spanish_history-of-language

spanish_history-of-language - INTRODUCCI6N LA LINGDfSTICA...

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: INTRODUCCI6N LA LINGDfSTICA ESPANOLA A Milton M. Azevedo University of California, Berkeley ill Prentice Hall, Englewood Cliffs, New Jersey 07632 7 El cambio linguistico E era toda la tierra de un lmguaje e de unas palabras. E foe que, en .muddndo se de Uuantt, follaron un valk en tierra de sinar e asentaron mde e dixitron ... hedifiquemos una fibdat con una torre cuya cabefa sea en los fielos, e fog amos para nosotros nonbre, porque non nos derramemos por fas de toda la tierra ... E dixo el sefior; he que un pueblo son e una kngua han todos, e esto han comenfado a faser, e agora non serd dellos vedado quanto pensaron faser... desfendamos e perturbemos ende sus knguas para que non entiendan el un knguaje del otro. E derramolos el serior dende por la fas de toda la tierra, e fesaron de hedificar la fibdad. E por tanto se llamo su nombre babel que ende perturbo el serior el knguaje de toda la tierra. Glntsis, 11:9.1 Segun un mito muy persistente, los idiomas conocieron una a partir de la cua! han degenerado: es un t6pico entre los que ya no se habla como antes. Y tienen raz6n, pero no por que suelen mencionarse -como la pereza de los hablantes, epoca de perfecci6n puristas la queja de las supuestas causas su desprecio por la 283 284 • E/ cambio /ingUistico Capitulo 7 • 285 gramatica, 0 la influencia dafiina de factores como la radio, las tiras c6micas, d cine, 0 la televisi6nsino porque el cambio, lejos de ser un sintoma de degeneraci6n, es parte integra del lenguaje. Todos los idiomas vivos se encuentran en un proceso continuo de cambio. Para darnos cuenta de ello basta fijarnos en el lexico, el componente mas facilmente observable del idioma. ~Quien se acuerda de los nombres de los vehkulos de caballos que usaban nuestros antepasados, como berlina, cupe, fiacre, cabriole 0 faet6n?2 A 10 mejor tendran igual destino los nombres de los vehkulos autom6viles de nuestra epoca, como furgoneta, descapotable, sedan, auto car 0 camioneta. Hasta aqui hemos analizado divers os aspectos del espanol sin tener en cuenta los cambios relacionados con el paso del tiempo. Es decir, hemos adoptado un punto de vista sincr6nico (del griego synkronos 'contemporaneo,' de syn 'con, junto a' y khronos'tiempo'), que enfoca la estructura actual de la lengua. El acercamiento sincr6nico, a la vez que permite un analisis detallado del objeto, prescinde de la variaci6n temporal. Esta constituye el objeto de la lingiHstica historica 0 diacronica (del griego dia 'a traves de' y khronos 'tiempo'). En este capitulo ilustraremos algunos aspectos del desarrollo diacr6nico del espanol. Los romances peninsulares La lengua espanola se desarro1l6 en la regi6n de Castilla la Vieja, al norte de Burgos, de donde fue llevada a otras regiones de la Peninsula Iberica. Su desarrollo responde a factores externos, relacionados con hechos hist6ricos, y a otros internos, que tienen que ver con la transformaci6n de su estructura, a partir delladn hablado por los legionarios y colonos romanos. Por 10 que atafie a la historia externa del espanol, se reconocen cuatro perfodos generales, a saber: (a) Espanol antiguo: de los orfgenes hasta 1500 (b) Desarrollo del espanol moderno: (c) Espanol moderno: 1500-1700 1700-1800 (d) Espanol contemporaneo: 1800-epoca actual El espanol antiguo La Peninsula Iberica fue habitada desde tiempos prehist6ricos por pueblos que han desaparecido, y cuyo origen se desconoce, como los iberos al Sureste y los tartesios al Sur. La invadieron alrededor del afio 1000 a.c. los celtas, que se mezclaron con los iberos, dan do origen a una civilizaci6n celtib/rica. Se sabe relativamente poco de esas