El.periodico.de.Catalunya.26.06.2020.tomas01.pdf - 2 Tema Conexi\u00f3n del a internet d\u00eda http\/www.elperiodico.com VIERNES 26 DE JUNIO DEL 2020 el

El.periodico.de.Catalunya.26.06.2020.tomas01.pdf - 2 Tema...

This preview shows page 1 out of 64 pages.

Unformatted text preview: 2 Tema Conexión del a internet: día VIERNES 26 DE JUNIO DEL 2020 el Periódico Tema del día POOL La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y Ana Pastor, en el Parlamento, ayer. Gobierno y PP se acercan para diseñar la España poscovid Los populares respaldan a Sánchez en las medidas para encauzar la salida de la crisis P. SANTOS / J. RUIZ SIERRA MADRID T ras varios meses instalados en la crispación, dándose la espalda, el Gobierno y el PP han iniciado un rumbo con el que parecen querer doblegar la curva de la tensión política y diseñar juntos la España poscovid. Las señales han ido apareciendo durante los últimos días en el Congreso de los Diputados. Primero, el miércoles, dirigentes socialistas y populares se reunie- ron para intercambiar sus propuestas en la comisión de reconstrucción y se emplazaron a seguir viéndose. En esa jornada también se supo, como adelantó este diario, que el PSOE y Podemos, en aras de lograr más apoyos, dejaban fuera de su documento común el impuesto a la riqueza abanderado por los morados. Después, este jueves, el PP votó a favor del decreto de la llamada «nueva normalidad», que debe regir la vida de los españoles hasta que se encuentre una La Moncloa atribuye el cambio de Casado a la cercanía de las elecciones en Galicia y Euskadi vacuna o un tratamiento eficaz contra el coronavirus. Un acercamiento destacable después de más de tres meses de desencuentros entre el Ejecutivo y el principal partido de la oposición. El Gobierno no se muestra muy esperanzado sobre este cambio del clima político. Fuentes de la Moncloa atribuyen la nueva disposición del PP al acuerdo a la cercanía de las elecciones en Euskadi y Galicia, que se celebrarán el próximo 12 de julio. Consideran que su líder, Pablo Casado, ha interiorizado que el perfil duro, el «rechazo a todo», puede restar votos a su partido en ambas autonomías. También señalan que ahora que ha pasado lo peor en términos sanitarios, cuando empieza la reconstrucción económica y las ayudas millonarias a los sectores más afectados (vía Bruselas), los conservadores saben que no pueden quedarse a un lado. Pero al mismo tiempo, el Ejecutivo valora los gestos de los últimos días, y explica que incluso intentará negociar los próximos Presupuestos con el PP, al igual que con Cs, sin dejar de mirar a los grupos de izquierda que facilitaron la investidura de Pedro Sánchez. La ecuación parece difícil. El decreto, que extiende la obligatoriedad del uso de mascarilla en medios de transporte y espacios abiertos al público cuando no se pueda mantener una distancia de 1,5 metros, fue convalidado con una amplia mayoría en el Congreso: AMPLIA MAYORÍA / Tema del día VIERNES 26 DE JUNIO DEL 2020 el Periódico 3 La reconstrucción del país 333 Páginas 2 a 5 POOL Pablo Echenique (izquierda) y Gabriel Rufián ( centro). POOL sufrido, los que ya no están, los sanitarios y los que han sufrido esta pandemia», añadió. En su opinión, una parte de la tragedia «podía haberse evitado» y, en este contexto, apuntó que «no es casualidad» que España presente las mayores cifras de profesionales sanitarios contagiados y de fallecidos por 100.000 habitantes. La exministra consideró «exiguo» el decreto, por lo que agradeció que finalmente se tramite como proyecto de ley para poder incluir más medidas «imprescindibles». Citó la Oficina de Atención de las Víctimas, un plan de activación económico y otro jurídico que pueda sustituir al estado de alarma en caso de rebrote. Y reclamó más competencias para el Ministerio de Sanidad. EL PNV Y LAS COMPETENCIAS / Aitor Esteban, portavoz del PNV, dijo no ver en este decreto ninguna «merma» de las competencias del País Vasco y Navarra. Tampo- El decreto de la llamada «nueva normalidad» fue aprobado por una amplia mayoría en el