las redes y el muro descompuesto alrededor del antiguo mercado Pero la gente

Las redes y el muro descompuesto alrededor del

This preview shows page 140 - 142 out of 208 pages.

las redes y el muro descompuesto alrededor del antiguo mercado… Pero la gente que me rodea está sentada tan inmóvil, tan totalmente abandonada a la música del vapor y al día festivo que no puedo salir de aquí. Con cierta compasión la gente joven nos hacen visajes desde los muchos embarcaderos, zonas de baño y piscinas al aire libre. Y alrededor de mí se devuelven una y otra vez estos visajes. Hacer visajes es la principal ocupación del pasaje de un vapor. Ahora somos llevados a un restaurante, donde comeremos unos enormes codillos. Así está dictatorialmente prescrito. Y, como aquí bajan muchos, no necesito seguir esperando hasta llegar a la esclusa de Woltersdorf; bajo con los otros por la escalinata. Renunciando a mi billete de vuelta, esquivo el codillo y me adentro en al bosque yendo por un sendero de arena bajo pinos, que al sol de la tarde forman sombras chinescas.
Image of page 140
Cuando después alcanzo la carretera, tengo suerte. Aparece un automóvil que conozco: es un Graham-Paige de un amigo. Le hago visajes como un náufrago. Y ahora, después de haberme sentado con la compañía más gorda posible en el vapor, puedo estar ahora junto a la más delgada de las jóvenes berlinesas que deja flotar en el aire un globo de niño que se ha comprado en Treptow. A una velocidad refrescante pasamos por pequeñas casas de campo que se encuentran entre cultivos de cereales y agradables promontorios. Allí está Königswusterhausen y la torre de la estación de Telefunken, una tela de araña de metal. También vemos el bonito y amarillo edificio situado delante del palacio de caza, en el que celebra sus reuniones el consejo del tabaco. Gracias a las salas del museo Hohenzollern, conocemos la mesa de los colegas fumadores. Yo describo a mi acompañante al loco de la corte real, el profesor Gundling con su parodiado traje de maestro de ceremonias, con su levita roja forrada de terciopelo con ojales dorados, un chaleco de punto y una imponente peluca de hombre de Estado de pelo de cabra blanca. Encima de todo llevaba un sombrero de plumas de avestruz y, debajo, unos pantalones color paja, unas medias rojas con cuadradillos dorados y zapatos con tacones rojos. Mientras que hablábamos sobre ese pobre loco y su mundo, continuábamos el trayecto por la larga carretera de Storkow y casi anocheciendo por el camino forestal del lago Scharmützel. A una hora tardía nos sentamos en la terraza del hotel Von Saarow. Arriba se baila; en el agua se refleja la iluminación de la pista que hace emerger un trozo de lago de la oscuridad nocturna en la que se halla sumido. Pernoctaremos aquí, y mañana veremos el lago por nuestras ventanas. Y después, pasando por Pieskow, nos apearemos junto a las bonitas casas, escondidas en el verde de la colonia de actores de Meckemdorf . Y también haremos una visita en el propio Saarow a una de las casas de audaces frontones de la colonia de pintores. ¿Surcaremos el lago hacia lejanos rincones de sus orillas en una motora? ¿O iremos a pie por los bosques hasta las rocas del Margrave? ¿O pasearemos lo más cercamente posible junto al agua? Qué pena que esta época del año sea tan avanzada que uno no pueda bañarse.
Image of page 141
Image of page 142

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 208 pages?

  • Spring '20
  • Vida, Estados Unidos, Verdad, Depresión, Poesía, Traducción

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture