Dialectica de la naturaleza

La roca se halla en quietud pero la intemperie y la

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: t; en cuanto a espacio y tiempo. 2) Del "desarrollo probablemente defectuoso de los órganos de los sentidos". 3) De que "sólo podemos conocer lo finito, lo cambiante y lo perecedero, lo gradualmente distinto y relativo, ya que nos limitamos a aplicar conceptos matemáticos a las cosas naturales y sólo podemos juzgar éstas ateniéndonos a las medidas que encontramos en las mismas. Carecemos de representaciones para todo lo infinito o eterno, para todo lo constante, para todas las diferencias absolutas. Sabemos exactamente lo que significa una hora, un metro, un kilogramo, pero ignoramos lo que son el tiempo, el espacio, la fuerza y la materia, la quietud y el movimiento, la causa y el efecto".43 Es la historia de siempre. Primero, se reducen las cosas sensibles a abstracciones, y luego se las quiere conocer por medio de los sentidos, ver el tiempo y oler el espacio. El empírico se entrega tan de lleno al hábito de la experiencia empírica, que hasta cuando maneja abstracciones cree moverse en el campo de la experiencia sensible. ¡Sabemos lo que es una hora o un metro, pero no lo que es el tiempo o el espacio! ¡Como si el tiempo fuese otra cosa que una serie de horas, o el espacio otra cosa que una serie de metros cúbicos! Las dos formas de existencia de la materia no son, naturalmente, nada sin la materia, solamente ideas vacuas, abstracciones que sólo existen en nuestra cabeza. ¡Y se dice que no sabemos tampoco qué son la materia y el movimiento! ¡Naturalmente que no, pues hasta ahora nadie ha visto o percibido de cualquier otro modo la materia en cuanto tal o el movimiento en cuanto tal, sino solamente las diferentes materias y formas de movimiento que realmente existen! La materia no es otra cosa que el conjunto de materias de que se abstrae ese concepto; el movimiento en cuanto tal es simplemente el conjunto de todas las formas de movimiento perceptibles por medio de los sentidos; palabras como materia y movimiento son, sencillamente, abreviaturas en las que condensamos muchas cosas diferentes perceptibles por los sentidos, tomando sus cualidades comunes. Por tanto, sólo podemos conocer la materia y el movimiento investigando las diferentes materias y formas de movimiento que existen, y a medida que las conocemos vamos conociendo también, pro tanto [en la misma medida], la materia y el movimiento en cuanto tales. Por tanto, cuando Nägeli dice que no sabemos lo que es el tiempo, el espacio, la materia, el movimiento, la causa o el efecto, se limita a decir que nuestras cabezas reducen a abstracciones el mundo real y que luego son incapaces para 201 reconocer estas abstracciones creadas por ellas mismas, porque se trata de cosas discursivas, y no de cosas sensibles, y el conocer no es, según él, sino el ¡medir con los sentidos! 44 Exactamente la misma dificultad con que tropezamos en Hegel: ¡podemos comer cerezas o ciruelas, pero no fruta, ya que, hasta hoy, nadie ha comido nunca fruta en cuanto tal!45 ___ Cuando Nägeli afirma que probablemente existen en la naturaleza multitud de formas de movimiento que no podemos percibir por medio de nuestros sentidos, nos da una pauvre [pobre] excusa, que equivale a suprimir, por lo menos para nuestro conocimiento, la ley de la increabilidad del movimiento. En efecto, esas formas ¡pueden convertirse en movimiento perceptible para nosotros! De ese modo, se explicaría fácilmente, por ejemplo, la electricidad de contacto. * Ad vocem [a propósito de] Nägeli 46 Inaprehensibilidad de lo infinito. Cuando decimos que materia y movimiento no son creados y son indestructibles, decimos que el mundo existe como un progreso infinito, es decir, bajo la forma de lo infinito malo, con lo cual hemos comprendido todo lo que había que comprender de este progreso. A lo sumo, cabrá preguntarse, además, si este progreso es -en grandes ciclos- una repetición eterna de lo mismo o si los ciclos tienen ramas descendentes v ascendentes. * Lo infinito malo. Lo verdadero, situado ya certeramente por Hegel en el espacio y el tiempo llenos, en el proceso de la naturaleza y en la historia. Ahora, toda la naturaleza se disuelve también en historia, y la historia sólo se diferencia de la historia de la naturaleza en cuanto proceso de desarrollo de organismos conscientes de sí mismos. Esta diversidad infinita de naturaleza e historia lleva en sí lo infinito del espacio y el tiempo -lo infinito malo- solamente como un momento superado, momento ciertamente esencial, pero no predominante. El límite extremo de nuestra ciencia de la naturaleza es, hasta ahora, nuestro universo, y para comprender la naturaleza no necesitamos de la infinita muchedumbre de universos existentes fuera de ella. Más aún, solamente un sol de entre los millones de soles y sus sistemas constituyen la base esencial de nuestras investigaciones astronómicas. Para la mecánica terrestre, la física y la química nos hallamos más o menos circunscritos a nuestra pequeña tierra, y en lo que a la ciencia orgánica se refiere nos vemos totalmente limitados a ella. Y, sin embargo, esto en nada menoscaba 47 202 esencialmente a la variedad prácticamente infinita de los fenómenos y de nuestros conocimientos de la naturaleza, como ta...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online