Tenemos 3 opciones para asignar el espacio en disco: o Tamaño fijo: Solamente tomará lo especificado en la casilla “Tamaño (MB)”, medida en megabytes y es la mejor aproximación a la geometría del disco duro, procurando ocupar sectores completos o Completar todo el espacio hasta: Lo mismo que el anterior, pero asignando la totalidad del espacio, aún cuando no quede en un sector completo del disco o Completar hasta el tamaño máximo permitido: Ocupa todo el espacio disponible en el disco para crear la nueva partición. Forzar a ser partición primaria: Cuando necesitamos que dicha partición quede dentro de las definiciones de partición primaria Para crear una nueva partición, pulsamos el botón «Nuevo», que nos desplegará la siguiente pantalla: CONSEJO: Con el fin de documentar su sistema, y tener la información disponible en caso de alguna eventualidad donde requiera la recuperación de su información, es muy útil bajar la tabla de particiones resultante a un documento físico (papel), en un archivo donde documente sus sistemas. A continuación configuraremos el gestor de arranque GRUB, sistema que nos permitirá administrar y seleccionar el sistema operativo con el que queramos iniciar el equipo (si contamos con múltiples sistemas instalados) o la versión de núcleo del mismo sistema operativo que requiramos (como puede ser el caso de actualizaciones). Podremos elegir entre instalar GRUB directamente en el disco duro donde se llevó a cabo la instalación del sistema (si deseamos que GRUB controle el arranque de cualquiera de los sistemas operativos instalados en nuestro equipo), o no instalar GRUB (si es que tenemos algún otro gestor de arranque, o deseamos iniciar desde un medio de almacenamiento externo, como un disco usb, o un disco flexible). GRUB tiene como ventaja el que podamos enviarle al núcleo del sistema parámetros que modifiquen el modo predeterminado de ejecución del mismo (tal como vimos en la primera parte de este documento, o en el capítulo “Parámetros del kernel”). Si algún intruso o persona no deseada tiene acceso físico a nuestro equipo, podría estar al tanto de esta característica y tener acceso a nuestra información. Para incrementar un poco más la seguridad de nuestro sistema, podemos implementar una contraseña para GRUB, la cual será necesaria si se desean pasar parámetros al inicio de nuestro sistema. NOTA: Si se tiene acceso físico al servidor, cualquier esquema basado es software podría resultar inútil o inoperante ya que se tiene acceso directo a los dispositivos de nuestro equipo. Procure mantener sus servidores al alcance físico solamente a los administradores o responsables de dicho sistema. Ahora debemos indicar en que parte de nuestro disco instalar a GRUB. Por defecto, elegimos instalarlo directamente en el sector maestro de inicio (MBR): Si no deseamos que GRUB controle el inicio de nuestro sistema, o bien requerimos realizar el arranque desde un medio de almacenamiento externo (ej. un dispositivo usb, un disco flexible), elegiremos instalar GRUB en el disco de inicio de nuestro sistema. De manera adicional, podremos indicarle parámetros de arranque a nuestro núcleo (ver el capítulo “Parámetros del kernel”), dependiendo de nuestras necesidades. Si nuestro sistema cuenta con alguna interfaz de red, y esta es compatible con nuestro sistema operativo, se nos presentará la sección para la configuración de nuestra red: Seleccionamos cual (o cuales) de las interfaces se activarán al inicio de nuestro sistema. Asimismo, podremos configurar cada interfaz ya sea mediante una configuración automática vía un servidor DHCP, o configurar manual y estáticamente dicha interfaz. Además, en esta sección podremos configurar el nombre de anfitrión de nuestro sistema (nombre de máquina). Una vez configurada nuestra red, seguimos con la configuración sobre la ubicación geográfica de nuestro servidor. Es conveniente tener ajustado nuestro huso horario (o zona horaria) correctamente, para tener un mejor control sobre las bitácoras y mensajes generados por el sistema. Para obtener mejores resultados con los mensajes de los distintos sistemas y bitácoras que implementemos en este servidor (y en los subsecuentes) se recomienda utilizar UTC. NOTA: Si se elige utilizar UTC, habrá una diferencia entre la hora de nuestro sistema instalado, y la hora registrada en el BIOS de nuestro equipo. Dicha diferencia estará marcada por la diferencia en el huso horario seleccionado (horas de mas o de menos). A continuación insertaremos la contraseña de nuestro superusuario root. Es importante recordar esta ya que será con la que ingresemos para realizar las tareas administrativas en nuestro sistema. Una vez ingresada y verificada la contraseña en ambas casillas, el sistema de instalación analizará nuestro equipo en búsqueda de instalaciones previas de algún sistema Red Hat compatible. Si este existe, nos solicitará elegir entre la actualización del sistema instalado, o el realizar una instalación completamente nueva. NOTA: No se recomienda la actualización desde versiones anteriores del sistema. En lugar de ello, recomendamos realizar una instalación nueva ya que con ello nos aseguraremos tanto de la integridad de los subsistemas instalados, como de la compatibilidad de las configuraciones. A continuación seleccionaremos los grupos de paquetes que vayamos a necesitar en nuestro equipo. Estos grupos describen una serie de paquetes informáticos contenidos en nuestra media de instalación y son seleccionados previamente por nuestro proveedor. Entre los grupos encontramos: • • • • • • Escritorio Gnome: Este es el sistema gráfico de escritorio por defecto en las distribuciones basadas en Red Hat. Su característica es que trata de ser muy ergonómico y sencillo de utilizar para cualquier tipo de usuario. Escritorio KDE: Este sistema gráfico de escritorio está más enfocado hacia la obtención de un escritorio muy agradable a la vista. Es bastante personalizable y tiene muchos elementos para ir mejorando la experiencia del usuario. Servidor (herramientas en modo texto): Contiene aquellos sistemas requeridos para la configuración de nuestros distintos servicios, así como los sistemas base de los mismos. Estas herramientas son en modo de solo texto (consola o terminal). Servidor (herramientas en modo gráfico): Contiene herramientas gráficas con las cuales podremos configurar nuestros distintos servicios desde un entorno gráfico. Clústers de procesamiento: Herramientas y sistemas requeridos para la implementación de arreglos de servidores de alto desempeño o de alta disponibilidad, según los requerimientos de nuestro entorno. Clústers de almacenamiento: Herramientas y sistemas requeridos para el manejo de arreglos de dispositivos de almacenamiento distribuidos. Adicionalmente, CentOS 5 nos da la posibilidad de conectarnos a su depósito de paquetes extras (CentOS Extras), e instalarlos directamente en el proceso de instalación. El depósito CentOS Extras contiene paquetes que no se encuentran en el USP (Red Hat Enterpise Server 5 o Red Hat Enterprise Client 5), y que nos proveen sistemas como: Xfce (sistema gráfico de escritorio ligero), o algunas herramientas añadidas (plugins) para el sistema de actualización (YUM). Para utilizar este depósito, deberemos contar con una conexión a internet. Si deseamos comprobar a detalle cuales son los paquetes que se instalarán, o personalizar nuestra selección de programas, podemos elegir la opción «Personalizar ahora». De lo contrario, si confiamos en los paquetes selectos por nuestro proveedor, elegimos «Personalizar luego». Se llevará a cabo el cálculo de dependencias. Esto es, de los paquetes seleccionados se analizará cuales son los requerimientos propios de cada paquete, ya que probablemente requieran de algún otro paquete para su correcto funcionamiento. Una vez finalizado existósamente el cálculo de dependencias, se nos despliega la siguiente ventana: Esta pantalla indica nuestro punto de no regreso. Hasta este momento, nuestro equipo permanece sin modificaciones. Debemos verificar y cerciorarnos de que el disco en el que vamos a instalar ha sido previamente respaldado (si aplica), que la tabla de particiones está bien elaborada, se seleccionaron los paquetes necesarios, etc. Una vez que pulsemos «Siguiente», comenzará el formateo de nuestras particiones: Así como la instalación de los paquetes seleccionados (y sus dependencias): Si no hubo algún contratiempo (ej. disco de instalación dañado o mal grabado, falta de espacio en disco duro), y dependiendo tanto de la velocidad de nuestro equipo como de la cantidad de paquetes seleccionados para la instalación, obtendremos la pantalla que marca el fin de la etapa de instalación de nuestro sistema CentOS 5. Se expulsará nuestra media de instalación, debemos cerciorarnos de retirar dicho disco con el fin de no afectar la siguiente etapa. Al pulsar el botón «Reiniciar», el sistema arrancará con la segunda etapa del proceso de instalación, que es la de la configuración inicial de nuestro sistema: Iniciando y configurando nuestro equipo: La pantalla de bienvenida a la etapa de configuración general del equipo: Configuramos nuestro muro cortafuegos (system-config-securitylevel). En esta sección tenemos dos opciones: • • Habilitado: Utilizaremos esta sencilla herramienta para proveer seguridad a nuestro sistema. Muy recomendable si no se piensa elaborar un sistema ruteador complejo, sino un entorno de servidor o escritorio estándar. Deshabilitado: Recomendado si planeamos configurar algún método externo para nuestra protección por cortafuegos: Reglas personalizadas, uso de Front-Ends para iptables (el sistema de cortafuegos Linux) como pueden ser: o Shorewall – Shoreline Firewall o FWBuilder o Firestarter (ideal si lo que se busca es compartir la conexión a internet de manera muy sencilla) NOTA: Es muy importante proteger nuestro sistema contra ataques proveniente de la red. Se recomienda implementar algún método de protección por cortafuegos, ya sea mediante las herramientas arriba propuestas, o algún método externo. Si no sabe cómo configurar un muro cortafuegos, recomendamos ampliamente habilitarlo en esta sección. De manera adicional, tenemos la posibilidad de añadir (y abrir) puertos personalizados para los protocolos TCP y UDP: SELinux es la tecnología que implementa el USP Red Hat. SELinux significa “Linux con Seguridad Mejorada”, por sus siglas en inglés (Security Enhanced Linux), e incrementa notoriamente la seguridad durante la ejecución de nuestras aplicaciones a un nivel de núcleo. Podemos configurar a SELinux en tres niveles: • • • Obediente: El modo más estricto para el cumplimiento de las políticas implementadas. Puede ocasionar algún funcionamiento no previsto en algún sistema web que no cumpla con las especificaciones de SELinux. Permisivo: Permitirá el funcionamiento tradicional de las aplicaciones, pero nos notificará si acaso alguna parte de la ejecución de la aplicación no cumple con las políticas de SELinux Deshabilitado: No se habilitará SELinux NOTA: SELinux, en esta versión de Linux, se encuentra habilitado por defecto. Si elige deshabilitarlo, deberá reiniciar su sistema ya que requiere hacer las modificaciones pertinentes al núcleo. Kdump es un sistema residente en memoria, encargado de monitorear la actividad de los procesos en nuestro sistema con la finalidad de obtener información sobre algún fallo crítico que “tire” nuestro sistema. Lo único que deberemos configurar es la cantidad de memoria física (RAM) que se reservará para la ejecución de este monitor. En la siguiente pantalla ajustaremos la fecha y hora actuales en nuestro sistema. Si el sistema ya cuenta con una conexión a internet (o a red con algún servidor de tiempo previamente configurado), podremos indicarle a nuestro sistema que sincronice esta información con algún servidor central de tiempo. Esto es ampliamente recomendable si nuestro equipo va a convivir en un entorno donde es necesaria esta característica. Toca el turno a la creación de nuestro primer usuario dentro del sistema. Es ampliamente recomendado el crear a este usuario, y utilizar la cuenta administrativa del superusuario root lo MENOS posible. Si contamos con discos adicionales para nuestro sistema, compatibles con el formato de nuestra distribución, es el momento de añadirlos a nuestro sistema: Si realizamos alguna modificación a SELinux, o habilitamos Kdump, el sistema deberá reiniciarse para tomar en cuenta los cambios: Una vez que pulsemos el botón de finalizar, nuestro sistema reiniciará (si fuese necesario), y obtendremos nuestra pantalla de inicio de sesión, donde tendremos que ingresar nuestro nombre de usuario y contraseña. Con esto concluimos todo el proceso de instalación de nuestra distribución CentOS 5. ...
View Full Document

  • Spring '10
  • taflove
  • Sistema operativo, Unidad de disco duro, Registro de arranque principal, Memoria de acceso aleatorio, Memoria USB

{[ snackBarMessage ]}

Ask a homework question - tutors are online