Julio Verne - El faro del fin del mundo

Julio Verne - El faro del fin del mundo - Julio Verne EL...

Info iconThis preview shows pages 1–3. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.com Julio Verne EL FARO DEL FIN DEL MUNDO PRIMERA PARTE INAUGURACION EL sol iba a desaparecer detrás de las colinas que limitaban el horizonte hacia el oeste. El tiempo era hermoso. Por el lado opuesto, algunas nubecillas reflejaban los últimos rayos, que no tardarían en extinguirse en las sombras del crepúsculo, de bastante duración en el grado 55 del hemisferio austral. En el momento que el disco solar mostraba solamente su parte superior, un cañonazo resonó a bordo del “aviso” Santa Fe, y el pabellón de la República Argentina flameó. En el mismo instante resplandecía una vivísima luz en la cúspide del faro construido a un tiro de fusil de la bahía de Elgor, en la que el Santa Fe había fondeado. Dos de los torreros del faro, los obreros agrupados en la playa, la tripulación reunida en la proa del barco, saludaron con grandes aclamaciones la primera luz encendida en aquella costa lejana. Otros dos cañonazos siguieron al primero, repercutidos por los ruidosos ecos de los alrededores. La bandera fue luego arriada, según el reglamento de los barcos de guerra, y el silencio se hizo en aquella Isla de los Estados, situada en el punto de concurrencia del Atlántico con el Pacifico. Los obreros embarcaron a bordo del Santa Fe, y no quedaron en tierra más que los tres torreros, uno de ellos de servicio en la cámara de cuarto. Los otros dos paseaban, charlando, a la orilla del mar. —Y bien, Vázquez —dijo el más Joven de los dos—, ¿Es mañana cuando zarpa el “aviso”? —Si, Felipe, mañana mismo, y espero que no tendrá mala travesía para llegar al puerto, a menos que no cambie el viento. Después de todo, quinientas millas no es ninguna cosa extraordinaria, cuando el barco tiene buena máquina y sabe llevar la lona. —Y, además, que el comandante Lafayate conoce bien la ruta. —Que es toda derecha. Proa al sur para venir, proa al norte para volver; y si la brisa continúa soplando de tierra, podrá mantenerse al abrigo de la costa y navegará como por un río. —Pero un río que no tendrá más que una orilla —repuso Felipe—. Y si el viento salta a otro cuadrante. . . —Eso sería mala suerte, y espero que no ha de tenerla el Santa Fe. En quince días puede haber ganado sus quinientas millas y fondear en la rada de Buenos Aires. —Sí, yo creo que el buen tiempo va a durar.
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full DocumentRight Arrow Icon
Este documento ha sido descargado de http://www.escolar.com —Así lo espero. Estamos en los comienzos de la primavera, y tres meses por delante son más que algo. —Y los trabajos han terminado en muy buena época. —Sí, y no hay miedo que nuestra isla, se vaya a fondo con su faro. —Seguramente, Vázquez; cuando el “aviso” vuelva con el relevo, encontrará la Isla en el mismo sitio. —Y a nosotros en ella —dijo Vázquez frotándose las manos, después de lanzar una
Background image of page 2
Image of page 3
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

This note was uploaded on 09/07/2011 for the course LIMA 01 taught by Professor Gonsales during the Spring '11 term at UNMSM.

Page1 / 72

Julio Verne - El faro del fin del mundo - Julio Verne EL...

This preview shows document pages 1 - 3. Sign up to view the full document.

View Full Document Right Arrow Icon
Ask a homework question - tutors are online