Antropologia las representaciones de sí mismo_Capítulo 1

Ese comentario se m e q ued en la mente y le di

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: la unidad y la continuidad del pensamiento filosófico. L a filosofía es aprehender su tiempo en conceptos, brindar comprensión del presente en cada m omento mediante una interpretación y apropiación del pasado, y abrir así alguna perspectiva )ara el futuro o para los futuros, si es que las vidas humanas no resultan uniicables en un tiempo que las integre unitariamente por encima de su diversidad cultural. N o p uedo terminar la presentación de este libro sin un amplio capítulo de agradecimientos. E n primer lugar, he de consignar que el detonante y el principio inspirador durante estos casi diez años f ue una conversación con el profesor Alvaro d 'Ors. E n ella m e comentó que si él volviera a empezar otra vez su carrera investigadora, la enfocaría t oda desde el p unto de vista del estudio de la representación. Ese comentario se m e q uedó en la mente, y le di vueltas durante m ucho t iempo, hasta que m e resolví a realizar este trabajo. Después de manifestar mi gratitud al viejo maestro, tengo que dar las gracias en primer lugar a quienes pueden considerarse los dos padrinos del libro, Higinio Marín y Jorge V. Arregui. Higinio Marín me retó hace algunos años a competir con él en un concurso para un premio de ensayo filosófico de ámbito nacional, y yo reuní unos cuantos artículos, conferencias y notas en una precipitada compilación que no me atreví a enviar a ningún jurado. Pero ese precario original lo leyeron él y María García Amilburu, y sus comentarios fiieron tan elogiosos y alentadores que me motivaron lo suficiente para seguir trabajando varios años en el libro. Jorge V. Arregui, que conocía la primera redacción del capítulo VII, con comentarios no menos elogiosos y alentadores, me' resolvió a marginar otros proyectos que tenía en perspectiva y a ponerme a escribir definitivamente el texto en octubre de 1998. Desde el primer impulso hasta el último tuvieron lugar unos cuantos episodios que debo consignar. En septiembre de 1994, invitado por Carlos Guillermo Voss, entonces decano de la Facixltad de Psicología de la Universidad del Salvador de Buenos Aires, impartí un curso titulado «La representación de la persona» que fiae el primer 22 Jacinto Choza boceto de este libro, en el que es de justicia que conste mi agradecimiento a Garlos Guillermo. Desde entonces hasta ahora he ido elaborando el tema en mis cursos monográficos de doctorado en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla, y l e ido comunicando resultados parciales en congresos, conferencias y artículos de revista. Finalmente, durante el curso 1998-99 he disfrutado de un año sabático por el cual tengo que darle las gracias a la Universidad de Sevilla y, más específicamente, a mis compañeros del Departamento de Filosofía y Lógica y Filosofía de la ciencia que durante ese período se han hecho cargo de las tareas que habitualmente desempeño en él. M e he beneficiado de las aportaciones y críticas de los alumnos que han asistido a mis cursos de licenciatura. Especialmente de las aportaciones de los alumnos del curso de Filosofía social de 1 997-98. D e entre ellos Miguel Agudo, Mercedes Ramírez Sánchez e Ismael Rojas Pozo hicieron una edición en fotocopia de mis lec...
View Full Document

This note was uploaded on 03/25/2014 for the course SANTANDER 101 taught by Professor Pepito during the Spring '12 term at Universidad Industrial de Santander.

Ask a homework question - tutors are online