Antropologia las representaciones de sí mismo_Capítulo 1

La nocin de fuerza impersonal que codrington estudi

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: ral y sub- 38 Jacinto Choza jetivo. Todo ello se puede describir también como una primera diferenciación entre la fuente originaria y originante de todo (o sea, el autor de todo), sus manifestaciones diversificadas a través de individuos singulares, ya sean dioses, ya sean héroes (o sea los actores) y las hazañas o acciones heroicas realizadas por ellos (o sea, los papeles, los personajes). Veamos ahora, siguiendo a Durldieim, cómo esa misma fuerza originaria, diversificada y desglosada en una pluralidad de fianciones, articula sus elementos para constituir un ordenamiento social. Se trata de examinar la génesis del sistema social y cultural en términos de lo que podría llamarse una sintaxis del poder. Dejamos para más adelante, el estudio de las formas y del reconocimiento de las mnciones sociales, es decir el examen de la fuerza originaria desde el punto de vista de lo que podría también llamarse una semántica del poder. En 1912 publicó Durkheim Las formas elementales de la vida religiosa, donde formula la tesis de la continuidad entre la noción de poder de las religiones primitivas y la magia, la de Dios de la teología, la de ser de la metafísica y la de fuerza de la física. El libro II de su obra está dedicado a establecer la teoría y a probarla. L a n oción d e Rierza t iene u n o rigen r eligioso. P rimero la filosofía, y la ciencia m ás t arde, la h an t omado d e la religión. E so es lo q ue p resentía ya C omte, y p or e so h acía a la m etafísica h eredera d e la t eología. S ólo q ue él liejaba a la c onclusión d e q ue la i dea d e fiierza e staba d estinada a d esaparecer d e a ciencia, ya q ue le n egaba c ualquier valor o bjetivo, d ebido a s us o rígenes m ísticos. E n c ambio n osotros v amos a d emostrar q ue las R ierzas r eligiosas s on reales, p or i mperfectos q ue p uedan ser los s ímbolos c on a yuda d e los c uales h an s ido p ensadas. Y d e a hí se d educirá q ue lo m ismo s ucede c on el c oncepto d e fiierza en general^^. Durkheim lleva a cabo un recorrido arqueológico que le conduce desde la noción de fuerza tal como por aquellas fechas la pensaban Plank y Einstein, hasta las nociones sagradas de mana, wakanda o manitú. El 'Wakanda para los sioux «desempeña en el mundo [...] el mismo papel que las fuerzas con las que explica la ciencia los diversos fenómenos de la naturaleza»^^, a saber, el principio por lo cual la realidad existe y los fenómenos ocurren, y el poder que es concitado mediante las actividades mágicas e invocado en los milagros. La noción de fuerza impersonal, que Codrington estudió bajo la denominación de 'mana' en Melanesia, y otros autores bajo la de 'orenda entre los iroqueses o 'wakan' entre los sioux, es la que Hubert y Mauss consideraron como e referente común de las creencias religiosas y de las prácticas mágicas y Durkheim como base explicariva de las diferentes formas de totemismo. E. Durkheim, Las formas elementales de la vida religiosa, Madrid, Alianza, 1993, pág. 339. E. Durkheim, Las formas..., cit. pág. 3 37 Génesis del m undo y del sí m i...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online