Esto incrementara la presin poltica para que los

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: o, las crisis latino‐americanas se hayan traducido en aumentos en desnutrición, deserción en escolaridad secundaria, e interrupciones en los servicios de medicina básica y preventiva. En otras palabras, las crisis se traducían en pérdida de capacidad cognitiva entre los niños, una vida de trabajo informal para mas adolescentes, y un salto en la tasa de mortalidad entre adultos— aun en países que se consideran de ingreso medio. Los mecanismos para evitar esos impactos están ya en su lugar (desde comedores escolares hasta presupuestos de salud descentralizados), y el costo es relativamente bajo (posiblemente menos de una décima de uno por ciento del PIB). Al mismo tiempo, los gobiernos latino‐americanos tendrán que implementar los paquetes de estimulo que han puesto en marcha. Por necesidad, el alcance de esos paquetes es limitado. Del lado fiscal, el espacio para hacer políticas “contra‐cíclicas” es pequeño en casi todos los países (Chile, Brasil, Colombia parecen ser la excepción). Esto se debe a una combinación de recaudación impositiva tradicionalmente baja, insuficiente capacidad institucional para ejecutar inversión pública adicional con rapidez, y ausencia de acreedores dispuestos a financiar expansiones en el déficit fiscal durante un tiempo de crisis global. Dicho de otra forma, el estimulo fiscal ha sido más fácil para aquellos que ahorraron durante los tiempos de bonanza. Las cosas lucen mejor del lado monetario. Varios países de la región han ganado credibilidad en su lucha contra la inflación durante el periodo de crecimiento rápido y son ahora capaces de bajar sus tasas de interés y devaluar sus monedas para estimular la demanda domestica y externa sin arriesgar un repunte en expectativas inflacionarias.13 Mas fundamentalmente, América Latina en su conjunto no ha recurrido a la propiedad pública como instrumento de estimulo: los gobiernos no han tomado control de empresas privadas, y los bancos centrales no han abierto sus balances a fondear directamente a ninguno de los dos. No ha habido ni rescates (“bail‐outs”) ni emisiones monetarias directas (“quantitative easing”). El equilibrio institucional laboriosamente construido durante la última década ha sido preservado. Sin embargo, la crisis comienza a presentar dos serios desafíos para América Latina—el desempleo y la deuda. Como se mencionó antes, la pérdida de puestos de trabajo aún no ha sido masiva. Pero, en la medida en que la demanda mundial por exportaciones continúe estancada durante el 2010 y, tal vez, más allá del 2010, las industrias de exportación no extractivas acelerarán su tasa de despidos. Esto incrementara la presión política para que los gobiernos actúen, especialmente porque los despidos afectaran desproporcionalmente a la clase media. Y pocos países de la región tienen sistemas de seguro de desempleo con suficiente cobertura. Algunos han estado trabajando en expandir esa cobertura (Brasil, México). Pero, en general, las intervenciones se han concentrado en los servicios de intermediaci...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online