Congreso Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso. 265 votos a favor, del PSOE, Unidas Podemos, el PP, Ciudadanos, el PNV, Más País, Partido Regionalista de Cantabria, Unión del Pueblo Navarro y Coalición Canaria. Votaron en contra 77 diputados (Vox, ERC, JxCat y Bildu) y hubo cinco abstenciones, entre otras la de Compromís. En el debate parlamentario, intervino por parte del PP Ana Pastor, exministra de Sanidad y Fomento, elegida también por Casado para representar a su partido en la comisión de reconstrucción. Un perfil moderado, alejado del de la portavoz de los conservadores en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. Pastos criticó el retraso del Gobierno a la hora de tomar medidas ante la pandemia, pero agradeció su trabao al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y «a los técnicos». «No ha sido por mala fe, pero en buena parte no han acertado», lamentó, en un tono muy distinto al utilizado en otras ocasiones por Casado. «Y se lo digo en nombre de todos que lo han propuestas PSOE Y PODEMOS LOGRAN MAYORÍA J Las conclusiones que PSOE y Unidas Podemos presentaron en las cuatro áreas de trabajo para la reconstrucción –Unión Europea, sanidad, economía y temas sociales– sirvieron como base para el documento final que redacte la comisión. Cada formación votó su propio borrador y así, las propuestas de PP, Cs, ERC, EH Bildu y Más País quedaron descartadas. J Desde ayer y hasta el próximo lunes, las distintas formaciones pueden presentar enmiendas a los borradores del PSOE y UP. El próximo miércoles, la Comisión votará los cambios propuestos y aprobará las conclusiones finales, que se presentarán el próximo viernes. co un «supuesto desprecio» a sus instituciones. Estaba contestando, apuntó, a la parlamentaria de EH Bildu Mertxe Aizpurua, que había hablado justo antes, aunque el mensaje también iba dirigido a ERC y JxCat, que como los abertzales votaron en contra. Los dos partidos independentistas catalanes defendieron su rechazo como un castigo al mando único que supuso el estado de alarma. Bildu lo justificó por el viraje que ve en el Ejecutivo al lograr, en este decreto, el apoyo de Cs y del PP. Ese respaldo también escuece a los republicanos, que cada vez parecen más alejados de la coalición del PSOE y UP. Ahora, tras el visto bueno del PP al decreto, falta por ver si el Gobierno y los conservadores consiguen hilar unas conclusiones comunes en cada una de las áreas en las que se ha dividido la comisión de reconstrucción que los diputados trabajarán en los próximos días. Al menos, ambas partes muestran buena voluntad. Tienen de tiempo hasta el 1 de julio, cuando se votarán las enmiendas y las conclusiones. De momento, fuentes del PP consideran muy probable, como mínimo, poder avanzar en un borrador común en el ámbito sanitario. Es un comienzo. H Análisis Jordi Mercader PERIODISTA ERC insiste en demostrar que es prescindible L a convalidación del decreto de la nueva normalidad por el Congreso de los Diputados ha aportado una noticia: el PP se ha dado por enterado del cambio de actitud de Ciudadanos. Y una confirmación: ERC se ha instalado en la marginalidad parlamentaria. Las razones por las que Esquerra y JxCat votaron en contra del decreto que establece lo que decretó el Govern de la Generalitat (tras conocer el contenido de aquel texto) rozan el misterio. Los tres mandamientos son los mismos (mascarilla-distancia física-higiene), pero lo que es bueno para la Generalitat no parece suficiente para el Gobierno de Pedro Sánchez. JxCat suele estar siempre a la contra y no tiene mayor secreto, sin embargo la actitud de ERC tiene su intríngulis. El argumento habitual de los republicanos para rechazar un decreto del Gobierno de Sánchez durante la emergencia ha sido la invasión competencial. En este caso no parece razonable hacerse fuertes en esta línea defensiva. El PNV, al que nadie le toserá en celo autonómico, les ha estropeado la excusa al señalar que no se detecta en este decreto ni desprecio al autogobierno ni merma competencial alguna. Coincidencias incómodas Sánchez ya ha demostrado que no