Krugman (2011) [Economics, 2008]; Introducción a la economía; Reverté; Barcelona.pdf

This preview shows page 1 out of 419 pages.

Unformatted text preview: - " :: ;,J;/iJ}jy,Jjff) '}§ ;;.. <•¡J.~.&V,'1j; -' ' 'S~ ~·~ ,,, ' J.¡, "' "~ ," i::.:: --- _:::-:_::"--:::: ?: :::=-:·:_:-:;:e--:::,:-:':: ::::":::r~=~ :':':: ~::<:::':: :~::: :": :'::: :~:?:':": ::)::::: :::-::-::::::::::::::-- --- -------- -~- """-- \12-:;..- --=-------,--;;-:-------,----------------------------------------- --------------- ~----------------------------------------------------------------------------------------------------------------­ -- -- -;;-.~,--- -,,- ¡--- -.----:;- --;,---- -;-_- -:,- ~ L A REUNIÓN ANUAL DE LA ASOCIACIÓN económica americana reúne a miles de economistas, jóvenes y menos jóvenes, anónimos y famosos. Hay tiendas de libros, reuniones comerciales y entrevistas de trabajo. Sin embargo, los economistas se reúnen principalmente para hablar y escuchar. Durante los momentos álgidos se celebran ~--- porque nadie puede tener todo lo que quiere. Cualquier cuestión económica implica la toma de decisiones por parte de los individuos. Para comprender cómo funciona una economía se necesita entender, sobre todo, el proceso de toma de decisiones de los individuos. Ninguno de nosotros es Robinson -Crusoe: debemos tomar nuestras decisiones en un _, ir" que tratan asuntos diversos, que van desde el 9.!:E9.?· De hecho, en una economía moderna futuro de la bolsa hasta temas tan concretos incluso las decisiones más sencillas (como por como quién hace la comida en una pareja ejemplo, qué vamos a desayunar)· se ven afee_tadas por las decisiones de miles de personas, cuando·ambos trabajan. lQué tienen en común todas estas persa- desde el productor de plátanos de Costa Rica nas? Un experto en bolsa probablemente sabe muy poco sobre economía doméstica, y viceversa. No qbstante, es probable que un economista que se equivoque de seminario, pero que se quede a escucharlo aunque verse sobre algún tema poco familiar, escuche cosas con -las que esté familiarizado. ---~·-·-·····--~-- Qué aprenderá en este capítulo: > Un conjunto de principios para entender cómo tos individuos toman decisiones. > Un conjunto de principios para entender cómo tas decisiones de los individuOs interaccionan. La razón es que t:_~9~. ~L~E~J~~~~~ económico se basa en un con- ju!:_l__!?__~~- R~~<:~R-~?~ ·bá~~-~<?S3~e d~s-p::-tés se ap_li':an a muchas cuestiones diferentes: Uno debe elegir. Algunos -de esos principios imp_!i~an -~a elección individUal: para la economía, lo primero de todo son las elecciones quC hacen los individuos. ¿qué hacer en Ver~mo: trabajar o ir de viaje? ¿comprar un UuevO,co o ir a ver Una que decidió- plantar la fruta que comemos, hasta el agricultor que cultivó los cereales de nuestro desayuno. Y puesto que en una economía de mercado cada uno de nosotros depende --·- ---- .. ----- --·----··----------q_:,_~~c:!!:9~ _ ?tros, y ellos, a su vez, dependen de ~ . nosotros, n,::=:!:~-=~~~ci~_::~~~ ~~~~-e~-~~=-~~ e~ __ J_as __:;>:t!"~· Así pues, aunque la economía se 5 ·¡ 1 . ' ' PRINCIPIOS BASICOS . entender qSmo funciona la economía de mercado también debemos eÚtender la economí! en un sentido más amplio, y analiZar cómo la elección de cada uno afecta a la elección de los demás, y viceversa. Una elección indiVidual es aquella decisión que un individuo toma con respecto a lo que va a hacer, !o que necesariamente conlleva decidir qué es lo que nO va a'hacer. En· este capítulo analizaremos nueve principios básicos de la Economía: cuatro principios relativos a las decisiones individuales y cinco relati:vos a la forma en que las decisiones individuales-influyen las unas en las otras. Cada problema económi~S' incluye, en su nivel más básico, U!!a e!ecdó~ ~ndividual, es decir, ~<i.el~cci¡)_n_so_b!e_<¡)lé hacer. De hecho, se podrfa decir que un problema no es económico si no está relacionado con una elección. Por ejemplo, si caminamos por un gran almacén como IKEA o el Corte Inglés, encontramos miles de productos diferentes. Sin embargo, es poco probable que podamos permitirnos comprar todo lo que nos gustaría. Y, aunque pudiéramos, ;no tendríamos espacio suficiente en casa. Por lo tanto~ ¿compraremos otrci estantería u otra nevera? Las li¡pi~<:i()!lespresupuestarias y de es¡>~cio nos obligan a decidir qué productos comprar y .cl!