Dialectica de la naturaleza

Dialectica de la naturaleza

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: sulfato de cinc. Pero, para que en nuestra pila se pueda pasar del cinc y del ácido sulfúrico al óxido de cinc sulfatado, lo primero que hace falta es que el cinc se oxide. Para oxidar el cinc con la rapidez necesaria, hace falta disponer de oxígeno libre. Para disponer de oxígeno libre tenemos que admitir -ya que aparece el hidrógeno sobre el cinc- que el agua se ha descompuesto. Y, para descomponer el agua, necesitamos contar con una energía lo bastante poderosa. ¿Cómo obtenerla? Sencillamente, "por medio del proceso electrolítico", el cual, a su vez, sólo puede operarse una vez que comience a formarse el producto químico que es su resultado final, o sea "el óxido de cinc sulfatado". Por donde tenemos que es el hijo el que engendra a la madre. Como vemos, pues, también, aquí aparece todo el proceso, en Wiedemann, completamente invertido y puesto de cabeza; sencillamente, porque Wiedemann mezcla y revuelve pura y simplemente como elecrólisis, sin más, la electrólisis activa y la pasiva, que representan dos procesos directamente antagónicos. ___ Hasta aquí, nos hemos limitado a estudiar lo que ocurre en la pila, es decir, el proceso en el que un remanente de energía es liberado por la acción química y convertido por el mecanismo de la pila en electricidad. Ahora bien, sabemos que este proceso puede aparecer también invertido: la electricidad de la corriente continua desprendida en la pila partiendo de la energía química puede, a su vez, transformarse nuevamente en energía química en una cuba electrolítica intercalada en el circuito. Se trata, evidentemente, de dos procesos contrapuestos entre sí; considerando el primero como químicoeléctrico, el segundo será electroquímico. Ambos pueden desarrollarse en el mismo circuito cerrado y sobre los mismos cuerpos. Así, una pila formada por elementos gaseosos y cuya corriente se produzca al combinarse el hidrógeno y el oxígeno para formar agua, puede suministrar en una cuba electrolítica en circuito los gases hidrógeno y oxígeno, en las proporciones necesarias para formar agua. La manera corriente de ver unifica estos dos procesos opuestos bajo un solo nombre: electrólisis, sin detenerse siquiera a 115 distinguir entre electrólisis activa y pasiva, entre un líquido excitador y un electrólito pasivo. Así es como Wiedemann habla de la electrólisis en general a lo largo de 143 páginas, añadiendo al final unas cuantas observaciones sobre "la electrólisis en la pila", observaciones en las que, además, los procesos que se desarrollan en las pilas reales sólo ocupan una pequeñísima parte de las 17 páginas que forman este capítulo de la obra. Esta contraposición entre pila y cuba electrolítica ni siquiera se menciona en la "teoría de la electrólisis", que se expone a continuación, y quien buscara en el capítulo siguiente, titulado "Influencia de la electrólisis sobre la resistencia de los conductores y la fuerza electromotriz en el circuito cerrado", ni la más leve referencia a las transformaciones energéticas que se producen en el circuito, sufriría una amarga decepción. Fijémonos ahora en el "proceso electrolítico" irresistible que, sin aportación visible de energía, puede disociar a H 2 de O y que, en los capítulos del libro que ahora nos ocupan, desempeñan el mismo papel que antes desempeñara la misteriosa "fuerza eléctrica de disociación". "Junto al proceso primario, puramente electrolítico31 de disociación de los iones, nos encontramos con multitud de procesos secundarios, puramente químicos, en absoluto independientes de aquél, que se producen mediante la, acción de los iones desprendidos por la corriente. Esta acción puede ejercerse sobre la materia de los electrodos y sobre el cuerpo desintegrado, y, en las soluciones, sobre el medio solvente" (I, pág. 481). Volvamos ahora a la pila a que hace poco nos referíamos: cinc y cobre en una solución de ácido sulfúrico. Según las propias palabras de Wiedemann, los iones que aquí se desprenden son H 2 y O, procedentes del agua. Por consiguiente, la oxidación del cinc y la formación de SO4Zn es, para él, un proceso secundario, independiente del proceso electrolítico, un proceso puramente químico, aunque el primero sólo pueda operarse gracias a él. Ahora bien, examinemos un poco en detalle la confusión a que necesariamente conduce esta inversión de la marcha real de las cosas. Atengámonos, para empezar, a los procesos llamados secundarios que se operan en la cuba electrolítica y de que Wiedemann pone algunos ejemplos* (págs. 481-482). I. Electrólisis de SO4Na2 diluido en agua. "Se desintegra... en 1 equivalente S03 + 0... y 1 equivalente Na... Pero éste reacciona sobre el agua de la solución y desprende de ella 1 equivalente H, a * Digamos de una vez por todas que Wiedemann emplea siempre los antiguos valores químicos de los equivalentes, y escribe HO, ZnCl, etc. En mis ecuaciones me atengo siempre a los pesos atómicos modernos, empleando las fórmulas H2...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online