guia de alimentacion del niño de 0 a 2 años Sociedad Argentina de Pediatria.

A los seis meses es el 60 80 dado que la capacidad

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: vo en el intestino delgado que va disminuyendo con la edad. Es por ello que la presencia de anticuerpos séricos a antígenos alimentarios es más frecuente en niños expuestos antes de los tres meses que en los expuestos más tardíamente; esto explica por qué la ingestión de antígenos proteicos en el RN humano puede producir sensibilización con respuestas alérgicas. 1.2. Maduración de la función renal La filtración glomerular del recién nacido es un 25% del valor del adulto, aumentando exponencialmente durante los primeros 18 meses de vida. A los tres meses, la filtración glomerular ha alcanzado dos tercios de su maduración completa. A los seis meses es el 60-80%. Dado que la capacidad máxima de concentración renal no se alcanza hasta el segundo semestre, el niño pequeño tiene dificultades para manejar la sobrecarga de solutos, especialmente en condiciones de baja ingesta de líquidos o de perdidas excesivas. Estas precauciones no se aplican en caso de lactancia materna exclusiva dado que la baja concentración de proteínas y electrolitos de la leche humana es adecuada a las condiciones fisiológicas del lactante hasta los seis meses. A la edad de 6 meses, momento recomendado para la introducción de la alimentación complementaria este aspecto no preocupa excepto para el sodio (Na). En chicos con ingestas altas de sodio en situaciones de pérdidas S A P / Gu í a de alimentaci ó n para ni ñ os sanos de 0 a 2 a ñ os • aumentadas de agua (diarrea) se puede producir deshidratación hiperosmolar. 1.3. Maduración del sistema neuromuscular. Conducta alimentaria La conducta alimentaria se regula por la interacción de varios factores. La adquisición de las funciones neuromotoras y de las funciones cognitivas le permitirán al niño la autorregulación de la ingesta según su hambre y saciedad y expresar sus deseos o no de comer. La relación con el medio social y los adultos que lo alimentan, la decodificación que éstos hagan de las señales de hambre y saciedad del niño, así como las conductas que asuman ante los reclamos o rechazos del niño serán factores importantes en el proceso de aprendizaje y del establecimiento de Tabla 1. Pautas madurativas en niños de 0-24 meses y sus implicancias en la alimentación Edad (meses) 13 Reflejos y habilidades Tipo de alimento a consumir 0-3 m • Búsqueda-succión-deglución . • Reflejo de protrusión de 1/3 medio de la lengua. Líquidos: Lactancia exclusiva. 4-6 m • Aumento de la fuerza de succión. • Aparición de movimientos laterales de la mandíbula. • Desaparece reflejo de protrusión de la lengua. • Alcanza la boca con las manos a los 4 meses. Lactancia. Alimentos semisólidos (tipo puré y papillas). 7-12 m • • • • • • • • • Lactancia. Papillas y puré. Galletitas blandas. Sólidos bien desmenuzados. 13-24 m • Movimientos masticatorios rotatorios. Alimentos familiares. • Estabilidad de la mandíbula. • Aprende a utilizar cubiertos. Carnes, frutas, vegetales. Chupa cucharita con los labios. Lleva objetos/manos a la boca. Se interesa por la comida. Toma alimentos con las manos. Mordisquea. Movimientos laterales de la lengua. Empuja comida hacia los dientes. Buen control muscular. Insiste en tomar la cuchara pero no la lleva a la boca. 1 4 • S AP/Comit é d e Nutrici ó n los patrones alimentarios. La maduración del sistema neuromuscular ejerce una profunda influencia sobre las modalidades de la alimentación infantil. Los reflejos relacionados con la alimentación que están presentes en los diferentes estadios del desarrollo pueden interferir o facilitar la introducción de distintos tipos de alimentos. Por ejemplo, el reflejo de búsqueda y la succión que están presentes al nacimiento facilitan el amamantamiento, el reflejo de protrusión puede limitar la introducción temprana de sólidos. Este reflejo empieza a involucionar a la edad de cinco meses, por lo que los semisólidos se incluyen de manera fisiológica respetando esta pauta madurativa (Tabla 1 ). El tener en cuenta las pautas madurativas no significa que el alimento debe ser introducido en la dieta cuando el reflejo aparece o desaparece, sino que el niño está físicamente más capacitado para manejar su alimentación cuando se dan las condiciones biológicas. Ofrecer a los padres información sobre la adquisición de las mencionadas habilidades, ayuda a que ellos acompañen adecuadamente este proceso. Cuando se introducen los semisólidos inicialmente los lactantes chupan o succionan los alimentos de la cucharita. A los seis meses aparecen movimientos de ascenso y descenso de la mandíbula, tipo masticatorios, que permiten el consumo de alimentos sólidos como galletas o cereales independientemente de la presencia de dientes. Los movimientos laterales de la lengua que llevan los alimentos hacia los molares no aparecen hasta los ocho a diez meses, mientras que los movimientos rotatorios completos que permiten destrozar carnes y algunas frutas y vegetales aparecen entre los doce y dieciocho...
View Full Document

This document was uploaded on 01/26/2014.

Ask a homework question - tutors are online