~leu1o. Los· cuatro principios económicos e!i..los que ~· apoya la economía deJ~. ele~c:i§n individual: 1. los recursos son esc·asos. 2. El coste real de un producto es aquello a lo que se debe renunciar para conseguirte. 3. "¿Cuánto?" es una decisión en el margen. 4. En general, las personas aprovechan las oportunidades para mejorar· que se Les brindan. Un recurso es aquello que se utiliza para produ· cir otra cosa. los recursos son escasos cuando las cantidades que se d·isponen de él no .son suficientes para satisfacer todas las necesidades productivas. ¡: ,1 111 ~ !¡¡ . ' El hecho mismo de que dichos productos estén en los estantes, ya ha supuesto una elección: el gerente del establecimiento eligió colocarlos allí y los fabricantes de los productos decidieron producirlos. Toda.as;i:iV:i<:l.<!<l."C:OI!Q'Pice.i¡pp)!c_'!un¡¡_<!l_e_cció'[lii!<!ividtlal. En la tabla 1-1 se muestran los cuatro principios económicos en los que se basa la economia de la elección individual. A continuación examinaremos cada uno de ellos Con más detalle. los recuwsos son escasos No siem12re s~ puede cortseguir lo __ que_. se guie_:e. A todos nos gustaría tener una bonita ¿;ga-~~-u;;-baiTiO Servido dOIDéstico, a ser posible, dos o tres automóviles caros y veranear en hoteles de lujo. Pero incluso en un país rico como los Estados Unidos, no hay muchas familias que puedan permitírselo. ¡>or 1.\Lt<!JJ..to,.J:gy que elegir: ir a Disney World este año'· o comprarse un automóvil mejor; vivir en una casa COnüñ jardín pequeño o en 'una con un jardín más grande en un barrio más barato. No es únicamente la restricción de la rent~~ in:t¡oi<fe_aJas personas tener todolo que d.es.~:.an. También el tiempo es limitadq: el díásólotiene24 horas. Y puesto que nuestro tiem- · po es-Íimitad~, si deddim§i~Pl'.S.~.fíih<!c!<m.<!<>_t,t112, ~ctividad,eso ~ig11ifica quehe!]!osdecidido no hacer otra COS<i:la decisión de estudiar para uii-exameñ"implica renunciar a ir a Ver una pdíC:Ula dtirarite ese mismo tiempo. De hecho, muchas personas tienen tan poco tiempo libre que incluso pagan por tener más. Por ejemplo, las tiendas de barrio tienen normalmente precios más altos que las grandes superficies. Sin embargo desempeñan un papel muy importante, ya que permiten que las personas muy atareadas compren lo que necesitan. EstOs clientes prefieren pagar un poco más, en lugar de ir a un supermercado más barato pero que esté más lejos. IPor qué los indi;rlduos tienenc¡uetomardecisiones? La razón última es que los recursos ~on ~s~asos: re~~;:;:;,~~s-a~Üelloque se puede usar.paraproducir otrobieñ. Lalisfá de los recursos económicos normaimei:tte-empleza 'la tierra, el tráb,¡jc) (tiempo disponible de los trabafá.Ciores), eLs;¡Pital.(maquinaria, edificios y otrosrecursos productivos elaborados por el hombre) Y.elcaP..iti!l..hu!Jl.!!!)O (el resultado de la educación y la cualificación de los trabajadores). Un recurso es escaso cuando las cantidades de que se disponen no ...s.on_..>Jlficientes para.satTsitcer tódas !as niEceslaades . pr(:)duci:ivas: Hay muchos rec.urs"Ús es~--·"Eñtre·"·eílOS loS recursos naturales, ~omo los. ffiillerales, la madera o el petróleo. También hay una cantidad limitada de recursos humanos: trabajo, cualificación e inteligencia. Y en una economía mundial en crecimiento, con una población cada vez mayor, incluso el aire puro y el agua se han convertido en recursos escasos. depreStiitfO; -con u;:;- con CAPiT·ULO 1 PRINCIPIOS BÁSICOS 7 De la misma forma que los individuos tienen que elegir, la es<::asez de recursos implica que la sociedad con1o __~onjuntq tan1bién tiene que_tomar decisiOneS·. t,Tnafpñllá_de-hace~19..,es peiT.nil:iiqúe ·di_~lias· dedSio~l~s ~ociafe·s-SljiJªñ~~c;ro·o::_i::e~_grcaao .de..muchas .decisiOné~~IPclivi­ duáfes; que-es-lO· que norrrlálm~nte 'ocurre e~ una ec()J:l.Omía _de mercado. Por ejemplo~ los estadounidenses disponen de un número determinado de.horas a la semana: ¿cuántas de esas-horas utilizarán para ir al hipermercado y conseguir precios más bajo&, en lugar .de ahorrar ese tiempo y comprar en la tienda de su barrio? La respuesta surge de la suma ·de decisiones individuales: cada uno de los millones de individuos de una economía toma su ·Qropia decisión sobre dónde ir a comprar, y la elección global es simplemente la suma de diChas decisiones individuales. . Sin em}:}_ar:gq, por varias razohes, existen__ situaciones en las que la el_ecdón Individual no eslamejordecisión para el conjunto de la ~d. Por ejempio;Tc;~ ~;;tbresde-este libro viVen··en una-zona-qu~-há.sta-ha¿~- Poco era pilildPalmente agraria, pero que ahora está siendo transformada en residencial a pasos agigantados. La mayoría de los residentes preferiría que parte del terreno quedara sin edificar. Sin embargo, ninguno de los propietarios tiene incentivos para seguir cultivando la tierra en lugar de venderla a un constructor. Esto está provocando que en muchos municipios de Estados Unidos el ayuntamiento compre directamente los terreno's para mantenerlos como espacios naturales. En los capítulos siguientes veremos por qué las decisiones sobre el uso de los recursos escasos se dejan a menudo en manos de los individuos, pero por qué en ocasiones las decisiones deben tomarse desde una perspectiva más amplia. IEL coste ele oportunidad: eL coste real ele un bien es aqueUo a Lo que se debe renundar para conseguirlo Imagine que está en el último año de su carrera universitaria y por horarios .solo puede cursar una asignatura optativa. Ahora bien, hay dos que le parecen interesantes: Historia del jazz y Tenis para principiantes. Suponga que elige Historia del jazz. iCuál es el coste de esta decisión? Tener que renunciar á la asignatura de Tenis para principiantes. ;t:.os economistas llaman coste de opor"' tuni<l<tddeesea,rtí.:,ulo a aquello a.logtte_sedebe~rel1unciarj>ar~<>h!ir1irl_o que_ se ggsea. Así pues, el coste de oportunidad de la asignatura Historia del jazz es la satisfacción que obtendría si hubiese elegido la asignatura Tenis para principiantes. El concepto de coste de oportunidad es crucial para entender la elección individual porque, en el fondo, todo coste es un coste de oportunidad. A veces se critica que los economistas sólo se preocupen de los costes y beneficios que se pueden medir en dinero. Pero esto no es cie:fto. El análisis económico incluye casos como el ejemplo de la elección de asignaturas, donde la matrícula de las· dos asignaturas cuesta lo mismo, ·es decir, no hay ningún coste monetario directo. No obstante, la asignatura optativa que se elige tiene Ul!l coste de oportunidad: la otra asignatura a la que hay que renunciar porque el tiempo del que se dispone permite elegir solo una. Se podría pensar que el coste de [email protected] es algo añadido; es decir, a]go adi,jonal <ltcQ§\e_illQ.!letarig__de_.~_ artí~'"lo. Suponga que la matrícula de una asignatura optativa cuesta 750 €; ahora Historia de jazz tiene un coste monetario. ¿Es el coste de oportunidad de elegir esa asignatura·algo distinto de ese coste monetario? Bien, consideremos dos casos. Primero, supongamos que la matrícula de la optativa Tenis para principiantes también cuesta 750 €. En este caso se tendría que pagar 750 €, independientemente de la asignatura que se elija. Por lo tanto, a lo que se tendría que renunciar por elegir Historia del jazz seria la asignatura de Tenis para principiantes, y nada más (habría que gastarse 750 € de todas formas). Pero suponga que la matrícula de la asignatura de Tenis para principi_antes es gratis. En ese caso, a lo que se renuncia por elegir la ciase de jazz es, por un lado, la asignatura de tenis y, por otro, aquello que hubiese podido comprar con loS' 750 €. En ambos casos, el coste de elegir la asignatura preferida es aquello a lo que se debe renunciar para hacerlo. Todos los costes son en el fondo i:ostes de oportunidad. A veces el dinero que se paga por algo es un buen cálculo aproximativo de su coste de oportunidad. Sin embargo, en muchos casos no es así. Un ejemplo muy claro de cómo el coste monetario a veces mide incorrectamente el coste de oportunidad es el coste de asistir a la universidad. El costB real de un bien es su coSte de opor~ tunidad: aquello a lo.Que se debe renunciar para consegui.rfo 8 CAPITULO 1 PRINCIPIOS BÁSICOS MENTES '· ¿ n lE 1\!IE S U 1\1 ( IEI'Ili'A IHH En Estados Unidos es habitual encontrar al lado de las· cajas registradoras -por ejemplo, en la de La cafetería de 'lá universidad- una cesta llena de centavos. Los consumidores usan dicha cesta para cuadrar sus cuentas: si hay que pagar 5,02 $, se dan 5 $ al cajero y toman dos centavos de la cesta; si hay que pagar 4,99 $, se pagan 5 $y el cajero echa a La cesta un centavo. El sistema facilita las cuentas de todos. Claro, Sería más fácil todaw vla si desaparecieran los ce.ntavos, una opción que algunf?s economistas han Llegado a solicitar. Entonces, ¿por qué siguen existiendo los centavos? Si es una cantidad tan pequeña, ¿por qué preocuparse por ella? ¿Por qué se calculan Los precios con esa exactitud? La respuesta es que un centavo no siempre fue una cantidad tan pequeña: la inflación redujo drásticamente el poder adquisitivo del mismo. Hace cuarenta años, un centavo tenia un poder adquisitivo mayor que hoy en día una moneda de cinco centavos. ¿Qué importancia tiene? Bien, recordemos el refrán: "un grano no hace granero pero ayuda al compañero". Aunque también hay otras maneras de ganar dinero, por lo que debemos decidir si es rentable dedicar tiempo a ahorrar un centavo. La pregunta que hay que hacerse es: ¿Se podña ganar más dedicando ese tiempo ~ otra cósa? Hace· cuarenta años, el salarlo medio en Estados. Unidos era de aproximadamente 2 $ por hora. Un centavo era equivalente a 18 segundos de trabajo: mereda ta pena ahorrar un centavo si para hacerlo se empleaba menos de 18 segundos. Sin embargo los salarios subieron junto con los precios en general, y un trabajador medio recibe ahora más de 17 $ por hora. Un centavo equivale ahora a 2 segundos de trabajo Y. no merece la pena perder el tiempo por un centavo más o menos. En resumen, el coste de oportunidad del tiempo es cada vez mayor en términos monetarios, lo que ha convertido a u1:1a moneda en su dla útil en una molestia. La matrlcuia y el alojamiento son los principales gastos que tienen que afrontar la mayoría de los estudiantes; pero aunque fuera gratis, ir a la universidad seguirla siendo una opción cara para los estudiantes, porque si no estuvieran allí, podrían estar trabajando. Es decir, al ir a la universidad, los estudiantes renuncian a los ingresos que podrian obtener si trabajasen. Esto significa que el coste de oportunidad de asistir a la universidad es lo que se paga por la matrícula y el alojamiento, mds los ingresos a los que se rerlü.ncia por no estar trabajando. Es fácil ver que el coste de oportunidad de ir a la universidad es especialmente alto para aquellos que podrían estar ganando mucho dinero durante dichos años. De ahí que muChos atletas de élite no vayan a la universidad. Tiger Woods, que dejó sus estudios antes de licenciarse, es un ejemplo. "Cuánto" es u111a dedsió111 em el marg¡en Algunas decisiones importantes implican elegir.entre 1'una u otra opción"; por ejemplo, ir a la universidad o empezar trabajar¡ cursar la asignatura de economía u otra distinta, etc. Sin embargo, otras decisiones entrañan decidir el 11 CUánto"; por ejemplo, si se ha elegido economía y química este semestre, hay que decidir cuánto tiempo se dedicará a estudiar cada una de ellas. A la hora de comprender las decisiones sobre el ''cuánto", la economía ofrece un punto de vista interesante: l_a decisi_Q_~sÜl;JJ:~..~1~.