16 Para esta \u00faltima caracterizaci\u00f3n v\u00e9ase Mallon 2001 17 He desarrollado este

16 para esta última caracterización véase mallon

This preview shows page 147 - 150 out of 163 pages.

16Para esta última caracterización, véase Mallon (2001).17He desarrollado este punto en Garcés (2005).
Background image
141Fernando Garcés Velázquesentidad fija, esencial, como un recipiente lleno de cosas que, en el mejorde los casos, pueden importar y exportar elementos de y hacia otrosrecipientes-culturas. Creo, en cambio, que resulta más políticamente yéticamente útil ver la cultura y la interculturalidad desde una perspectivacrítica (Castro-Gómez 2000; Walsh 2002). Ello, en mi concepción, signi-fica reconocer que no existe un concepto de interculturalidad sino quehay discursos sobre ella; estos discursos se mueven en el juegorepresentacional que he citado arriba y, por tanto, responden a interesesde control de los sujetos subalternos o a esfuerzos de subversión de talesmecanismos de control-dominación. En este sentido es impotante pen-sar en el lugar desde el que se enuncia el discurso de la interculturalidad ytratar de de-velar quién pronuncia dicho discurso, en función de qué finesy proyecto de sociedad, con qué intencionalidad, etc.En el contexto de triángulo temático me parece importante y suge-rente la figura de José María Arguedas. Él también, como los intelec-tuales del Grupo de Estudio de la Subalternidad de la India, es unhombre entre dos mundos que rompe con una tradición académica ydiscursiva, en este caso, el indigenismo. Como vimos en el caso de su“indigenismo al revés”, eso es algo que él lo puede hacer porque sesabe parte de esos dos mundos y puede jugar en una suerte de doblerepresentación. Pero al mismo tiempo, su práctica intelectual la sabepolítica y no meramente representacional (cf. Moreiras, citado porCastro-Gómez 1998: 185).Por otro lado, el discurso de Arguedas puede comprenderse comoun posdiscurso –en cuanto crítica a la canonicidad del discurso literario–que es a la vez subalterno, en el sentido que reflexiona sobre la presenciadel mestizo andino desde las complejas y cambiantes relaciones domina-dor-dominado; ello ocurre con algunos de los personajes de sus novelas,pero también en su propia vivencia donde a ratos funciona con voz deindio y a ratos con voz de académico universitario letrado y dominante.Arguedas es un quechua que escribe “literatura” en castellano; es un pro-ducto de la servidumbre india que llega “por fortuna” hasta la Universi-dad de San Marcos; es un literato que hace estudios etnológicos; es unfuncionario público que recoge y graba cuentos de las comunidadesandinas; es un académico que escribe “inútil” poesía quechua; es un cris-tiano que habla en indio y un indio que contamina de quechua el castella-no metropolitano formal y elegante.La vida y obra de Arguedas hace pensar inmediatamente en su tra-yectoria inter-cultural; sin embargo, lo complejo –y a momentos con-tradictorio– de sus planteamientos puede ayudarnos a pensar hoy enuna interculturalidad políticamente definida y permanentemente situa-da como esfuerzo de des-simplificación de un término ya no sólo
Background image
142
Background image
Image of page 150

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 163 pages?

  • Winter '20

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture