Material de lectura(2)

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: consolidarse por ratificación que hiciere el propietario o porque el vendedor con posterioridad hubiere venido a ser sucesor universal o singular del propietario de la cosa vendida (art. 2568 C)15. El art. 2565 C establece ciertas prohibiciones para comprar y la idea general que prevalece en estos casos es que nadie puede disponer lo que no es suyo y menos aun cuando tiene la administración de ciertos bienes ajenos en razón a su cargo. En este sentido se les prohíbe a guardadores, mandatarios, albaceas, empleados públicos, funcionarios judiciales, abogados y los padres apropiarse de los bienes a ellos confiados16. Art. 2568 C: “Las cosas ajenas no pueden venderse. El que hubiere vendido cosas ajenas, aunque fuere de buena fe, debe satisfacer al comprador las pérdidas e intereses que le resultaren de la anulación del contrato, si dicho comprador hubiere ignorado que la cosa era ajena. El vendedor después que hubiere entregado la cosa, no puede demandar la nulidad de la venta, ni la restitución de la cosa. Si el comprador sabía que la cosa era ajena, no podrá pedir la restitución del precio. La nulidad de la venta de cosa ajena, es relativa; y por consiguiente, queda cubierta por la ratificación que de ella hiciere el propietario. Queda también cubierta cuando el vendedor ulteriormente hubiere venido a ser sucesor universal o singular del propietario de la cosa vendida.” 16 Art. 2565 C: “No podrán adquirir por compra, aunque sea en subasta pública o judicial, por sí ni por persona alguna intermedia: 1º El guardador, los bienes de la persona o personas que estén bajo su guarda. 15 20 En el caso de los progenitores, para que puedan vender los bienes de sus hijos, necesitan de la autorización judicial con intervención del Ministerio público (art. Art. 251 C)17. 1.3.2.­ Objeto del contrato. No perdamos de vista que el objeto del contrato ha de ser posible, lícito, determinado y estar dentro del comercio de los hombres (arts. 2474-2478 C)18; el 2º Los mandatarios, los bienes de cuya administración o enajenación estuvieren encargados. 3º Los albaceas, los bienes confiados a su cargo. 4º Los empleados públicos, los bienes del Estado, de los municipios, de los pueblos y de los establecimientos también públicos, de cuya administración estén encargados. Esta disposición regirá para los jueces y peritos que de cual quier modo intervienen en la venta. 5º Los Magistrados, Jueces, Representantes del Ministerio Público, Fiscales, Síndicos, Secretarios de Tribunales y Juzgados, los bienes y derechos que estuvieren en litigio ante el Tribunal, en cuya jurisdicción o territorio ejercieron sus respectivas funciones, extendiéndose esta prohibición al acto de adquirir por cesión. Se exceptuará de esta regla el caso en que se trate de ac ciones hereditarias entre coherederos, o de cesión en pago de créditos, o de garantía de los bienes que posean. La prohibición contenida en este número 5º, comprenderá a los abogados...
View Full Document

This document was uploaded on 04/07/2014.

Ask a homework question - tutors are online