Las universidades pueden contribuir a través de una

This preview shows page 148 - 152 out of 215 pages.

las universidades pueden contribuir a través de una sólida for- mación teórica, la investigación y el espíritu crítico necesario, mientras que las escuelas normales son fuente de saberes aplicados y especializados en educación. El trabajo conjunto entre las escuelas normales y las universidades beneficia a las escuelas de educación básica y los planteles de educación media superior, pues es en ellas donde se refleja la diversidad e interdisciplinariedad de muchos profesionales de la educación con procesos y trayectorias complementarias. ILUSTRACIÓN 6. ESQUEMAS DE MOVILIDAD DOCENTE Y ESTUDIANTIL DE LAS ESCUELAS NORMALES 148
Para construir una sinergia de esta naturaleza, es necesario asegurar que las virtudes de las escuelas normales se valoren y fortalezcan, por ejemplo, sus conocimientos pedagógicos especia- lizados y su vocación docente, así como su hincapié en la relevan- cia de la práctica. Estas colaboraciones deben ajustarse según el nivel escolar y de las especialidades de la formación docente, ya que la educación preescolar, la primaria, y la secundaria, la edu- cación indígena y la inclusiva, expresan necesidades distintas. Es indispensable asegurar que las normales se consoliden como M O D E L O E D U C AT I V O 149
150
auténticas instituciones de educación superior. México es un país marcado por profundos contrastes, exclu- siones y desigualdades que limitan el desarrollo del potencial físico, social y humano necesario para mejorar las condiciones de vida y el bienestar de las personas y de la sociedad en su conjunto 87 . En el sistema educativo existen rezagos históricos, importantes inequidades y complejos desafíos de exclusión y discriminación que deben ser atendidos. Solo de esa manera se puede hacer realidad el nuevo planteamiento pedagógico en todas las escuelas del país y lograr que todos los estudiantes, sin importar su género, origen étnico o cultural, o condición de discapacidad, tengan una educación de calidad y desarrollen su máximo potencial. Si bien los indicadores relevantes han tendido a mejorar a través del tiempo, las brechas entre regiones del país y algu- nas otras variables se han mantenido prácticamente iguales a lo largo de las últimas décadas. 88 La desigualdad educativa en México continúa siendo alta en comparación con otros países, lo cual se refleja en un bajo índice de movilidad social. 89 En tér- 87 Blanco, Rosa, “La inclusión en educación: una cuestión de justicia y de igualdad”, Sinéctica 29, agosto 2006-enero 2007, . oa?id=99815739003 88 Martínez Rizo, Felipe, “La desigualdad educativa en México”, en Revista La- tinoamericana de Estudios Educativos , vol. XXII, núm. 2, 1992, pp. 59-120. Véase también Navarro, José César Lenin y Favila, Antonio, “La desigualdad en la edu- cación en México, 1990-2010: el caso de las entidades federativas”, en Revista Electrónica de Investigación Educativa , vol. 15, núm. 2, 2013, pp. 21-33.

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture