1_Bruera_Gutierrez_y_Gonzalez.pdf

This preview shows page 9 - 12 out of 17 pages.

incluyendo la explotación basada en el género, la marginación económica y la privación.” Los indicadores que se han integrado a esta dimensión muestran la tensión entre la información disponible y los aspectos que conceptualmente entendemos como fundamentales: si estamos hablando del plano económico y laboral deberíamos incluir el trabajo no remunerado; sin embargo no se cuenta, para la mayoría de los países con información. Queda así marcada la deuda que las instituciones responsables de las estadísticas tienen aún hoy con esta temática. En función de consideraciones conceptuales, se han ponderado en la construcción del índice de paridad económica y laboral, los aspectos vinculados a la autonomía económica (participación en el mercado de trabajo y población con ingresos propios).
Image of page 9
Como se puede observar, hay un conjunto de países que se agrupan entre los que tienen valores bajos en el Bienestar y también en la Paridad económica y laboral y otro conjunto que puentea bien en ambos índices. Serían los casos “consistentes”. Sin embargo, destaca el grupo de países (fundamentalmente Paraguay y Ecuador), que presentando valores por encima de la media en la Paridad económica y laboral, presentan valores bajos en el Bienestar. En el otro extemo, hay países que con importantes niveles de bienestar (Chile y Costa Rica fundamentalmente), tienen una brecha notoria entre varones y mujeres en lo que hace a la autonomía económica de las mujeres. Finalmente, la tercera dimensión que se consideró en la construcción del ISOQuito es la Paridad en la Toma de Decisiones . Como señala Amelia Valcárcel (1997) “La mayor parte del poder es masculino y tiende a perpetuarse como masculino”. El acceso de las mujeres a la toma de decisiones en el ámbito público ha sido señalado reiteradamente, como una manifestación evidente de las desigualdades. La expresión "techo de cristal" –usada para
Image of page 10
referir al límite del acceso de las mujeres a los lugares de decisión- señala la existencia de un conjunto de prácticas y a sus efectos en el ámbito privado y público. Valcárcel afirma que esos “efectos son patentes: es como si realmente existiera una barrera invisible sobre las cabezas femeninas en una pirámide jerárquica, barrera que no puede traspasarse mediante esfuerzos individuales.” Desde diferentes ámbitos se señala la necesidad de “democratizar la democracia”, e integrar a la representación política a aquellos sectores que han sido históricamente excluidos, como las mujeres. Ese proceso conlleva una re-definición de la representación política. Exige estrechar la relación entre “los deseos de los gobernados” y las decisiones de los gobernantes, asumiendo la diversidad que existe en la sociedad. (Martínez y Garrido, 2010). En los términos de Fraser esta dimensión apunta al reconocimiento, y está vinculada al género como factor de diferenciación cultural-valorativa. Diferentes trabajos han destacado que la participación de las mujeres en los ámbitos públicos de toma de decisiones en general, como de la política en particular, debe superar múltiples “escollos” que provienen tanto de las características de las instituciones, como del bagaje que traen consigo las mujeres. Hay un
Image of page 11
Image of page 12

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 17 pages?

  • Spring '18

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

Stuck? We have tutors online 24/7 who can help you get unstuck.
A+ icon
Ask Expert Tutors You can ask You can ask You can ask (will expire )
Answers in as fast as 15 minutes