Dialectica de la naturaleza

en este sentido cabra hablar tambin de fuerza vital

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: as, superadas, esta manera de expresarse será falsa, y lo será, entre otras razones, principalmente porque la fuerza -presuponiendo la transferencia de movimiento- se representa aquí como algo que se le infunde al organismo desde fuera, que no es inherente a él e inseparable de él, razón por la cual eso que se llama fuerza vital es el último refugio de todos los supernaturalistas. La falla está: 1) en que la fuerza es tratada, generalmente, como existencia independiente (Hegel, Naturphilosophie, pág. 79).14 2) Fuerza latente, en quietud: esto hay que explicarlo a base de la relación entre el movimiento y la quietud (inercia, equilibrio), donde debe tratarse también del despertar de las fuerzas. * Fuerza (v. supra).15 La transferencia del movimiento sólo se lleva a cabo, naturalmente, cuando se dan todas las diferentes condiciones, que, a veces, son muy diversas y complicadas, sobre todo en las máquinas (máquina de vapor, carabina con cerrojo, gatillo, fulminante y pólvora). Si falta una de estas condiciones, la transferencia no se.produce, hasta que esta condición se dé. Lo que 243 podemos representarnos como si la fuerza tuviera que ser provocada por esta última condición, como si se hallara l atente en un cuerpo, en el llamado portador de la fuerza (pólvora, carbón, etc.), cuando, en realidad, para que la transferencia del movimiento se produzca, tienen que darse, además de este cuerpo, todas las demás condiciones. La representación de la fuerza proviene directamente del hecho de poseer en nuestro propio cuerpo medios para transferir el movimiento que, dentro de ciertos límites, pueden ser puestos en acción por nuestra voluntad, sobre todo los músculos de los brazos, con ayuda de los cuales producimos el desplazamiento mecánico de lugar, el movimiento de otros cuerpos, los levantamos, transportamos, arrojamos, golpeamos, etc., provocando con ello determinados efectos útiles. En estos casos, parece como si el movimiento, en vez de transferirse, se produjese, lo que provoca la creencia de que la fuerza engendra el movimiento. Pero ahora está fisiológicamente demostrado que tampoco la fuerza muscular hace otra cosa que transferir el movimiento. * Fuerza. 16 Analizar también el aspecto negativo: la resistencia con que tropieza la transferencia de movimiento. * Irradiación de calor en el espacio cósmico. 17 Todas las hipótesis de renovación de los cuerpos cósmicos extinguidos introducidas por Lavrov (pág. 199) 18 i ncluyen pérdida de movimiento. El calor ya irradiado, es decir, la parte infinitamente mayor del movimiento originario, se pierde para siempre. En Helmholtz, hasta ahora, 453/454. Se llega, por tanto, a la postre, al agotamiento y a la terminación del movimiento. Y sólo podrá resolverse definitivamente el problema cuando se demuestre cómo se puede llegar a utilizar de nuevo el calor irradiado en el espacio cósmico. La teoría de la transformación del movimiento plantea el problema en términos absolutos, sin que podamos pasar de largo por delante de él a fuerza de dar largas al asunto y de escabullirse. Pero el que con ello se den al mismo tiempo las condiciones para su solución c'est autre chose [es otra cosa]. La transformación del movimiento y su indestructibilidad sólo se han descubierto hace unos treinta años, y hace muy poco que han llegado a desarrollarse en sus consecuencias. El problema de qué pasa con el calor aparentemente perdido no ha sido nettement posee [claramente planteado], digamos, desde 1867 (Clausius). 19 Nada tiene de 244 extraño qué aún no se haya resuelto, y podría ocurrir que tardásemos bastante en llegar a la Solución, con los pequeños medios de que disponemos. Pero no cabe duda de que se resolverá, con la misma certeza con que sabemos que en la naturaleza no se dan milagros y que el calor originario de la nebulosa ígnea no le fue infundido por un milagro desde fuera del cosmos. Y de nada sirve tampoco la afirmación general de que la masa de movimiento es infinita, y por tanto inagotable, por encima de las dificultades de cada caso concreto; tampoco ella conduce a la reanimación de los mundos extinguidos, fuera de los casos previstos en las hipótesis de que se hablaba más arriba, en las que se daba siempre una pérdida de fuerza y, por tanto, solamente en casos temporales. El ciclo no podrá llegar a establecerse hasta que se descubra el modo de volver a utilizar el calor irradiado.20 * Clausius -if correct [si yo lo entiendo bien]- demuestra que el cosmos ha sido creado, ergo que la materia es susceptible de creación, ergo que la fuerza o, respectivamente, el movimiento pueden crearse y destruirse, ergo que toda la teoría de la "conservación de la fuerza" es un disparate, ergo que son también un disparate todas sus deducciones derivadas de ese principio.21 * La tesis II de Clausius puede interpretarse como él quiera. Siempre se producirá pérdida de energía, si no cuantitativamente, sí de un modo cualitativo. La entropía no puede destruirse por vía natural, pero sí crearse. Al reloj del mundo hay que darle cuerda, después de lo cual marcha hasta que se pare al equilibrarse las pesas, sin que pueda volver a...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online