Dialectica de la naturaleza

Dialectica de la naturaleza

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: también en este punto van desapareciendo las diferencias, a medida que progresa la investigación. El olfato y el gusto hace ya mucho tiempo que se reconocen como sentidos análogos, relacionados entre sí, que transmiten sensaciones coherentes, por no decir idénticas. La vista y el oído perciben ambos vibraciones de ondas. Y el tacto y el oído se complementan mutuamente de tal modo, que, a la vista de una cosa, podemos con frecuencia predecir las cualidades que esta cosa revelará al tacto. Finalmente, es siempre el mismo yo quien percibe y elabora todas estas diferentes impresiones de los sentidos, reduciéndolas a unidad, a la par que las diferentes impresiones a que nos referimos son suministradas por la misma cosa y aparecen como cualidades comunes de ella, que nos ayudan a conocerla. El explicar y reducir a cohesión interna estas diferentes cualidades, asequibles solamente a los diferentes sentidos, constituye cabalmente el cometido de la ciencia, la cual, hasta ahora, no se ha quejado de que, en vez de los cinco sentidos especiales, no poseamos un sentido general o de que no podamos ver o escuchar los gustos y los olores. Adondequiera que miremos, no encontraremos nunca en la naturaleza esos "campos cualitativa o absolutamente distintos" que se señalan como incomprensibles. Toda la confusión nace de que se confunden la cualidad y la cantidad. Dejándose llevar de la concepción mecanicista corriente, Nágeli sólo considera explicadas todas las diferencias cualitativas en la medida en que se las puede reducir a diferencias cuantitativas (acerca de esto diremos, más adelante, lo necesario) o en cuanto que, respectivamente, cualidad y cantidad representan, para él, categorías absolutamente distintas. Metafísica. "Sólo podemos conocer lo finito, etc."40 Esto es totalmente cierto en la medida en que sólo entran en el radio de acción de nuestro conocimiento objetos finitos. Pero dicha tesis tiene que completarse del modo siguiente: "En el fondo, sólo podemos conocer lo infinito." En realidad, todo conocimiento verdadero y 199 exhaustivo consiste simplemente en elevarse, en el pensamiento, de lo singular a lo especial y de lo especial a lo universal, en descubrir y fijar lo infinito en lo finito, lo eterno en lo perecedero. Y la forma de lo universal es la forma de lo cerrado dentro de sí mismo y, por tanto, de lo infinito, es la cohesión en lo infinito de las muchas cosas finitas. Sabemos que el cloro y el hidrógeno, dentro de ciertos límites de presión y de temperatura y bajo la acción de la luz, se combinan mediante una explosión para formar el gas ácido clorhídrico, y, al saberlo, sabemos también que esto ocurre siempre y dondequiera que se dan dichas condiciones, siendo indiferente el que ello se repita una vez o un millón de veces y en cuantos cuerpos cósmicos ocurra esto. La forma de la universalidad en la naturaleza es la ley, y nadie habla tanto como los naturalistas del carácter eterno de las leyes naturales. Por tanto, al decir que lo infinito se convierte en algo inescrutable cuando no sólo queremos investigar lo finito, sino que mezclamos en ello, además, lo eterno, Nägeli niega con ello o que las leyes naturales sean cognoscibles o que sean eternas. Todo verdadero conocimiento de la naturaleza es conocimiento de algo eterno, infinito y, por tanto, de algo esencialmente absoluto. Sin embargo, este conocimiento absoluto tropieza con un importante escollo. Así como la infinitud de la materia cognoscible se halla integrada por una serie de finitudes, la infinitud del pensamiento que conoce de un modo absoluto se halla formada también por un número infinito de mentes humanas finitas, que laboran conjunta o sucesivamente por alcanzar este conocimiento infinito, cometiendo pifias prácticas y teóricas, partiendo de premisas erróneas, unilaterales, falsas, siguiendo derroteros equivocados, torcidos e inseguros y, no pocas veces, sin acertar siquiera a llegar a resultados certeros cuando se dan de bruces con ellos (Priestley).41 De ahí que el conocimiento de lo infinito se halle bloqueado por dos parapetos de dificultades y sólo pueda lograrse, conforme a su naturaleza, en un progreso infinitamente asintótico. Pero esto es suficiente para que podamos afirmar que lo infinito es tan cognoscible como incognoscible, y eso es todo lo que necesitamos. No deja de ser cómico que Nägeli diga lo mismo: "Sólo podemos conocer lo finito, pero podemos conocer también t odo lo f inito, que se halle dentro del radio de acción de nuestra percepción sensible."42 La suma de lo finito que cae dentro del radio de acción, etc., es cabalmente lo infinito, pues ¡de aquí es precisamente de donde toma Nägeli su idea de lo infinito! ¡ Sin esto finito, etc., no podría llegar a formarse idea alguna de lo infinito! (Sobre lo infinito malo en cuanto tal hablaremos en otra parte.) 200 Antes de proceder a esta investigación sobre lo infinito, tratar lo siguiente 1) Del "campo insignificante&quo...
View Full Document

This note was uploaded on 06/15/2011 for the course FILOSOFIA 2 taught by Professor Juancarlosvillase during the Spring '11 term at Universidad de Chile.

Ask a homework question - tutors are online