pertenece a los fallos sino ir más all� de las significaciones personales

Pertenece a los fallos sino ir más all? de las

This preview shows page 61 - 63 out of 128 pages.

pertenece a los fallos, sino ir más allá de las significaciones personales aunque no siempre se consiga. Es cuando se puede realizar el saboreo de todas las cosas. Ninguna filosofía puede conseguirlo pensando, sino experimentando la propia Naturaleza y la propia Condición humana; unificar lo que la mente superficial discrimina y llama dos, dualismo, en una sola consciencia que es el fruto del Darma de Buda, su Enseñanza, el sentido del sufrimiento que está en cada uno y solo aguarda a ser despertado. Leer en la propia mente, saber desplazarla, dejarla caer, observar el artificio, distinguir lo falso, sin trucos ni juegos de subjetividad-objetividad, porque el costo de cada momento de equivocación es padecimiento propio y ajeno, lo cual orienta mucho: “ sufro, luego existo, pero no vivo”. Que la evolución de la mente humana y seguramente de todos los seres ocurra gracias a una desviación que es el Ego, significa, cuando menos, que toda estructura viva tiene la capacidad de modificación, es decir, que toda estructura abierta es permeable y evoluciona por flexibilidad relacional, aunque sea aparentemente errónea con respecto a un modelo que es ella misma en tiempo pasado. Esta sería la cualidad de estructura cerrada inamovible y conservadora. Sin embargo la totalidad del ser vivo o la comunidad o la vida biológica, combina ambas, equilibrándolas según las exigencias del momento: conserva y evoluciona. Conservar es repetir pero no solo. Evolucionar es tantear pero equivocarse. La regulación y el equilibrio están a un mismo tiempo presentes en la experiencia de lo distinto y la protección de lo semejante. Conocido y desconocido son las dos ruedas del carro del movimiento, el Karma y el Darma, la ilusión y la iluminación, cuya clave reside en la conjunción Y, única en su base y dualista en sus ramas. Su dibujo es como un árbol: raíz única y ramas duales, pero aún faltan hojas, flores y frutos más allá de ramas duales. La personalidad cerrada, rígida, cristalizada, especializada, terminada, apegada a sí misma, es como el árbol secuoia en el que su resistencia al viento, su enorme altura, su tremendo peso, provocan su muerte. Sin embargo la flexibilidad del junco puede con todas las tormentas. Ambos extremos son complementarios en la mente dualista pero limitados. La vida combina la forma y el vacío. No dos vacíos ni dos formas. Materia y energía son lo mismo. Las manifestaciones son infinitas. No contar con nada definitivamente, contar con todo, con las personas, con las cosas, con dudas, con pruebas, todo provisional de manera que nada quede cerrado, acabado, definitivo. A lo mejor no estamos haciendo nada más que empezar. Con frecuencia decimos los Budistas “cuando crees que todo ha 61
Image of page 61
terminado, tienes razón, empieza”. Esto elimina falsas seguridades, nos mantiene alertas, desapegados suficientemente, quedando lugar para la investigación de la vida en nosotros mismos. Lo que empieza, acaba: lo que no tiene principio, no tiene fin.
Image of page 62
Image of page 63

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 128 pages?

  • Fall '19
  • Vida, Verdad, Individuo, Creencia

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture