Anónimo - El Lazarillo de Tormes, segunda parte del

Anónimo - El Lazarillo de Tormes, segunda parte del

Info iconThis preview shows pages 1–3. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
La segunda parte de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades Anónimo [ Nota preliminar : Edición digital a partir de la edición de Amberes, Martín Nucio, 1555. Cotejada con las ediciones de Buenaventura C. Aribau (Madrid, Atlas, 1963) y la de Pedro M. Piñero (Madrid, Cátedra, 1988).] En Anvers en casa de Martín Nucio, a la enseña de las dos Cigueñas. M. D. LV. Con Preuilegio Imperial. Privilegio Concede el Emperador nuestro señor a Martín Nucio, impressor de libros en la villa de Anvers, que por tiempo de cuatro años ninguno pueda imprimir este libro so las penas contenidas en el original privilegio. Dado en Bruxelas en su Consejo, y subsignado. Facuwez. Capítulo I En que da cuenta Lázaro de la amistad que tuvo en Toledo con unos tudescos, y lo que con ellos passaba. En este tiempo estaba en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna, y como yo siempre anduviesse acompañado de una buena galleta de unos buenos frutos que en esta tierra se crían, para muestra de lo que pregonaba, cobré tantos amigos y señores, assí naturales como estranjeros, que do quiera que llegaba no había para mí puerta cerrada; y en tanta manera me vi favorescido, que me parece, si entonces matara un hombre, o me acaeciera algún caso recio, hallara a todo el mundo de mi bando y tuviera en aquellos mis señores todo favor y socorro. Mas yo nunca los dexaba boquisecos, queriéndolos llevar comigo a lo mejor que yo había echado en la ciudad, a do hacíamos la buena y espléndida vida y xira; allí nos aconteció muchas veces entrar en nuestros pies y salir en ajenos. Y lo mejor desto es que todo este tiempo, maldita la blanca Lázaro de Tormes gastó, ni se la consentían gastar; antes, si alguna vez yo de industria echaba mano a la bolsa fingiendo quererlo pagar, tomábanlo por afrenta y
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full DocumentRight Arrow Icon
mirábanme con alguna ira y decían: Nite, nite, Asticot, lanz , reprehendiéndome diciendo que do ellos estaban nadie había de pagar blanca. Yo con aquello moríame de amores de tal gente, porque no sólo esto, mas de perniles de tocino, pedaços de piernas de carnero cocidas en aquellos cordiales vinos con mucha de la fina especia, y de sobras de cecinas y de pan me henchían la falda y los senos cada vez que nos juntábamos, que tenía en mi casa de comer yo y mi mujer hasta hartar una semana entera. Acordábame en estas harturas de las mis hambres passadas, y alababa al Señor, y dábale gracias que assí andan las cosas y tiempos. Mas como dice el refrán: «Quien bien te hará, o se te irá o se morirá». Assí me acaeció, que se mudó la gran corte, como hacer suele. Y al partir fui muy requirido de aquellos mis grandes amigos me fuesse con ellos, y que me harían y acontecerían. Mas acordándome del proverbio que se dice: «Más vale el mal conocido, que el bien por conocer», agradeciéndoles su buena voluntad, con muchos abraços y tristeza me despedí dellos. Y cierto, si casado no fuera, no dexara su compañía por ser gente hecha muy a mi gusto y condición. Y es vida
Background image of page 2
Image of page 3
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

This note was uploaded on 08/28/2011 for the course SPAN 1 taught by Professor Anonimo during the Spring '11 term at Ohio University- Athens.

Page1 / 42

Anónimo - El Lazarillo de Tormes, segunda parte del

This preview shows document pages 1 - 3. Sign up to view the full document.

View Full Document Right Arrow Icon
Ask a homework question - tutors are online