Tampocotienevalidezestaclasedeconveniosencuestionesrel

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: a anterior normativa, hoy derogada, se regulaba mediante el art. 3608 C, “la apuesta sucederá, cuando dos personas que son de una opinión contraria sobre cualquier materia, convinieren que aquella cuya opinión resulte fundada recibirá de la otra una suma de dinero, o cualquier otro objeto determinado”. En la Ley 766, encontramos las siguientes definiciones: Art. 2 incisos 1. Apuesta sobre competencias deportivas: Aquellos juegos en los que el participante realiza una apuesta sobre un evento futuro vinculado al desarrollo y/o resultado de una competencia deportiva. 5. Juegos de apuesta: Son aquellos juegos en que se debe apostar para participar, cuyas reglas de funcionamiento determinan ganadores y/o perdedores; y cuyos ganadores obtienen un premio en dinero ó valorable en dinero, previamente establecido de acuerdo con las reglas del juego 2.4.­ Diferencia entre ellos. Se han elaborado varias teorías para explicar la diferencia entre ambas figuras, entre ellas, por ejemplo, se dice que hay contrato de juego cuando los contratantes toman parte activa en su desarrollo y contribuyen al resultado final del 144 acontecimiento incierto de que se trate, es decir, ganar o perder se somete a un suceso que depende de la actividad de las partes; en cambio, hay contrato de apuesta cuando las partes acuerdan que, en dependencia del resultado de acontecimiento incierto en el que no intervienen, uno realice una prestación a favor de otro, por ejemplo se apuesta sobre el resultado de partido de fútbol ( ALBALADEJO, 2002b, p. 832. Para otra corriente doctrinal (DE RUGGIERO, s.f., p. 504). Contrato de juego es la convención por virtud de la cual dos o más personas hacen sendas puestas (sumas de dinero u otra cosa determinada) con el compromiso de perderla a favor de aquella que venza en el juego, ya consista éste en una actividad que desenvuelvan las partes mismas que participen en el juego o en que se verifique o no un determinado evento. Juegan quienes directa y personalmente participan, por ejemplo, en la carrera, en el campeonato, en el encuentro, ya quienes asisten a tales juegos sin que puedan influir con su propia actividad en la producción del hecho fué [sic] preestablecido como decisivo. Si bien en este último caso se afirma por muchos que se trata de una apuesta y no de un juego, ello se debe a que se parte de supuesto de que sólo hay juego cuando las partes despliegan su propia actividad y pueden influir en el resultado final; pero esto no nos parece exacto… La apuesta es por el contrario, una convención en cuya virtud la apuesta es atribuida a aquella parte cuya afirmación respecto o cuya opinión relativamente a un asunto o materia que es objeto de discusión, resulta cierta, exacta. La prestación no es una puesta hecha en el juego, y sí un pena para quien se equivoque. No obstante, hay que advertir que esta distinción es académica, porque en el lenguaje corriente ambos conceptos, de juego y apuesta, se mezclan o 145 superponen, como en el caso de la lotería, que de acuerdo al concepto recién explicado es una apuesta, porque las partes no toman intervienen en su desarrollo, pero todos la llamamos el juego de la loter...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online