mas reconociendo ser su lengua un azote de Dios sufre con paciencia ser

Mas reconociendo ser su lengua un azote de dios sufre

This preview shows page 89 - 91 out of 136 pages.

mas reconociendo ser su lengua un azote de Dios, sufre con paciencia ser castigado. Esto debemos tener por averiguado: que cuando Dios obra por medio de los impíos lo que El en su secreto juicio ha determinado, ellos no son excusables como si obedeciesen el mandamiento de Dios, el cual, de propósito y cuanto en ellos está, por su perverso apetito traspasan." (Cap. XVIII, § 4.) '"A los hombres modestos siempre les bastará la respuesta tir San Agustín. Siendo así dice- que el Padre Celestial haya entregado a muerte a su Hijo, y Cristo se haya entregado a sí mismo, y Judas haya entregado al Señor, ¿por qué en este entregamiento Dios os justo y el hombre es culpado, sino porque en una misma cosa que hicieron no es una misma la causa por la cual la hicieron?" (August. Ep. 48, ad Vicentium). Acerca del pecado original: "El pecado original es una corrupción y perversidad hereditaria de nuestra naturaleza, derramada por todas las partes del alma, la cual, en primer lugar, nos hace culpables de la ira de Dios, y tras esto produce en nosotros obras que la Escritura llama obra de la carne. Y esto es lo que San Pablo propiamente llama tantas veces pecado." (Lib. II. capítulo I, § 8.) La enseñanza de los reformadores, y de Calvino muy espe-cialmente, acerca del libre albedrio, ha sido y es tan combatida por los teólogos-romanistas, que conviene recordar, cuanto es posible en estas breves citas, su verdadero sentido y alcance. Después de citar a Platón, Aristóteles, Cicerón y Séneca, resume diciendo: "Veis aquí, pues, en suma, la opinión de los filósofos: La razón, dicen (la cual tiene su morada en el entendimiento), basta para gobernarnos bien y mostrarnos el bien que debemos hacer; la voluntad (que tiene su asiento después de ella) es solicitada al mal por la sensualidad; con todo esto, ella tiene libre elección que no puede ser compe-lida a dejar de seguir enteramente a la razón."
Background image
90"En cuanto a los doctores de la Iglesia cristiana, aunque ninguno de ellos ha habido que no haya entendido estar la razón en el hombre muy abatida a causa del pecado, y la voluntad estar muy sujeta a muy muchas malas concupiscencias, con todo esto, la mayor parte de ellos han tenido la opinión de los filósofos muy mucho más de lo que deberían. A mi parecer, dos razones hay por las cuales ellos hicieron esto. La primera, temíanse que si ellos quitaban al hombre toda libertad de bien hacer, los filósofos con quien por entonces contendían se mofarían de su doctrina. La segunda, que la carne, la cual de sí misma es asaz torpe para el bien, tomase nueva ocasión de torpeza y así no se aplicase a la virtudSan Crisóstomo dice en cierto lugar: Por cuanto Dios ha puesto en nuestra potestad el bien y el mal, El nos ha dado libre albedrío para escoger lo uno y dejar lo otro; El no nos detiene forzados, mas nos recibe si voluntariamente vamos a El. (Homil. de Prodií. Judae...)Con lo cual se conforma lo que dice San Jerónimo: De nosotros es comenzar y de Dios perfeccionar; nuestro es ofrecer lo que podemos y de El
Background image
Image of page 91

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 136 pages?

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture