Dialectica de la naturaleza

Incluso a un espritu como el de i kant se le hizo

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: fuerza de trabajo" que originariamente encerraba la nebulosa partiendo de la cual se formó nuestro sistema solar. "En realidad, contaba, en este respecto, con una reserva inmensamente grande, que le había sido conferida ya de por sí bajo la forma de la fuerza general de atracción entre todas sus partes." Esto es indudable. Como lo es también el hecho de que toda esta reserva de gravedad o de gravitación sigue existiendo hoy, intacta, en el sistema solar, descontando si acaso la insignificante cantidad que se ha perdido con la materia y que ha sido lanzada al espacio cósmico, de un modo posiblemente irreparable. Y más adelante: "También las fuerzas químicas debían ya existir, dispuestas a actuar; pero, como estas fuerzas sólo podían entrar en acción al producirse el más íntimo contacto entre las diversas masas, tenía que producirse la condensación para que su acción comenzara" [pág. 120]. Si, como más arriba hace Helmholtz, concebimos estas fuerzas químicas como fuerzas de afinidad y, por tanto, como atracción, debemos decir también, aquí, que la suma total de estas fuerzas químicas de atracción sigue existiendo sin merma alguna dentro del sistema solar. Pero, en la misma página, Helmholtz indica como resultado de su cálculo que "solamente existe en cuanto tal" -en el sistema solar, se entiende- "hacia la 454ava parte de la fuerza mecánica originaria". ¿Cómo se compagina esto? La fuerza de atracción, tanto la general como la química, se mantiene todavía intacta en el sistema solar. Helmholtz no indica ninguna otra fuente segura de fuerza. Cierto es que aquellas fuerzas han realizado, según él, un trabajo inmenso. Pero sin que por ello hayan aumentado ni disminuido. Como más arriba veíamos que sucedía con las pesas del reloj, le sucede ahora a toda molécula en el sistema solar y al sistema solar mismo. "Su gravedad no se ha perdido ni se ha mermado." Ocurre con todos los elementos químicos lo que más arriba veíamos con respecto al carbono y al oxígeno: seguimos 61 contando siempre con la cantidad total dada de cada uno y "la fuerza total de la afinidad se mantiene tan vigorosa como antes". ¿Qué hemos perdido, entonces? ¿Y qué "fuerza" ha realizado el enorme trabajo 453 veces mayor del que según su cálculo puede seguir realizando el sistema solar? Helmholtz no nos lo aclara. Pero, más adelante, dice: "No sabemos si existía [en la nebulosa originaria], además, otra reserva de fuerza en forma de calor." 12 Permítaseme. El calor es una "fuerza" repulsiva, que, por tanto, contrarresta la acción de la gravedad y de la atracción química; representa un menos, suponiendo que éstas representen un más. Por consiguiente, si Helmholtz hace que su reserva originaria de fuerza esté formada por atracción general y química, no será necesario sumar a aquella reserva de fuerza una reserva de calor, además subsistente, sino que habrá, por el contrario, que sustraérselo. De otro modo, el calor del sol tendría que reforzar la fuerza de atracción de la tierra, cuando lo que hace -precisamente al contrario de eso- es evaporar el agua y elevar el vapor a lo alto; o el calor de un tubo de hierro al rojo por el que- se hace pasar vapor de agua tendría que reforzar la atracción química del hidrógeno y el oxígeno, y no contrarrestarla y anularla, que es precisamente lo que hace. O bien, para aclarar la cosa bajo otra forma: supongamos que la nebulosa con un radio r y, por tanto, con un volumen de 4/3 π r3 tenga la temperatura t. Supongamos además que una segunda nebulosa de una masa igual tenga, con una temperatura más alta, T, un radio mayor, R, y el volumen de 4/3 π R3. Es evidente que, en la segunda nebulosa, la atracción, tanto la mecánica como la física y la química, sólo puede actuar con la misma fuerza que en la primera si desciende del radio R al radio r, es decir, si se irradia en el espacio cósmico el calor correspondiente a la diferencia de temperatura entre T y t. Por tanto, la nebulosa más caliente tardará más en condensarse que la más fría; por lo tanto, desde el punto de vista de Helmholtz, el calor en cuanto obstáculo para la condensación no representa un más sino un menos en la "reserva de fuerza". Así, pues, Helmholtz incurre en un error decisivo de cálculo al presuponer bajo la forma de calor la posibilidad de una cantidad de movimiento repulsivo que viene a añadirse a las formas atractivas de movimiento y aumenta su suma. Reduzcamos ahora al mismo signo para que pueda efectuarse la suma, esta "reserva de fuerza" total, tanto la posible como la demostrable. Como, provisionalmente, aún no podemos invertir el calor y poner en vez de su repulsión la equivalente atracción, 62 necesitaremos operar esta inversión en las dos formas de la atracción. Y, entonces, en vez de poner sencillamente la fuerza general de atracción, en vez de poner la fuerza química de afinidad y en vez de poner,...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online