Una combinacin de factores dar cuenta de la

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: añana Por todos los problemas que la crisis causará a América Latina, puede también convertirse en el evento que finalmente libera el enorme potencial de la región. Una amplia agenda de reforma podría ahora, o muy pronto, hacerse viable en base a una constelación sin precedentes de nuevas realidades económicas, voluntad política y avances técnicos. La primera de esas realidades es que el crecimiento del mundo ya no estará motorizado por países G7 consumiendo más allá de sus recursos. Al margen, los países emergentes necesitarán balancear sus modelos de crecimiento exportador con mayor participación de la absorción doméstica. En América Latina, eso será más fácil de hacer para países grandes, pero pondrá a prueba a las economías más pequeñas. Muchas, grandes y pequeñas, verán sus monedas apreciarse incómodamente. Todo lo cual dará un valor adicional a la competitividad comercial—aún para preservar la misma porción de un pastel más chico. Muchas de las postergadas reformas que hacen que la globalización rinda frutos—desde la infraestructura y la logística hasta la educación terciaria y los derechos de propiedad—se harán ahora inevitables. 14 El mantenimiento de caminos rurales parece ser el gasto en infraestructura que conlleva la mayor necesidad de empleo : entre 200,000 y 500,000 trabajadores por cada 1000 millones de dólares de gasto implementado. 1 0 Al mismo tiempo, la crisis ha generado una nueva fe en el poder de la inversión pública para afectar el crecimiento de corto plazo. Esto puede transformar a esa inversión, pues dejará de ser, de facto, una fuente de financiamiento—que se corta cuando caen los ingresos o aumentan los gastos corrientes. Así como al principio de los 90s la preocupación por la inflación forzó a los gobiernos de la región a abandonar la impresión de moneda como fuente de financiamiento del déficit fiscal, preocupación por la recesión puede ahora forzarlos a ligar formalmente la inversión pública con el panorama de crecimiento de corto plazo—sistemáticamente invirtiendo más cuando el ciclo productivo cae y ahorrando cuando sube. Esto también llevaría el dólar marginal de inversión pública hacia proyectos que movilicen mayores contribuciones privadas, pues tendrían mayor impacto en el crecimiento. Y detonaría las mejoras necesarias en la capacidad de implementación. Por supuesto, los problemas técnicos e institucionales de dar a la inversión pública el rol de estabilizador del crecimiento no son menores. Pero el principio central de ahorrar en los tiempos buenos para gastar en los malos hizo su debut en América Latina durante esta crisis (en Chile), y ha probado ser un éxito que muchos buscarán replicar. La crisis podría también transformar la política social de América Latina, dirigiéndola más hacia la equidad que hacia la igualdad, esto es, más en dar a todos las mismas oportunidades que en dar a todos los mismos premios. Esto ayudaría a la región a dejar atrás un debate que, por décadas, ha sido políticamente divisivo y...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online