Alkalay-Gut, Karen - (Poesía)

Alkalay-Gut, Karen - (Poesía) - Karen...

Info iconThis preview shows pages 1–3. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
Karen Alkalay-Gut Verano 1990 Ese verano usaba barniz para las uñas que era casi negro y me contorsionaba y daba vueltas en torno a un crucigrama de nombres y buscaba el orden en la vida de la mujer y la idea de la vida en tanto que la mujer que más amaba partía camino a la muerte. Ese verano mi protegido me abandonó y me encontré con viejos amigos y vi que los más viejos eran vacíos o perversos. Ese verano Mellos regresó a Francia y no me despedí de él ni le dije que me importaba. Ese verano un hombre se enamoró muy extrañamente y yo observaba su congoja y no sentía nada, lo comprendía y no me importaba lo suficiente, aunque yo misma he soportado obsesiones tan desesperadas y tristes como la que él tenía por mí. Ese verano dormí sola más de lo que he dormido sola desde que te conocí y pasé más noches insomnes de las que jamás he conocido, aunque me abrazabas y me amabas más intensamente que nunca. Ese verano la traición de la sangre me unió con una familia que creía que estaba medio mundo y una generación lejos. Ese verano soñé que las piedras se agrupaban y gruñían cuando yo pasaba, y yo gritaba "no, no" en mi sueño pero las piedras, aunque yo sabía que no podían destruirme me seguían hasta la puerta del despertar. Ese verano mis compañeros eran vampiros de libros, especialmente LeStat, traqueteando por las calles de Nueva Orleans. Ese verano alguien muerto seguía susurrando "Esto es lo que mereces, es el pago por pretender ignorar por tanto tiempo", y contemplaba la foto borrosa de nosotros, yo de espaldas a él con su traje blanco y rogaba no perdón sino paz, e incluso en la foto él decía: "Despídete de cualquier paz que hayas deseado. Esto es lo que mereces, te matará pero sabrás lo que es sentirlo". Ese verano usaba lápiz labial color mora y mi rostro estaba pálido y no me atrevía a tener la esperanza de que el verano terminara sin agonía. Simpatía por el demonio Incluso tú, Príncipe, algunas veces estás ciego, viviendo tan profundamente en la oscuridad; sin duda la maldad es fácil como el egoísmo, y que alguien como yo saborearía tu especie de soledad, paladeando aquellos días seductores, noches en lechos vacíos. ¿Qué puedo decir? Tu manera es tan masculina. .. Y cuando nos encontramos esa noche en el cruce de caminos marché un poco contigo, observando cómo se torcía
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full DocumentRight Arrow Icon
tu bastón, deseando poder aplacar todas las congojas de tu mundo. Pensé acunarte, como un discípulo agónico, en mi dadivoso regazo; incluso no escuché todas las ofertas de sabiduría que me hiciste a cambio de mi alma. Incluso cuando enarbolaste el contrato, seguro de mi firma, no estaba prestando atención, embrujada por ese dolor en tus ojos, esa necesidad de algo bueno, ¿me atreveré a llamarlo. .. amor? Sopa de Amor
Background image of page 2
Image of page 3
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Page1 / 16

Alkalay-Gut, Karen - (Poesía) - Karen...

This preview shows document pages 1 - 3. Sign up to view the full document.

View Full Document Right Arrow Icon
Ask a homework question - tutors are online