ENSAYOS SOBRE BUDISMO ZEN DAISETZ TEITARO SUZUKI

Ensayos sobre budismo zen daisetz teitaro suzuki

This preview shows page 217 - 219 out of 357 pages.

ENSAYOS SOBRE BUDISMO ZEN DAISETZ TEITARO SUZUKI GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL 21 7 "¿De dónde vuelan?" "Se volaron, señor." Baso, tomando abruptamente la nariz de Hyakujo, se la retorció. Abrumado por el dolor, Hyakujo se quejó en voz alta: "¡Oh! ¡Oh!" "Dices que se volaron", comentó Baso, "mas todos ellos estuvieron aquí desde el principio mismo." Esto hizo que la espalda de Hyakujo se humedeciese con fría transpiración. Tuvo el satori. ¿Hay alguna conexión, de algún modo posible, entre lavar los platos, apagar una vela y retorcer la nariz? Debemos decir con Ummon: Si no hay ninguna, ¿cómo pudieron todos llegar a la comprensión de la verdad del Zen? Si la hay, ¿qué relación interior existe? ¿Qué es ese satori? ¿Qué nuevo punto de visión de las cosas es éste? Mientras nuestra observación se limite a aquellas condiciones que precedieron a la apertura del ojo de un discípulo, tal vez no podamos comprender plenamente dónde reside la solución última. Se trata de asuntos de ocurrencia 5 En Místicos y Santos del Islam, pág. 25, de Claud Field, leemos sobre Hasan Basri: "Otra vez vi a un niño que venía hacia mí sosteniendo en la mano una antorcha encendida." "¿De dónde trajiste la luz?", le pregunté. De inmediato la apago y me dijo: "Oh Hasan, dime dónde se fue, y te diré de dónde la traje." Por supuesto, aquí el paralelismo es sólo aparente, pues Tokusan obtuvo su iluminación de una fuente cabalmente diferente de la del mero apagarse de la vela. Con todo, el paralelismo es, en sí mismo, lo bastante interesante como para citarse aquí cotidiana, y si el Zen se halla objetivamente entre ellas, cada uno de nosotros es un maestro antes que se nos hable de ello. Esto es, en parte, verdad, en cuanto en el Zen no
Image of page 217
ENSAYOS SOBRE BUDISMO ZEN DAISETZ TEITARO SUZUKI GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL 21 8 hay nada construido artificialmente, pero si la nariz ha de ser retorcida o la vela apagada realmente a fin de quitar la escama del ojo, nuestra intención debe dirigirse interiormente al accionar de nuestras mentes, y es allí donde podremos captar la relación oculta existente entre los gansos voladores, los platos lavados y la vela apagada, y cualesquiera otros sucesos que entretejen los infinitamente variados patrones de la vida humana. Con Daiye (Tai-hui, 1089-1163), el gran maestro Zen de la dinastía Sung, hubo un monje llamado Dóken (Tao-chien) que pasó muchos años estudiando Zen, sin bucear aun sus secretos, si es que los tiene. Estaba desanimado cuando se lo envió con un recado a una ciudad lejana. Un viaje que requiriese medio año para concluirlo sería con seguridad más bien un obstáculo que una ayuda para su estudio. Sogen (Tsung-yüan), uno de sus cofrades, se apiadó de él y le dijo: "Te acompañaré en este viaje y haré todo lo que pueda por ti. No hay razón que no puedas seguir con tu meditación incluso mientras viajas." Partieron juntos.
Image of page 218
Image of page 219

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 357 pages?

  • Fall '18
  • Vida, Verdad, Zen, Sabiduría, Budismo

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture