Antropologia las representaciones de sí mismo_Capítulo 1

2 07 g van der leeuw fenomenologa de la reliffn mxico

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: o (ciertamente divino) y por lo cual se recibe un nombre común, que equivale a lo que en Roma se Yiamai gentilicio. El tótem es y se representa en la cosa que da nombre al clan (gens o génos), que habitualmente es un vegetal, un animal o una parte de él, y menos frecuentemente cosas inanimadas como sol, lluvia, nube, etc. Ese sentido del tótem es el que todavía puede rastrearse en apellidos como Montes, Berg, como 'López' (de lupus, lobo), como Pedreño, Stein (piedra), como Fuentes, Fontán, Iturri (fuente), como Smith (herrero), etc. En algunos casos el tótem lleva el nombre de un antepasado mítico, que tuvo una particular identificación con el vegetal, el animal o la cosa; se transmite por vía paterna o materna, según los casos, y cada aldea tiene uno. D e este modo cada nacido puede tener el tótem del padre, el de la madre, el de la aldea, y otro propio y exclusivo, por lo cual los adultos de cada clan tienen varios. Todavía «por encima de los tótems de clan existen los tótems de fratrías», siendo una fratría «un grupo de clanes unidos entre sí por especiales lazos de fraternidad»^^, de manera que «el tótem de la fratría es como un género, cuyas especies son los tótems de los clanes»^'. Los emblemas y nombres totémicos permiten identificar los ascendientes de un adulto, su función social, su actividad productiva, lo que no puede comer, con quién tiene prohibido casarse, aquello para lo que tiene poderes, etc. La tesis más relevante de Durkheim a prepósito del totemismo, y ciertamente la que aquí interesa más, es que las clasificaciones sociales son la base inconsciente de las clasificaciones intelectuales y constituyen la infraestructura de la actividad simbólica, dado que «entre las tres nociones de herramienta, de categoría y de institución existe un estrecho parentesco»^''. Pues bien, el caso es que el tótem posee una excepcional potencia clasificatoria gracias a su capacidacl signante y a su manifestación en lugares, tiempos, palabras y gestos determinados, y gracias a su vinculación a objetos visibles y audibles que se convierten de ese modo en poderosos. A esos objetos los primitivos australianos les llaman churingt^^ (Fetiche, amuleto) y la historia y la ciencia de las religiones los denomina sacramentos y sacramentales^^. O b. cit., pág. 189 ' ' O b. cit., pág. 192 ^^ E. Durkheim, Las formas elementales de la vida religiosa, cit. pág. 56, nota 24. Cfr. E. Durkheim, Clasificaciones primitivas (y otros ensayos de antropología positiva), Barcelona, Ariel, 1996, pág. 9, estudio introductorio de Manuel Delgado Ruiz. Los autores en quienes reaparece esa sugerencia de Durkheim son, entre otros, Manheim, Saussure, Lévi-Strauss, Sahlins, Needhan y G oody " Las formas elementales, pág. 2 07 G . van der Leeuw, Fenomenología de la reliffón, México, P CE, 1975, págs. 346-358. Génesis del m undo y del sí mismo en la mimesis ritual 41 Churinga (el amuleto) es un sustantivo que designa la cosa con poder sagrado y también un adjetivo que significa «sagrado», y que guarda analogía con lo que en el universo cristiano forman el conjunto de sacram...
View Full Document

This note was uploaded on 03/25/2014 for the course SANTANDER 101 taught by Professor Pepito during the Spring '12 term at Universidad Industrial de Santander.

Ask a homework question - tutors are online