~-<;.gÁQ!.9" es una deci-. si.Q11 en el margen. Imagine que ha elegido economía y química, pero está haciendo un· curso de formación para entrar en la facultad de medicina, por lo que las notas en química son más importantes que las de economía. llmplica esto que sólo se debería dedicar a estudiar química y olvidarse del examen de economía? Probablemente no. Aun cuando piense que la nota en química es más importante, deberá dedicar parte de su tiempo a estudiar. economía .. Dedicar más tiempo a estudiar economía implica un beneficio (una nota más alta en esa asignatura) y un coste (podría dedicar ese tiempo a hacer otra cosa, por ejemplo, a estudiar química para conseguir una nota más alta), Esto significa que tomar la decisiónJmplicauna comEaración ~"."()~tes_yj>_en~fiSi()~_qu_e vamos a llamar '!"álisi~..coste-beneficio. lCóniO."Sé decide sobre cuestiones relacionadas ·con el "cuánto"? La respuesta es que la decisiónse toma en un momento determinado, preguntándose lo que deberíahacer la a Tiger Woods entendió el concepto de coste de oportunidad. El resfo es historia. Análisis coste-beneficio comparación entre los costes y beneficioS de hacer algo. p.;:_óxlJ11~;,r;._-----·--·---·------·---- 1 \_ . ... ···---- -------· . · ·· --·- -·- · ····----· CAPÍTULO 1 Supongamos que ambos exámenes son el mismo día, y el día anterior qedica un rato a repasar ambas asignaturas. A las 18:00, decide que es buena idea dedicar una hora P<JJ.lO menos a cada asignatura. A las 20:00, decide que estaría bien dedicar una hora más a cada asignatura. A las 22:00, comienza á estar cansando pero cree que puede estudiar una hora más antes de irse a la cama; entonces se pregunta: ¿química. o economía? Si está en un curso de formación para entrar en la facultad de medicina, es muy probable que decida estudiar química; si lo que está haciendo es un curso de formación para entrar en la facultad de economía, es probable que decida estudiar economía. Observe cómo ha tomado la decisión para asignar su tiempo: en cada momento la cues~ tión es dedicar o no una hora mds a cualquiera de las asignaturas. Sin embargo, al decidir que dedica otra hora a estudiar química valora sus costes (una hora que no ha dedicado a estudiar economía o a dormir) y sus beneficios _(probablemente una mejor nota en química). Mientras el beneficio de estudiar química una hora m;is sea superior a su coste', deberá elegir estudiar esa hora adicional. ~'ª-?_s!ecis~~s de este tipo (qué hacer con_ su P_ró}{j,~a hor':l, qué hacer_ cog_?U p'fQ~o dólar o _euro, _y así sucesivamente) son dediiones,_~n::éfnlal.getn. que itr1Plit::_a_11._~nar1álisis coste-beneficio en el margen: compararlos costesy be;\efi¿ios de hacer m:Í poco más ~o un poco ID-ellos de unaactliiidad. El estiidío detáles decisiones se1Íama llltláÍ.i~i~ marginal ... Muchas de las -preguntas con lasque nos enfnintal:ll.os en Economía, y por lo tanto en la vida real, entrañan el análisis marginal: ¿cuántos dependientes debe contratar una tienda? ¿cada cuántos kilómetros debo cambiar el aceite de mi vehículo? ¿qué proporción de efectos secundarios es aceptable en un nuevo fármaco? En Economía, el análisis marginal desempeña un papel crucial porque es la clave para decidir ia cálltidá:dqué hay que dedicarifiin:iáct:ividad ("el cuánto"). - PRINCIPIOS B·ASICOS 9 las decisiones de hacer un _poco más_ o_ un poco ml!ñ_os de Uilá~~tividad sOn d8cisioOeS ·en "el marm~.n. El estudio de tales decisiones se !lama análisis ~marginal. 0::' lEn generaL, Las personas aprovechan Las oport1.midades de mejorar Una mañana mientras oían las noticias, los autores.de este libro escucharon que había una forma más barata de estacionar en el centro de Manhattan. Los aparcamientos en Wall Street cuestan 30 $ por día. Sin embargo y según el locutor, había quién había encontrado una forma más barata de hacerlo: en.vez de dejar el vehícuío en un garaje, había un taller mecánico muy cerca, llamado Manhattan Jiffy Lube, donde el cambio de aceite costaba 19,95 $y, además, se podía dejar allí el vehículo todo el día. Es una historia interesante, pero por desgracia resultó no ser c~erta; no había ning~n Jiffy Lube en Manhattan....
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture