guia de alimentacion del niño de 0 a 2 años Sociedad Argentina de Pediatria.

Los niveles de gastrina estn muy elevados tanto en el

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: ria con alimentos de alta densidad calórica se retrase el vaciamiento. S A P / Gu í a de alimentaci ó n para ni ñ os sanos de 0 a 2 a ñ os • La posición corporal no afecta el vaciamiento gástrico. La secreción de ácido clorhídrico en el estómago se produce cerca del nacimiento, tanto en los niños de término como en los prematuros, no siendo preciso en qué momento se alcanza la máxima secreción durante el primer mes. Los niveles de gastrina están muy elevados, tanto en el cordón umbilical como en el RN, sin estar clara su importancia. El tiempo de transito intestinal en el RN es altamente variable. Evolución de las enzimas digestivas y absorción Las características citológicas del intestino delgado con sus microvellosidades y las enzimas del ribete, se diferencian hacia el final del segundo trimestre de gestación. La lactasa permanece baja hasta el final del embarazo, mientras la sacarasa y maltasa son más precoces en sus funciones. La digestión de las grasas, proteínas y almidones en el lactante depende en gran medida de las enzimas pancreáticas, existiendo una notable variación del momento en que éstas aparecen en la luz intestinal. La amilasa es la enzima más sujeta a controversia. Se desconoce si existe en el feto y cuánto tiempo después del nacimiento comienza a producirse. Existen algunas evidencias de que hasta los 6 meses de edad la amilasa pancreática es insuficiente por lo que dar almidón antes de esa edad puede provocar diarrea. Algunos niños recién a partir del año muestra evidencias clínicas de una adecuada digestión de los almidones La lipasa es escasa al nacer. Su nivel se duplica al mes pero permanece baja 11 durante el primer año de vida. Esto sumado al hecho que en los RN las concentraciones de ácidos biliares intraluminales están por debajo del nivel miscelar crítico (insuficientes para solubilizar los productos de la lipólisis), condiciona algún grado de malabsorción grasa que en recién nacidos alimentados con fórmulas lácteas puede alcanzar niveles de hasta 10-20%. Para la etapa en la que se aconseja incorporar la alimentación complementaria –a partir de los seis meses– la absorción intestinal de grasa es adecuada (90 a 95%) dado que la lipasa pancreática y lipasas alternativas (lingual) han alcanzado niveles adecuados y la secreción de sales biliares está completamente desarrollada. Los niveles de tripsina y quimotripsina al nacer son sólo ligeramente inferiores a los niveles del año de edad, por lo que la digestión de proteínas no presenta dificultades. La maduración de la función pancreática es un proceso predeterminado pero también influenciado por la edad, el estado nutricional y factores hormonales: en este sentido la desnutrición pre y postnatal puede disminuir las enzimas pancreáticas, pero éste es un efecto reversible. La dieta también puede influir la producción de enzimas pancreáticas; una dieta rica en almidón mantenida durante treinta días puede inducir la producción de amilasa pancreática, mientras que las dietas hiperproteicas dan lugar a una elevada concentración intraluminal de tripsina y lipasa. Barrera mucosa El tracto gastrointestinal se adapta a las circunstancias que le impone el 12 • S AP/Comit é d e Nutrici ó n contacto con el medio ambiente a través de los alimentos, contando con mecanismos de defensa. La absorción de antígenos a través de la mucosa intestinal está limitada o inhibida por componentes inmunológicos y no inmunológicos. Entre los últimos, se encuentran el peristaltismo, la saliva, la acidez gástrica, la flora intestinal y enzimas como las proteasas, que contribuyen a la degradación intestinal de los antígenos y que determinan en parte el grado de transporte intestinal de macromoléculas. Entre los inmunológicos se encuentran en primer lugar el tejido linfoide asociado al intestino (GULT: Gut Associated Lymphoid Tissue) y en segundo lugar el moco mediado por inmunocomplejos secretado por las células caliciares y que sirve de defensa frente a antígenos intraluminales que pasan la superficie de la microvellosidad. La barrera mucosa madura contiene la mayor población de células B del organismo y una parte importante de la cantidad total de inmunoglobulinas A. La IgA secretoria es la principal inmunoglobulina del sistema inmune de las mucosas, alcanzando valores del adulto unos meses después del nacimiento, desempeñando un papel importante en la defensa del intestino de los microorganismo y de proteínas antigénicas. El defecto en las barreras puede verse asociado a enfermedades inmunológicas como la alergia a la leche de vaca. Pese al concepto de impenetrabilidad, la absorción de macromoléculas puede ser posible en el intestino inmaduro, habiéndose demostrado la inmunización oral con albúmina sérica bo- vina en las dos primeras semanas de vida, lo que supone una alteración de la barrera intestinal. La captación de macromoléculas es probablemente un mecanismo no selecti...
View Full Document

This document was uploaded on 01/26/2014.

Ask a homework question - tutors are online