Anónimo - Romancero (Selección)

Anónimo - Romancero...

Info iconThis preview shows pages 1–3. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
ROMANCE DE ABENÁMAR —¡Abenámar, Abenámar, moro de la morería, el día que tú naciste grandes señales había! Estaba la mar en calma, la luna estaba crecida, moro que en tal signo nace no debe decir mentira. Allí respondiera el moro, bien oiréis lo que diría: —Yo te lo diré, señor, aunque me cueste la vida, porque soy hijo de un moro y una cristiana cautiva; siendo yo niño y muchacho mi madre me lo decía que mentira no dijese, que era grande villanía: por tanto, pregunta, rey, que la verdad te diría. —Yo te agradezco, Abenámar, aquesa tu cortesía. ¿Qué castillos son aquéllos? ¡Altos son y relucían! —El Alhambra era, señor, y la otra la mezquita, los otros los Alixares, labrados a maravilla. El moro que los labraba cien doblas ganaba al día, y el día que no los labra, otras tantas se perdía. El otro es Generalife, huerta que par no tenía; el otro Torres Bermejas, castillo de gran valía. Allí habló el rey don Juan, bien oiréis lo que decía: —Si tú quisieses, Granada, contigo me casaría; daréte en arras y dote a Córdoba y a Sevilla. —Casada soy, rey don Juan, casada soy, que no viuda; el moro que a mí me tiene muy grande bien me quería. Anónimo PÉRDIDA DE ANTEQUERA De Antequera salió el moro Tres horas antes del día, Con cartas en la sus manos En que socorro pedía. Por los campos de Archidona A grandes voces decía: —¡Oh buen rey, si tú supieses Mi triste mensajería! El rey, que venir lo vido, A recebirlo salía Con tres cientos de a caballo, La flor de la morería. Anónimo
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full Document Right Arrow Icon
ROMANCE DEL MORO DE ANTEQUERA De Antequera sale un moro, de Antequera, aquesa villa, cartas llevaba en su mano, cartas de mensajería, escritas iban con sangre, y no por falta de tinta, el moro que las llevaba ciento y veinte años había. Ciento y veinte años el moro, de doscientos parecía, la barba llevaba blanca muy larga hasta la cinta, con la cabeza pelada la calva le relucía; toca llevaba tocada, muy grande precio valía, la mora que la labrara por su amiga la tenía. Caballero en una yegua que grande precio valía, no por falta de caballos, que hartos él se tenía; alhareme en su cabeza con borlas de seda fina. Siete celadas le echaron, de todas se escabullía; por los cabos de Archidona a grandes voces decía: —Si supieres, el rey moro, mi triste mensajería mesarías tus cabellos y la tu barba vellida. Tales lástimas haciendo llega a la puerta de Elvira; vase para los palacios donde el rey moro vivía. Encontrado ha con el rey que del Alhambra salía con doscientos de a caballo, los mejores que tenía. Ante el rey, cuando le halla, tales palabras decía: —Mantenga Dios a tu alteza, salve Dios tu señoría. —Bien vengas, el moro viejo, días ha que te atendía. —¿Qué nuevas me traes, el moro, de Antequera esa mi villa?
Background image of page 2
Image of page 3
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

{[ snackBarMessage ]}

Page1 / 33

Anónimo - Romancero...

This preview shows document pages 1 - 3. Sign up to view the full document.

View Full Document Right Arrow Icon
Ask a homework question - tutors are online