le importa triangular con Ciudadanos y ERC las veces que haga falta para sacar adelante sus propuestas; sin embargo, los republicanos parecen empeñados en confirmarle al PSOE que puede prescindir de sus votos sin que el mundo se pare. Lo más claro que han dicho los portavoces de Esquerra para votar en contra es que nadie los telefoneó para negociar. Está claro que a los republicanos les incomoda sobremanera coincidir con Ciudadanos; por el contrario, no les preocupa alinearse con Vox. El PP parece más atento a la evolución de las cosas. El acercamiento de Ciudadanos al Gobierno limita la eficacia de la oposición crepuscular de los populares, hasta el punto de que Pablo Casado parece que se ha dado cuenta. El voto afirmativo al de- creto de la nueva normalidad es una novedad, rodeada todavía de declaraciones rimbombantes sobre quién ofrece la mano para pactar y quién la retira; de todas maneras, tiene una relevancia mucho menor que las negociaciones mantenidas entre socialistas y populares en el seno de la comisión parlamentaria para la reconstrucción. Un acuerdo Gobierno-PP en el documento de la reconstrucción daría credibilidad al plan y esta es una condición imprescindible para conseguir el efecto perseEFE / CHEMA MOYA 33 Salvador Illa. Con su ‘no’ al decreto de nueva normalidad, se sitúa en la marginalidad parlamentaria guido por la iniciativa. También a Sánchez y a Casado les conviene para asentar sus respectivos papeles en una delicada coyuntura. Siempre hay un inconveniente y aquí el nombre propio del problema podría ser la Agencia Nacional de Salud Pública propuesta por Casado. Este organismo coincide tanto con el Centro Estatal de Salud Pública al que aludió el ministro Salvador Illa que casi puede darse por descontado que prosperará. La cuestión es que las comunidades autónomas deberían tener una participación muy significativa en esta entidad si no se quiere abrir un nuevo frente competencial. De ser así, ERC y JxCat ya tendrían el discurso hecho. H 6 Opinión Opinión VIERNES 26 DE JUNIO DEL 2020 Editorial La opinión del diario se expresa solo en los editoriales. Los artículos exponen posturas personales. Tres acuerdos en un día L a ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con el acuerdo para prorrogar los ertes que mantienen bajo el paraguas de las prestaciones públicas pero con su contrato laboral vigente a millones de potenciales parados en la mano, comentó ayer: «Una vez más, los agentes sociales nos dan ejemplo». Un «nos» que incluye a gran parte del sistema de partidos español, al que le cuesta poner las grandes necesidades del país, incluso en una hora de zozobra, por delante de sus intereses electoralistas o equilibrios internos. Y eso que ayer no fue, precisamente, ninguna de las jornadas parlamentariamente más lamentables de las que hemos sufrido desde la declaración del estado de alarma. Más bien al contrario. La convalidación del decreto que regula la situación, excepcional pero no sometida a las restricciones del estado de alarma, que se ha venido a denominar «nueva normalidad» fue aprobado en el Congreso con los votos favorables de PSOE, Unidas Podemos, PP, Cs y PNV, entre otros. Y la oposición, únicamente, de un chirriante bloque del no formado por Vox, Bildu, ERC y JxCat. El apoyo del PP a la convalidación del decreto, y la predisposición a negociar enmiendas cuando se tramite como ley, es un signo positivo que se suma a otros, como la apertura a pactar al menos las conclusiones en el campo sanitario de la comisión sobre la reconstrucción o la simple decisión de dar protagonismo durante unos días a una voz razonable como la de la exministra Ana Pastor en lugar de a Cayetana Álvarez de Toledo. Con todo, la sinceridad del redescubierto espíritu constructivo de los populares aún deberá pasar una prueba de fuego: mantenerlo una vez cerradas las urnas en Galicia y Euskadi y no repetir aquella jugada de un «giro al centro» para reco- que respecta al independentismo catalán, la única solución ya parece que se acabe por fin una interminable arisca y paralizante precampaña para volver