Arto 677 los animales feroces y dainos que se

Info iconThis preview shows page 1. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
This is the end of the preview. Sign up to access the rest of the document.

Unformatted text preview: erjuicios que se le hayan seguido. TITULO III DE LOS MODOS DE ADQUIRIR Capítulo I De la ocupación Arto. 655.- Es lícito a cualquiera apropiarse por medio de la ocupación, de los animales y de otras cosas que nunca han tenido dueño, y que han estado abandonados o perdidos, salvas las declaraciones y restricciones contenidas en los capítulos siguientes. B.J. 12989 (288) Capítulo II De la ocupación de los animales De la caza Arto. 656.- Es lícito a todos, sin distinción de personas, dar caza a los animales fieros (conforma a los reglamentos administrativos que determinan la forma y tiempo en que hacerse): 1º En los terrenos propios cultivados e incultos. 2º En los terrenos públicos o municipales, no cultivados ni murados o no exceptuados administrativamente. 3º Era los terrenos particulares no cultivados ni cercados. Artos. 335 y sigt. C; 445 Reg. de Policía; 31 de la Ordenanza de la Mesta. Arto. 657.- La disposición del número 1º del artículo anterior, se refiere al propietario y a todos los que del mismo tuvieren licencia. Arto. 658.- En los terrenos cultivados, abiertos, bien sean públicos. municipales o particulares que están sembrados de cereales o contengan cualquier otra semilla o plantación anual, únicamente será lícito cazar después de hecha la recolección. Arto. 659.- En los terrenos en que hubiere viñas u otras plantas fructíferas de pequeña altura, únicamente será lícito cazar desde el tiempo que medie desde la recolección a aquel en que las plantas comiencen a brotar. Los municipios fijaron los limites del periodo en que anualmente debe cesar la libertad de cazar. Arto. 660.- En los terrenos abiertos plantados de árboles fructíferos de gran altura, se podrá cazar en todo tiempo, excepto en el que media desde la madurez de los frutos hasta la recolección. Arto. 66l.- El cazador hace suyo el animal por el solo hecho de la aprehensión, pero tiene derecho sobre el que hiere mientras fuere en su persecución, salvo lo dispuesto en el artículo siguiente. Se considera cogido el animal que el cazador haya muerto durante el acto venatorio, y aquel que haya caído en sus redes o lazos. Arto. 662.- Si el animal herido se guareciere en terreno cercado con muro, valla o setos, no podrá el cazador seguirlo dentro de dicho predio sin licencia del dueño. Pero si en aquel sitio cayere el animal muerto, podrá el cazador exigir que el propietario o quien lo represente se lo entregue o permita que él sólo vaya a buscarlo. El propietario que no accediere a lo dispuesto en el inciso anterior, pagará el valor de la fiera; y el cazador perderá ésta, si entra a buscarla sin permiso de aquel. Arto. 663.- En todo caso, el cazador será responsable por el daño que cause, pagándolo duplicado, si el hecho ha tenido lugar en ausencia del propietario o de quien lo represente. Si los cazadores son varios, serán todos solidariamente responsables por dichos daños. El hecho de la entrada de los perros de caza en predio cercado, a pesar de la voluntad del cazador en persecución del animal que haya penetrado e...
View Full Document

Ask a homework question - tutors are online