civilizaciones prehist6ricas, cuyos idiomas, sin embargo, legaron al castellano top6nimos (Segovia, Sigiienza, Coruna), sustantivos (cerveza, carro, colmena), y sufijos como -iego (mujeriego) y -ego (gallego). Tambien establecieron alIi sus colonias los Imidos (Malaga y Cadiz, en el sur), los cartaginenses (Cartagena, en el sur, y Mah6n, en la isla de Menorca) y los griegos (Ampurias, en la Costa Brava). Los romanos llegaron en 201 a.c., y con excepci6n de la regi6n habitada por los vascos, conquistaron toda la peninsula (a la que llamaban Hispania), imponiendo a los habitantes no s610 sus instituciones y costumbres, sino tambien su lengua. Consecuentemente, los idiomas locales, con la sola excepci6n del vasco,3 fueron reemplazados poco a poco por ellatfn popular de los colonos roman os. A partir de este idioma se desarroll6, a 10 largo de los siglos, un conjunto de hablas, colectivamente llamadas romance, nombre derivado del adverbio roman ice, 'a la manera de los romanos.' La transformaci6n delladn popular en los romances peninsulares probablemente se aceler6 a partir de la desintegraci6n poHtica del Imperio Romano de Occidente (476 d.C.). Aunque el latin sigui6 usandose no s610 en el culto religioso y como lengua escrita en la administraci6n publica, sino tambien como lengua hablada por una minorfa instruida (sobre todo entre el clero), el romance hablado se diferenciaba cada vez mas. Debieron contribuir a la formaci6n de dialectos romances regionales facto res como la extensi6n geografica y el relativo aislamiento de las distintas provincias. Es posible que influyera tambien la condici6n bilingile de muchos de los colonos, hablantes de idiomas de la Peninsula Italica como el osco y el umbrio,4 0 de lenguas nativas de otras regiones colonizadas por los romanos. Tambien contribuy6 al vocabulario el habla de los pueblos germanos que se establecieron en la Peninsula a partir del siglo V; como los suevos, vdndalos, alanos y sobre todo los visigodos. Estos llegaron a la Peninsula (412 d.C.) ya bastante romanizados y ademas de adoptar la lengua latina, terminaron por dominar a los demas pueblos peninsulares, creando un reino independiente del Imperio Romano. La contribuci6n lingilistica germanica de ese perfodo inc1uye palabras dellexico militar (guardia, guardian, espuela), de la vestimenta (ropa) y nombres (Alvaro, Fernando, Roderico, Elvira, Alfonso, Adolfo). El reino visigodo dur6 hasta 711, cuando los musulmanes del norte de Africa invadieron y conquistaron casi toda la Peninsula. Quedaron libres s610 algunos nucleos cristianos en los Pirineos al nordeste y en las montanas de Asturias al norte. De all! empez6 la reconquista cristiana de los territorios bajo control musulman, colectivamente conocidos como AI-Andalus (de donde viene Andalucia), adaptaci6n arabe del nombre latino Portus Yandalus 'puerto de los vandalos.' 286 • Et cambio /ingUistico De las diferentes manifestaciones regionales de los romances peninsulares se formaron las nuevas lenguas. Al noroeste de la Peninsula encontramos el gallego, del cual se deriv6 el portugu!s; al norte, en la regi6n de Asturias y Le6n, un conjunto de hablas colectivamente llamadas leon!;; en la regi6n de Cantabria, al norte de Burgos, el castellano; en las regiones de Navarra y Arag6n, en los Pirineos, otro conjunto de hablas conocidas como navarro-aragon!s; en la regi6n oriental de los Pirineos, al norte de Barcelona, el cataldn, que en el siglo XIII se extendi6 hasta Valencia, Alicante y las Islas Baleares; y en las regiones dominadas por los musulmanes, el mozdrabe, hablado por los cristianos. La formaci6n de esos romances se halla intimamente relacionada con la historia de los reinos medievales. Bajo el legendario conde Fernan Gonzalez, Castilla se separ6 del reino de Le6n en el siglo X, y como reino independiente asumi6 el liderazgo en la lucha contra los musulmanes. Galicia, en cambio, sigui6 incorporada a Le6n, que a su vez pas6 a pertenecer a Castilla en el siglo XIII. A mediados de este siglo Castilla habia conquistado los territorios musulmanes, con excepci6n del reino de Granada, que s6lo fue tornado en 1492. Como consecuencia de la reconquista y del repoblamiento de aquellos territorios, el castellano se impuso por casi toda la Peninsula, reemplazando el mozarabe e impidiendo la expansi6n de los otros romances.6 En los territorios ocupados por los musulmanes existia un ambiente multilingue. El arabe era el idioma de los conquistadores, entre los cuales habia no s610 arabes sino tambien muchos bereberes del norte de Africa. Los judios usaban el hebreo para fines literarios y liturgicos, la masa de la poblaci6n cristiana hablaba el mozarabe, una minorfa de cristianos instruidos empleaba el latin como lengua escrita y mucha gente, independientemente del origen etnico, hablaba dos 0 mas idiomas. ' El mozarabe se componia de diversos dialectos, de los que se han estudi~ldo parcialmente los mas importantes, como los de Toledo, Mallorca, Valencia, Murcia, Sevilla y Granada.7 La documentaci6n sobre el mozarabe incluye glosarios ciendficos latino-arabes,8 top6nimos y nombres propios encontrados en documentos e inscripciones en monumentos. Ademas, en ciertos poemas en arabe 0 hebreo, llamados muwassahas, se encuentran estribillos con palabras, frases y versos enteros en mozarabe. Se trata de las jarchas, en las que una mujer habla de su amante. El ejemplo siguiente es un poema9 de Yehuda Halevi (siglo XII). Se da primero la transcripci6n en alfabeto latino, sin las vocales, que no se representan en la escritura arabe, y a continuaci6n, la transcripci6n en mozarabe de Menendez Pidal y la versi6n en castellano actual. Con excepci6n de la unica Frase arabe, ai-habib tel amigo, querido, amante,' la lengua de esos versos es claramente romance, aunque haga falta clarificar algunos vocablos. Garie/, verbo supuestamente derivado del lat. GARRIRE 'parlotear;' yermane/la, del lat. GERMANA 'hermana' + ella (diminutivo); advolarei sugiere un verbo advolare, posiblemente basado en lat. ADVOLA- Capitulo 7· 287 TUS 'vuelo;' en vivreyo, como advolarei, la terminaci6n romance ya desarrollado (volare, volaras, etc.). revela el futuro transcripci6n en a1fabeto latino mozarabe castellano actual garyd bos 'y yrmn'lS km 'kntnyr 'mw mali sin l'hbyb non bbryw. 'dbl'ry dmnd'ry garid vol ay yermanel[llaS!, c6m contenere mio male: sin el habib no vivreyo, advolarei demandare decid vosotras, hermanitas c6mo contener mi dolor sin mi querido no vivire me volare a buscarle Entre el perfodo delladn popular y los primeros tiempos del espanol antiguo (siglo XIII) tuvieron lugar los cambios lingulsticos que moldearon los rasgos fundamentales de la lengua. Como los documentos mas antiguos que contienen palabras reconociblemente romanceslO son de fines del siglo IX 0 principios del siglo X, podemos suponer que las lenguas romanicas peninsulares, inclusive el castellano, ya se hablaban con anterioridad. Desde luego, la transici6n fue gradual, y no hay que pensar que hubiese habido un momento en el que se dejara de hablar latin para empezar a hablar castellano. En 1479la victoria en una guerra civil consolid6 el poder de la reina Isabel de Castilla, casada en 1469 con Fernando de Arag6n, crean dose asl condiciones para la unificaci6n de los reinos peninsulares (excepto Portugal) bajo su nieto Carlos I (1516), y para la adopci6n del castellano como lengua de gobierno y de cultura literaria en toda Espana, y en el imperio colonial espanol que lleg6 a extenderse hasta las Filipinas. El desarrollo del espanol moderno El ano 1500 simboliza aproximadamente la edad Moderna: para algunos, la Edad Media termina con la llegada de Co16n a America (1492); para otros, con la toma de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente, por los turcos (1453). De todos modos, el elemento fundamental del desarrollo del espanol como lengua de cultura fue el Renacimiento. En el perfodo de 1500 a 1700, a medida que las ideas renacentistas renuevan el pensamiento ardstico, filos6fico y literario, el espanol se convierte en un medio de expresi6n a la vez vigoroso e innovador. A raiz del ideario renacentista, crece en Espana el interes en la lengua como objeto de estudio. En 1490 Alfonso Fernandez de Palencia public6 en Sevilla su Universal vocabulario en latIn yen romance, el primer diccionario latin-castellano. Se sigui6 en 1492 un diccionario latfn-espanol, el Lexicon ex Sermone Latino in Hispaniensem (Lexico del Habla Latina en Hispania), de Antonio Nebrija. Este mismo ano, Nebrija public6 su Gramdtica de la lengua castellana, la primera 288 • El cambio IingUlstico gramatica moderna de un idioma romanico, complementada en 1517 por sus Reglas de ortographia m la lengua castellana. En 1499 apareci6 La Celestina, de Fernando de Rojas (obra considerada por algunos crfticos como precursora de la novela), iniciando el llamado Siglo de Oro, una epoca de intensa creaci6n literaria que se extendi6 hasta fines del siglo XVII. Se publican cada vez mas libros en espanol y traducciones de auto res clasicos y contemporaneos, y pese a las crfticas de algunos gramaticos, ellexico espanol incorpora cientos de vocablos extranjeros, sobre todo del italiano y el frances. La influencia del latin clasico sigue siendo notable: se editan obras de auto res latin os clasicos, en el original y en traducci6n, se adoptan much as palabras latin as (los llamados cultismos) y se estiliza la prosa mediante la adopci6n de estructuras sintacticas y recursos ret6ricos latinos. Como resultado de ese esfuerzo colectivo, se consolida una norma lingilistica literaria, que se refleja en obras como el Didlogo de la lmgua de Juan de Valdes (ca. 1535) yel Ttsoro de la lmgua castellana 0 espanola de Sebastian de Covarrubias (1611), y culminando con el Quijote (1605-1615). El espanol moderno En el perfodo de 1700 a 1808, llamado la IlustraciOn 0 Siglo de las Luces, aumenta la influencia de la cultura francesa. La fecha inicial es simb6lica: habiendo quedado vacante el trono espanol a la muerte de Carlos II, Ie sucedi6 en 1700 Felipe V; prfncipe de la casa francesa de Borb6n. Este fund6 la Biblioteca Nacional (1711) y siguiendo el modelo de la Academia Francesa, cre6 en 1714 la Real Academia Espanola, cuyo lema ("llmpia, fija y da esplendor") explica su objetivo de cuidar la propiedad, elegancia y pureza de la lengua. Entre 1726 y 1739 la Academia public6 la primera edici6n (6 volumenes) del Dicdonario de Autoridades, y en 1771, la primera edici6n de la Gramdtica. Capitulo 7 • 289 En 1830 se public~ la Gramdtica castellana ItgUn ahora It habla, de Vicente Salva, basada en un analisis de la literatura publicada desde 1750. Es significativo del reconocimiento de la diferenciaci6n idiomatica el aumento de la contribuci6n de autores hispanoamericanos: el chileno Andres Bello publica en 1847 su Gramdtica de la lengua castellana destinada al uso de los american os, a la que el colombiano Rufino Jose Cuervo anade sus Notas en 1874. Ya en el siglo XX, Friedrich Hanssen, aleman residente en Chile, publica una Gramdtica histtJrica de la lmgua castellana (1910, 1913). A partir de fines del siglo XIX se desarrolla en Espana, principalmente bajo la influencia de Ram6n Menendez Pidal (1869-1968) y los disdpulos formados en el Centro de Estudios Hist6ricos (Madrid), una tradici6n filo16gica que ha dejado una huella profunda en los estudios lingillsticos hispanicos. Los otros romances peninsulares La expansi6n del castellano tuvo diversas consecuencias para los demas romances peninsulares. EI leones y el aragones fueron afectados de tres maneras complementarias. Lingilisticamente, tuvieron parte de su lexico y de sus estructuras sintacticas progresivamente reemplazados por vocablos y estructuras castellanas. Geograficamente, la implantaci6n del castellano en los centros urbanos de Le6n, Asturias, Naval1ra y Arag6n los limit6 a los pueblos y a los ambientes rurales. Socialmente, el peso del castellano como lengua de la cultura literaria, de la administraci6n publica y de la escuela, les rest6 prestigio en todo 10 que no fuese el uso familiar. Desde los anos setenta, se ha tratado de desarrollar normas estandares para las hablas astur-leonesas (con el nombre de /lingua asturiana) y aragonesas (con el nombre de fabla asturiana), y se ha reivindicado para elias algun reconocimiento oficial, hasta la fecha sin mucho exito. Arag6n (que como entidad polftica incluia a Cataluna, Valencia y las islas Baleares) no se uni6 a Castilla sino en el siglo AI contrario del aragones, que fue parcial mente dialectalizado por el castellano, el catalan tuvo mucha importancia como lengua oficial y literaria en la Edad Media. A partir del siglo XIV su ambito de actuaci6n se fue reduciendo, a medida que cedia terreno al castellano en aquellas funciones, pero en el siglo XIX empez6 un largo y revuelto proceso de recuperaci6n que todavia no ha llegado a su termino. Hablado como lengua nativa por unos seis millones de personas, en su mayoda bilingiles, el catalan es cooficial con el castellano en las comunidades aut6nomas de Cataluna, Valencia y Baleares. Aunque se ha recuperado su uso en muchos ambitos publicos y privados, incluso en los medios comunicativos y en la escuela (en Cataluna mas que en las otras dos regiones) la competencia del castellano es muy fuerte. xv. El espanol contemporaneo El perfodo del espanol contemporaneo empieza, tambien simb61icamente, en 1808, fecha de la invasi6n de Espana por Napole6n, un evento que trajo profundas modificaciones a la sociedad espanola. En el campo literario y ardstico, el romanticismo, tendencia iniciada a fines del siglo XVIII, reviva el interes en los estudios hist6ricos, particularmente sobre la Edad Media. En 10 que atane al lenguaje, y sobre todo gracias a la influencia de sabios como el dinamarques Rasmus Rask y los alemanes Jacob Grimm, Franz Bopp y Willelm von Humboldt, los estudios filol6gicos en Europa empiezan a ganar un enfoque objetivo que apunta hacia una actitud cientifica. Capitulo 7·291 290 • Ei cambio lingiJlstico En 1095 Alfonso VI de Castilla dio al conde Enrique de Borgofia el territorio gallego comprendido entre los dos Mino y Mondego, donde se constituy6 el Condado Portucalense. All! se origin6 el reino de Portugal (1139), que reconquist6 de los musulmanes la regi6n al sur del Mondego, incluyendo al Algarve. Hasta el siglo XV; se hablaba en Portugal y en Galicia la misma lengua, el gallego-portugues, vehIcuio de la poesla medieval. Posteriormente, el portugues se diferenci6 del gallego, que al no tener status oficial en Galicia, se redujo a la condici6n de lengua popular. Hoy, can unos dos millones de hablantes, y sin una norma escrita completamente unificada, es cooficial con el castellano. Se hacen esfuerzos por normalizar su uso en la administraci6n publica, la instrucci6n y los medios de comunicaci6n, y tambien se ha reanudado una modesta producci6n literaria, aunque en todas esas areas sigue predominando el castellano. -el lenguaje de obras tecnieas de autores que escriblan sin preocupaci6n estetica -los comentarios de gram:iticos latinos sobre ellenguaje popular La mas conocida colecci6n de estos Ultimos comentarios se encuentra en el llamado Appendix Probi. Se trata de una lista de formas incorrectas emparejadas con las formas correctas correspondientes.lI Al parecer, fue compilada en el siglo III d.C. por un autor an6nimo. Las correcciones del Appendix Probi Hustran diversos cambios del ladn popular, como por ejemplo: del cambio lingillstico Elladn clasico que conocemos mediante la literatura romana, producto de una elite instruida, segula unas convenciones gramaticales y estiHsticasmucho mas dgidas que las del habla. El ladn hablado por una minoda culta en ocasiones solemnes, como los debates del Senado romano, se aproximaba al lenguaje literario en 10 que respecta a la formalidad y gramaticalidad. En cambio, el habla familiar de la gente instruida era menos formal, y elladn popular, hablado por la mayorfa de la poblaci6n, careda de norma culta y, sobre todo en las provincias lejanas de Roma, presentaba mucha variaci6n. Los autores latinos que se ocuparon de temas de la lengua distingulan entre el habla de las personas instruidas, llamado sermo urbanus 'habla urbana' (sermo 'habla,' urbs 'ciudad'), sermo quotidianus 'habla diaria' (quotidie 'todos los dlas'), 0 sermo usua/is 'habla usual' (usus 'costumbre'), y el habla del pueblo, llamado sermo rusticus 'habla campesina' (rus 'campo'), sermo vulgaris, 'habla vulgar' (vulgus 'pueblo') 0 sermo plebeius (plebs 'gente comun'). Hay abundante documentaci6n acerca del ladn literario, que representa la forma clasica del idioma. La informaci6n disponible sobre el ladn hablado, aunque mas escasa, permite reconstruir sus rasgos principales. En las fuentes de informaci6n acerca del ladn popular se incluyen: -las inscripciones --que incluyen grafitti similares, en contenido, a los actuales- dejadas por los romanos -la pronunciaci6n de algunas palabras latinas incorporadas a otros idiomas -la representaci6n del habla de personajes rusticos en comedias como las de Plauto (254-184 a.c.) non non non non (b) Perdida de IkJ ante oclusiva: Caractedsticas speculum tabula oculus calida auctor non autor (c) Asimilaci6n de Irl a lsI: persica non pessica (a) Perdida de luI e IiI atonas entre consonantes (slncopa): speclum 'espejo' tabla 'tabla' . oclus '0)0 , calda 'caliente' 'autor' 'persiea' Los cambios diacr6nicos afectaron al romance en todos los niveles: la prominciaci6n (fonetica y fonologla), la forma de las palabras (morfologla), la estructura de las frases (sintaxis), el significado de las palabras (semantica), y el vocabulario (lexico). Como ilustraci6n, examinaremos someramente el aspecto que presenta el castellano en el primer monumento literario de la lengua. Se trata del Cantar de Mlo OJ., poema epico de fines del siglo XII 0 comienzos del XIII. Trata de las aventuras del noble Ruy Dlaz de Vivar, personaje hist6rico muerto en 1099 en las luchas contra los arabes. Estos Ie apodaron Cid (del arabe popular andaluz seid 'sefior') por su valor (de ahl el tratamiento respetuoso Mlo Cid'mi senor'). En el fragmento reproducido a continuaci6n (con versi6n en espanol moderno), que es el comienzo del unieo manuscrito conservado, el Cid, desterrado por el rey Alfonso VI de Castilla y Le6n, se dirige a Burgos, a camino del exilio. [Mio Cid movi6 de Bivar pora Burgos adelinado assl dexa sus pala~ios yermos e desheredados.] De los sos oiostan fuertemientre [l]lorando, tornaua la cabe~ y estaualos catando. 5 Vlo puertas abiertas y u~os sin cafiados, alclndaras uazias sin pielles y sin mantos e sin falcones y sin adtores mudados. Sospir6 myo ~id, ca mucho auie grandes cuydados. Ffabl6 myo ~id bien y tan mesurado: ...
View Full Document

{[ snackBarMessage ]}

Ask a homework question - tutors are online