{[ promptMessage ]}

Bookmark it

{[ promptMessage ]}

La+Diablada - La LaleyendadeSupay Para el hombre de los...

Info iconThis preview shows pages 1–3. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
La   La leyenda de Supay  Para el hombre de los andes desde el comienzo existieron seres espirituales de naturaleza maligna, que no eran odiados sino respetados. Este es el caso de Supay que era un pequeño dios solitario y destructor, al que rendían culto temerosos porque desde sus alforjas derramaba la inmensa variedad de males que conoce el mundo, que cruzaba cual vagabundo despojado ya de su flauta que tiempo atrás solía tañer con arte encantador para su padre el Sol. Es él quien libra a los indios de las enfermedades, quien enjuga sus lágrimas. Es él quien, bajo el nombre de Tío, ayuda a sus sobrinos los mineros". Al identificarse la mina con la imagen de la Virgen del Socavón se produce un extraño sincretismo, surgiendo la danza de la Diablada, mezcla de ángeles y demonios que coexisten en una continua lucha donde se hacen sutiles y difusas las líneas que diferencian el bien y el mal.    Un día, cuando ya vinieron los españoles con su diablo, este le preguntó a Supay- ¿Quién eres? -Supay, ¿y tú quién eres? -Yo soy Satanás. Una vez vencidos los indios, Satanás le invitó a Supay a irse con él para que le enseñara muchas cosas. Pero Supay no quiso y prefirió quedarse con los indios:"... y huyó para esconderse en las quiebras de las montañas y en las rocas... y sólo reaparece para ayudar a sus antiguas víctimas. Ahora es él quien cuida de las llamas de las vacas, de los asnos cuando están en peligro.
Background image of page 1

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full Document Right Arrow Icon
LA DIABLADA: DANZA DE LA REBELDIA  La danza de la diablada muestra una cosmovisi ó profundamente entroncada con el culto andino del  maligno "supay", de "Huari" dios de las monta ñ as, y  del diablo de la liturgia cat ó lica. La religi ó n cat ó lica implantada por la Corona  espa ñ ola en sus colonias, fue dise ñ ada como un  sistema educativo para la conversi ó n de ind í genas 
Background image of page 2
Image of page 3
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

{[ snackBarMessage ]}