Robsy Arturo - Como Ser Un Sinverguenza Con Las Se\u00f1oras (seduccion).PDF - \u02dc \u00a8 \u00bfCOMO SER UN SINVERG UENZA CON LAS SE NORAS Versi\u00b4on 1.1 9 de junio

Robsy Arturo - Como Ser Un Sinverguenza Con Las Señoras (seduccion).PDF

This preview shows page 1 - 6 out of 96 pages.

¿COMO SER UN SINVERG ¨ UENZA CON LAS SE ˜ NORAS? Versi´on 1.1 9 de junio de 2002
Image of page 1
2
Image of page 2
´ Indice general 1. PRINCIPIO Y JUSTIFICACI ´ ON 5 2. EL SINVERG ¨ UENZA EN LA HISTORIA. 9 3. LECCI ´ ON PRIMERA. ¿QUE ES LA MUJER? 15 3.1. PSICOLOG ´ IA Y OROGRAF ´ IA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 4. LECCI ´ ON SEGUNDA: COMO ELEGIR PIEZA 23 5. LECCI ´ ON TERCERA: EL M ´ ETODO PERFECTO 31 6. LECCI ´ ON CUARTA: EL SEGUNDO MEJOR M ´ ETODO 39 7. LECCI ´ ON QUINTA: EL M ´ ETODO DIRECTO 43 8. LECCI ´ ON SEXTA. EL M ´ ETODO MAS ANTIGUO: EL PALEOL ´ ITICO 51 9. LECCI ´ ON S ´ EPTIMA. EL M ´ ETODO MAS SEGURO: ”A LA GANDOLA” 57 10.LECCI ´ ON OCTAVA: M ´ ETODOS EXTRA ˜ NOS 65 10.1. EL M ´ ETODO FELIPE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 10.2. EL M ´ ETODO ON ´ IRICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 10.3. EL M ´ ETODO DE LAS ESQUELAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 11.LECCI ´ ON NOVENA: UN POCO DE SERIEDAD 73 12.LECCI ´ ON D ´ ECIMA. HOLA Y ADI ´ OS 79 13.ANEXO I: EL DESNUDO Y EL SINVERG ¨ UENZA 83 14.ANEXO II: FEMINISTAS Y POLITIZADAS 89 15.ANEXO III: PESE A TODO 95 3
Image of page 3
4 ´ INDICE GENERAL
Image of page 4
Cap´ıtulo 1 PRINCIPIO Y JUSTIFICACI ´ ON Eran las nueve y media de agosto o, para ser precisos, de una noche del mes de agosto. Felipe, Jorge y yo acab´abamos de salir del gimnasio,de una sesi´on de karate en la que el profesor nos hab´ıa demostrado, de palabra y de obra, cu´anto nos faltaba para llegar a maestros. Aceptablemente apaleados, decidimos llegar hasta una playa cercana a procurarnos cualquier anest´esico en vaso para combatir los dolores f´ısicos y morales y, de paso, disfrutar del clima, de la flora y de la fauna. Yo era entonces -y a´ un se mantiene la circunstancia- el mayor de los tres y, por lo tanto,el experto. Adem´as, despu´es de hora y media de karate me sent´ıa por encima de las pasiones huma o, mejor dicho, por debajo de los m´ınimos exigibles para cualquier haza˜ na. Nos est´abamos en la barra, rodeados de cerveza casi por todas partes, cuando llegaron dos inglesitas, jovenc´ısimas aunque perfectamente terminadas para la dura competencia de la especie. Felipe y Jorge sintieron pronto elmagnetismo y, cuando vieron que ocupaban una mesa solas, saltaron hacia ellas entre c´anticos de victoria y ruidos de la selva. Las muchachas, que sin duda hab´ıan o´ıdo hablar de los latin lovers y otras especies en extinci´o les acogieron, se dejaron invitar y mantuvieron una penosa conversaci´on chapurreada. A distancia,yo vigilaba la t´ecnica de mis amigos. ¡Bah!Todo se reduc´ıa a ¿de d´onde eres?, ¿cu´ando has llegado?, ¿qu´e estudias? y ¿te gusta Espa˜ na? Se me escapaba c´omo pensaban seducir a las chicas con semejante conversaci´on. Gracias a la distancia -y, quiz´a, a la cerveza que segu´ıa rode´andome observ´e que las extranje estaban repletas hasta los bordes de los mismos pensamientos que mis amigos: cuatro personas, como aquel que dice, pero una sola idea: ¿C´omo hacer para tener una aventurita? Como yo,gracias alkarate,hab´ıa dejado atr´as toda humana ambici´on, conclu´ımis observa- ciones con una sonrisa de suficiencia y me puse a pensar en algunos graves misterios de la vida.
Image of page 5
Image of page 6

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 96 pages?

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture