Sihubieremediadoculpadepartedecualquieradeellostodosse

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: ue haya que hacer para la conservación de la pared medianera por razón de la mayor altura o profundidad que se le haya dado. Si la pared medianera no pudiere resistir la mayor elevación, el propietario que quiera levantarla, tendrá obligación de reconstruirla a su costa; y, si para ello fuere necesario darle mayor espesor, se tomará este aumento sobre el terreno del que construya la obra. Arto. 1649.­ Los demás propietarios que no hayan con tribuído a dar más elevación, profundidad o espesor a la pared, podrán sin embargo adquirir en ella los derechos de medianería, pagando proporcionalmente el importe de la obra y la mitad del valor del terreno sobre el que se le hubiere dado mayor espesor. Arto. 1650.­ Cada propietario de una pared medianera podrá usar de ella en proporción al derecho que tenga en la mancomunidad. Podrá, por lo tanto, edificar apoyando su obra en la pared medianera o introdu ciendo vigas hasta la mitad de su espesor; pero sin impedir el uso común y respectivo de los demás medianeros. Artos. 1669­1693­1695­1681­2897 C.; B.J. 16666 Arto. 1651.­ En caso de resistencia por parte de los propietarios, se arreglarán por medio de peritos las condiciones necesarias para que la nueva obra no per judique los derechos de aquellos. 400 Arto. 1652.­ En los casos señalados por el artículo 1648, la pared continúa medianera hasta la altura en que lo era antiguamente, aun cuando haya sido edificada de nuevo a expensas de uno solo, y desde el punto donde comenzó la mayor altura, es propia exclusivamente del que la edificó. Arto. 1648 C. Arto. 1653 hasta el Arto.­ 1655. (DEROGADOS). Dec. 1909. Gaceta 215/Sept./1971. Arto. 1656.­ Los árboles que crezcan en la cerca medianera son comunes, y cualquiera de los propietarios tiene derecho a pedir que se quiten. Los árboles que se encuentren sobre la línea divisoria entre dos propiedades, se presumen medianeros cuando no hay título o prueba en contrario. Los árboles que sirven de límite, no pueden cortarse sino de común acuerdo, cuando la autoridad judicial ha reconocido la necesidad o conveniencia de la corta. Artos. 1683­1684­1703­1816 C. Capítulo VI Deslinde y amojonamiento Arto. 1657.­ Todo dueño de un predio, el usufructuario, o cualquier poseedor en nombre propio, tiene derecho a que se fijen los límites que lo sepa ran de los predios co­ 401 lindantes, si antes no se ha hecho el deslinde o si se ha borrado o confundido el lindero por el tiempo; y podrá exigir a los respectivos dueños que concurran a ello, haciéndose la demarcación a expensas comunes. También tiene derecho si se ha variado alguno de los mojones que deslin dan su propiedad, para pedir que el que lo ha movido lo componga a su costa y le indemni ce los perjuicios que la remoción le hubiere causado. Artos.1488­1703 C.; 1461­1464­1650­1663 Pr.; B.J. 60­2869­3911 Cons. II­5336­7647­ 11102­Cons. II 11921­12127­13639­13688­14018­14218­14233­14418­ 14711­15602­16002­16328 Cons. I­1640017194­17683­18057­338/1963­425/1964­89/­ 1966. Arto. 1658.­ La demarcación de linderos se hará conforme a los títulos de cada uno, y a falta de títulos suficientes para el caso, conforme a lo que resulte de la posesión en que estuvieren los colindantes. B.J. 60­1214­5336­11102 Cons. II­12127­13639­...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online