Dialectica de la naturaleza

79137 nuestro autor estudia muy seriamente el

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: drico, los 2/3 del total de energía liberada se consumieron bajo forma de calor local; en cambio, la pila de Grove se enfrió considerablemente después de cerrarse el circuito, aportándole por tanto energía del exterior por absorción de calor. Vemos, de este modo, que incluso estos 124 procesos secundarios reaccionan sobre el proceso primario. Cualquiera que sea el modo como abordemos el problema, la distinción entre procesos primarios y secundarios sigue siendo puramente relativa y desaparece, por lo regular, en la acción mutua de unos sobre otros. Y si se pierde de vista esto, para considerar estas contraposiciones relativas como absolutas, se acaba cayendo sin remisión en contradicciones como las que veíamos más arriba. Sabemos que, al producirse el desprendimiento electrolítico de gases, los electrodos de metal se cubren de una delgada capa gaseosa; y, en seguida, la intensidad de la corriente disminuye hasta que los electrodos se hallan saturados de gas, después de lo cual la corriente debilitada vuelve a ser constante. Favre y Silberman han demostrado que en esta cuba electrolítica vemos que se produce también calor local; y éste sólo puede proceder de la circunstancia de que los gases no se han liberado en los electrodos en el estado en que ordinariamente se manifiestan, sino que, después de separarse de los electrodos, sólo se los puede volver a su estado habitual mediante otro proceso unido a un desprendimiento de calor. Ahora bien, ¿en qué estado se desprenden los gases en los electrodos? Acerca de esto, no es posible expresarse con mayor prudencia que lo hace Wiedemann. Este lo llama, simplemente, un "cierto" estado, un estado "alotrópico" o "activo" y, a veces, por último, en el caso del oxígeno, un "estado de ozonización". En el caso del hidrógeno, se expresa todavía de un modo mucho más misterioso. A este propósito, siente uno traslucir la opinión de que el ozono y el peróxido de hidrógeno son las formas bajo las cuales se realiza este estado "activo". Sin embargo, el ozono obsesiona a nuestro autor hasta el punto de llegar a explicar las propiedades extraordinariamente electronegativas de ciertos peróxidos diciendo ¡que "tal vez contengan una parte del oxígeno en e stado o zonizado"! 3 5 ( I, pág. 57). Es cierto que en lo que se llama la desintegración del agua se forma tanto ozono como peróxido de hidrógeno, pero sólo en pequeñas cantidades. No tenemos ninguna clase de razones para suponer que, en el caso de que se trata, el calor local se halle condicionado por el hecho de que se produzcan primeramente y luego se desintegren cantidades más o menos importantes de las dos combinaciones de más arriba. No conocemos el calor de formación del ozono, O3, partiendo de los átomos l ibres de oxígeno. La del peróxido de hidrógeno, partiendo de H2O (líquido) + O, es, según Berthelot = -21.480; por tanto, el nacimiento de esta combinación en grandes cantidades determinaría un fuerte suplemento de energía (aproximadamente, un 30 por 100 de la energía necesaria para la disociación de H2 y O), el cual, sin embargo, debería saltar a los ojos y ser susceptible de 125 demostración. Finalmente, el ozono y el peróxido de hidrógeno sólo explicarían los fenómenos relacionados con el oxígeno (no tomando en consideración las inversiones de corriente, que determinarían la confluencia de gases en los mismos electrodos), pero no los referentes al hidrógeno. Y, sin embargo, también éste se desprende en estado "activo", y de tal modo, además, que en la combinación solución de nitrato de potasio entre electrodos de platino se combina directamente con el ázoe desprendido del ácido, para formar amoníaco. En realidad, todas estas dificultades y todos estos casos problemáticos no existen. El desprender cuerpos "en estado activo" no es monopolio del proceso electrolítico. Cualquier descomposición química conduce a ese resultado. Precipita el cuerpo químico liberado primeramente bajo la forma de átomos libres, O, H, N, etc., que sólo después de su liberación pueden unirse para formar moléculas, O2H2N2, etc., cediendo con motivo de esta combinación determinada cantidad de energía, que no es posible, sin embargo, precisar y que aparece bajo la forma de color. Ahora bien, durante el instante infinitamente breve en que los átomos quedan libres, son portadores de toda la cantidad de energía que pueden, en general, asumir; y, hallándose en posesión de este máximum de energía, quedan en libertad para entrar en cualquier combinación que se les ofrezca. Se hallan, pues, "en estado activo" con relación a las moléculas O2,H2,N2, que han cedido ya una parte de esta energía y no pueden entrar en una combinación con otros cuerpos a menos que de nuevo se les suministre desde fuera la cantidad de energía que han cedido. No necesitamos, pues, en absoluto, recurrir antes de nada al ozono y al peróxido de hidrógeno, los cuales no son, por si mismos, otra cosa que prod...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online