Las externalidades creadas

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: estratégicamente paralizante—un debate sobre si el propósito mismo del estado es proteger la propiedad privada o redistribuir la riqueza. Una combinación de factores dará cuenta de la transformación. Por un lado, la crisis reveló que los sistemas de asistencia social de la región no son suficientes para responder una contracción súbita del ingreso a través de la economía, especialmente en las clases medias. Por otro, la tecnología para medir la desigualdad de oportunidades ha sido recientemente desarrollada, está disponible, y es operacional.15 Ambas realidades destrabarán los esfuerzos para focalizar los subsidios universales—¿porque debe el estado continuar pagando por, digamos, la calefacción, la gasolina o la educación universitaria que consumen los ricos? El resultado final será una matriz de política social más enfocada en dar a todos las mismas chances. Más ampliamente, el rol del estado cambiara en el mundo entero, y América Latina no será la excepción. Lo que es diferente en la región es que la relación entre sus estados y sus pueblos ha por mucho tiempo sido una de desconfianza—una manifestación de lo cual es la resistencia idiosincrática de los latino‐ americanos a pagar impuestos. La crisis podría tornarse en una oportunidad para cambiar esa relación, para llegar a un nuevo contrato. En un momento en que habrá menos recursos para el estado, más se esperará de él—desde regular más las finanzas a crear más empleo—y la puerta se abrirá para comenzar a basar la gestión del estado en resultados. La tecnología ya está disponible para conectar la acción pública, y más particularmente el gasto público, con resultados específicos—en educación, en salud, en infraestructura, en servicios públicos. Varios países de la región se estaban moviendo en esa dirección antes de la crisis, tanto a nivel federal como sub‐nacional. Ese movimiento probablemente se convertirá ahora en la norma. La gestión del estado por resultados pondrá un marco a sus intervenciones en sectores donde era menos activo en el pasado. El caso más claro es el sector financiero. En general, América Latina evitó muchos de los errores que llevaron a, y detonaron, la implosión de los mercados financieros en el mundo desarrollado—no hubo endeudamiento “subprime”, ni acumulación riesgos fuera de balance, ni instrumentos exóticos. Mucho de eso se debe a más de una década de meticulosas mejoras en las instituciones regulatorias y de supervisión. Esas instituciones enfrentarán ahora el desafío de las grandes 15 Ver Barros, R. P. de; F. H. G. Ferreira, J. R. Molinas Vega, and J. Saavedra Chanduvi, 2009, Measuring Inequality of Opportunity in Latin American and the Caribbean. (Midiendo la Desigualdad de Oportunidades en América Latina y el Caribe). New York: Palgrave Macmillian and Washington, DC: The World Bank. 1 1 reformas de las que será sujeto la industria financiera global. La regulación del riesgo sistémico, los requerimientos...
View Full Document

This document was uploaded on 11/14/2013.

Ask a homework question - tutors are online