a sentarse en la mesa con las cartas repartidas de nuevo. Pero volviendo a los acuerdos que, respectivamente, renuevan las prestaciones a los autónomos y prorrogan por tercera vez la fórmula de los ertes haciendo que su vigencia alcance hasta el 30 de septiembre, en lugar del 30 de junio: son tres meses de respiro. Con flexibilizaciones y garantías. Para los trabajadores de las empresas que no estén aún en condiciones de reemprender una mínima normalidad en su actividad durante este verano. Para las empresas que puedan replegar parte de su plantilla bajo este marco de mantenimiento subsidiado del empleo si se deben dar pasos atrás en la apertura de la vida social y económica ante posibles rebrotes de la enfermedad. Para aquellas que se desenvuelven en sectores que pueden volver a la actividad más sobre el papel que de forma efectiva. Es muy probable que la tercera prórroga no deba ser la última, como reclamaron sindicatos y patronales. Pero las circunstancias, sobre todo las decisiones aún pendientes en Europa, son las que dirán en qué formato y con qué recursos será necesario y posible mantener este respirador activado el próximo otoño. Dos miradas Fitomelomanía JOSEP MARIA Racismo Fonalleras T odavía no sé si este invento del Liceu, con un concierto pensado para que lo escuchen 2.292 plantas, tantas como asientos tiene el teatro, es un elogio sincero al mundo vegetal, un tributo a la fuerza de la naturaleza, o si se trata de un desaguisado fenomenal. Me inclino por la segunda opción, aunque respeto mucho el respeto que los organizadores dicen que han tenido para con este público. «No hemos querido cosificar las plantas», dicen, lo que es fantástico, porque todo el mundo sabe que las plantas no son seres inanimados, sino que sufren y escuchan y tienen sentimientos EL PERIÓDICO DE CATALUNYA DIRECTOR: Albert Sáez. EMMA como nosotros. Lo que no hacen, por ahora, es aplaudir, que es lo que suele hacer el público, o silbar, que es lo que sucede a menudo en el Liceu. «Seguro que sentirán la música en cada una de sus células». Seguro que sí. En montajes como este, siempre pienso en los operarios anónimos. Mientras colocaban los ficus, las cintas, las kentias y los potos en las butacas, ¿qué decían, qué pensaban? ¿Estaban convencidos de trabajar a favor del símbolo poético, del vínculo entre el hombre y la naturaleza, o se dedicaban a comentar con sarcasmo que todo aquello era un fenomenal desaguisado? H Subdirectores: Carol Álvarez, Joan Cañete y Bernat Gasulla. Directores adjuntos: Luis Mauri y Gemma Robles. Edición digital: Xurxo Martínez. Redes sociales: Silvia Cobo. COMITÉ EDITORIAL Presidente: Joan Tapia. Secretario: Rafael Jorba. Opinión: Ernest Alós. Internacional: Marta López. Política: Jose Rico. R La clave Rebeldes sin mascarilla Si el cálculo electoral concluye que el diálogo ofrece réditos en las urnas, no hay motivo para no seguir por esta senda una vez se cierren ger los réditos electorales de la moderación para volver a echarse al monte de la crispación sin cuartel al día siguiente. Si se puede dudar de hasta qué punto el cálculo electoral pesa más en el caso del PP que la responsabilidad, en el caso de los partidos independentistas cada vez es más difícil atisbar una postura o decisión que no esté condicionada por la toma de posiciones ante su electorado de ERC y JxCat. Ninguna otra explicación permite justificar la negativa a un marco que intenta prever mecanismos para mantener la pandemia acotada sin un estado de alarma que desactive parte de las competencias autonómicas. El PNV tiene claro qué hacer en este caso. Por lo el Periódico Riverola esulta muy difícil imaginar cómo se vive cuando estás expuesto a ser insultado constantemente. Cuando eres declarado sospechoso de algo, de lo que sea, por el simple hecho de existir. Cuando un simple paseo puede ser objeto de un control policial. Cuando tu única culpabilidad es un color de piel que ni siquiera elegiste. Sí, resulta muy difícil de imaginar. Por ello, mejor pactar con el silencio y dejar que las voces que sufren el racismo hablen. Y eso está haciendo EL PERIÓDICO a través de una serie de entrevistas a deportistas que sufren la discri- minación en el terreno de juego. Algunas de sus respuestas estremecen. Ni jugar en equipos relevantes, ni ser considerados ídolos les ha protegido del racismo. El pasado febrero, Moussa Marega, jugador del Oporto, abandonó el terreno harto de los insultos. Y su marcha es una victoria de la discriminación. ¿Es esa la lección que queremos para nuestros hijos? Un jugador es el equipo y el equipo es el deporte. Y el deporte no puede mancharse así. Sin la complicidad de todos los jugadores, los árbitros y las gradas difícilmente se derrotará la xenofobia. Si hay racismo, no hay juego. H Economía: Agustí Sala y Rosa Sánchez (Madrid). Sociedad y Gran Barcelona: María Jesús Ibáñez. Deportes: Albert Guasch. Icult y On Barcelona: Ramón Vendrell. Extra y Televisión: Eloy Carrasco. Cierre: Andreas González. Edición gráfica y fotografía: Julio Carbó. Diagramación: Joel Mercè. Infografía: Ricard Gràcia. JOAN Cañete Bayle SUBDIRECTOR H ay preocupación en las autoridades sanitarias por el incremento de contagios de covid-19 detectado entre adolescentes y jóvenes de entre 15 y 29 años, un hecho que los responsables imputan a su forma de socializarse. Es decir, a que andan en grupo, se tocan mucho y se relajan más en el trío de medidas de prevención: la distancia social, el lavado de manos y la mascarilla. No faltan entre los policías de balcón vocacionales (hoy, agentes de la distancia social) quien carga contra la irresponsabilidad de los jóvenes, y los acusan de todos los males sufridos y de los que tememos que están por venir: de que causarán otro rebrote, de querer matar a sus abuelos, de ser egoístas y malcriados, de mirarse tan solo su ombligo. La versión covid del clásico «antes, cuando yo era joven, esto no pasaba». El mensaje de que es responsabilidad de todos que no se dé una segunda ola del virus tiene un reverso oscuro: si la hay, será por la irresponsabilidad de unos cuantos que no cumplen las normas, como si el virus no hubiese acreditado una enorme capacidad de transmisión. Vivir al estilo Djokovic es una irresponsabilidad, cierto. Pero si el virus se desboca en EEUU o Brasil, por poner un ejemplo, no es porque los adolescentes se abracen y usen la mascarilla para cubrirse el mentón. A los adolescentes se les ha quitado tres meses de clases y amigos. Como a todos, es cierto, pero la diferencia es que, igual que con los niños, no se ha hecho el mínimo esfuerzo para implicarlos. Les cayó encima un diktat de los adultos contra la que no cabe expresar dudas o pensamiento crítico, so pena de ser tachados de irresponsables. Ya se sabe cómo actúa un adolescente ante lo que percibe como una imposición: se pone la mascarilla por montera. El discurso que presenta la lucha contra la pandemia como una guerra es problemático. Planteado así, y no como una tarea coral, en comunidad y horizontal, a nadie debería extrañarle que surjan objetores de conciencia. H EL PERIÓDICO DE CATALUNYA SLU Consejero director general: Conrado Carnal. Gerente general: Fèlix Noguera. Digital: Albert Sáez. Publicidad Nacional: Marta Bilbao. Publicidad: Joan Garçon. Distribución: Logística de Medios Catalunya S.L.U. Consell de Cent, 425-427, 3ª planta. 08009 Barcelona. T: 93 265 53 53. Fax: 93 484 37 48. Publicidad: Prensa Ibérica 360 S.L. Pedro Muñoz Seca, 4. 28001 Madrid. T: 91 436 37 70. Fax: 91 436 37 75. Opinión VIERNES 26 DE JUNIO DEL 2020 Al contrataque L eyendo un trabajo sobre los intelectuales norteamericanos cómplices de Donald Trump, me entró una súbita turbación personal. Fue cuando trasladé la cuestión a los analistas y periodistas catalanes que, teóricamente al servicio de todos los ciudadanos, han sido partidarios del ‘procés’. Por un instante me liberé de la idea dominante de que aquí los colaboracionistas –esa palabra feísima– son quienes no se sienten independentistas, y la transferí a los que han respaldado una secesión al estilo de las lideradas por Ar...
View Full Document

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture